8 de noviembre de 2013

Murcia destinará 217.000 euros para la puesta en valor y recuperación de Medina Siyâsa, en Cieza

El asentamiento andalusí encabeza el catálogo de vestigios musulmanes de su época dentro de la Península Ibérica. Sin embargo, los trabajos que la Comunidad Autónoma murciana ha realizado en más de 20 años se limitan a pequeños parcheos realizados, en su mayoría, por estudiantes subvencionados por la Unión Europea.
En su época de máximo esplendor, en los siglos XII y XIII Medina Siyasa llegó a contar con 4.000 habitantes.
La inversión de 217.000 euros se recoge en el proyecto presupuestario que la Consejería de Cultura ha presentado ante la Comisión de Economía, Hacienda y Presupuestos de la Asamblea Regional de Murcia.

Uno de los principales objetivos de Cultura para 2014 será la “apuesta por las políticas estratégicas para impulsar el sector turístico y consolidar los indicadores positivos de esta área clave en la Región”. Así, ha resaltado el consejero de Cultura, Pedro Antonio Cruz, que “se reforzará la innovación tecnológica para la formación ‘on line’ y la apertura de la promoción turística a nuevos mercados”.

Para observar el franco deterioro por el que atraviesan estas ruinas, basta con ascender hasta la ladera del cerro del castillo de La Atalaya de Cieza para hacerse eco de un aparente estado de abandono en su conservación. Derrumbes y matorrales crecidos ofrecen una imagen deplorable, que debiera ser subsanada con inmediatez por respeto a la joya del vasto legado histórico ciezano. 
Fotografía de 2010, con uno de los últimos equipos de trabajo
integrado por estudiantes de diferentes países. Foto: SIYASA EMAIL

IMPRESCINDIBLE PARA LA INVESTIGACIÓN DEL MUNDO ISLÁMICO
El despoblado de Siyâsa, situado en el Monte del Castillo de Cieza, es uno de los yacimientos arqueológicos más importantes de la Península Ibérica, así como fuente imprescindible de investigación y conocimiento del mundo islámico occidental durante los siglos XI, XII y XIII.

El asentamiento está defendido por una muralla que lo rodea y una alcazaba que domina estratégicamente la zona, controlando las alquerías diseminadas en torno a los regadíos del río Segura.

En su época de máximo esplendor, a mediados del siglo XII y principios del XIII, el poblado llegó a tener cerca de 787 viviendas de diversa superficie y más de 4.000 habitantes. En el interior de los hogares se realizaron obras de verdadera belleza en la decoración de los arcos de puertas, ventanas, miradores y celosías.

La alcazaba disponía de dos recintos amurallados, uno inferior llamado Albacar destinado a refugiar a la población en caso de ataque enemigo, y otro superior denominado Celoquía, que ocupaba la zona más escarpada del cerro, constituyendo un ámbito inexpugnable que actuaba como último bastión defensivo.

El asentamiento se completaba con un cementerio intramuros en el que las fosas siguen la tradición musulmana de situarse orientadas hacia La Meca

OTRAS INVERSIONES
Asímismo los centros museísticos dependientes de la Red Regional potenciarán sus actividades y para el próximo ejercicio contarán con un aumento del 5,11 por ciento respecto año anterior. Asimismo, se destinarán ayudas para el sostenimiento del Museo de la Catedral, el Museo Salzillo, el Museo del Teatro Romano de Cartagena y el Museo de Artes y Costumbres Populares de Barranda con una inversión de 100.000 euros para cada uno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario