Mostrando entradas con la etiqueta Castellón. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Castellón. Mostrar todas las entradas

2 de noviembre de 2017

Afloran restos de cerámica y huesos en el yacimiento del Torrelló del Boverot de Almassora (Castellón)

Después de dieciséis años, el Ayuntamiento de Almassora ha retomado la actividad arqueológica en el yacimiento del Torrelló del Boverot y se han hallado nuevos restos de cerámica y huesos.de entre los siglos III y II a. de C,
Los restos de edificaciones serán conservados de cara a una futura restauración.
Este proyecto tiene como objetivo profundizar en la base de la muralla que rodea el antiguo poblado para determinar exactamente la fecha de construcción. Aunque actualmente los expertos estiman que fue erigida durante el siglo III a. de C., no existen datos que permitan acotar esta información.

Durante la primera jornada de trabajo, los responsables de la excavación han hallado restos de cerámicas de entre el siglo III y II a. de C., pertenecientes a objetos cotidianos como platos o vasijas, algunos de ellos con grabados. También han reunido varios fragmentos de huesos de animales que formaban parte del ganado y de aves para el consumo doméstico de los habitantes del asentamiento.

La alcaldesa, Merche Galí, y la primera teniente de alcaldesa, Susanna Nicolau, han visitado junto al arqueólogo municipal, Gerardo Clausell las excavaciones. "Esta intervención permitirá profundizar en los estratos más bajos de la muralla y crear una línea cronológica de eventos que afectaron al poblado en base a la información contenida en cada capa", ha explicado el técnico.

ACTIVO TURÍSTICO
Por su parte, la concejala de Patrimonio, Amaya Gómez, ha adelantado que "los arqueólogos prevén que, en este tramo del muro o en otros que estudiaremos próximamente, aparezcan elementos como columnas o torres que enriquezcan los datos que tenemos en relación a la historia del asentamiento, uno de los más importantes del Comunitat Valenciana y un auténtico activo turístico para Almassora".

La edil también ha confirmado que los restos de piedras de la muralla caídas durante los sucesivos derrumbamientos serán conservados para "plantear una reconstrucción de la muralla o restituir aquellos tramos más dañados", una actuación que el consistorio dejaría para más adelante.

ZANJA DE TRES METROS
Por el momento, esta excavación cuenta con un presupuesto de 15.000 euros, que se suman a los cerca de 8.000 euros que el ejecutivo local destinó en 2016 a consolidar los restos del yacimiento. Los trabajos, que se prolongarán hasta finales de noviembre, supondrán la excavación de una zanja de casi tres metros de profundidad, que recorrerá 10 metros en paralelo a la pared y tendrá cuatro metros de ancho.

La última excavación realizada en el Torrelló del Boverot tuvo lugar en el año 2001. Posteriormente, el Consell costeó una consolidación de parte de los muros del asentamiento, que se llevó a cabo en el año 2012. Ante el riesgo de desprendimientos, fue el Ayuntamiento de Almassora el que asumió la conservación de los restos el pasado año.

(Fuente: El Mundo / Europa Press)

6 de octubre de 2017

Retoman las excavaciones en el yacimiento ibérico de El Torrelló, en Almassora (Castellón)

Los expertos buscarán restos sobre una porción de terreno de cerca de 70 metros cuadrados de superficie y de entre dos y tres metros de profundidad, situada en paralelo a la muralla ibérica del siglo III a. de C
EL objetivo de la excavación será sacar al exterior el muro frontal del asentamiento. FOTO: MEDITERRÁNEO
Después de 16 años sin realizar nuevas excavaciones, los técnicos retomarán la actividad en el yacimiento del Torrelló del Boverot de Almassora a finales de octubre. Los expertos buscarán restos sobre una porción de terreno de cerca de 70 metros cuadrados de superficie y de entre dos y tres metros de profundidad, situada en paralelo a la muralla ibérica del siglo III a. de C. presente en el antiguo poblado.

Los trabajos cuentan con un presupuesto de 15.000 euros y está previsto que duren cerca de un mes. El objetivo de esta intervención es sacar al exterior el muro frontal en el lado noroeste del asentamiento, cuya altura se estima de entre cinco y siete metros, aunque la acumulación de áridos oculta parte de la estructura.

La concejala de Patrimonio, Amaya Gómez, ha reiterado la apuesta del equipo de gobierno por la recuperación y puesta en valor del patrimonio de Almassora. "Queremos que los visitantes sean conscientes de las dimensiones y la importancia de este yacimiento, que es uno de las pocas muestras que se conservan del paso de los íberos por nuestras comarcas", ha manifestado la edil, quien también ha asegurado que la voluntad del Ayuntamiento de Almassora es "hacer visible la mayor parte de la muralla de 150 metros de perímetro que rodea El Torrelló".

Cabe recordar que las últimas excavaciones en el Torrelló del Boverot de Almassora fueron realizadas en el año 2001. No fue hasta 2012 cuando el Consell llevó a cabo una consolidación de lo restos descubiertos, un proyecto que el consistorio retomó y sufragó con fondos propios en 2016 debido a que la exposición de la estructuras a la erosión podía ocasionar desprendimientos. Esta actuación se centró en la pared norte de la habitación 7 y de la estancia conocida como número 16, datada de finales del siglo II a.de C.

XXII ANIVERSARIO DEL MUSEO
El museo arqueológico que alberga los restos del yacimiento almazorense celebra hoy el vigésimo segundo aniversario de su apertura al público. El director del centro y arqueólogo municipal, Gerardo Clausell, ha incidido en la introducción progresiva de la tecnología para la difusión del contendio del museo. "Hace dos décadas hubiese sido impensable la incorporación de técnicas en tres dimensiones para recrear el antiguo poblado o la utilización de códigos QR para acceder a la información de las piezas contenida en la página web del museo, pero hoy estos instrumentos son una herramienta pedagógica más", ha destacado.

(Fuente: El Periodic)

29 de septiembre de 2017

Nuevos hallazgos amplían la necrópolis islámica de Morella (Castellón)

Los estudios realizados en hallazgo de 2016 dataron el cementerio entre los años 945 y 1020. Además, se confirmó su origen islámico y que estaba situado fuera de las murallas de aquella época. Además, se encontró un cerebro de 1.000 años de antigüedad
Los restos encontrados permitirán conocer más de la etapa islámica de Morella.
La segunda fase de las obras de la calle Verge del Roser de Morella (Castellón) ha permitido ampliar el hallazgo arqueológico descubierto durante la primera fase, en 2016, en que la que se localizó una necrópolis datada entre los años 945 y 1020 con un cerebro conservado durante 1.000 años, según ha informado el Ayuntamiento en un comunicado.

Los restos se han encontrado al retomar la actuación en septiembre en la calle Porta Sant Mateu, donde se está actuando esta semana. Todo apunta a que el hallazgo sea una continuación de lo que se encontró en 2016 y forme parte de este cementerio islámico.

Este miércoles, el alcalde de Morella, Rhamsés Ripollés ha visitado el hallazgo, donde los arqueólogos trabajan para ver la magnitud del mismo y realizar los posteriores estudios.

Ripollés ha destacado que se trata de hallazgos "muy importantes en Morella, ya que la parte de la historia islámica es de las menos conocidas y, gracias a los restos que se están encontrando, podemos saber más acerca de nuestra ciudad".

Además, ha comentado que los arqueólogos han empezado los estudios para ver las dimensiones del hallazgo en esta zona y saber si forma parte del mismo cementerio que se fechó entre los años 945 y 1020. El primer edil ha dicho que el hallazgo "afectará mínimamente a las obras, ya que se trata de una obra grande y, mientras se realizan los estudios de los restos, se puede trabajar en la zona de la Porta Sant Mateu".

Los estudios realizados en el primer hallazgo dataron el cementerio entre los años 945 y 1020. Además, se confirmó que es de origen islámico y que estaba situado fuera de las murallas de aquella época. Además, se encontró un cerebro de 1.000 años de antigüedad sobre el que se realizó una réplica en 3D y sobre el que se quiere seguir estudiando para obtener más información sobre la vida en Morella en esta época, de la que hay poca información.

26 de junio de 2017

Castellón recupera la villa romana de Vinamargo

Durante los trabajos arqueológicos y de consolidación de la villa romana, se ha hallado una gran cantidad de material característico de los siglos I a VI d. C., sobre todo cerámico, abarcando la mayoría de tipologías, formas y decoraciones, aunque también un interesante lote numismático, en fase de estudio.
La segunda parte de la intervención costará cerca de 200.000 euros. FOTO: MANOLO NEBOT / GABRIEL
Cuatro meses de obras y 125.000 euros de inversión han permitido finalizar la primera fase de consolidación de la villa romana de Vinamargo, tras ser descubierto el yacimiento hace ocho años, en el 2009, durante el reencauzamiento del barranco de Fraga. Ahora, la prioridad es arrancar cuanto antes la segunda fase, de la que se hará cargo la Conselleria de Cultura, que está valorada en más de 200.000 euros, y que contempla como proyecto principal el centro de interpretación que, «esperamos tener también finalizado este año, de modo que cualquiera que se acerque a la villa romana pueda entender y conocer su historia», explicó la edila de Cultura, Verònica Ruiz.

Por ahora, ya se han instalado tres paneles con información del yacimiento que permiten aprender un poco más sobre quienes habitaron este lugar. Según Ruiz, «el acceso no estará permitido dentro de la villa, pero se podrá observar perfectamente desde el mirador exterior y con los paneles y el centro de interpretación, que será una reproducción de una villa romana, se entenderá perfectamente su historia».

El de Vinamargo es uno de los yacimientos arqueológicos romanos más importantes de la provincia y el único de la ciudad, con una extensión actual de 2.750 m2 de superficie construida y una excavación total de 3.500 m2, según la memoria de los arqueólogos directores de las excavaciones, Joaquin Alfonso y Ana Miguélez. En base al mismo documento, las ocupaciones están datadas entre los siglos II y VI d. C. Se ha documentado gran parte de los típicos espacios que forman parte de una villa, con la pars urbana original, modificada posteriormente como pars rústica, junto al resto de estancias también de carácter rústico con diversos almacenes, establos, habitaciones del servicio, esclavos… e incluso fructuario, con una zona de hornos y estancias anexas. También se ha documentado parte de las estancias que formarían el área termal, ya que en parte se hallan en la zona no excavada, al sur del límite de afección de la obra.

HALLAZGOS
Durante los trabajos arqueológicos y de consolidación de la villa romana, se ha hallado una gran cantidad de material característico de los siglos I a VI d. C., sobre todo cerámico, abarcando la mayoría de tipologías, formas y decoraciones, aunque también un interesante lote numismático, en fase de estudio, y otros materiales metálicos, vidrio, óseo, malacofauna y pétreo, con restos de mármol, del que destaca solo un pequeño fragmento con restos de epigrafía, además de teselas de mosaico o algunos escasos restos de estucos y pintura muraria, según apuntan Alfonso y Miguélez en su estudio. Ahora, hay que terminar de ponerlo en valor y mostrarlo a la ciudadanía.

(Fuente: Mediterráneo / Estefanía Moliner)

12 de junio de 2017

Sale a la luz una necrópolis islámica en Betxi (Castellón)

Los restos de más de cien cuerpos aparecieron durante las excavaciones realizadas para construir dos casas particulares. Según los expertos, la necrópolis no tiene relación con la encontrada tras las excavaciones en el Palau.
La mayoría de los restos aparecieron en un solar de 350 metros cuadrados en pleno centro urbano. FOTO: GABRIEL UTIEL
Cuentan los vecinos más mayores de Betxí que cuando eran pequeños los niños jugaban con huesos en el que antaño era el campo de fútbol del municipio, en el conocido como antiguo Portal de Valencia. Un recuerdo que ahora ha vuelto a la memoria a más de uno con motivo del inesperado hallazgo de los restos de más de 100 cadáveres que, al parecer, pertenecen a una necrópolis musulmana. Imprevisto y sorprendente, porque el descubrimiento se ha producido con motivo de la construcción de dos viviendas particulares en unos solares del casco antiguo.

La primera de ellas --ya levantada a día de hoy-- estaba proyectada sobre un terreno de 120 m2. El vecino solicitó licencia de obras al Ayuntamiento para iniciar los trabajos y, para su asombro, aparecieron los primeros huesos. Al comunicarlo a la Guardia Civil, paralizaron las tareas, a expensas del permiso arqueológico de la Conselleria de Cultura. Sacaron a la luz más de 30 cadáveres que, tras su estudio, están en el Museu de Belles Arts de Castellón.

PERMISO
Después de este hallazgo, la Generalitat determinó que los dueños de todos los solares de la manzana deben contar con esta autorización antes de iniciar cualquier tipo de labor», explica el alcalde, Alfred Remolar. Y en ese impasse de tiempo, una pareja de Betxí que adquirió una de estas parcelas, con una extensión de 350 m2, ha iniciado las catas arqueológicas y han empezado a salir a luz los restos de cuerpos: uno, dos, tres... hasta más de 75 que hay contabilizados. Y parte de una muralla antigua.

Una concienzuda labor, con el consiguiente desembolso económico que ha supuesto para estos afectados, que llevan más de 30.000 euros gastados en tres meses y todavía no han podido construirse el inmueble. Y es que, al tratarse de una propiedad privada, son los encargados de contratar al arqueólogo y a los técnicos, además de dos peones. Con todo, el consistorio ha facilitado otros dos para ayudarles al máximo.

