22 de agosto de 2014

Las catas arqueológicas amplían la extensión de la villa romana de Sant Gregori, en Burriana (Castellón)

Los trabajos de excavación que se están llevando a cabo este verano en la villa romana de Sant Gregori, en Burriana (Castellón), han descubierto que la vivienda de la villa romana era más extensa de lo previsto. Se han descubierto dos habitaciones nuevas y restos de pintura mural y cerámica muy bien conservados.
Aún falta por delimitar la extensión de la villa porque la zona trasera no se ha excavado. Foto: LA PLANA AL DÍA.
Se han realizado labores en dirección al mar y "hemos encontrado una gran nave de más de 15 metros de largo que aparentemente da al mar porque luego hay un muro muy ancho y tiene pinta de estar cimentado sobre la grava. Parece ser que ya hemos encontrado el límite del contacto entre la antigua villa y el mar que era uno de los objetivos que teníamos", apuntó el arqueólogo municipal, José Manuel Melchor.

ZONA MÁS NOBLE DEL POBLADO ROMANO
Este hallazgo lleva a modificar las previsiones iniciales de la extensión de la villa romana que, junto a su huerto, se pensaba que ocupaban unos 2.000 metros cuadrados, pero "pese a que todavía no podemos dar las dimensiones de la parcela, sí que podemos asegurar que será de más extensión porque la villa es más ancha y profunda de lo que suponíamos en un principio".

Se trata de la zona más noble del poblado romano, el lugar donde vivía el señor, donde tenía su estanque, su jardín... y responde al prototipo de vivienda señorial de la época y con la misma estructuras de las halladas en la propia Italia. "Cuando acabemos hay muchas posibilidades de que sea la mejor, ya que está muy bien conservada, es muy visible, muy didáctica y comparada con lo que hay excavado hasta ahora en la provincia, de las mejores", aseveró Melchor. Y buena culpa de ello es el hecho de que se encuentra en parcelas destinadas al cultivo de cítricos: "Estas excavaciones, a nivel de conservación es muy bueno y de hecho hemos encontrado unos pavimentos de adobe.

RESTOS BIEN CONSERVADOS
Parte del equipo de excavación en Sant Gregori. Foto: LA PLANA AL DÍA.
El buen estado de conservación se debe a que fue una zona abandonada y muy cultivada en los siglos XIX y XX y eso permitió una buena conservación" ya que la presión urbanística no ha existido y la zona, incluída en el PAI Golf Sant Gregori, quedará delimitada e integrada en el proyecto, pero a salvo de las construcciones.

Ya van cuatro años de excavaciones y aún no se ve el fin: "Aún falta para delimitar toda la villa porque la parte trasera de la misma aún no se excavado ya que estamos pendientes de tirar una vivienda abandonada y va hacia el campo de golf, con lo que hay que gestionar la intervención porque son suelos que ya no pertenecen a dominio público. Ahora nos interesa este límite hacia el mar y en las próximas campañas queremos avanzar hacia el norte para seguir delimitando la villa por unos de los costados", apuntó el arqueólogo, quien añadió que "no hay previsión de finalizar. Vamos poco apoco porque no hay prisa. No hay ninguna presión urbanística en estos momentos y eso nos permite trabajar con tranquilidad, ya llegará el momento de tener prisas, pero a esta marcha, tenemos para bastantes años".

NUEVOS DESCUBRIMIENTOS
Además de ampliar los límites de la vivienda, en los trabajos de este verano también se han descubierto dos habitaciones nuevas y restos de pintura mural y cerámica, "que es la tónica de lo que iba apareciendo en otras campañas".

En estas excavaciones intervienen una veintena de personas. La mitad son estudiantes de la Universitat de Valencia y de la UJI. La otra mitad, personal del paro agrícola "que echa una mano a nivel de limpiar la capa superficial". Ayer se trabajaba en la consolidación de pavimentos de tierra, "que son un poco más delicados de conservar y se protegen los bordes con morteros" y se realizaron bajo la dirección técnica de una restauradora que "está enseñando a los estudiantes cómo conservarlo".
(Fuente: La Plana Al Día)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada