15 de febrero de 2012

El Cid se revuelve en su tumba

La Guardia Civil investiga el robo de más de un centenar de piezas de la colección donada por el artista Segundo Escolar al Monasterio de San Pedro de Cardeña (Burgos) y que estaban expuestas al público en la sala cidiana de la abadía. 
Todo parece indicar que se trata de un robo por encargo realizado por profesionales que se llevaron tres esculturas, dos arquetas y varios juegos de arras y medallas cidianas, entre otras cosas.
El prior Vidal junto a las urnas. desvalijadas.
El prior del Monasterio de San Pedro de Cardeña, José María Vidal, considera que el robo pudo producirse en la noche del domingo, aunque la presencia de los ladrones no activó el sistema de alarma con que cuenta el templo, por lo que los hechos no se descubrieron hasta el domingo.
Al parecer, los cacos entraron por un rosetón que da justo al lugar donde se encontraba la colección donada por Segundo Escolar, la sala cidiana de la abadía donde se encuentran, además, los sarcófagos del Cid y doña Jimena. Se da la circunstancia de que desde el exterior, esta entrada se encuentra a sólo unos dos metros del suelo y, una vez dentro, los intrusos se descolgaron por un retablo para llegar hasta el suelo del templo desde una altura interior de unos cinco metros.
Se da la circunstancia de que ese ojo de buey es el único acceso al templo que no está conectado al sistema de alarma, por lo que se considera que los ladrones habían estudiado previamente el lugar y preparado minuciosamente el golpe, que llevaron a cabo sin causar grandes daños ni en las vitrinas ni en el resto de piezas de la sala cidiana del monasterio. .

Asalto específico

El prior de esta abadía conocida por ser el lugar en el que se inició el destierro del Cid, explicó ayer que los intrusos asaltaron específicamente tres de las doce vitrinas de la sala de donde se llevaron más de un centenar de monedas y medallas de oro, plata y bronce diseñadas por Segundo Escolar sobre la historia del Cid, con motivo del milenario del «Cantar de mio Cid«, que se celebró en 2010. El precio del metal de estas piezas rondaría los 10.000 euros, aunque su valor artístico es «incalculable».
El propio artista Segundo Escolar lamentó los hechos y, a la espera de los resultados de la investigación abierta, mostró su esperanza de que, al menos, las piezas que han sido robadas «no sufran» y se conserven, «aunque sea en colecciones privadas».
El subdelegado del Gobierno en Burgos, José María Arribas, declaró a Ical que ya se mantuvieron contactos con responsables de Patrimonio de la Junta de Castilla y León y del Arzobispado de Burgos.
(Fuente: ABC / Mar González

No hay comentarios:

Publicar un comentario