En estos momentos, la intervención está paralizada porque aún prevén dos meses más de trabajos y no saben si continuar. «Los 75 cadáveres están en manos de los arqueólogos, que los estudiarán hasta que acaben el informe, que se entregará a la Conselleria y al propietario del solar, y los restos se trasladarán también al museo», indica Remolar.

Respecto a la necrópolis islámica hallada, todo apunta a que no tiene nada que ver con la encontrada tras las excavaciones realizadas en el Palau. «Según los arqueólogos, se trata de dos cementerios diferentes y, por tanto, de época diferente también. Al parecer, posteriores a Elvira», añade.

Y es que las pruebas de carbono 14 determinaron que el cadáver de esta mujer (bautizada así en homenaje a la segunda esposa de Pasqual Meneu, el antiguo propietario del Palau) tiene 1.000 años de antigüedad y es el ser humano más antiguo de Betxí.

16 de mayo de 2017

Castellón destinará 200.000 euros a la recuperación de la villa romana de Villamargo

La inversión se destinará a la construcción de un centro de interpretación de la villa romana. Se trata del único vestigio arqueológico romano en Castellón de la Plana.
El hallazgo se produjo en diciembre de 2009 durante las obras de encauzamiento del barranco de Fraga.
La segunda fase de las obras de la villa romana de Villamargo podrían comenzar a finales de año. El presupuesto para construir el Centro de Interpretación asciende a algo más de 200.000 euros.

El Ayuntamiento de Castellón prevé iniciar las obras de la segunda fase de la recuperación de la villa romana del camino de Villamargo a finales de 2017. Para ello han solicitado ayuda a la Generalitat para recuperar el enclave y según fuentes municipales las obras ascienden a algo más de 200.000 euros. Verónica Ruiz es la portavoz del equipo de gobierno del Ayuntamiento de Castellón.

Según explicó ayer Ruiz en Junta de Gobierno, las obras de la primera fase están a punto de concluír y recientemente han solicitado ayuda al Consell para iniciar la segunda fase que se va a destinar a crear un Centro de Interpretación para poner en valor los restos romanos y que sean visitables para toda la ciudadanía.


27 de febrero de 2017

Castellón invierte 125.000 euros para consolidar la villa romana de Vinamargo

La actuación tiene un plazo de ejecución de once semanas y consolidará las estructuras del yacimiento con objeto de hacerlo visitable. Esta villa, descubierta en 2009, es el único yacimiento romano documentado en la ciudad de Castellón.
Momento de la visita a los restos de la villa romana. FOTO: AYUNTAMIENTO DE CASTELLÓN
La alcaldesa, Amparo Marco, y la concejala de Cultura, Verònica Ruiz, han visitado las obras junto a los técnicos municipales y los responsables de la empresa adjudicataria, Cyrespa, y de Arqueologia i Patrimoni, encargada de realizar las labores arqueológicas. 
Esta actuación se enmarca en la segunda fase de las inversiones sostenibles en la que el ayuntamiento invertirá 4,6 millones de euros en 15 proyectos durante este año, según ha informado el consistorio en un comunicado. 

Esta villa romana salió a la luz entre 2009 y 2010 como resultado de las excavaciones efectuadas para desviar y cubrir el barranco de Fraga. En aquel momento solo se ejecutaron dos intervenciones de urgencia, una consistente en el cercado del recinto, y la otra en la consolidación de los muros.

Por ello, la responsable municipal de Cultura ha lamentado la "desidia" de los anteriores gobiernos municipales, ya que "durante estos siete años no se ha tomado ninguna medida de precaución para preservar estos restos y han sufrido las inclemencias del tiempo, lo que ha empeorado su estado constructivo", ha denunciado. 

La actuación que ha arrancado esta semana tratarán de consolidar las estructuras del camino de Vinamargo con una serie de trabajos constructivos que puedan hacer "visitable y entendible" la villa romana, además de aprovechar los recursos actuales como itinerario de visita. Para conseguirlo, el Ayuntamiento de Castellón ha solicitado a la Conselleria de Educación, Investigación, Cultura y Deporte que colabore en la recuperación de este enclave. 

ÚNICOS RESTOS EN CASTELLÓN
Por su parte, la primera edil ha mostrado su satisfacción por el inicio de estas obras, ya que supondrán la recuperación de "los únicos restos arqueológicos romanos documentados que existen en la ciudad de Castellón". Marco ha hecho así hincapié en que se trata de "un espacio emblemático desde el punto de vista arqueológico, histórico y social", que "se debe conservar y poner en valor", por lo que ha mostrado el compromiso del Gobierno local de trabajar en esta línea. Además, ha destacado que los hallazgos romanos de este camino "no contemplan la totalidad del yacimiento que puede existir en este lugar". "Con actuaciones como ésta o la consolidación del Castell Vell vamos a poner en valor nuestro patrimonio cultural e histórico, que también es un factor de desarrollo y enriquecimiento", ha manifestado la alcaldesa.
(Fuente: 20 Minutos / Europa Press)

5 de diciembre de 2016

Las excavaciones sacan a la luz la muralla del castillo de Betxí (Castellón)

El hallazgo se suma a la aparición de esqueletos, cántaros de arcilla y de almazaras de vino en el patio renacentista del palacio
Se han recuperado más de tres metros perimetrales de muralla. 
Los trabajos arqueológicos que se están llevando a cabo en el interior del Palacio-Castillo de Betxí desde hace unas semanas acaban de sacar a la luz el muro primigenio del edificio, del siglo XIV. Este hallazgo «es de vital importancia» para reconstruir la historia y el origen de la edificación y certifica casi con toda seguridad «la existencia del castillo antes de que fuera construido el Palacio» según indica Gustavo Aguilella, el arqueólogo que dirige los trabajos.

A pesar de que los restos de la muralla, situada en medio de la Sala de la Volta del siglo XV, estaba enterrada por completo, ahora se han podido recuperar más de tres metros perimetrales por cerca de uno y medio de profundidad que, al parecer , «aprovechó un talud orográfico que debía haber en este punto antiguamente».

La aparición de la muralla es un hecho de carácter excepcional, ya que supone un paso más en la reconstrucción histórica y arquitectónica que se está llevando a cabo en el edificio de forma paralela a su restauración. De hecho, las labores de investigación dirigidas por Aguilella en los últimos años han sacado a la luz numerosos restos de construcciones pretéritas, como por ejemplo de la antigua fábrica de cerámica o de las almazaras de vino situadas en el patio Renacentista y en la entrada de la cocina de Pascual Meneu, del siglo XIX. Asimismo, cabe recordar que este verano aparecieron enterrados en la sala gótica más de 80 cántaros de arcilla, que probablemente se remontan al siglo XV.

