14 de diciembre de 2010

El pecio fenicio de "La Campana" sigue sorprendiendo por sus descubrimientos

  • Hubicado en aguas de Murcia, data de hace mas de 2600 años, y transportaba colmillos
El hallazgo de barcos fenicios en las costas de Murcia, no acaba de deparar sorpresas. Así lo constatan desde hace tres años los arqueólogos que trabajan en los meses de verano en el pecio fencio de unos 15 metros de eslora hundido cerca de isla Farallón e isla Grosa, y cuya madera de casco data del siglo VII A C. Esta investigación financiada por la National Geographic Society y al mando del español Juan Pinedo Reyes y el estadounidense Mark Edward Polzer saca a la luz cada día nuevos datos sobre el pecio de "La Campana" un barco fenicio comercial que habría partido de Cádiz con destino a la costa mediterránea española con una carga de colmillos de elefantes africanos, piezas de cerámica, ánforas con  pescado, platos, lucernas, cuencos, urnas, ungüentarios, peines, ámbar. 
Un ancla bajo el lecho marino.

El Ministerio de Cultura colabora con personal del Museo de Arqueología Subacuática de Cartagena (ARQUA) en este estudio arqueológico en el que colaboran arqueólogos de numerosos países desde hace tres años, bajo la protección del Ministerio de Cultura y la Guardia Civil.

Mientras los conocidos pecios fenicios de Mazarrón I y Mazarrón II tienen un tamaño próximo a los 7 metros, el pecio La Campana, alcanza los 15 metros de eslora.

"Hemos documentado una parte mínima del yacimiento, por lo que las perspectivas para las siguientes campañas son inmejorables. Este yacimiento ya es de por sí uno de los mayores y más importantes hallazgos de la arqueología clásica en el Mediterráneo Occidental por la diversidad, riqueza y abundancia de los materiales que transportaba. Además, nos ofrece una visión única de las transacciones y del comercio marítimo fenicio", asegura el buzo y arqueólogo submarino Juan Pinedo al diario murciano La Verdad.

El Museo Arqua custodia ya en sus almacenes tanto materias primas, como cerámica, elementos suntuarios (de lujo) y alimentos. Los arqueólogos tienen ya más de una decena de colmillos de marfil de 70 a 150 centímetros de longitud procedentes de elefantes del norte de África ya extinguidos, con inscripciones en alfabeto fenicio; y más de 200 lingotes de estaño, muchos lingotes de cobre y piedras de galerna (plata y plomo).  
(Fuente: Bajoelagua.com)

No hay comentarios:

Publicar un comentario