Mostrando entradas con la etiqueta Clunia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Clunia. Mostrar todas las entradas

27 de julio de 2017

El Seprona denuncia al autor de prospecciones ilegales en el entorno del yacimiento de Clunia

El Seprona de la Guardia Civil de Burgos ha identificado y denunciado a un varón de 46 años de edad por infringir la Ley 12/2002 de Patrimonio Cultural de Castilla y León, al realizar actividades arqueológicas sin autorización en el yacimiento de Clunia.
La furgoneta tenía practicada un doble fondo en el que se hallaron 64 piezas de metal de época romana.
El Seprona de Santa María del Campo tenía conocimiento de la presencia de una persona, el pasado jueves 20 de julio, en las proximidades del yacimiento arqueológico de Clunia, que auxiliado de un detector de metales estuvo realizando búsquedas con el fin de localizar objetos enterrados.

Las pesquisas practicadas han permitido identificar y localizar a la persona en una localidad de La Demanda, conociéndose que llegó al lugar en una furgoneta.

Personados en su domicilio, fue hallado en el interior de su vehículo un detector de metales y una azada de mano y caídos entre los asientos delanteros un anillo y dos monedas de notable antigüedad.

Un registro más minucioso al habitáculo de la furgoneta ha permitido localizar, en un doble fondo ubicado debajo del asiento del conductor, camuflado por la alfombrilla, otras 64 piezas de metal de igual procedencia, pudiendo datarse de la época romana.


Trasladados al paraje donde realizó las prospecciones, en las cercanías del asentamiento romano, se encontraron dos hoyos excavados practicados recientemente con alguna herramienta.

Se han recuperado e inventariado: 11 monedas, 1 mini campana tallada a mano, 4 botones de metal, 2 figuras talladas a mano, 1 medalla, 1 anillo y otros 47 objetos aún sin identificar por su estado de deterioro.

Los hechos han sido puestos en conocimiento del Servicio Territorial de Cultura de la Junta de Castilla y León en Burgos por infracciones a la Ley 12/2002 de Patrimonio Cultural de Castilla y León, por realizar actividades arqueológicas sin autorización.

RECOMENDACIONES
Para realizar actividades arqueológicas, es imprescindible autorización previa y expresa de la Consejería competente en materia de cultura.

Se considera Prospección Arqueológica la utilización de aparatos detectores de metales para la búsqueda de objetos en Zonas Arqueológicas, Yacimiento Arqueológico Inventariado así como el resto de sitios o lugares arqueológicos inscritos en el Registro de Lugares Arqueológicos.

Los usuarios de estos aparatos deben poseer autorización para realizar actividades arqueológicas. Ante un hallazgo casual de un bien arqueológico están obligados a paralizar su actuación y comunicarlo inmediatamente a la Dirección General competente en materia de Patrimonio y Bienes Culturales.

Antes de utilizar un detector de metales debe de informarse de si el paraje es una zona arqueológica, yacimiento u otro lugar arqueológico, puesto que está prohibida su utilización en dichos lugares sin autorización.

(Fuente: Siete Semanal)

21 de julio de 2016

La Cueva Román y la ciudad celtibérica centrarán los trabajos en el yacimiento de Clunia (Burgos)

Los investigadores tratan de documentar el terreno que rodea a la urbe, que cuenta con vestigios de actividad humana, y que debería protegerse. Este verano no se realizarán excavaciones pero se tratará también de delimitar la ciudad celtibérica, una auténtica “desconocida”. Cueva Román sigue siendo un objetivo prioritario en documentación de restos arqueológicos ante su proceso de “destrucción”
Vusta aérea de la ciudad romana de Clunia con su teatro.
Investigar es mucho más que excavar. Y la campaña estival en el yacimiento Romano de Clunia se a priorizar el conocimiento y la comprensión de la riqueza patrimonial frente a las excavaciones arqueológicas. Por ese motivo, los trabajos del equipo de investigación se van a centrar en reconocer el entorno de la Ciudad Romana y delimitar la ciudad celtibérica, pero también continuar documentando la Cueva Román, una pieza de valor “excepcional” dentro del complejo arqueológico.

