Mostrando entradas con la etiqueta Barcelona. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Barcelona. Mostrar todas las entradas

18 de mayo de 2017

Las excavaciones confirman una gran fortificación ibérica en el Puig del Cocodril (Barcelona)

Destaca el hallazgo de un gran foso defensivo, una muralla y un barrio de casas en un estado de conservación excepcional. También han salido a la luz restos relacionados con la cultura de la vid como tres ánforas ibéricas enteras, varias jarras para servir el vino y cerámicas importadas de Grecia, Italia e Ibiza.
Arqueovitis ha realizado la campaña de excavaciones durante la primera quincena de mayo.
La cooperativa Arqueovitis ha confirmado hoy, tras 12 días de investigación arqueológica, que el Puig del Cocodril, en Subirats, acogió una de las fortificaciones ibéricas más potentes de la Cosetania oriental, de más de una hectárea de extensión.

De estos trabajos destaca un gran foso defensivo, una muralla y un barrio de casas en un estado de conservación excepcional, según la cooperativa Arqueovitis, que ha descubierto restos relacionados con la arqueología de la viña y el vino, como tres ánforas ibéricas enteras, varias jarras para servir el vino y cerámicas importadas de Grecia, Italia e Ibiza.

CENTRO DE PODER
El Puig del Cocodril podría cumplir las funciones de centro de poder y de control del territorio de la Cosetania Oriental, con varios yacimientos, como la Fuente de la Caña de Avinyonet, que estaba bajo su órbita.

El yacimiento del Puig del Cocodril se conoce desde el año 1899 y fue el segundo yacimiento arqueológico descubierto en el Penedès, después del de Sant Miquel d'Olèrdola.

Las primeras intervenciones se produjeron a principios de los años 1930 y constatan la existencia de un poblado fortificado de época ibérica y, años más tarde, se confirmó que se trata de un poblado de considerable extensión.

DOS LINEAS DE MURALLA
La nueva intervención arqueológica ha podido asegurar la existencia de un gran despliegue urbanístico y constatar un gran recorte en la roca natural y dos anillos de piedra que rodean la parte más alta de la colina que podrían corresponder a un foso y dos líneas de muralla, así como abundantes restos materiales de vajilla cerámica.

La campaña de excavaciones de este año ha consistido en desbrozar parte del monte, condicionar el camino de acceso y realizar cuatro sondeos arqueológicos, que han permitido documentar una ocupación de época ibérica (siglos IV-III a. C.) en diferentes puntos del monte y comprobar la excepcional potencia estratigráfica del yacimiento, que conserva restos a más de 1,50 metros de profundidad.

Los resultados más espectaculares pertenecen al primer sondeo, donde se ha destapado un potente muro y una puerta correspondiente a una casa o almacén del siglo III a. C. que contiene al menos tres ánforas que, si bien rotas, se conservan en su totalidad.

En los próximos meses, se realizará un estudio para averiguar si estas ánforas contenían vino, y en caso positivo, si era vino tinto o blanco.

13 de febrero de 2017

El fuerte oleaje desentierra una tumba romana en Sitges

Los restos humanos se corresponden a tres individuos, uno de ellos un bebé. La localización de las tumbas excavadas tan cerca del mar se explica, según el arqueólogo, porque en la antigüedad la línea del mar estaba unos 150 metros más lejos 
Los restos del enterramiento a pocos metros de la orilla del mar. FOTO: JOAN GARCÍA TARGA.
El peor temporal marítimo de los últimos 15 años en el Garraf, el pasado mes de enero, no sólo dejó daños. También puso al descubierto los restos de una tumba romana, definida por unas tejas que delimitaban un espacio rectangular con la presencia de restos humanos, al lado de la antigua discoteca L’Atlàntida de Sitges.

Los restos humanos corresponden a tres individuos. Por una parte, el jueves se encontró el esqueleto de un hombre de unos treinta años, con algunas patologías óseas pendientes de precisar. Asociados a él se han encontrado unos pocos fragmentos conservados de un bebé, de alrededor de un año. También se ha localizado un segundo cuerpo bastante entero, correspondiente a una chica de unos 16 años, dispuesta de lado, dentro de las tejas que conformaban inicialmente un receptáculo cerrado como un ataúd.

SIN NUEVAS EVIDENCIAS
Al finalizar la excavación se ha abierto un poco más su entorno, pero no se ha encontrado ninguna otra evidencia de tumbas u otros restos materiales romanos.

En los trabajos llevados a cabo en torno a la iglesia del Vinyet en los años cincuenta del siglo XX se documentaron unas tumbas de características parecidas, y a finales del siglo XIX se recuperó un sarcófago de piedra de Santa Tecla que se depositó en el Racó de la Calma de Sitges hace años. No se tiene constancia de otras tumbas romanas en el municipio, que algunos defienden que podría ser la antigua Subur romana a pesar de no haber ninguna certificación fehaciente que lo acredite. Algunos eruditos han defendido que Sitges era núcleo romano situado en un lugar indeterminado entre Barcino y Tarraco mencionado en textos latinos de los siglos I y II de nuestra era.

El coste de la excavación ha sido sufragado por el servicio de Arqueología de la Generalitat de Catalunya. Los trabajos los han dirigido el arqueólogo Joan Garcia Targa y la antropóloga física Núria Armentano, técnicos contratados por la empresa de arqueología Àtics y con la colaboración desinteresada de la arqueóloga Sofia Aldeco Cobo y de Maria Angeles Matías, Antoni Franco y Josep Carbonell Vidallet.

LÍNEA DEL MAR
Es posible que los restos excavados, según Garcia Targa, “tengan relación con el yacimiento identificado como Santa Margarida, que se localiza dentro del recinto actual del Club de Golf Terramar de Sitges. En este lugar se recogieron fragmentos cerámicos de época romana. La localización de las tumbas excavadas tan cerca del mar se explica, según el arqueólogo, porque en la antigüedad esta línea estaba unos 150 metros más lejos que ahora. Hay fotografías de hace más de cien años donde la playa era mucho más extensa.

En Sitges se han localizado varias evidencias de ocupación romana: dependencias productivas en el Puig de Sitges (casco antiguo), depósitos de prensado de vino en Les Forques (cerca de Aiguadolç) o la villa romana del Vinyet. “En ningún caso se puede afirmar de forma rigurosa y seria que podemos identificar todas estas evidencias como los restos de la mencionada Subur de las fuentes clásicas”, según Garcia Targa.

(Fuente: La Vanguardia / Ramón Francás)

8 de febrero de 2017

Sale a la luz un mosaico romano en Badalona (Barcelona)

Tiene motivos geométricos y ocupaba una estancia con pinturas murales de una domus romana, de la que también han salido a la luz piezas cerámicas y talleres artesanales. Una vez concluída la excavación, el mosaico será llevado al Museo de Badalona y se cubrirá de nuevo el yacimiento.
El mosaico recién descubierto y todavía pendiente de limpieza. 
Un mosaico en perfecto estado de conservación, pendiente aún, eso sí, de un proceso de delicada limpieza, ha vuelto a ver la luz del sol en Baetulo, la antigua ciudad romana de Badalona. Bien, en realidad, han resurgido, tras casi 2.000 años de silencio, varios tesoros: el mosaico de una ‘domus’ de varias estancias, diversos talleres artesanales y un viñedo. Pues, como es bien sabido, esta zona pasó a ser, terminadas la batallas con los cartagineses y convertida en plácida retaguardia, un región especializada en la producción de vino, según los autores clásicos nada del otro mundo, un caldo más bien tabernario destinado a las tropas que combatían en Germania y la Galia, pero que hizo rico a más de uno. De ahí el mosaico, un lujo de decoración geométrica y que estaba en una habitación con pinturas murales.

El hallazgo, como siempre en estos casos, es fruto de una intervención arqueológica de emergencia como consecuencia de unas obras de infraestructura. Esa vez han sido los trabajos de ampliación del lateral de la C-31, entre la avenida de Martí Pujol y la avenida President Lluís Companys. Los responsables del Museu de Badalona ya tenían constancia desde los años 80 de la existencia de restos romanos en aquella zona. Sin embargo, la sorpresa por lo hallado ahora es notable. La razón es su ubicación exacta, por encima de la actual autovía C-31, lo cual sugiere que Baetulo era una villa romana mucho mayor de lo que hasta ahora se daba por hecho. Aquello no tiene el aspecto de ser una finca periférica, sino parte de la trama urbana más integrada a la ciudad. La muralla de Baetulo, por lo tanto debería estar situada, tal vez, en algún punto de la actual colina de Rosés.


EXPLORAR Y VOLVER A TAPAR
El yacimiento en el que estos días han trabajado los arqueólogos está, afortunadamente para los historiadores de futuras generaciones, por debajo del actual nivel del terreno. Es decir, una vez concluida la excavación y retirados los elementos más singulares, como el mosaico y algunas piezas cerámicas, se volverá a cubrir y quedará documentada su existencia para, quizá algún día, un trabajo más a fondo de exploración, pues es un testimonio palpable de que aquella colina estuvo habitada entre los siglos I aC. y IV dC..

El mosaico será, lo dicho, retirado con cautela para pasar a ser una muestra más de la interesante ciudad romana que fue en su tiempo Badalona, antes sobre todo de que Barcelona adquiriera prestigio como plaza fortificada. No en vano, el Museu de Badalona exhibe una de las piezas más interesantes de las colecciones romanas de Catalunya, una Venus de una factura deliciosa. Apenas mide un palmo de altura y fue encontrada nada menos que en una alcantarilla de la desaparacida Baetulo, pero da fe de que esa fue una ciudad rica en su tiempo.

20 de enero de 2017

Descubiertas herramientas neandertales en una cueva de Cubelles (Barcelona)

Las excavaciones han permitido descubrir niveles que podrían corresponder a la transición entre neandertales y los primeros Homo sapiens. Otros materiales más recientes demuestran el uso de la cueva como espacio funerario durante la prehistoria reciente, entre los años 4000 y 2000 aC
Una de las piezas neandertales descubiertas en la cueva del Trader en Cubelles. FOTO: EL PERIÓDICO.
Una campaña arqueológica ha encontrado herramientas neandertales de más de 40.000 años de antigüedad en la cueva del Trader de Cubelles, ha anunciado este jueves la Universitat de Barcelona (UB).

Las excavaciones han sido impulsadas por el Seminari d'Estudis i Recerques Prehistòriques (Serp) de la UB en este yacimiento, y han permitido descubrir niveles de excavación más recientes que podrían corresponder a la transición entre neandertales y los primeros Homo sapiens. Esta campaña se suma a otras excavaciones del Serp en el litoral del Baix Penedès, el Garraf y el Baix Llobregat, y evidencia la importancia de esta área geográfica para el estudio de las poblaciones humanas de entre 43.000 y 37.000 años de antigüedad y para investigar cómo y cuándo desapareció el hombre Neandertal.

NÚCLEO DE CONCENTRACIÓN
El arqueólogo Artur Cebrià ha afirmado que hace 15 años, esta zona del sur del Llobregat se consideraba un vacío en yacimientos de la época pleistocénica --de más de 12.000 años de antigüedad--, mientras que "ahora se revela como un núcleo de concentración de población eneolítica y paleolítica".

La excavación de la cueva del Trader ha ido a cargo de los arqueólogos adscritos al Serp-UB Artur Cebrià, Mireia Pedro, Xavier Oms y Juan I.Morales, y tiene el apoyo del Ayuntamiento de Cubelles.

PROYECTO
Actualmente, en el marco del proyecto liderado por el catedrático de Prehistoria de la UB Josep M. Chapa, se están excavando los yacimientos de la Balma de la Griera y la cueva Foradada, en Calafell, y la sima de Sant Antoni, en Cunit, con subvenciones procedentes de proyectos de investigación financiados por el Servicio de Arqueología y Paleontología de la Generalitat y el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad.

Antes de estas excavaciones, el yacimiento se conocía a raíz de las intervenciones realizadas a finales de los años cincuenta del siglo XX por Joan Bellmunt y la Sección de Arqueología del Centro de Estudios de la Biblioteca Museo Víctor Balaguer de Vilanova i la Geltrú. Los materiales procedentes de estos trabajos se depositaron a los fondos de la biblioteca e incluían restos que demostraban el uso de la cueva como espacio funerario durante la prehistoria reciente, entre los años 4000 y 2000 aC.

(Fuente: El Periódico)

15 de septiembre de 2016

Las obras descubren una necrópolis romana en la Sagrera (Barcelona)

Los restos han sido localizados en las proximidades de lo que fue una villa romana. Los arqueólogos califican de "extraordinario" el hallazgo porque ayudará a ampliar los conocimientos históricos de la ciudad
Vista de la primera fosa completamente desenterrada. FOTO: EL PERIÓDICO.
Unas obras han vuelto a poner al descubierto restos del pasado de Barcelona. Los servicios de arqueología del Ayuntamiento han descubierto una nueva necrópolis romana de la época republicana durante las obras de rehabilitación y ampliación del edificio conocido como Torre de La Sagrera, que será el futuro casal del barrio.

De momento se han podido localizar tres fosas de inhumación con sus respectivos cuerpos, uno de los cuales fue trasladado el martes pasado aldepósito arqueológico de Zona Franca ante la previsión defuertes lluvias, que han obligado a proteger la excavación de forma improvisada.

El primer hallazgo se hizo la semana pasada, mientras se excavaba una nueva red de servicios colectores para el nuevo casal y también para el recién inaugurado Colegio La Sagrera. Esta parte de las obras ha sido paralizada hasta que se recuperen y se estudien debidamente las tumbas de la zona en construcción.


YACIMIENTO "EXTRAORDINARIO"
A causa de los trabajos de urbanización, las fosas han quedado parcialmente seccionadas y algunos de los esqueletos han sufrido daños por el trabajo de la maquinaria. No obstante, los restos se encuentran en muy buen estado de conservación, afirma Eva Orri, arqueóloga al frente de la recuperación.

Los arqueólogos que trabajan en el lugar han calificado de “extraordinario” el descubrimiento y creen que estas sepulturas se corresponden con la villa romana del Pont del Treball Digne, ubicada a unos doscientos metros del lugar y que es previo a la fundación de Barcino, señala el arqueólogo Dídac Pàmies, que ha recordado que antiguamente toda esa área era una gran explotación agrícola.

Gracias a los restos de cerámica encontrados junto a las tumbas, los expertos han podido datar el hallazgo en el siglo I a.C., una antigüedad que coincide con la de la villa de La Sagrera. Además, las tumbas se encuentran al lado de lo que fue una vía romana, un lugar de inhumación muy común en esa época.

Muy cerca de esa zona, donde se iniciaron las obras de la estación del AVE de La Sagrera, se encontraron hace cinco años 16 yacimientos arqueológicos con restos de 59 personas y de construcciones diversas correspondientes a un periodo histórico de como mínimo 5.800 años. Una amplia etapa que abarcaba desde el neolítico antiguo hasta el siglo XIX, pasando por las épocas ibera, romana y medieval. Un rompecabezas que también ha sido de gran ayuda para reconstruir el pasado de Barcelona.

EN BUSCA DE OTRO HALLAZGO
Los Serveis d’Arqueologia de Barcelona ya estaban haciendo un seguimiento de las obras porque cabía la posibilidad de que se pudiera desenterrar una de las entradas a un refugio antiaéreo de la Guerra Civil encontrado durante otras obras en la Torre de la Sagrera. Sin embargo, los arqueólogos aseguran que este inesperado hallazgo servirá para ampliar el conocimiento sobre la historia de Sant Andreu durante la época romana.

El jefe de la obra, José Miguel Franco, explica que están colaborando activamente con el equipo de arqueólogos. “No esperábamos dar con una necrópolis, pero no queremos que los restos sufran más daños”.

El único esqueleto totalmente desenterrado se corresponde a un adolescente que ha sido apodado 'Augustus' por los colegiales de los dos centros educativos colindantes, los máximos espectadores del hallazgo durante estos días.

29 de enero de 2016

Descubren un poblado neolítico en Canovelles (Barcelona)

El grupo de arqueólogos lo considera el más importante, antiguo y completo de Cataluña y destacan su “excelente” estado de conservación. El poblado cuenta con dos cabañas con chimeneas y hornos para la cocción de alimentos. También se ha encontrado una zona funeraria con dos esqueletos de personas, uno de ellos acompañado de un vaso y del esqueleto de una oveja que hace pensar en "algún tipo" de ofrenda.
Se trata del yacimiento neolítico antiguo más importante de Cataluña y se encuentra en un estado "excelente" de conservación.
Un grupo de arqueólogos ha encontrado el yacimiento neolítico más importante, antiguo y completo de Catalunya y de los más destacados de Europa, en unos terrenos de Canovelles donde se tenía que construir una escuela. Así lo ha informado el director de las excavaciones en el yacimiento Ca l'Estrada 2 de Canovelles, Jordi Roig, después de dos meses de trabajos en la zona, que ahora concluyen.

El yacimiento pertenece a la época del neolítico antiguo y se calcula que puede tener cerca de 6.000 años de antigüedad, mientras el poblado encontrado, de cerca de 3.000 metros cuadrados, se encuentra en un estado de conservación "excelente".

"Encontrar restos de este periodo bien conservados no es nada habitual, y que de golpe te encuentres un poblado tan antiguo y tan bien conservado hace pensar que el yacimiento será un referente del neolítico en el Estado, el Mediterráneo y en Europa", afirma Roig.

El poblado cuenta con dos cabañas con chimeneas y hornos para la cocción de alimentos, y también se ha encontrado una zona funeraria con dos esqueletos de personas, uno de ellos acompañado de un vaso y del esqueleto de una oveja que hace pensar en "algún tipo" de ofrenda.


"Una singularidad del yacimiento es que es muy completo por sus dos áreas bien diferenciadas y organizadas entre la zona de los vivos, con dos habitaciones, y la zona de los muertos con las tumbas, las dos bien separadas por un canal construido intencionadamente", explica Roig.

El buen estado de conservación del yacimiento se debe a que, como se encuentra en el paso de una riera, los restos han ido quedando sepultados dos metros y medio bajo tierra por los sedimentos derivados de las riadas, "como pasó en Pompeya con la lava", puntualiza Roig.

ZONA DE INTERÉS ARQUEOLÓGICO
Los restos, que significan uno de los primeros asentamientos al aire libre de agricultores en Catalunya, pertenecen a una gran área propensa al encuentro arqueológico después de que en 2005 ya se encontró un asentamiento romano durante la construcción de la ronda norte de Granollers.

Los trabajos forman parte de una intervención arqueológica preventiva debido al proyecto de construcción de la escuela Quatre Vents en los terrenos afectados, y ahora, a partir de la "singularidad" del yacimiento, se estudiará cuál será el próximo paso que seguir en la zona.

14 de octubre de 2014

Salen a la luz nuevos pavimentos en la villa romana de Torre Llauder, en Mataró (Barcelona)

El pavimento del peristilo se ha localizado en un excelente estado de conservación y se ha descubierto que estaba hecho con una especie de mortero impermeable y muy compacto (opus signinum) hecho con cal, arena y cerámica triturada.  También se han descubierto algunos tramos de los muros que delimitaban este patio porticado que tenía una anchura de 3,80 m y delimitaba un espacio a cielo abierto que se excavará próximamente. 
Excavaciones en la villa de Torre Laluder, FOTO: LA VANGUARDIA
Doce alumnos de las universidades de Barcelona, Autónoma y Girona han participado en una campaña de excavación arqueológica en el yacimiento de la villa romana de Torre Llauder de Mataró (Maresme), dirigida por los arqueólogos Joaquim Garcia y Vanessa Muñoz.

El proyecto de investigación "Arquitectura doméstica señorial en la costa central de la Laietània romana. Centros urbanos y territorio, de la República al Imperio (Los ejemplos de Torre Llauder, Iluro y ca l'Arnau) "está promovido por la Direcció de Cultura del Ayuntamiento de Mataró y tiene una duración de cuatro años y ha sido valorado recientemente por la AGAUR (Agencia de Gestión de Ayudas Universitarias y de Investigación) y por la Comisión de Investigación de Catalunya entre los 20 mejores proyectos de arqueología del país.

SECTOR DE 140 METROS CUADRADOS
La campaña de excavación arqueológica ha convertido la antigua villa romana en un campo de aprendizaje para los estudiantes universitarios que han trabajado en la villa romana del 1 al 17 de septiembre. La zona elegida por los arqueólogos García y Muñoz ha sido un sector de unos 140 m 2 , correspondiente a un segundo patio porticado (peristilo) de grandes dimensiones de la antigua casa señorial romana. 

De este peristilo se han descubierto algunos tramos de los muros que lo delimitaban y el pavimento de su área porticada, que tenía una anchura de 3,80 m y delimitaba un espacio a cielo abierto. Esta área se excavará en una próxima campaña.

El pavimento del porche se ha localizado en un excelente estado de conservación y se ha descubierto que estaba hecho con una especie de mortero impermeable y muy compacto (opus signinum) hecho con cal, arena y cerámica triturada. 

CABAÑAS
Recortando el pavimento se encontraron también unos orificios circulares que se han interpretado como agujeros para acomodar palos de madera que debían construir unas construcciones débiles (quizás cabañas), pertenecientes a un hábitat de una etapa posterior al abandono de la residencia acomodada.
(Fuente: La Vanguardia)

27 de junio de 2014

Descubren un baluarte del S. XVII, un tramo de Vía Augusta y mausoleos romanos bajo el mercado de Sant Antoni

Además del baluarte defensivo del S. XVII, las obras del mercado de Sant Antoni en Barcelona, han permitido documentar un tramo de la Vía Augusta, estructuras funerarias romanas y la escultura de una cabeza también de factura romana. Todo ello en uno de los mercados de la ciudad construidos según el estilo de la denominada "arquitectura del hierro" y obra del arquitecto Rovira i Trías en 1882.
La escultura representa la cabeza de un joven adolescente y debe proceder de un monumento funerario.
Foto: LA VANGUARDIA
Un equipo de arqueólogos ha hecho importantes hallazgos arqueológicos en el subsuelo del mercado de Sant Antoni (Barcelona), tras siete años de excavaciones en el edificio, construido por el arquitecto Antoni Rovira i Trias en 1882 según el Plan Cerdà y actualmente inmerso en un proceso de remodelado y modernización.

BALUARTE DEL S. XVII
Estos hallazgos han sido realizados bajo la dirección de los arqueólogos Emilio Hinojo García y Jacinto Sánchez Gil de Montes quienes han descubierto los restos, muy bien conservados, del baluarte de Sant Antoni y su sistema defensivo, que datan del siglo XVII.

Los restos conservados del baluarte, de planta pentagonal, tienen 90 metros de longitud, 2,10 metros de anchura y 5 metros de alto y están revestidos en sillares de piedra de Montjuïc y rellenos de piedra y mortero de cal.

VÍA ROMANA Y RESTOS FUNERARIOS
Las excavaciones también han permitido descubrir un tramo de la Vía Augusta, en cuyos laterales se han documentado estructuras funerarias (mausoleos) de las familias de la ciudad romana de Barcino, la actual Barcelona, con restos de lechos funerarios o pequeñas piezas de ajuar. Entre estos hallazgos, ha aparecido una escultura romana que representa la cabeza de un joven adolescente y que debe proceder de un monumento funerario.

Los expertos aseguran que las excavaciones hechas en el mercado de Sant Antoni han permitido documentar la vía romana, con sus diferentes cambios de recorrido, los enterramientos asociados y la "centuriación" de la colonia de Barcino, un modelo de organización territorial propio de la época romana del emperador Augusto.

Estos hallazgos arqueológicos han sido fruto del trabajo conjunto entre el Instituto Municipal de Mercados de Barcelona, el Instituto de Cultura de Barcelona y los responsables del proyecto de reforma del mercado de San Antoni, que ha puesto todo su empeño en preservar este importante patrimonio arqueológico. Todos los departamento implicados en estos hallazgos arqueológicos desean que los ciudadanos hagan suyo este patrimonio cultural y que lo puedan visitar.

Los hallazgos documentados abarcan restos de la época romana, del sistema defensivo de la ciudad en el siglo XVII y de la época moderna, en uno de los mercados de la ciudad construidos según el estilo de la denominada "arquitectura del hierro", subrayan sus promotores.

(Fuente: La Vanguardia / EFE)

20 de mayo de 2014

Una enorme bodega y un patio porticado, nuevos hallazgos de la excavación de la villa romana de la Sagrera (Barcelona)

La segunda fase de excavación arqueológica en la villa romana de la Sagrera ha descubierto más habitaciones, un patio porticado y un "importantísimo centro de producción vitivinícola", según avanzan responsables de los trabajos en la web Tribuna d'Arqueologia, dependiente del departamento de Patrimonio de la Generalitat.
Conjunto de habitaciones del S. V  halladas durante la segunda fase de excavación en la villa romana de La Sagrera.
Foto: DANIEL ALCUBIERRE / Tribuna de d'Arqueología
Los nuevos hallazgos corroboran otra vez que la residencia patricia que reposaba bajo el Pont del Treball era mucho más que un chalet de lujo: una finca tan extensa como la propia Barcino y muy próspera gracias a la elaboración de grandes cantidades de vino, como ya sugerían los restos encontrados hasta ahora.

Las habitaciones y espacios descubiertos en la zona doméstica son la prolongación directa de los ya conocidos –dónde se encontró el gran mosaico que lucirá la futura estación de trenes de la Sagrera–, puesto que se retomó la excavación desde los límites exactos donde se detuvo en 2011. En cambio, de la parte productiva no se tenían datos hasta el momento y en ella se ha localizado un gran edificio destinado al prensado de uva y producción de vino, que aporta mucha información sobre la relevancia de la villa. Además, los nuevos restos permiten definir con mayor precisión la evolución de todo el conjunto entre finales del siglo I aC y el siglo V dC.

LA EXPLOTACIÓN AGRARIA
Mansión y bodega deben imaginarse rodeadas de una vasta extensión de viñedos. De hecho, era el paisaje que caracterizaba la planicie alrededor de la pequeña Barcino, desde las murallas hasta el río Besòs. La poderosa finca de la Sagrera producía cada año kilos y kilos de uva, que se convertían en miles de litros de vino. ¿Hasta dónde llegaban sus viñas? Se desconoce, por ahora. La segunda fase, que ha intervenido en una superficie mucho mayor (unos 9.000 m2) que la excavada parcialmente en 2011 (1.150 m2), no ha podido determinar todavía la extensión total de los terrenos.

Ha incluido áreas de la vivienda, de los cultivos y de la bodega o centro vitivinícola, pero también ha evidenciado que quedan más restos por descubrir. "Ya se plantea que algún día habrá que excavar más allá del área afectada por las obras del AVE", señalan fuentes extraoficiales del yacimiento. Los trabajos han transcurrido con intensidad variable desde mediados de 2012 hasta este mes de mayo. "Se ralentizaron cuando el AVE llegó a Girona [enero de 2013], de 70 arqueólogos sólo quedaron una veintena", recuerdan las mismas fuentes.

Parte de las estructuras de producción halladas –dos prensas de uva y un depósito anexo– apuntan a una posible explotación vitivinícola anterior al establecimiento de la villa, con orígenes que se remontarían al último tercio del siglo I aC. También ha aparecido una canalización que serviría para verter el contenido de este depósito más antiguo a una cella vinaria o almacén para el vino que no se ha podido estudiar todavía porque queda fuera de los límites de la intervención actual. El edificio habría sido ampliado a mediados del siglo I dC con un torcularium de grandes dimensiones, donde se realizaba un segundo prensado mediante seis prensas diferentes que funcionaban de forma simultánea.

Ya en octubre de 2012 quedó claro el volumen que manejaba esta explotación agraria. Entre las estructuras vitivinícolas halladas destacaban varias rasas de viñedos, tres dolia defossa o tinajas gigantes para el mosto y prensas cuadrangulares, similares a las documentadas y reproducidas en 3D en el yacimiento de Veral de Vallmora, que pueden visitarse en el Parque Arqueológico Cella Vinaria de Teià (Maresme).

LA VILLA PATRICIA
La residencia también evolucionó. El gran patio porticado demuestra que desde sus orígenes la villa fue concebida como una vivienda de lujo, para una familia patricia acomodada. Con el paso de los siglos, fue ampliada y dividida en dos zonas diferenciadas: los ámbitos privados dónde residía la familia y los espacios de carácter representativo, en los que recibir a las visitas y hacer negocios.


Nuevos fragmentos de mosaico, más pequeños que el hallado en 2011, demuestran que disponía de una decoración laboriosa y refinada. También se han encontrado multitud de teselas dispersas –las pequeñas piezas de cerámica que forman los mosaicos–, posiblemente pertenecientes a la construcción primigenia, que se habrían destruido al ampliar la casa. "Han aparecido bolsas y bolsas de teselas, que se documentan pero que carecen de valor arqueológico al ser imposible reconstruir el dibujo que formaban", explica un experto.

Pese al esplendor que vivió, la villa fue abandonada siglos más tarde. Restos de fuegos hallados en algunas habitaciones sugieren que sus ruinas se convirtieron en un lugar de refugio ocasional, quizá para viajeros que pasaban la noche allí a la espera de poder cruzar las murallas de Barcelona a la mañana siguiente. Las circunstancias de su declive, abandono y destrucción son por ahora un misterio, una más de las muchas incógnitas de la Barcino romana.

PRESENTACIÓN PARTICIPATIVA
Los arqueólogos Daniel Alcubierre, Jordi Ardiaca, Pere Lluís Artigues y Sílvia Llobet expondrán este miércoles de forma oficial los resultados preliminares de esta fase de excavación. Carme Miró, responsable del Pla Barcino municipal, moderará y presentará la conferencia, que tendrá lugar en el Palau Marc (Rambla Santa Mònica, 8) a partir de las siete de la tarde. Se podrá seguir en streaming y plantear preguntas a los ponentes vía Twitter mediante el hashtag #tribuna2014.

7 de marzo de 2014

Descubren un nuevo tramo de la Vía Augusta bajo un mercado de Barcelona

La intervención arqueológica bajo el mercado de Sant Antoni, en el Eixample de Barcelona, ha permitido confirmar la presencia extramuros de una vía sepulcral romana, correspondiente al ramal costero de la Vía Augusta durante el Alto Imperio. Además de restos de pavimento también se han encontrado roderas de carro y una cama sepulcral.
Arqueólogos trabajando en el área de la Vía Augusta hallada bajo el mercado de Sant Antoni. Foto: LA VANGUARDIA.
Los hallazgos están muy bien conservados, según ha informado el Servei d'Arqueologia de Barcelona. Además del camino pavimentado, han aparecido varias roderas que habrían marcado los carros romanos y estructuras de elementos cercanas, como un sillar que podía haber sido utilizado como quicio de una puerta.
Fragmento de la Vía Augusta. Foto: La Vanguardia.

La actual fase de obras, fruto de la reanudación de los trabajos de remodelación del Mercado, empezó este mes de febrero y está dirigida –como las anteriores– por el arqueólogo Emiliano Hinojo García (CODEX-Arqueología y Patrimoni). Las excavaciones realizadas durante 2012 y 2013 ya permitieron documentar la actividad agrícola y residencial en la zona entre los siglos I y XIX, a través de los restos de una masía del siglo XVI que se derribó en 1644 para construir el baluarte defensivo que precedió al mercado.

A finales de 2013 ya se localizó un pequeño tramo de vía romana del siglo I dC, en el patio abierto de la calle Borrell. Los restos fueron cubiertos temporalmente por la necesidad de ejecutar toda la losa de apuntalamiento del nuevo mercado y en previsión de excavar en extensión durante la nueva fase de los trabajos. Con la nueva campaña de excavación ya se han documentado y excavado 12 metros de los 50 que podrían conservarse por debajo del glacis del baluarte de Sant Antoni, así como nuevas estructuras, cuya función no ha sido posible determinar por ahora.

CULTURA FUNERARIA ROMANA
"Sí que se puede avanzar, sin embargo, que se trata de una vía sepulcral", asegura el Servei d'Arqueologia, que recuerda que "a lo largo del Alto Imperio se enterraba fuera las ciudades, al lado de los caminos, tanto si eran incineraciones como inhumaciones". La localización de un un posible mausoleo del siglo I dC ha hecho llegar a esta conclusión a los especialistas, que han recuperado restos de marfil decorados y alterados por el fuego, en lo que parecen ser los restos de una cama funeraria.

CAMA FUNERARIA
La bibliografía de la época detalla que este tipo de camas se fabricaban con materiales como bronce, plata, oro, marfil, concha, hueso, madera o hierro, en función de la clase social del difunto. Para los romanos, la cama funeraria era el lecho del fallecido durante el velatorio y el transporte hasta la necrópolis. Con frecuencia era quemado junto al cuerpo en el ritual de incineración, lo que explicaría las evidencias de alteración por fuego en los restos de marfil hallados. Además, coincide con una cama parecida que se encontró en la intervención arqueológica de las Drassanes de Barcelona en 2010 y 2011.

Ambos restos refuerzan la tesis que existió una importante necrópolis junto a la vía de entrada a la ciudad romana de Barcino, cuyo trazado que se correspondería con los tramos documentados entorno a la calle del Hospital: en la plaza de Sant Agustí –donde se documentó otro mausoleo de los siglos II-IV dC–, en la iglesia de Sant Llàtzer de la calle del Pedró y en la plaza de la Gardunya, tras la Boquería. Los trabajos continuarán durante los próximos meses para continuar la documentación de esta vía de acceso y la necrópolis romana de la ciudad de Barcino.

(Fuente: La Vanguardia)

8 de enero de 2014

La presión popular salva la muralla íbera de Sikarra del soterramiento

Casi dos años después de su descubrimiento, las murallas ibéricas excavadas en Els Prats de Rei (en Anoia, Barcelona) tienen una cubierta provisional y garantizada su conservación y futura musealización gracias a que la Diputación de Barcelona ha asumido los costes después de que diferentes entidades culturales consiguieran más de medio millar de firmas a su manifiesto "Salvem Sikarra".
Vista de la muralla descubierta en Prats de Rei que data de los siglos VI y VII a.C. Foto: Mar Martí.
Se trata de una muralla muy bien conservada que, a juicio de los arqueólogos, corresponde con toda seguridad a una ciudad íbera de la que sólo se tiene una referencia documental en la Geografia de Ptolomeo y que citaba como Sikarra, palabra íbera con la que se denominaba a la comarca que hoy es la Segarra. Lo avala que a escasa distancia de la muralla, en otra excavación se encontró una moneda con la palabra escrita en caracteres íberos con dos caballos unidos en direcciones opuestas. 

El yacimiento se ha salvado de su cubrimiento gracias a la campaña en contra que iniciaron las entidades culturales asociadas a la Xarxa Sikarra, que consiguieron más de medio millar de adhesiones al manifiesto "Salvem Sikarra".

CUBRIMIENTO PROVISIONAL
El cubrimiento provisional de los restos se hace para garantizar su conservación y protección ante los rigores invernales. El proyecto que la Diputacion ya ha presentado ante el Ayuntamiento de Prats de Rei permitirá su observación a través de una cubierta de vidrio transparente para posteriormente establecer una museización estable que ponga en valor lo que queda de la antigua capital de la Segarra.

Las entidades de Xarxa Sikarra ya habían desarrollado un proyecto muy parecido con un coste de 40.000 euros, que la Diputació doblará y que servirá también para dar un nuevo tratamiento urbanístico a la plaza de Prats de Rei. Según fuentes de la Diputació, las obras podrían hacerse antes de verano.

UN HITO DE LA ARQUEOLOGÍA CATALANA
Según los defensores del mantenimiento, soterrar las ruinas habría sido "la solución más fácil pero también la menos inteligente". En el manifiesto ya pusieron de manifiesto que el hallazgo representa "un hito de la arqueología catalana, ya que permite demostrar la existencia real del oppidum ibérico de Sikarra, y en nuestro país esto se ha dado muy pocas veces ya que, en general, resulta extraordinariamente difícil poder relacionar de forma directa un topónimo antiguo, conocido a partir de alguna fuente histórica, con un núcleo de población ibérico concreto".

Sikarra fue en su momento un núcleo de especial importancia política, social y económica, por lo menos desde principios del siglo V a.C. De la importancia histórica de este núcleo da fe, además, el hecho de que el topónimo haya sobrevivido con tanta fuerza, transmitiéndose de generación en generación, cultura tras cultura, hasta hoy. 

Hasta hace poco, el dato más antiguo que se tenía de la Segarra eran unas lápidas romanas, también de Prats de Rei que indicaban la existencia de un municipium sigarrensis y fechadas en el II d.C. Ahora sabemos que Sikarra existía setecientos años antes.

27 de noviembre de 2013

Hallan el ábside de una basílica del S. VI en la iglesia de los Santos Mártires Justo y Pastor de Barcelona

Los arqueólogos han hallado en el subsuelo de la iglesia de los Santos Mártires Justo y Pastor de Barcelona parte del ábside de la basílica del siglo VI perteneciente al conjunto episcopal cristiano del que ya aparecieron otros elementos en excavaciones anteriores, como el arranque de un muro, una columna y el baptisterio, que demuestra la relevancia de Barcino en época visigoda.
Además del ábside han aparecido otras estructuras de la antigua iglesia visigoda. Foto: EFE.
Los arqueólogos han hallado en el subsuelo de la iglesia de los Santos Mártires Justo y Pastor de Barcelona parte del ábside de la basílica del siglo VI perteneciente al conjunto episcopal cristiano.

Además del ábside, las excavaciones en la misma zona de la capilla de San Federico han permitido localizar unas estructuras de la nave de la basílica del siglo VI, según ha explicado la arqueóloga Julia Beltrán de Heredia.

El ábside, ha precisado Beltrán, presenta en un nivel inferior un ámbito soterrado de 2,20 metros de altura, que "se trataría de una cripta ("confessio") seguramente de carácter funerario, destinado a acoger la tumba de uno o varios personajes destacados vinculado a la comunidad cristiana del momento".

El hallazgo permite a los expertos comenzar a dibujar la planta de este antiguo templo de culto cristiano que se situaría en sentido transversal a la actual iglesia gótica, y que constituiría "un edificio triabsidal", del cual se conservarían solo los dos ábsides extremos, pero no el central, "afectado por las parcelaciones del suelo que se acometieron en el siglo XVIII".

HALLAZGOS ANTERIORES

Los trabajos arqueológicos ya alumbraron en 2011 una columna y el arranque de un muro absidal y en 2012 parte de una piscina bautismal con planta en forma de cruz, ambos datados en el siglo VI, que junto con los restos hallados ahora confirman, en palabras de Beltrán, "la existencia de un segundo grupo episcopal, de carácter cristiano".

Este conjunto cristiano, situado bajo Santos Mártires Justo y Pastor, confirmaría "la coexistencia de dos obispos en la Barcelona del siglo VI, algo de lo que sólo se tiene constancia arqueológica en Rávena (Italia)".

Beltrán recuerda que "el siglo VI es potente para Barcelona, pues Barcino fue escogida como Sede Regia por los reyes visigodos Gesaleico, Teudis y Teudiselo y se sabe que había una buena convivencia de los recién llegados arrianos con la población local católica".

DOS CONCILIOS
Barcelona acogió en el siglo VI dos concilios, el primero en el año 540, siendo obispo Nebridi, tuvo lugar con toda probabilidad en la iglesia de los Santos Justo y Pastor

Bajo la catedral barcelonesa actual se documentó años atrás el primer grupo episcopal de la ciudad, con la basílica principal y el baptisterio, una iglesia martirial, el palacio y la sala de representación del obispo arriano y el palacio del conde visigodo.

En la última campaña arqueológica en Santos Mártires Justo y Pastor, en medio del ábside se ha encontrado un elemento singular, "una pequeña ventana ("fenestella confessionis") desde la cual los fieles podían mirar el interior de la cripta soterrada y orar, si bien también podría ser un espacio para guardar reliquias veneradas.

Otra actuación arqueológica cerca de la cabecera de la iglesia gótica ha permitido identificar una secuencia de dos pavimentos tardoantiguos ('opus signinum') y cuatro alto-medievales (mortero de cal).

El equipo arqueológico que dirige Beltrán plantea la hipótesis de que cuando los visigodos se instalaron en la ciudad "ocuparon" el núcleo episcopal que había bajo la catedral actual y que los católicos fueron "desplazados" a Santos Mártires Justo y Pastor, donde "probablemente había una primera iglesia de la que aún no tenemos constancia arqueológica", ha dicho la arqueóloga.

21 de noviembre de 2013

Documentan un rito funerario inédito del neolítico en Begues (Barcelona)

Un equipo de arqueólogos han hallado en la cueva de Can Sadurní, en la localidad barcelonesa de Begues, cuatro esqueletos humanos prácticamente íntegros de hace 6.400 años, inhumados según un rito funerario hasta ahora inédito en la península Ibérica.
Los cuerpos se conservan prácticamente íntegros y en la posición que fueron inhumados. Foto. LA VANGUARDIA.
El coordinador de la excavación, Manel Edo, ha explicado en el yacimiento que "hay muy pocas cuevas con necrópolis pertenecientes al período del hallazgo, el neolítico medio inicial, y además en este caso los cuerpos se conservan prácticamente íntegros y en la posición en la que fueron inhumados".