En los últimos días se han llevado a cabo por parte de una antropóloga trabajos de extracción, catalogación y documentación de los restos de enterramientos humanos encontrados en la sala de la bóveda. En concreto, se trata de un fragmento de cráneo y de partes de las extremidades inferiores, de los cuales se enviará una muestra a los EEUU para realizarles la prueba del Carbono 14 y poder datarlos con exactitud de cara a estudios posteriores.

INSPECCIÓN DE FOMENTO
Mientras las obras de restauración de la planta baja del Palacio continúan avanzando, esta semana ha tenido lugar la primera inspección de los trabajos por parte del Ministerio, para comprobar de primera mano el estado actual del proceso. De esta forma, los inspectores fueron testigos directos de los avances realizados en los últimos meses en la parte gótica, el techo y sobre todo en la fachada del Patiàs, «que estaba en un estado lamentable hace sólo unos meses y que ahora ha sido restaurada completamente».

Asimismo, los arquitectos de la obra incidieron en mostrar a la inspectora los numerosos contratiempos y «sorpresas inesperadas» que están apareciendo y que «no sólo hacen que se encarezca el precio sino, sobre todo, que se ralentice considerablemente la restauración». En este sentido, especialmente destacables son las decisiones que se tuvieron que tomar en verano para derribar una parte de la bóveda de la sala principal, debido a su estado de conservación, así como la demolición parcial de las estancias góticas «que se encontraban en unas condiciones lamentables», según los directores de la obra.

Se espera que en las próximas semanas terminen los trabajos arqueológicos y pueda comenzar la reconstrucción del techo de la parte gótica y con el inicio de la instalación del suelo de la sala de la Volta.

(Fuente: Levante )

29 de noviembre de 2016

Descubren una necrópolis islámica del S.X en Morella (Castellón)

Las tres inhumaciones encontradas se presentan en fosas simples delimitadas con un cordón de piedras y sin ajuar. Los cuerpos enterrados estaban orientados hacia el oeste, lo que hace pensar que estarían datados en la época califal, hacia el S. X 
Los arqueólogos hallaron restos cerámicos junto a los huesos. FOTO: TENA
Las obras de mejora que está ejecutando el Ayuntamiento de Morella en la calle Verge del Roser han deparado una gran sorpresa en el municipio en estas últimas jornadas. El hallazgo de tres cadáveres, probablemente de época islámica, ha supuesto la paralización de los trabajos durante varios días. Habitualmente, cuando se realizan obras en viales de la capital de Els Ports es necesario llevar a cabo un seguimiento arqueológico, del que en este caso se ha encargado el equipo dirigido por Ramiro Pérez.

Realmente, junto a los cuerpos enterrados se encontraron también restos cerámicos. Una vez limpiado todo el material ya han sido trasladados a Valencia, donde se está realizando un exhaustivo estudio antropológico forense. La intención es seleccionar la parte ósea de los esqueletos, que será mandada hasta Londres para intentar conseguir su datación. Según este arqueólogo morellano, en la calle Verge del Roser se han encontrado «tres inhumaciones en fosa simple, delimitadas con un cordón de piedras. No se presenta ajuar junto a los restos óseos».

EXPECTACIÓN
El hallazgo de estos cuerpos durante las obras en esa calle de la zona baja del municipio ha levantado gran expectación entre los vecinos de Morella. En palabras del arqueólogo, «en principio este tipo de entierros serían de época andalusí, pero al no haber ajuar habrá que esperar a los análisis. Los cuerpos estaban enterrados hacia el oeste, cuando normalmente los musulmanes entierran hacia el este, mirando a la Meca». Según el experto, «solamente hay un periodo de tiempo muy concreto, cuando se instala el Califato de Córdoba en el siglo X, en el que entierran hacia el oeste en dirección a la propia Córdoba», puntualiza Pérez.

IMPORTANCIA
El hallazgo arqueológico cuenta con un incuestionable valor arqueológico. «Aunque estemos hablando de la época califal, no tenemos prácticamente ninguna información de esta etapa en Morella. Sean de época andalusí o anterior, nos ofrecerán muchos datos», sostiene el arqueólogo. Al encontrarse los tres cuerpos enterrados, los trabajos en el vial tuvieron que pararse y excavar manualmente para determinar si había más cadáveres en la fosa. 

(Fuente: Mediterráneo)

27 de julio de 2016

Documentan pinturas rupestres de gran valor en Villafranca del Cid (Castellón)

Dos arqueólogos que realizaban prospecciones en Villafranca del Cid (Castellón) han encontrado en un abrigo pinturas rupestres de hace 7.000 años de gran contenido científico e histórico. La cueva se encuentra en un lugar que no ha sido desvelado por motivos de seguridad.
Las pinturas pueden considerarse únicas al representar a jabalíes y no ciervos. 
Las pinturas rupestres (en la imagen) encontradas en Villafranca del Cid, en Castellón, representan una batida de caza en la que varios arqueros acechan a una manada completa desde diversos ángulos. El abrigo conserva 13 animales (10 adultos y 3 crías) y supera en número a los ejemplares de la Cova dels Cavalls de Tirig 1 macho, 7 hembras y 2 crías). Además, puede calificarse de único y excepcional, por tratarse de jabalíes y no de ciervos, como en Cavalls. Técnicos de la Conselleria de Cultura estudiarán la protección física para dotar a las pinturas de la adecuada preservación.

Las pinturas han sido encontradas por los arqueólogos Dídac Roman e Inés Domingo, que realizaban unas prospecciones en el término municipal de Villafranca del Cid (Castellón). Las pinturas de este abrigo rupestre datan de hace 7.000 años y tienen un gran contenido científico e histórico.

Las escenas de caza de jabalíes son comunes en el Maestrazgo de Castellón y de Aragón, pero normalmente se trata de escenas de caza individual o en pareja, que intervienen sobre uno o dos ejemplares adultos. Solo dos yacimientos, de los más de 1.000 que hay en la fachada mediterránea, incluyen escenas con un mayor número de ejemplares, como los 5 ejemplares del abrigo A del 'cingle' de Palanques o los 5 ejemplares de la cavidad V de la Cova Remígia (Ares).

EL ARTE RUPESTRE LEVANTINO
Los arqueólogos han valorado el hallazgo como un "regalo", porque el próximo año se cumplirán 100 años del descubrimiento de la Cova del Cavalls de la Valltorta, que es una referencia mundial en el arte levantino. Los investigadores Inés Domingo y Dídac Román trabajaban en un proyecto de una aplicación 4D del abrigo con arte rupestre levantino de la Covatina del Tossalet del Mas de la Rambla, de Villafranca del Cid, cuando encontraron las nuevas pinturas.