La Ciudad Romana hace tiempo que se delimitó, es propiedad de la Diputación y se encuentra vallado. Sin embargo, su entorno no ha sido tratado con la consideración que se merece, ha apuntado Francesc Tuset, uno de los directores del equipo de investigación. Y es que la zona que rodea a la propia urbe ofrece información de interés sobre la misma, un “contexto”, por no hablar de los restos arqueológicos que escondería y la presencia de la ciudad celtibérica, una auténtica “desconocida”.

De ahí que los investigadores apuesten por desarrollar un proyecto de delimitación de esos entornos, a fin de protegerlos. Se ha reconocido el área que circunscribe la Ciudad Romana con drones, pero también se está trabajando con sistemas de georeferencia y cartografía, todos ellos “poco invasivos”. El resultado final será un conocimiento más exhaustivo de lo que rodea la urbe, de cara a conseguir en un futuro iniciar una intervención que pudiese incluir nuevas excavaciones, aunque será “complicado”, dada la propiedad privada de los terrenos.


CUEVA ROMÁN
La otra prioridad de la campaña estival es la Cueva Román, un yacimiento “excepcional” pero en el que es necesario trabajar de manera continuada para documentar su riqueza arqueológica. Y es que Tuset ha recordado que, ya no es solo que las visitas a Cueva Román nunca se vayan a poder organizar, sino que la propia cueva está en proceso de “destrucción”, así que muchos de sus restos acabarán desapareciendo, y por tanto “es urgente” documentar las figuras e inscripciones que aloja en su interior.


Igualmente, con un robot traído especialmente de Zaragoza se está realizando la cartografiando y escaneando la cueva, ha explicado Miguel Ángel Iglesias, otro de los investigadores. El trabajo es “lento y costoso”, tanto en lo referente a la documentación como a la interpretación de la información conseguida. Además, el equipo de investigación plantea realizar una señalización georeferenciada en la superficie de la cueva para que el visitante pueda conocer que es lo que hay bajo sus pies.

Tanto la delimitación de los entornos de la Ciudad Romana como el trabajo de documentación de Cueva Román son dos líneas estratégicas del II Plan Director aprobado recientemente. El documento incluye, en intervenciones directas, finalizar la reconstrucción del Teatro Romano con la creación de un anticuario, en el que se expondrán las piezas recuperadas en la excavación. Igualmente, en camino está el nuevo centro de recepción de visitantes. La redacción del proyecto ya ha sido adjudicada, y para 2017 la Diputación reservará 2,8 millones para las obras.

25 de noviembre de 2014

A punto de finalizar el vaciado del pozo romano del yacimiento arqueológico de Clunia (Burgos)

El objetivo es poder entrar en "Cueva Román", investigar su interior y preparar la reconstrucción. La campaña de este año ha incluido otras actuaciones como la datación de la necrópolis hallada junto al teatro.
La cueva presenta inscripciones, máscaras y todo tipo de símbolos, sobre todo en el santuario priápico. FOTO: BURGOS CONECTA.
Entre las distintas labores de investigación llevadas a cabo en el yacimiento arqueológico de Clunia en el año 2014, se encuentra el vaciado de uno de los múltiples pozos que permitían acceder al conjunto kárstico de “Cueva Román”. El objetivo último de esta intervención arqueológica es conseguir un acceso rápido a la cueva, que permitiera introducir equipos de topografía y fotográficos para un mejor conocimiento de ésta, así como facilitar futuras investigaciones.

Esta intervención arqueológica ha constado de tres fases: la primera ha sido la radiolocalización del pozo, la segunda la excavación arqueológica para encontrar el pozo y la tercera, labor que se está realizando en estos momento, el vaciado de dicho pozo hasta conectar con una de las galerías del complejo kárstico.

La primera fase, la radiolocalización del pozo, fue realizada en el año 2013 con el Grupo de Tecnologías en Entornos Hostiles de la Universidad de Zaragoza (GTE).