En esta misma excavación, en una campaña anterior ya se localizaron restos de la cerveza más antigua de Europa entre el ajuar funerario de otros cuerpos inhumados, no tan bien conservados, ha recordado Edo, además de la figura humana de cerámica más antigua de la Península Ibérica.

En Can Sadurní trabajan investigadores del Colectivo para la Investigación de la Prehistoria y la Arqueología del Garraf-Ordal (CIPAG) en colaboración con el Seminario de Estudios e Investigaciones Prehistóricas (SERP) de la Universidad de Barcelona.

Los restos ahora descubiertos, ha precisado Edo, quedaron protegidos por una ligera caída de piedras desde el exterior, cuando los cuerpos de los cuatro individuos aún estaban bastante enteros o iniciaban el proceso de descomposición.

AJUAR FUNERARIO
Los arqueólogos han conseguido identificar a un subadulto de 8 a 10 años en bastante mal estado; a dos niños de 3 a 4 y 5 a 6 años; y a un macho adulto de unos 50 años y de una altura de 1,55 metros.

Esta último está acompañado de un ajuar funerario compuesto por una vasija ovoidal con dos asas, porciones de dos cabras y un hueso de ternero, así como un colgante de hueso pulido situado bajo el codo de su brazo izquierdo.

Los cuerpos, que estaban alineados y en posición fetal, reposan sobre el lado derecho, en posición replegada y con la columna vertebral doblada, de espaldas a la pared norte de la cueva.

Los miembros inferiores están muy flexionados, con las rodillas ante el tórax y las piernas dobladas contra los muslos.

RITO FUNERARIO INÉDITO EN LA PENÍNSULA

"La posición en la que han aparecido los individuos indica que los cadáveres debieron ser atados con cuerdas y envueltos con una mortaja que los constreñía", explica.

"Los cuatro cuerpos no fueron enterrados, sino simplemente depositados siguiendo el contorno de la pared norte de la cueva y dejando aproximadamente un metro de distancia entre cada uno de ellos", ha precisado Edo, quien ha asegurado que se calcula que esta práctica funeraria duró unos doscientos años.

Encima de los cuerpos inhumados se iban depositando más sedimentos y posteriormente se proseguía con el depósito de más inhumaciones sobre estos nuevos sedimentos.

Un nuevo episodio de desprendimiento de piedras, en aquella ocasión más importante, desplazó y diseminó los restos de los últimos cuerpos que se habían depositado.

Aunque estas inhumaciones eran habituales en otras cuevas, como el yacimiento de Bélesta, en el Rosellón francés, "en Can Sadurní hemos tenido la suerte de que esa caída de piedras hizo que se conservaran los cuerpos casi intactos", ha comentado el arqueólogo.

RESTOS DE FERMENTACIÓN DE CERVEZA
Entre las inhumaciones posteriores y peor conservadas, en 1999, los arqueólogos ya habían localizado en un ajuar funerario el fragmento de una jarra en la que se identificaron oxalatos y fitolitos de cebada, que los investigadores determinaron que eran los restos de fermentación de cerveza más antiguos de Europa.

En la reciente campaña también se ha hallado una estructura de combustión que, por sus características, parece que es el producto de un único episodio, probablemente de unas pocas horas, pero suficientemente potente como para crear una capa de ceniza.

Edo ha señalado que aunque parece anterior al episodio funerario estudiado, en otras campañas ya se habían identificado en el mismo lugar otras estructuras de combustión contemporáneas a las inhumaciones".

Los arqueólogos creen que "hay relación entre estas estructuras de combustión y los rituales de inhumación: se trataría de fuegos rituales que se encendían el día en el que se depositaban los cuerpos en el interior de la cueva".

Los trabajos de 2013 en Can Sadurní han sido financiados a través de una campaña de micromecenazgo impulsada por el CIPAG, así como por el patrocinio de Cervesa Artesana Homebrew, el Centre d'Estudis Beguetans y el Ayuntamiento de Begues, lo que "ha permitido paliar el hecho de no hayan llegado las subvenciones concedidas por la Generalitat para las excavaciones", han señalado los investigadores.

En las tareas de investigación han intervenido asimismo el SERP de la Universidad de Barcelona, los laboratorios de Arqueozoología, Arqueobotánica y de Antropología de la Universidad Autónoma de Barcelona, la Universidad de Lleida y el CSIC.

(Fuente: EFE / La Información)

Vídeo del hallazgo editado por el diario "La Vanguardia":

13 de noviembre de 2013

Nuevos hallazgos replantean los orígenes históricos de Sitges (Barcelona)

Entre los elementos más destacados hay un anillo de oro, de 4,1 gramos de peso y 2 centímetros de diámetro que pertenece a la época romana. También se han documentado hay pasadores, cerámica y elementos de pesca, además de cerámica ática de época ibérica (S. IV a.C.)  junto a la muralla.
Algunos de los elementos recientemente descubiertos en Sitges. Foto: SERGI SABATÉ.
Las excavaciones que se han hecho en la calle Fonollar de Sitges (Garraf), dentro de las obras de reforma de los museos Cau Ferrat y Maricel, han dejado al descubierto varios hallazgos arqueológicos que sus responsables consideran de gran valor histórico. Uno de los elementos más destacados es un anillo de oro, de 4,1 gramos de peso y 2 centímetros de diámetro que pertenece en la época romana pero que está en un muy buen estado de conservación.

Estos hallazgos, en los cuales también hay pasadores, cerámica y elementos de pesca, "hacen replantear los orígenes más remotos del pueblo", según la directora de los museos de Sitges, Vinyet Panyella. Las piezas constatan que el Puig de Sitges era una zona habitada a finales del siglo I.

Los historiadores tendrán que "replantear" los orígenes de Sitges después de que se hayan hecho varios hallazgos arqueológicos de la época romana que pueden ayudar a entender mejor el pasado de este pueblo. Así lo ha expresado la directora de los museos de Sitges.

UN ANILLO EN PERFECTO ESTADO
Las excavaciones en la calle Fonollar han sacado a la luz un anillo de oro, que pesa 4,1 gramos y que hace 2 centímetros de diámetro que se encuentra en perfecto estado de conservación y que es de la época romana. Para el arqueólogo Pere Izquierdo, "este anillo no cabría en un dedo anular de una persona adulta" pero "podría ser el anillo de una criatura o quizás que se llevara en otras partes del cuerpo", ya que los romanos llevaban anillos en otros dedos o la nariz. La pieza encontrada estaba medio metro bajo la superficie, entre el pavimento y la roca calcárea sobre la cual se asienta el casco antiguo del pueblo.



ELEMENTOS IBÉRICOS
Durante los trabajos de investigación se documentó también la muralla medieval, soportada aparentemente sobre un muro de época ibérica. Entre los materiales que se encontró había cerámica ática, que confirma el empleo en época ibérica llena, en el siglo IV a.C. Otros hallazgos anteriores permiten afirmar la presencia humana en el Puig de Sitges desde la primera edad del Hierro, en el siglo VII a.C.

Pere Izquierdo también ha apuntado que se han encontrado "varias conchas y una cantidad muy grande de piedras" que proceden del fondo del mar, con que se podría tratar de pescadores. Dice que harán analizar la tierra "para encontrar espinas de pescado y poder saber qué especies pescaban".

INVENTARIO DE PIEZAS
Para la directora de los museos se tendrá que construir la historia del municipio para conocer mejor sus orígenes. Vinyet Panyella ha explicado que harán un inventario de las piezas que disponen para saber si se pueden exponer al público y como habría que hacerlo. Además, ha avanzado que el último viernes del mes de febrero se hará en Sitges un seminario sobre la arqueología del municipio. Entre las otras piezas que se han encontrado durante las excavaciones y que se han mostrado hay fichas de juego, pesos de redes, vidrio, cerámicas y varios pasadores.
(Fuente: La Vanguardia)

27 de agosto de 2013

Descubren herramientas neandertales de hace 58.000 años en el Abric Romaní de Capellades (Barcelona)

Investigadores del Instituto de Paleocología Humana y Evolución Social (IPHES) han anunciado este lunes el hallazgo de diversas herramientas de piedra en el yacimiento del Abric Romaní de Capellades (Barcelona) que corresponden a la "época de mayor esplendor" neandertal, hace unos 58.000 años.
Herramienta de silex rojo de quince centímetros. Foto: Gerard Campeny / IPHES
El descubrimiento supone la documentación por primera vez en este lugar de utensilios que son láminas cortantes, y se ha llevado a cabo durante la presente campaña de excavación arqueológica del lugar, el número 16 y bautizado como Nivel P.