APLICACIÓN 4-D
La aplicación 4D ha sido presentada en Valencia y consiste en navegar por el modelo 3D del abrigo, y visualizar los motivos pintados en 4D (es decir, ver los cambios que se han producido en los motivos a lo largo del tiempo desde que fueron fotografiados por primera vez en los años 70, hasta las mejoras que han mostrado algunos de ellos gracias a la limpieza que se llevó a cabo en 2015).

Es una aplicación novedosa porque permite el acceso virtual a un conjunto de arte levantino en toda la fachada mediterránea, por lo que supondrá un gran avance en la puesta en valor y difusión mundial de este Patrimonio de la Humanidad, que podrá ser visitado en cuatro dimensiones desde cualquier lugar del mundo con acceso a Internet.

El arte rupestre levantino está reconocido como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde el año 1998. La Comunitat Valenciana tiene registrados en estos momentos 643 lugares con pinturas rupestres en las tres provincias. Se extienden por las sierras litorales e interiores mediterráneas, a lo largo de 1.000 kilómetros de zona próxima a la costa, desde Cataluña hasta el extremo oriental de Andalucía.

(Fuente: AlicantePress)

20 de julio de 2016

Los íberos ya construían viviendas de dos alturas

Las excavaciones realizadas por la Diputación de Castellón en el yacimiento del Puig, en Vinaróz, revelan nuevos datos acerca de la arquitectura del siglo VI a.C.
Tras dos campañas el yacimiento ya tiene una fisonomía visible. FOTO: JAVIER FLORES
Las excavaciones realizadas por la Diputación de Castellón en el poblado ibero del Puig, situado en Vinaròs, han sacado a la luz restos que por primera vez pertenecen al poblado original, que data del siglo VI a.C. Entre otros avances, se ha descubierto que en esa época los pobladores ya construían edificios con dos alturas.

Así lo explicó el arqueólogo que coordina los trabajos, Ferran Falomir, para quien los hallazgos “están siendo muy positivos”, porque los restos constructivos y toda la trama urbana que ven les da mucha información “del sistema de construcción y de la arquitectura de la época”. De esta forma, la hipótesis con la que trabajan los investigadores es que las construcciones originales sean más robustas que las posteriores, descubiertas en la anterior campaña, porque la actividad bélica era mayor en los orígenes del enclave. En cambio, en el siglo II a.C., las guerras habrían pasado y los edificios estarían pensados para la explotación agraria del entorno.

Esta nueva campaña de excavación se inició el pasado 4 de julio con el objetivo de poner en valor el poblado del Puig, y concluirá el próximo sábado 23. Gracias a este proyecto se han alcanzado por primera vez los niveles del siglo VI a.C., cuando el poblado fue construido. Además, Falomir destacó que los últimos datos indican que este yacimiento “es mucho más extenso de lo que se pensaba inicialmente”, por lo que se trata de un trabajo de largo plazo y recorrido en el que los expertos esperan obtener todavía mucha más información.

CERÁMICA

Según el arqueólogo de la Diputación, las tareas de estos días también han permitido sacar a la luz “mucho material metálico y cerámico de la época, que aportan mucha información del momento cronológico” que están excavando, “que es el siglo VI a.C.”, concreta.

Los estudiantes que realizan las excavaciones proceden de la Universitat de València, de Murcia, de la UNED, entre otros centros universitarios.

Estos no son los primeros trabajos que se realizan en el Puig este año, puesto que en febrero se limpiaron las arenas y gravas del poblado para dejarlo listo para el verano.

El verano pasado el hallazgo más importante fue el de un bastión, el de mayor tamaño encontrado hasta ahora en el yacimiento, y el 2014 se descubrió un campo frisio en su perímetro, un sistema defensivo avanzado para la época.

(Fuente: Mediterráneo / Javier Flores)

6 de junio de 2016

Un taller de empleo recupera el yacimiento ibérico de Morrón del Cid (Teruel)

Los alumnos han desenterrado partes de las murallas de casi cinco metros de anchura y un aljibe de ocho de altura. El consistorio pide continuidad para el proyecto para rescatar todos los restos.
Integrantes del taller de empleo que han recuperado los restos del poblado ibérico. FOTO: EL PERIÖDICO DE ARAGÓN.
Todo el mundo en La Iglesuela del Cid, un pintoresco pueblo de Gúdar-Javalambre en el límite con Castellón, sabía hacía años que en sus alrededores había restos de un poblado romano o ibero, ruinas de gran valor arqueológico que durante años atrajeron a buscadores de monedas de tiempos remotos.

Sin embargo, hasta esta primavera no se ha podido desenterrar y sacar a la luz lo que queda del yacimiento iberorromano del Morrón del Cid, situado a las afueras de la localidad, entre barrancos y campos en escalera con muros de piedra.

Este hallazgo ha sido fruto del trabajo de un taller de empleo denominado "Un pasado con futuro" que ha financiado el Instituto Aragonés de Empleo (Inaem) y ha supuesto un gran paso adelante en la reconstrucción de la historia de la localidad. Pero, con todo, todavía queda mucho por hacer y el alcalde, Fernando Safont, pidió en la reciente clausura del proyecto que se sigan apoyando las acciones para rescatar el patrimonio, con gran efecto en la formación laboral.

El Ayuntamiento de La Iglesuela informó de que en la excavación trabajaron ocho alumnos de arqueología del taller de empleo que comparten con el vecino pueblo de Mirambel.

Los integrantes del equipo trabajaron a las órdenes del monitor y de los arqueólogos Javier Ibáñez y Rosa Loscos. Durante medio año excavaron una antigua ciudadela de la Edad de Bronce. El resultado fue que se pudo desenterrar unas murallas de casi cinco metros de anchura y un aljibe de ocho de altura.

La idea del consistorio es aprovechar el asentamiento, habitado desde el 1.500 antes de Cristo hasta el siglo IV, para la realización de visitas. Así, los restos se han convertido un nuevo atractivo turístico de la localidad.

La idea del consistorio es prolongar los trabajos para destapar totalmente el asentamiento, para garantizar la continuidad de la escuela taller y ayudar a recomponer el pasado del municipio.

La fortaleza se halla además junto al santuario de la Virgen del Cid, que está declarado bien de interés cultural (BIC). De hecho, según señaló el consistorio, la ermita alberga restos de un gran mausoleo romano del siglo II. El consistorio anunció que se catalogará el yacimiento para su protección.