La segunda fase, la excavación arqueológica, se realizó durante el mes de agosto de 2014, en la que tras la excavación de una extensión de cinco por seis metros y a una profundidad de 2,5 m. se encontró la boca del pozo, excavada en la roca, dentro de un ámbito que se correspondería con una habitación subterránea. Cabe señalar que el pozo apareció, sin margen de error, en el lugar indicado por el GTE.

VACIADO DEL POZO
En la actualidad se está llevando a cabo la tercera fase, el vaciado de dicho pozo, y se encuentra a punto de finalizar. Se han extraído veintidós metros de relleno y puesto que el nivel freático se encuentra a veintisiete metros de la superficie se prevé finalizar el vaciado en breve. Tanto la excavación como vaciado del pozo han proporcionado material arqueológico que nos permiten datar la inutilización del pozo en torno al siglo V d.C.

En la excavación del vaciado del pozo han intervenido los arqueólogos Rosa Cuesta, Gerardo Martínez, ambos dirigidos por el codirector del yacimiento D. Francisco Tuset.

El presupuesto destinado este año a las labores de investigación en Clunia ha sido de 59.672 € distribuidos de la siguiente manera:
El presupuesto de la excavación del pozo ha supuesto 15.073 €.
Una vez finalizada la excavación del pozo, el Grupo de Tecnologías en entornos hostiles del Instituto de Investigación de Ingeniería de la Universidad de Zaragoza realizará un estudio del subsuelo de Clunia, especialmente de la denominada “Cueva Román” y su entorno. La inversión en este estudio asciende a 16.599 €.
El desarrollo de los trabajos de investigación de campañas anteriores; la datación de la necrópolis hallada junto al teatro romano; ponencias y asistencia a congresos y los gastos derivados de atender a los equipos de investigadores que se alojan en la Residencia ubicada en el yacimiento, han ascendido a 28.000 €.

8 de septiembre de 2014

La colaboración entre arquitectos y arqueólogos devuelve el esplendor al teatro romano de Clunia y a Tiermes

El trabajo mano a mano entre investigadores y expertos de diferentes disciplinas ha sido una de las claves en los proyectos de Recuperación del Teatro Romano del yacimiento arqueológico de Clunia (Burgos) y de Musealización del Yacimiento arqueológico de Tiermes (Soria), llevados a cabo en los últimos años por el Laboratorio para la Investigación e Intervención en el Paisaje Arquitectónico, Patrimonial y Cultural (LAB PAP) de la Universidad de Valladolid.
La intervención en el teatro romano de Clunia (Burgos) ha requerido una importante labor investigadora.
Foto: Emanuele Ciccomartino.
El Grupo de Investigación, asentado en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura, ha recibido por ello una Mención de Honor en el III Concurso Internacional de Obra Construida Proyectos de Arquitectura y Patrimonio Arqueológico de los Premios Piranesi, galardones que otorgan la Academia Adrianea de Roma y otros organismos italianos.

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN
Como detalla el profesor Darío Álvarez, coordinador del Grupo, en el caso de la restauración del teatro romano de Clunia, se ha llevado a cabo en primer lugar un proceso de investigación con el fin de conocer en profundidad el edificio, tanto en su situación original como sus transformaciones a lo largo de la historia. Con ello, se ha conseguido dotarle de nuevo del uso para el que fue concebido, la puesta en escena de representaciones teatrales.

“Trabajamos desde hace cerca de 20 años en el yacimiento romano de Clunia en colaboración con la Diputación de Burgos. En el teatro hemos realizado un procedimiento muy novedoso, recopilando datos a través de la investigación para llevar a cabo después la recuperación. No hemos hecho una gran obra de reconstrucción, sino que hemos realizado actuaciones que son reversibles y que no dañan el yacimiento. Hemos reconfigurado la geometría del teatro, que se había perdido, hemos recompuesto algunos muros y hemos creado pasarelas que recorren la zona y que son accesibles para minusválidos, para que también puedan disfrutar de los espectáculos teatrales”, explica Álvarez.

El FORO Y "LA CASA DEL ACUEDUCTO" EN TIERMES
Por otro lado, la intervención del Laboratorio en Tiermes se ha centrado en el Foro y en la Casa del Acueducto, donde se ha tratado de mantener el paisaje cultural que configura el yacimiento, poniendo en valor todos los aspectos que confluyen en el mismo (como los propios restos, los materiales o la topografía) y facilitando su visita mediante recorridos y elementos didácticos.


“Aquí llevamos trabajando siete años junto con la Dirección General de Patrimonio de la Junta de Castilla y León. Las actuaciones que hemos llevado a cabo también son mínimas después de una amplia investigación previa. Hemos introducido elementos que favorecen la accesibilidad al visitante y permiten al instante entender cómo fue el Foro y la Casa, de modo que en la visión general nuestra actuación pasa desapercibida pero cuando el visitante está dentro de los restos puede entenderlos”, apunta.

MENCIÓN DE HONOR EN ROMA
La entrega de la Mención de Honor al Laboratorio gracias a estas intervenciones tuvo lugar el pasado 29 de agosto en Roma y, junto con otras 17 formaciones, los equipos de diferentes países presentaron sus trabajos en materia de patrimonio arqueológico. Un jurado internacional fue el encargado de otorgar dos premios y dos menciones de honor, una de ellas, para los proyectos del grupo vallisoletano. “Ambos casos son un magnífico ejemplo de lo que la Universidad puede hacer, no solo en la teoría también en la práctica”, subraya Álvarez. Asimismo, en el mismo acto se entregó un premio especial por su trayectoria profesional al arquitecto del Campus de Segovia, José Ignacio Linazasoro.

10 de mayo de 2013

Un proyecto europeo acometerá la puesta en valor de Clunia (Burgos)

La iniciativa 'Athene' se prolongará durante dos años. El presupuesto total asciende a 500.000 euros.
Graderío del  restaurado teatro romano de Clunia.
La ciudad romana de Clunia se revitalizará como destino turístico y cultural. El proyecto 'Athene' pretende poner en valor distintos teatros clásicos del Mediterráneo a nivel europeo, como una experiencia de colaboración en gestión cultural para la puesta en escena de diferentes obras en los espacios adheridos, con grupos de las localidades que participan, la creación de un Festival de Teatros Mediterráneos y trabajo en red y cooperación en materia de comunicación y divulgación. 

De momento, son tres los emplazamientos del proyecto: el Teatro romano de Clunia, el Museo Arqueológico de Istria en Pula (Croacia) y el Municipio de Soleto (Italia).

La iniciativa se prolongará a lo largo de dos años y tendrá un presupuesto de más de 500.000 euros, de los que la UE financia 200.000 euros. Tras una primera reunión entre representantes de la ciudad croata, de la italiana y miembros de la Diputación de Burgos, el presidente de la Institución, César Rico, mostró su satisfacción porque se ha realizado «un gran trabajo» en el teatro burgalés, que se ha visto correspondido con la cofinanciación europea y que permitirá promocionar «una joya de la provincia».

Por su parte, Darko Komso, director del Museo Arqueológico de Istria, mostró su deseo de incorporar al proyecto nuevos socios y establecer una red con otros teatros de la Unión Europea. Y, aunque la visita al Teatro Romano de Clunia está prevista para hoy, aseguró que «es fantástica la restauración del propio teatro», tras leer y estudiar mucho sobre estas ruinas romanas.

El director insistió también en que, una vez reconstruido Clunia y sumando el lanzamiento de los yacimientos de Atapuerca, Burgos dispone de dos recursos que se retroalimentan el uno del otro.

6 de enero de 2012

El último expolio en Clunia es un sillar romano que se llevaron con grúa

Desde 2008 se han registrado 25 denuncias de expolio por unas deficientes medidas de seguridad que sólo contemplan la vigilancia durante el día por dos guardas privados
Una roca con relieves fálicos, de la época romana, de varios cientos de kilos de peso es la última pieza robada de la ciudad romana de Clunia hace unas semanas. Es una de las 25 denuncias que constan en los últimos tres años de piezas que han desaparecido de este yacimiento ubicado en Peñalba de Castro. Y no se trata de un robo fácil a primera vista, porque para transportar la roca, los amigos de lo ajeno tuvieron que extraerla de su ubicación, probablemente, con una grúa. 
El sillar robado contiene figuras fálicas en cuatro de sus lados.
El robo de esta pieza ocurría el pasado mes de diciembre, pero la cascada de expolios, pequeños o grandes, es permanente en los yacimientos romanos, según fuentes del PSOE de Burgos. 

La desaparición de la pieza, es muy probable que se produjera  de noche, cuando no hay vigilancia de los yacimientos. El presidente de la Comisión de Cultura de la Diputación Provincial de Burgos, Luis Jorge del Barco, confirmaba ayer que la vigilancia sólo se realiza «durante el día» y está a cargo de dos guardas de seguridad privada.


Las piezas que suelen desaparecer de los yacimientos, generalmente, son de «escaso» valor, decía Del Barco, y la mayor parte de las veces no aparecen, según otra fuente cercana a los yacimientos. Si bien hay un almacén de la Diputación Provincial de Burgos en el que se guardan las piezas que se encuentran en cada campaña, otras han estado mucho tiempo en el exterior. Y las más importantes se llevan al Museo Provincial de Burgos. Aquellas que se custodian en el interior de la nave de la Diputación están perfectamente catalogadas.
El yacimiento pertenece a la Diputación de Burgos aunque las competencias sobre Patrimonio son de la Junta de Castilla y León. Del Barco indicó que la Administración provincial se dirigirá tanto a la Junta como a la Subdelegación del Gobierno «para poner una solución a este problema», subrayaba. Y es que la Institución presidida por César Rico no puede hacer frente sola a este problema.



La noticia saltaba en la Comisión de Cultura de la Diputación Provincial de Burgos del pasado martes cuando el presidente Del Barco informaba de ello. Desde el grupo Socialista en la Diputación, a través de su diputada Esther Peña se ha denunciado esta situación. La socialista no entiende «esta falta de información» durante tantos años y la postura de la Junta de no implicarse.

El objeto robado es una sillar de piedra caliza en forma de cubo en cuyas caras aparecen en relieve varios símbolos fálicos. Estos objetos revelan que el simbolismo fálico ocupaba un papel importante en la religión y en la superstición del mundo clásico, relacionado con los cultos de fertilidad y la búsqueda de la fortuna. Sus dueños no pensaban directamente en el sexo, sino que eran objetos decorativos o amuletos.
Crítica socialista


Los procuradores David Jurado y Leonisa Ull; la diputada provincial Esther Peña y el diputado nacional Luis Tudanca informaban ayer en Aranda sobre esta circunstancia y anunciaban la intención de realizar «una investigación para conocer los hechos». «Se intenta ocultar la dejadez de la Diputación de Burgos y de la Junta de Castilla y León en la protección del patrimonio de la provincia», aseguró el diputado socialista, Luis Tudanca.


El diputado aclaró que proteger el patrimonio «no es un gasto, sino una prioridad», ya que la conservación de los bienes genera un movimiento importante del sector turístico. Así, explicó que las 9.000 visitas anuales que registra el yacimiento de Clunia se podrían ver incrementadas de forma notable si la Diputación de Burgos apostara por su puesta en valor. «El expolio del mosaico de Baco significará menos visitas a Baños de Valdearados», añadió Tudanca, informa Loreto Velázquez.
Inversiones


Desde 1993, la Diputación de Burgos, con ayuda de las diferentes administraciones, ha invertido en la ciudad romana de Clunia 4.847.410,74 euros. De ellos, el único gasto en medidas de seguridad pasivas ha sido el vallado del recinto por un importe de 49.416,19 euros, una actuación que se realizó en 1994, según los datos recogidos en el documento de ‘Inversiones realizadas en mantenimiento, excavaciones arqueológicas, investigación, restauración y dotación de infraestructuras en la ciudad romana de Clunia’, durante el periodo 1993-2011.

(Fuente: Diario de Burgos)

4 de agosto de 2011

La ciudad romana de Clunia (Burgos) sigue mostrando luces y sombras para los arqueólogos


El equipo investigador de la ciudad romana de Clunia, en la provincia de Burgos, se centrará en el estudio del subsuelo, para aclarar el funcionamiento del sistema de abastecimiento y algunas inscripciones que aparecen en canalizaciones y lo que parece un templo dedicado al dios Príapo.
El sistema hidráulico de Clunia Sulpicia, fundada por Tiberio en el sureste de la actual provincia de Burgos, es uno de sus elementos más característicos, porque apenas se encuentran ejemplos parecidos en lo que ha quedado del Imperio romano, ha informado a Efe Francesc Tusset, que dirige el equipo junto a Miguel de la Iglesia.
La ciudad, que se fundó el siglo I antes de Cristo y empezó su declive en el siglo III, llegó a tener unos 30.000 habitantes y fue capital de Convento Jurídico, por lo que era la urbe romana más importante del norte de Hispania.
Prueba de su esplendor son las riquezas de sus termas, mosaicos y, sobre todo, el teatro romano, que tenía capacidad para unas 10.000 personas y es el teatro hispano-romano de mayor aforo que se conoce.
Con una acústica "espectacular", el teatro, hoy recuperado para espectáculos, tenía dos pisos, en los que destacan las columnas de tipo corintio y las esculturas que se situaban entre ellas.
Un siglo después de su construcción, la función de este teatro cambió y se utilizó para acoger espectáculos con fieras y luchas de gladiadores.
Tusset ha afirmado que los trabajos de excavación en la zona del teatro se han dado prácticamente por concluidos con la aclaración en la campaña de este verano, que acaba de concluir, del uso de un espacio situado en un aparte de las traseras de la escena.
La conclusión de esa parte de la investigación es que se trataba de una especie de "capilla", que se utilizó cuando el edificio fue convertido en anfiteatro.
En el futuro, se cubrirá la parte posterior de la escena para que pueda ser utilizado por los actores a modo de zona de camerinos, aunque también se habilitará una parte para que se puedan exponer las piezas que se han encontrado en el recinto, de manera que sirva de almacén y de museo.
Cerca de allí, en el subsuelo de Peñalba de Castro, que es el término municipal al que pertenece la práctica totalidad de Clunia, se ha encontrado un entramado de galerías y canales abundantes en agua y un santuario que rinde culto al Príapo, dios de la fecundidad.
Es en ese complejo hidráulico donde, según Tusset, se centrarán la mayor parte de las próximas investigaciones relacionadas con la antigua ciudad romana.
De hecho, parte de los trabajos que se han realizado en la campaña de trabajo este verano en la antigua ciudad romana, asentada en terrenos que son propiedad de la Diputación Provincial de Burgos, se han centrado en la búsqueda y preparación de nuevos accesos para llegar a la zona subterránea de la ciudad con mayor facilidad.
En las ruinas de Clunia también se han encontrado esculturas como una estatua de la diosa egipcia Isis y un torso hecho en mármol del dios Dionisos.
(Fuente: La Información)

26 de diciembre de 2010

Concluye la rehabilitación del teatro romano de Clunia, que de nuevo acogerá espectáculos en 2011

Después de tres años clausurado por las obras  ya se piensa en nuevas fases para la excavación del yacimiento burgalés.

Dos mil años atrás, en ese mismo lugar, la población de una de las principales ciudades de la Hispania romana situada al sur de la actual provincia de Burgos disfrutaba con frecuencia de espectáculos teatrales. Las ricas columnas corintias abrigaban la escena con mayor capacidad de toda la península Ibérica, para más de 9.000 espectadores. 
En el S. I dC. era el de mayor capacidad de la Península Ibérica.

Veintiún siglos después, y gracias al milagro de la arqueología, podemos experimentar de nuevo aquellas sensaciones. Los maestros clásicos ya pueden regresar cuando gusten.

El teatro de Clunia acaba de concluir un ambicioso proyecto de acondicionamiento que ha durado seis meses, ha costado más de 800.000 euros y permitirá que en el año 2011 las representaciones vuelvan a su escena original. El propio Julio Iglesias llegó a ofrecer un concierto para 5.000 personas en 2002, pero en los últimos tres ejercicios las actuaciones habían quedado desterradas a las mismas puertas del yacimiento, en la localidad de Peñalba de Castro (a 90 kilómetros de Burgos y 35 de Aranda de Duero) debido al paréntesis obligado para la realización de distintos trabajos.