Los instrumentos "evidencian un cambio tecnológico importante", según el director de la excavación y del Iphes, Eudald Carbonell, quien ha destacado que la escasez de restos de fauna localizados en este nivel indican que las estancias de los neandertales habría sido muy breves en esta época.

Se trata del primer nivel arqueológico en el que se ha encontrado tecnología de láminas, unas "materias privas muy variadas, sobre todo el caso del sílex: "Parece, además, que hay una búsqueda de materiales de buena calidad y aptitud para la talla", ha apuntado Carbonell.

Asimismo, se ha documentado el uso de precursores de piedra más blanda --gres--, adecuados para la obtención de láminas de piedra, en un nivel del yacimiento en el que, como es habitual, también se han encontrado al menos una veintena de hogares. 


Los hogares, no obstante, son más pequeños que en excavaciones anteriores, lo que hace pensar a los investigadores que hace 58.000 años los neandertales ocuparon este lugar en periodos de tiempo más cortos, quizás como parte de partidas de aprovisionamiento de materias primas y recursos animales.

La actual campaña del Abric Romaní se lleva a cabo desde el 8 de agosto y finalizará el próximo sábado, después de que hayan participado un equipo internacional de unos 40 personas, y los trabajos finales se centran en eliminar los sedimentos estériles que separan el actual nivel del siguiente que será excavado, el nivel Q.

28 de junio de 2013

Las excavaciones en Sant Pau del Riu-Sec de Sabadell aportan nuevos restos medievales

Además de tres silos de almacenaje de cereal de la época medieval, datados entre los siglos XI y XII se han recuperado un par de regatón de vaina de cuchillo de bronce, algunos elementos de hierro correspondientes a puntas de flecha, parte de una hebilla de bronce de aperos de caballerías, así como varios recipientes cerámicos de uso culinario y piezas de vajilla de mesa decorada de finales del siglo XIII y principios del siglo XIV.
Las excavaciones están aportando muchos materiales
de los siglos XIII y XIV. Foto Ayto. Sabadell/Jordi Roig.
La última campaña de excavación arqueológica en la zona de Sant Pau de Riu-Sec de Sabadell (Barcelona) ha puesto al descubierto nuevos restos, entre ellos la localización de tres silos de almacenaje de cereal de la época medieval, datados entre los siglos XI y XII y atribuibles a los graneros de la Sagrera eclesiástica de la iglesia románica, según ha informado el consistorio.

También se ha llevado a cabo la excavación arqueológica de los niveles de uso y de abandono de los ámbitos construidos de la granja templaria del siglo XII-XIII, iniciados en el año 2011 y pendientes de terminar, cuyo trabajo en los estratos de abandono ha proporcionado mucho material de los siglos XIII y XIV, correspondiente al último momento de vida de la encomienda templaria, los cuales se suman a los localizados el año pasado.

En el marco de la campaña, se han recuperado un par de regatón de vaina de cuchillo de bronce, algunos elementos de hierro correspondientes a puntas de flecha, parte de una hebilla de bronce de aperos de caballerías, así como varios recipientes cerámicos de uso culinario y piezas de vajilla de mesa decorada con motivos en verde y manganeso, características de finales del siglo XIII y principios del siglo XIV.

Los hallazgos apuntan a una importante prosperidad económica en este período de casi 200 años de dominio templario del conjunto, confirmándose como la etapa más floreciente de la historia de la parroquia y hasta ahora desconocida.

Las tres instituciones responsables, el Ayuntamiento de Sabadell, la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y el Instituto Catalán de Arqueología Clásica, tienen previsto continuar con las excavaciones en próximas campañas, combinando las prácticas docentes y formativas de los estudiantes con la investigación arqueológica del yacimiento, cuyos trabajos se iniciaron en 2007 a raíz de una operación urbanística.

(Fuente: Europa Press)

22 de abril de 2013

Encuentran una cabeza romana datada entre los siglos I y II en la villa romana de La Sagrera (Barcelona)

La cabeza ha aparecido en una zona de vertidos, aprovechada por generaciones romanas del siglo III, formando parte de un muro, zona en la que también se han encontrado restos cerámicos, como es habitual, y también sillares.
La figura podría datarse en la primera mitad del S. II bajo el imperio
de Adriano.
Los trabajos arqueológicos en la villa romana del Pont del Treball Digne de Barcelona han dejado al descubierto una cabeza escultórica de mármol de la época romana, datada entre los siglos I y II d.C., que, según las primeras hipótesis, está vinculada a un programa decorativo basado en la viña al asociarse al anterior hallazgo de una cabeza de mármol que representa a Baco, dios de la agricultura, el teatro y el vino.

En rueda de prensa, la catedrática de arqueología de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) Isabel Rodà ha explicado que esta cabeza corresponde, según las iconografía tradicional, al dios menor Sileno, un sátiro que pertenecía a la comitiva del dios del vino y que era representado por un hombre anciano y calvo, entre otros atributos.

Esta figura habitual en la comitiva de Baco también resulta recurrente en la decoración de las villas romanas, y concretamente en Barcino, donde la explotación vinícola era importante para abastecer de vino a todo el Mediterráneo, algo que se ha podido demostrar por el hallazgo de los envases en los que se exportaba a puntos muy alejados de Barcino.

Se trata de una cabeza de un mármol "muy fino, bueno y seguramente grueso" -un material cuyos orígenes la investigadora ha situado en las Islas Griegas- y que podría datarse concretamente de la primera mitad del siglo II bajo el Imperio de Adriano, por una técnica usada en los surcos de su barba. La cabeza ha aparecido en una zona de vertidos, aprovechada por generaciones romanas del siglo III, formando parte de un muro, zona en la que también se han encontrado restos cerámicos, como es habitual, y también sillares.

La zona en la que ha sido hallada se sitúa justo al lado de una zona con hasta seis prensas para la explotación de la viña, una infraestructura que no era habitual en estas dimensiones, y que situarían esta villa como un extenso complejo de producción agropecuaria basada en la viña y la producción de vino.

El teniente de alcalde de Cultura del Ayuntamiento, Jaume Ciurana, ha explicado que este hallazgo, sumado a los anteriores, como el mosaico, la pintura mural y la escultura de Baco, permiten hacer un "dibujo muy claro" de la villa romana de la Sagrera, así como de su extensión y capacidad, pese a encontrarse los restos en un estado de conservación bastante degradado.

Esta escultura de momento no tiene un lugar expositivo asignado, ya que previamente debe ser limpiada e investigada en un centro que del consistorio dispone en la Zona Franca de Barcelona, aunque su hallazgo será próximamente publicado en los cuadernos de arqueología que edita la ciudad.

4 de abril de 2013

Descubren una sepultura funeraria con mosaico del siglo IV en Els Prats de Rei (Barcelona)

También se han localizado estructuras de época ibérica, romana y medieval
Las excavaciones arqueológicas que desde hace dos semanas se han estado haciendo en Els Prats de Rei, en la comarca de la Anoia, han permitido sacar a la luz una lápida musiva del siglo IV. Se trata de una sepultura funeraria con mosaico que se solía poner a los sarcófagos de la gente importante. 
La lápida que se ha descubierto en Els Pratd de Rei.  FOTO: Estefanía Escolá
El director de las obras, Dídac Pàmies, ha explicado a la ACN que se trata de un descubrimiento relevante teniendo en cuenta que en toda Catalunya sólo se han localizado siete de dicha tipología. Las excavaciones, que se sitúan delante de la iglesia de Santa Maria, también han permitido localizar estructuras de época ibérica, romana y medieval. Entre los hallazgos, hay seis sarcófagos de los siglos IV y VI, y 38 esqueletos que entre los s. XVI y XVIII.

Los restos arqueológicos se han descubierto mientras se realizaban las obras de alcantarillado y de renovación del casco antiguo del municipio de la Anoia. Els Prats de Rei fue declarado Bien Cultural de Interés Nacional (BCIN) y por este motivo todas las obras que se quieran hacer en el término municipal deben estar supervisadas por un arqueólogo.

La sepultura funeraria con mosaico que se ha localizado delante de la iglesia de Santa Maria forma parte de un panteón paleocristiano de la última mitad del siglo IV o primera del siglo V. El director de las excavaciones arqueológicas, Dídac Pàmies, ha explicado que este tipo de sepulturas funerarias con mosaico se solían poner en los sarcófagos de gente muy importante dentro de la comunidad cristiana.

Pàmies ha destacado la importancia de este hallazgo ya que, hasta ahora, sólo se conocían seis más en toda Catalunya con esta tipología. En concreto, cuatro en Tarragona, una en Barcelona y una más en Terrassa. En el mosaico de Els Prats de Rei -que se encuentra en mal estado de conservación- se puede ver un símbolo cristiano llamado Crismón, un trenzado y círculos hechos con teselas de mármol de colores.

Este miércoles, técnicos del Servei de Restauració de Béns Mobles de la Generalitat han extraído la lápida descubierta para analizarla y restaurarla, y se prevé que el mosaico vuelva al municipio para ser expuesto en el museo.

Otros hallazgos
Por otra parte, las excavaciones que se han hecho durante estos días y que ya se han dado por finalizadas también han permitido localizar seis sepulturas de los siglos IV y VI, 38 esqueletos que datan de los s. XVI y XVIII, y estructuras de época ibérica, romana y medieval. El alcalde del municipio, Francesc Duocastella, ha resaltado la importancia de los hallazgos y ha manifestado su satisfacción por estar realizando una obra que, por un lado, conllevará una mejora del núcleo de Prats y, a la vez, "nos permite conocer mejor nuestra historia ".

En total, el ayuntamiento ha recibido 1,2 millones de euros provenientes de los programas Viure al Poble de la Generalitat, ayudas de la Diputació de Barcelona y también del PUOSC. El dinero servirá para arreglar todo el casco antiguo del pueblo -pavimentación, mobiliario urbano, señalización, alcantarillado y aguas- y también para hacer las excavaciones arqueológicas.
(Fuente: La Vanguardia)

5 de febrero de 2013

Descubren nuevos mosaicos en la villa romana de La Sagrera (Barcelona)

Los motivos decorativos del mosaico así como su composición, son parecidos a los de otras villas peninsulares del siglo IV
Se trata de un mosaico polícromo (opus tesellatum) realizado con piezas cúbicas de pequeñas dimensiones.
Foto: Daniel Alcubierre/CODEX/ICUB
La excavación arqueológica de la villa romana puesta al descubierto con las obras de tren de alta velocidad en la Sagrera de Barcelona ha sacado a la luz nuevos fragmentos de mosaico polícromo, que se investiga si estaban en el mismo ámbito que el localizado en el verano de 2011.

Según explica el ayuntamiento en un comunicado, los dos sectores de mosaico configurarían una superficie de unos 60 metros cuadrados, aunque todavía no se ha visto el punto de contacto entre uno y otro ni se puede confirmar que correspondan a un mismo ámbito.

Los trabajos arqueológicos en la villa romana del Pont del Treball, en el barrio de la Sagrera, se retomaron a mediados de 2012 en el espacio donde se localizó el mosaico de unos 50 metros cuadrados el verano del 2011.

Se trata de un mosaico polícromo (opus tessellatum) realizado con piezas cúbicas de pequeñas dimensiones y materiales diversos que daban lugar a combinaciones de dos o más colores.

Por lo que se ha excavado en ahora, la decoración del mosaico presenta un conjunto de motivos geométricos, que forman una composición simétrica combinada con algunos motivos figurativos.

La composición es diferente a la documentada en la primera fase de los trabajos, pero conserva la policromía de las teselas, además de la repetición de ciertos motivos decorativos, como los nudos de Salomón y las flores de cuatro pétalos.

Se pueden observar motivos figurativos como un cráter con dos pájaros bebiendo y un recipiente con flores, acompañados de la figura de la esvástica, elemento decorativo habitual en estos tipos de composiciones.

Los motivos decorativos hasta ahora identificados en este mosaico de la villa romana del Pont del Treball, así como la composición, son parecidos a los de otras villas peninsulares del siglo IV.

(Fuente: La Vanguardia / EFE)

25 de enero de 2013

Un baptisterio del siglo VI demuestra la relevancia de Barcino en época visigoda

Los restos, en la Basílica dels Sants Màrtirs Just i Pastor en Barcelona son la primera prueba arqueológica de que la ciudad contaba con dos núcleos episcopales. La presencia de una piscina bautismal se vincula a la presencia de un obispo, ya que el ejercicio de este sacramento les estaba reservado en exclusiva, lo que prueban que había sido catedral y desentierra del olvido la importancia histórica del templo

El baptisterio es un elemento que utilizaban los obispos una vez al año.
Un baptisterio del siglo VI dC hallado entre los restos descubiertos en la Basílica dels Sants Màrtirs Just i Pastor -una de las más antiguas de Barcelona- prueba que el templo constituía el segundo núcleo episcopal de la ciudad, lo que confirma la relevancia de Barcino durante el imperio visigodo.

La reliquia, que forma parte de los restos que se descubrieron hace un año por azar durante el cambio de suelos de la basílica, ha sido presentada ese miércoles por su párroco, Armand Puig; el teniente de alcalde de Cultura, Jaume Ciurana; y la directora del estudio sobre la Barcelona cristiana y visigoda, Júlia Beltrán.

El baptisterio, un elemento que utilizaban sólo los obispos -una vez al año, en la víspera de Pascua-, habría estado cubierto por una capa de pintura roja, según Beltrán. Tiene forma de cruz, probablemente irregular, de la que se conserva un brazo y parte de un segundo, así como unos escalones en la parte interior del brazo entero que servían para descender y ascender, ha asegurado la arqueóloga.

El hallazgo demuestra que los visigodos, que llegaron a la ciudad el año 415 con el establecimiento de Ataúlfo y Gala Placidia y profesaban el arrianismo, ocuparon el entonces único núcleo obispal de Barcino, situado bajo la actual Catedral. Eso habría obligado al obispado cristiano romano a desplazarse a lo que hoy es la Basílica de Sant Just i Pastor -de ahí la presencia del baptisterio-, donde parece que ya había una comunidad eclesiástica.

Ya existían documentos tanto de esta dualidad obispal como de la convivencia de culto entre los cristianos romanos y los visigodos arrianos, una rama del primer cristianismo que negaban la divinidad de Jesús y que fue condenada como herejía en el 325 dC. Sin embargo, "dado que los documentos a veces exageran la realidad", el hallazgo arqueológico constituye la confirmación fehaciente de ambos hechos, ha afirmado Beltrán. Hace un año ya se encontraron restos de hasta el siglo I dC, que ayudarían a constatar que el culto cristiano se ejercía desde época romana tardía. En el mismo espacio también fue hallado un osario con restos de barceloneses muertos en el sitio de 1714.

Sant Just fue catedral
El hecho de que se confirme que la Barchinona visigoda fue una ciudad con dos núcleos obispales supone que, pese a su reducido tamaño, "tuvo un peso importante en la etapa visigoda, que continuó ejerciendo posteriormente como centro de poder", ha apuntado la investigadora. También constata que la basílica fue catedral, una hipotesis largamente sostenida que hasta ahora tampoco había podido confirmarse.

Asimismo, se entiende mejor el crecimiento del primer grupo episcopal de Barcelona -ocupó casi una cuarta parte de la ciudad- impulsado por el primer poder oficial y la política visigoda así como otros hallazgos en el entorno de Sant Just i Pastor, como dos sarcófagos encontrados cerca de la Basílica.

Beltrán ha enfatizado que el trabajo arqueológico justo acaba de empezar, pero que "se ha abierto una puerta enorme al estudio de Sant Just i Pastor y de la ciudad tardoantigua". Esta segunda fase ha tenido lugar de octubre a diciembre, se enmarca en el Pla Barcino para la recuperación y puesta en valor de la Barcelona romana y forma parte de un proyecto de investigación arqueológica más amplio sobre la Barcelona cristiana y visigoda, dirigido por Julia Beltrán de Heredia.

Ciurana ha destacado que el descubrimiento encaja con la voluntad del Gobierno municipal de plantearse y comprobar "nuevas hipótesis arqueológicas", aunque ha condicionado el avance de las obras de investigación en la basílica a su condición de lugar de culto y parte de la trama urbana.