2 de marzo de 2016

Las tareas de limpieza sacan cerámica del siglo II a.C. en el yacimiento ibérico de Vinaróz (Castellón)

La limpieza del interior del yacimiento ibérico del Puig de Vinaróz, de la que dábamos cuenta la semana pasada, ha deparado el hallazgo de nuevos restos de cerámica del siglo II a.C. lo que ha supuesto la agilización de los trabajos de los arqueólogos de cara a la próxima campaña de excavaciones que se realizará en verano.
Los trabajos han confirmado que este yacimiento es mayor de lo que se esperaba. FOTO: LEVANTE
El personal contratado dentro del plan de empleo conjunto de las administraciones públicas, que trabaja en la adecuación del entorno natural del ermitorio, ha sido el encargado de retirar la tierra y grava acumulada en la parte alta del poblado, con la supervisión del departamento de Arqueología de la Diputación de Castelló.

Unos trabajos que finalizaron el viernes pasado y han servido para confirmar que este yacimiento es mayor de lo que se esperaba. El arqueólogo de la Diputación Gustavo Aguilella explicó que este asentamiento «era mucho más extenso de lo que en un principio se pensaba, porque han aparecido estructuras en la parte oeste y sur del poblado que indican que el área de hábitat era más grande, aunque al seguir con las intervenciones, evaluaremos los restos y estructuras y será cuando podremos precisar de qué época son».

Además, según señaló el experto, en las próximas excavaciones se podría llegar hasta los niveles del siglo VI a.c. Asimismo, cabe recordar que en los presentes trabajos de limpieza, que no de excavación, se ha encontrado cerámica del siglo II a.c..

Los trabajos se han prolongado durante una semana y la brigada contratada dentro del plan de empleo conjunto ha retirado tierra y grava que en su día se depositó en la parte alta del montículo donde se encuentra el yacimiento, con el fin de instalar la gran cruz del calvario. Una cruz que en septiembre de 2014 se retiró e instaló una nueva de similares características junto la era de la ermita, con el fin de dejar libre la zona y poder excavarla.

TRABAJOS REALIZADOS
Durante la última campaña de excavaciones de la Diputación de Castelló en la localidad del Baix Maestrat, realizada este pasado verano, se descubrió un campo frisio, además de observar que los muros exteriores se prolongaban fuera de la actual zona de excavaciones, tal como dijo en su día el jefe del Departamento de Arqueología de la Diputación Arturo Oliver.

También se constató en ésta última excavación que se trataba de la residencia de un aristócrata que controlaba la zona y que se levantó sobre anteriores construcciones existente en el mismo punto. Serán pues, futuras excavaciones y trabajos de limpieza los que permitan datar la antigüedad del yacimiento vinarocense.

(Fuente: Levante / Juan José Benito)

25 de febrero de 2016

Inician trabajos de limpieza previos a la excavación del poblado ibérico de Vinaróz (Castellón)

En campañas anteriores se ha excavado el sistema defensivo exterior de la fortificación y ahora falta el interior, donde los pobladores residían, lo que permitirá conocer la forma de vida de las personas que habitaban el poblado en el S. VI a.C..
Trabajos en el poblado del Puig de Vinzroz durante la campaña de 2014. FOTO: CASTELLÓN CONFIDENCIAL.
Vinaróz sigue con paso firme para poner en valor su poblado ibérico. Los operarios del taller de la ermita, enmarcado en el plan de empleo conjunto de las administraciones públicas, iniciaron ayer los trabajos de limpieza de la parte alta de este yacimiento del Puig, bajo la supervisión del departamento de Arqueología de la Diputación de Castellón.

El fin de estas labores es dejar la zona preparada para la próxima campaña de excavación, prevista para el verano. El concejal de Medio Ambiente, Jordi Moliner, explicó que las actuaciones ahora en marcha consisten en quitar la tierra de la parte alta, donde antes estaba ubicada la cruz y señaló que ésta será aprovechada para adecentar el camino que envuelve el conjunto de los restos.

“El objetivo es que cuando en estío se inicie la nueva campaña de recuperación del emplazamiento, las actuaciones previas ya esté finalizadas y que los participantes realicen durante sus jornadas en la localidad la labor de arqueología pura y dura”, la que es más agradecida, señaló.

El poblado ibérico del Puig de la Misericordia se corresponde con el siglo VI a.C. Se trata de una estructura que, según los arqueólogos, tan solo podía haber sido realizada por la aristocracia de ese momento, que se basaba principalmente en cuestiones militares y guerreras, como demuestran los hallazgos encontrados hasta la fecha.

POR DESCUBRIR
De momento, se ha excavado el sistema defensivo exterior de la fortificación y ahora falta el interior, donde los pobladores residían. Se trata quizá de la parte más interesante porque permitirá conocer la forma de vida de las personas que habitaban el poblado. De esta ardua labor se encargarán jóvenes arqueólogos en los próximos meses.

(Fuente: El Periódico Mediterráneo / Javier Flores)

17 de noviembre de 2015

Las obras del gas sacan a la luz parte de una necrópolis islámica en Segorbe (Castellón)

Los restos encontrados corresponden a las extremidades inferiores de un individuo en posición de decúbito lateral y orientados hacia el sur. El arqueólogo municipal destaca la importancia del hallazgo ya que nunca se habían encontrado restos de enterramiento en el entorno.
El arqueólogo municipal teme que la necrópolis pudiera estar completamente arrasada. FOTO: LEVANTE.
Las obras de canalización del gas natural han sacado a la luz en la céntrica plaza del Agua Limpia de Segorbe varios restos óseos humanos que, según las primeros estudios, podrían pertenecer a la época islámica. El hallazgo, que fue llevado a cabo el pasado viernes por los operarios de la empresa que está realizando la canalización del gas natural, podría suponer «un hallazgo de gran relevancia para Segorbe ya que no hay referencias escritas ni documentales de hallazgos de otros restos humanos en esta zona».

Tal y como explicó el arqueólogo municipal, Vicente Palomar, según los primeros estudios, con toda probabilidad, «por la posición lateral» en la que han sido halladas la parte de las extremidades «se trate de un enterramiento de época islámica, de antes de finales del siglo XIV y principios del siglo XV, cuando se llevó a cabo la urbanización del barrio del Agua Limpia».

El arqueólogo municipal destacó que, de confirmarse la hipótesis inicial, se trataría de un hallazgo «muy importante porque nos indicaría que en esta zona habría una necrópolis islámica similar a la encontrada en su día en la plaza del Almudín». Aún así, Palomar destacó que no resultaría «nada extraño, ya que las necrópolis islámicas aparecían siempre en los extramuros de las poblaciones y además cercanas a una de las principales vías de comunicación, como sería este caso».

El arqueólogo lamentó que con el desarrollo urbanístico de esta zona, «presumiblemente la necrópolis haya quedado completamente arrasada». Durante los próximos días se ampliará la búsqueda de más restos y documentar el hallazgo.

Como es habitual en este tipo de hallazgos se está realizando un sondeo arqueológico para documentarlo y realizar un informe más exhaustivo con imágenes, planos de localización y demás.

EN EL MUSEO MUNICIPAL
Desde el consistorio argumentaron que, «si aparece algún resto significativo más, se llevará a cabo en los próximos días una ampliación de la zanja para documentarlo, recuperarlo si es posible o protegerlo con geotextil y continuar las obras». Asimismo, confirmaron, «si se pueden extraer, se guardarán en el museo municipal y no se descarta realizar otro tipo de estudios con mayor y si es posible, se harán otro tipo de estudios».

24 de septiembre de 2015

Las obras de una carretera destapan un yacimiento del S. VII a.C. en Benicarló (Castellón)

Está a sólo dos kilómetros de la línea de costa en una zona plana y en él se han podido determinar dos tipos de estructuras: murallas de piedra por un lado y agujeros excavados en el subsuelo por otra, que servirían para almacenar alimentos o material. Respecto a los materiales localizados, se han encontrado objetos de cerámica, de metal, conchas marinas y piedras de molino, entre otros.
Algunas de las piezas recuperadas del nuevo yacimiento de Mas de Fabra, en Benicarló.
Los trabajos de construcción de la variante de la N-340 han sacado a la luz un yacimiento arqueológico en la partida del Mas de Fabra datado del siglo VII antes de Cristo. Un hallazgo que los directores de la campaña arqueológica, Miguel Vicente y Ramiro Pérez, han calificado de «excepcional», no tanto por la infraestructura o los materiales descubiertos sino por el hecho de estar ubicado en una zona plana, al contrario que la mayoría de asentamientos de los alrededores, que están en alto». De hecho, según los arqueólogos, se trataría del único yacimiento de estas características localizado en toda la costa que va desde Tarragona hasta Castellón. 
  • «Este yacimiento es especialmente valioso por la información que nos aporta, porque representaría la interacción entre indígenas de la Península Ibérica con los primeros fenicios que llegaron vía marítima para introducir sus productos elaborados en cambio de materias primas».
UN YACIMIENTO DIFERENTE
Los trabajos arqueológicos que se han llevado a cabo en la zona han sido unos trabajos denominados de urgencia, dada la necesidad de compaginarlos con las obras de la variante. Aun así, se han podido documentar y georeferenciar los restos y a partir de ahora se abre todo un proceso de estudio que permitirá contextualitzar el yacimiento y determinar su función y sus posibles habitantes. Según el arqueólogo Ramiro Pérez, «tenemos la oportunidad de empezar a conocer otro tipo de yacimiento, diferente del que hemos visto siempre, que nos dará una visión diferente de este periodo y de la gente que vivió».


El concejal de Cultura, Josep Barberà, ha manifestado la voluntad del Ayuntamiento de poner en valor el nuevo yacimiento. «Esperaremos los resultados de las catas arqueológicas y de los estudios previos, pero nuestra intención es habilitar la zona para las visitas. Tenemos que aprovechar el hecho que este es un yacimiento único, que nos diferencia del resto de yacimientos de la zona, y lo tenemos que explicar», ha dicho Barberà.

De momento, no se han facilitado los datos exactos de la ubicación del yacimiento para evitar posibles expolios o visitas de curiosos. El concejal de Cultura ha confirmado que «una vez finalizados los estudios necesarios, la zona se podrá visitar sin problemas».

UN YACIMIENTO VINCULADO AL COMERCIO CON LOS FENICIOS
Según han explicado los arqueólogos responsables de las excavaciones, la cronología del yacimiento correspondería en el siglo VII antes de Cristo, durante la llamada edad de hierro antiguo. Por los restos localizados, el asentamiento, ubicado a sólo 2 kilómetros de la línea de costa, estaría vinculado al mundo fenicio y con los intercambios comerciales con esta cultura del norte de África.

En el yacimiento se han podido determinar dos tipos de estructuras: murallas de piedra por un lado y agujeros excavados en el subsuelo por otra, que servirían para almacenar alimentos o material. Respecto a los materiales localizados, se han encontrado objetos de cerámica, de metal, conchas marinas y piedras de molino, entre otros.

(Fuente: Castellón diario)

14 de agosto de 2015

Los arqueólogos documentan dos salas de baño en la villa romana de Sant Gregori, en Burriana (Castellón)

La quinta edición de las excavaciones en la villa romana de Sant Gregori, llevadas a cabo por el Área de Historia Antigua y Arqueología de la Universitat Jaume I (UJI), ha descubierto dos de las salas de los baños privados del propietario de la casa. Hasta el momento, se sabe que una era la habitación caliente de los baños y, para futuras campañas arqueológicas, se deja por descubrir la sala templada y la más fría.
Una de las habitaciones descubiertas era el "caldarium" de los baños privados. FOTO: MARTÍ / MEDITERRÁNEO
Actualmente, solo se había localizado el peristilo (jardín) del palacete con el estanque, un monumento funerario y varias estancias con gran contenido en restos de pintura mural romana, suelos, cerámica y otros tesoros más.

Estas excavacaciones han sido codirigidas por Josep Benedito y en ellas han participado alumnos del curso de posgrado sobre Arqueología Clásica, estudiantes del grado de Historia y Patrimonio, arqueólogos titulados y otros colaboradores interesados.

DESCUBRIR EL RESTO DE LAS ESTANCIAS
Junto a la sala caliente se ha descubierto otra estancia, pero aún no se han podido reunir los datos suficientes como para determinar de cuál de las tres partes básicas de los balnearios romanos se trata. Y es que si bien es cierto que los baños disponen de estas localizaciones, varían de un lugar a otro tanto en su distribución como ubicación y dimensiones, dependiendo del espacio que había para construirlas. Por este motivo, se presupone que los baños constaban de tres estancias, pero los expertos consideran que “aún hay trabajo por delante hasta descubrirlas y catalogarlas”.

COMPLEJO SISTEMA PARA CALENTAR EL AGUA
Benedito explicó que sabían “que en ese punto debían estar los descubrimientos ya que muy cerca de esa localización había aparecido el mortero de construcción de baños romanos” y ahora han “podido confirmarlo”. La sala caliente contaba con un complejo sistema por el que se calentaba el aire a través del fuego y un conducto de cerámica por el cual circulaba hasta la parte inferior de la pieza ahora excavada.

La villa romana de Sant Gregori no para de dar alegrías a los arqueólogos y sigue sin alcanzarse los límites de la edificación. La de esta localidad es una de las más importantes que existen en la Comunitat Valenciana y está datada entre el cambio de era y el siglo IV d.C., a pesar de que los profesionales declaran que “experimentó una transformación importante entre los siglos II y III d.C”, puntualizan.

13 de mayo de 2015

‘Cazatesoros’ expolian las excavaciones de la ciudad romana de Lesera (Castellón)

Si la semana pasada nos haciámos eco en éste blog del comienzo de las excavaciones en la ciudad romana de Lesera, en Forcall (Castellón) hoy tenemos que denunciar el expolio perpetrado en el yacimiento en los últimos días y en el que los asaltantes han aprovechado las acciones realizadas por los arqueólogos para conseguir sus objetivos.
Los hechos se descubrieron en la mañana de ayer con el regreso de los arqueólogos a la zona. FOTO: MEDITERRÁNEO.
La ciudad romana de Lesera, en el término de Forcall, ha sido víctima de un importante expolio por parte de ladrones cazatesoros. El botín se desconoce pero, presumiblemente, robaron monedas de gran valor de hace unos 2.000 años. También podrían haberse llevado metales preciosos o clavos, entre otros objetos, de aquella época. Los hechos se descubrieron ayer por la mañana, cuando los alumnos-trabajadores del taller de ocupación de la Mancomunitat de Els Ports dedicado a la arqueología llegaron al yacimiento donde están trabajando, en la Moleta dels Frares, y se encontraron 17 agujeros.

DETECTORES DE METALES
Casualmente, no trabajaban en el espacio desde el pasado martes, ya que la semana pasada se dedicaron a estudiar una zona en Vilafranca. El director del taller, Ramiro Pérez, señalaba que los expoliadores de este patrimonio histórico “robaron en algún momento entre el martes por la tarde al domingo, posiblemente, aprovechando las horas solares, justo unos días que no estábamos en Forcall”. Al respecto del modus operandi, Pérez y los encargados de las excavaciones tienen muy claro que “lo hicieron con detectores de metales, como los que se gastan en las playas, y cuando detectaron algo, excavaron”.

Francesc Duarte, monitor y responsable de la excavación, señalaba con resignación que “ahora será muy difícil recuperar el material. Es un hecho muy grave. Nosotros ya no lo encontraremos en esta excavación, perderemos la información que podían aportar, así como un importante valor artístico, y pasará al mercado negro de compraventa de numismática”. 


"HAN PERJUDICADO LA INVESTIGACIÓN"
Además, los asaltantes aprovecharon las acciones realizadas hasta el momento. “Todo lo que habíamos tratado de forma metodológica y con riguroso cuidado ha ayudado al objetivo de los ladrones”, indicaba Duarte. Por otra parte, los cazatesoros han perjudicado la investigación. Ramiro Pérez explicaba que, a nivel científico, “han mezclado distintos niveles históricos, de periodos distintos, lo que dificulta el trabajo que estamos desarrollando”. Un agente de la Guardia Civil del cuartel de Morella visitó ayer el yacimiento y la denuncia se trasladará al Seprona.
(Fuente: El Periódico Mediterráneo / Miguel Agost)

4 de mayo de 2015

Después de seis años vuelven las excavaciones a la ciudad ibero-romana de Lesera (Castellón)

Seis años después de que se llevaran a cabo las últimas actuaciones, el taller de empleo guiado por el profesor de Arqueología de la Universitat de València (UV), Ferran Arasa, ha iniciado las excavaciones en la ciudad íbero-romana de Lesera, en el término municipal de Forcall, posiblemente el yacimiento arqueológico más importante de la provincia de Castellón, que fué descubierto en 1876 y hoy está catalogado como BIC.
La Moleta del Frares es el nombre con el que se conoce el yacimiento de la ciudad ibero romana de Lesera. FOTO: VINAROS.NET
Considerada como la ciudad más importante entre Tortosa y Sagunto, estuvo ocupada entre el siglo IV antes de Cristo hasta el año 400. Aunque el yacimiento fue dado a conocer en 1876, hasta hace pocas décadas era bien poco conocido arqueológicamente. Después de una primera campaña de excavaciones realizada en 1960, en el año 2001 se reanudaron los trabajos, que continuaron hasta el 2009, cuando se interrumpieron por la falta de financiación pública.
  • Tras las distintas campañas de excavaciones, se conocen apenas 300 m2 de lo que era la población, que contaba con una extensión de unos 80.000 m2. 
 Ante la falta de subvenciones autonómicas, el taller de empleo de Els Ports ha dado el primer paso de un largo camino encaminado a recuperar el esplendor de la zona. “Nosotros apostamos por la actuación integral de puesta en valor, que conllevaría la explotación como recurso turístico”, afirma el alcalde de Forcall, Santiago Perez.

RED AUTONÓMICA ROMANA
Mientras tanto, el municipio forma parte de la red de ciudades romanas de la Comunitat Valenciana, impulsada por la Conselleria de Cultura, que persigue su configuración como marca turística. Participan Valencia, Elche, Alicante, Xàtiva, Llíria, Dénia, Forcall, Villajoyosa y Sagunto y, entre sus objetivos figura la creación de un logotipo como marca, una ruta virtual para posibilitar el acceso más rápido a la información del recorrido y un almacén de trabajo.

DAÑOS POR LA LLUVIA
“Queda mucho aún por descubrir --afirmá Pérez-- y también por proteger”. En este sentido, el Ayuntamiento ha remitido a la Dirección General de Cultura un informe sobre los daños causados por las lluvias de marzo sobre los restos excavados, con la finalidad de que la Conselleria “actúe o aporte las ayudas necesarias para reparar y evitar un mayor deterioro en la zona”. 

9 de abril de 2015

Un campo de trabajo juvenil descubre tres nuevas estancias en la villa romana de Sant Gregori, en Burriana (Castellón)

Los jóvenes participantes bajo la dirección del arqueólogo José M. Melchor.
Un campo de trabajo juvenil organizado por el Instituto Valenciano de la Juventud (IVAJ) y el Ayuntamiento de Burriana ha permitido descubrir tres nuevas estancias en la villa romana de Sant Gregori de dicha localidad castellonense, según ha informado el consistorio en un comunicado.

En el campo de trabajo han participado una veintena de jóvenes de toda España, bajo la dirección del arqueólogo municipal, José Manuel Melchor.

Gracias a este campo ha sido posible ampliar las excavaciones en el yacimiento, realizadas en los últimos años, y descubrir tres nuevas estancias de la villa romana, así como relacionar la línea de costa con el perímetro de esta residencia noble.

"Los jóvenes participantes han podido sentir la emoción de encontrar y desenterrar piezas de época romana, viviendo una experiencia muy interesante, complementada con una visita al Museo Arqueológico Municipal, donde han podido conocer la importante colección que custodia, así como el futuro de los hallazgos que están recuperando", ha manifestado Melchor.

El alcalde ha señalado que este yacimiento se integrará en el futuro desarrollo de Sant Gregori y será un "atractivo más" del mismo, "y tenemos suerte de contar con campañas como ésta y con estudiantes de arqueología y expertos en la materia, de modo que el esfuerzo económico del Ayuntamiento está más que compensado por la recuperación de nuestro patrimonio y nuestra historia".

(Fuente: 20 Minutos)