Tras el puente de la Constitución ha quedado cerrado el Aula de Interpretación del recinto, que reabrirá en abril. Sin duda, la climatología adversa no es la mejor aliada para pasear por un gigantesco yacimiento de más de 100 hectáreas, y el día que DB realizó la visita a la meseta en la que se enclavaba la vieja ciudad solo una familia de Ciudad Real y una pareja de jóvenes de Bilbao compartieron el recorrido .

Y en el caso del teatro, las sensaciones son sorprendentes. «Hemos conseguido colocar al visitante de hoy en el mismo lugar en el que se situaban los espectadores romanos», apunta Miguel Ángel de la Iglesia, arquitecto y codirector de los yacimientos junto al arqueólogo Francesc Tuset. Una pasarela de madera permite recorrer todo el semicírculo por su parte superior sin pisar los restos originales, y varias escaleras conducen hasta el centro de la escena con un mínimo impacto visual.

Algunas planchas de cobre que irán envejeciendo completan las actuaciones, «que pretenden ser integradoras y reversibles, y que mantienen el original en su totalidad y recomponen la forma para poder salvarlo de la erosión», prosigue De la Iglesia. Se trata, en definitiva, «de que la gente reconozca el teatro tal y como hemos descubierto que era a través de las excavaciones, que se pueda conservar el espacio y usar para algunos espectáculos, lógicamente de forma limitada y con aforo controlado porque hablamos de un bien patrimonial delicado y no de un teatro cualquiera». Con todo ello, previsiblemente en el próximo mes de mayo volverán los actores al escenario y los espectadores a las gradas, a disfrutar de una acústica magistral rescatada del olvido. 

Desde 1994, cuando fue redactado el Plan Director, las administraciones públicas (principalmente la Diputación Provincial, pero también el Estado y en menor medida la Junta de Castilla y León) se han gastado 4,6 millones de euros en distintas campañas arqueológicas, de recuperación y conservación. Pero la recuperación de Clunia no ha acabado con la realizada en el teatro, ni mucho menos. El yacimiento «tiene muchísimo trabajo pendiente», explica el arquitecto, «y eso es muy bueno, porque en arqueología las prisas nunca son positivas y porque las futuras generaciones de investigadores podrán investigar con nuevas técnicas y conocimientos».

De hecho, la recuperación del espacio escénico es el fruto de los trabajos realizados a lo largo de los últimos 12 o 13 años y queda una segunda fase pendiente, quizás para 2011 o 2012 dependiendo de las posibilidades presupuestarias. En ella se actuará en la parte trasera del escenario, la que no ven los espectadores, donde bajo un pórtico se habilitará un anticuario cubierto en el que podrán contemplarse hallazgos de las excavaciones que ahora duermen en los almacenes de la excavación.

La inversión necesaria ha sido financiada en un 70% por el Ministerio de Fomento a través de su 1% Cultural, mientras el porcentaje restante ha corrido a cargo de la Diputación, propietaria de las instalaciones. 

El reto del Consorcio

Precisamente la institución provincial junto a la Universidad, el Ayuntamiento de Huerta del Rey, la Junta Vecinal de Peñalba de Castro, Caja de Burgos y Caja Círculo tiene ante sí la obligación de dar sentido al Consorcio formado el pasado mes de mayo, que por el momento no ha funcionado como ente autónomo por estar carente de presupuesto.

El panorama cambiará en 2011, pues el Consorcio ya manejará sus propios dineros y tendrá que asumir responsabilidades. El diputado provincial de Cultura, Borja Suárez, explica que habrá una transferencia presupuestaria desde la propia Diputación que mantendrá los mismos importes que durante el presente año. Y una de las primeras tareas será la elaboración de un nuevo Plan Director que otorgue continuidad al actual «para mejorar la infraestructura, aumentar el número de visitantes y llegar hasta la autogestión», apunta Suárez.

«El Consorcio será también una forma de hacer a la gente partícipe de lo que se hace en Clunia, implicar a más entidades e instituciones», confía De la Iglesia. De ese apoyo dependerá el futuro.