Mostrando entradas con la etiqueta tumbas romanas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta tumbas romanas. Mostrar todas las entradas

13 de febrero de 2017

El fuerte oleaje desentierra una tumba romana en Sitges

Los restos humanos se corresponden a tres individuos, uno de ellos un bebé. La localización de las tumbas excavadas tan cerca del mar se explica, según el arqueólogo, porque en la antigüedad la línea del mar estaba unos 150 metros más lejos 
Los restos del enterramiento a pocos metros de la orilla del mar. FOTO: JOAN GARCÍA TARGA.
El peor temporal marítimo de los últimos 15 años en el Garraf, el pasado mes de enero, no sólo dejó daños. También puso al descubierto los restos de una tumba romana, definida por unas tejas que delimitaban un espacio rectangular con la presencia de restos humanos, al lado de la antigua discoteca L’Atlàntida de Sitges.

Los restos humanos corresponden a tres individuos. Por una parte, el jueves se encontró el esqueleto de un hombre de unos treinta años, con algunas patologías óseas pendientes de precisar. Asociados a él se han encontrado unos pocos fragmentos conservados de un bebé, de alrededor de un año. También se ha localizado un segundo cuerpo bastante entero, correspondiente a una chica de unos 16 años, dispuesta de lado, dentro de las tejas que conformaban inicialmente un receptáculo cerrado como un ataúd.

SIN NUEVAS EVIDENCIAS
Al finalizar la excavación se ha abierto un poco más su entorno, pero no se ha encontrado ninguna otra evidencia de tumbas u otros restos materiales romanos.

En los trabajos llevados a cabo en torno a la iglesia del Vinyet en los años cincuenta del siglo XX se documentaron unas tumbas de características parecidas, y a finales del siglo XIX se recuperó un sarcófago de piedra de Santa Tecla que se depositó en el Racó de la Calma de Sitges hace años. No se tiene constancia de otras tumbas romanas en el municipio, que algunos defienden que podría ser la antigua Subur romana a pesar de no haber ninguna certificación fehaciente que lo acredite. Algunos eruditos han defendido que Sitges era núcleo romano situado en un lugar indeterminado entre Barcino y Tarraco mencionado en textos latinos de los siglos I y II de nuestra era.

El coste de la excavación ha sido sufragado por el servicio de Arqueología de la Generalitat de Catalunya. Los trabajos los han dirigido el arqueólogo Joan Garcia Targa y la antropóloga física Núria Armentano, técnicos contratados por la empresa de arqueología Àtics y con la colaboración desinteresada de la arqueóloga Sofia Aldeco Cobo y de Maria Angeles Matías, Antoni Franco y Josep Carbonell Vidallet.

LÍNEA DEL MAR
Es posible que los restos excavados, según Garcia Targa, “tengan relación con el yacimiento identificado como Santa Margarida, que se localiza dentro del recinto actual del Club de Golf Terramar de Sitges. En este lugar se recogieron fragmentos cerámicos de época romana. La localización de las tumbas excavadas tan cerca del mar se explica, según el arqueólogo, porque en la antigüedad esta línea estaba unos 150 metros más lejos que ahora. Hay fotografías de hace más de cien años donde la playa era mucho más extensa.

En Sitges se han localizado varias evidencias de ocupación romana: dependencias productivas en el Puig de Sitges (casco antiguo), depósitos de prensado de vino en Les Forques (cerca de Aiguadolç) o la villa romana del Vinyet. “En ningún caso se puede afirmar de forma rigurosa y seria que podemos identificar todas estas evidencias como los restos de la mencionada Subur de las fuentes clásicas”, según Garcia Targa.

(Fuente: La Vanguardia / Ramón Francás)

10 de febrero de 2016

Descubren dos tumbas romanas en el Centro de Vigo

Se trata de dos tumbas con tégulas y ladrillos de época aún poco definida, pero que se sitúan en el amplio período que va desde el bajo imperial (siglo III) y el período tardorromano (que llega al siglo VII). También se han encontrado una serie de estructuras de piedra datadas entre finales del siglo XVIII y el siglo XX.
 Es la primera vez que aparecen sepulturas romanas en el centro de la ciudad. FOTO: XOAN CARLOS GIL
En el solar del pazo de los marqueses de Valladares, ubicado entre las calles Oliva, Laxe, Xuanelo y Baixada ao Forte, se han hallado restos romanos importantes para conocer mejor el pasado de la ciudad. Por primera vez en una excavación, han aparecido sepulturas de época romana. Son dos tumbas con tégulas y ladrillos de época aún poco definida, pero que se sitúan en el amplio período que va desde el bajo imperial (siglo III) y el período tardorromano (que llega al siglo VII). Además, los arqueólogos que están trabajando en la zona también han localizado otras tres tumbas, pero que todavía están en fase de excavación.

El hallazgo se enmarca en las medidas cautelares ordenadas por la Dirección Xeral de Patrimonio para esta zona. Tras los sondeos iniciales, que permitieron detectar restos arqueológicos, la Xunta de Galicia ordenó realizar una excavación en área, que es la medida máxima en este tipo de actuaciones. Estos trabajos se ampliarán por espacio de dos semanas más ya que se pretende excavar prácticamente todo el solar, que se quiere preparar para la futura construcción de apartamentos.

No son los únicos restos aparecidos. Se completa el panorama con una serie de estructuras de piedra datadas entre finales del siglo XVIII y el siglo XX. El panorama podía ampliarse ya que todavía restan dos semanas de trabajos.

Expertos consultados por este periódico señalan que lo más probable es que estas tumbas sean levantadas y trasladadas a algún museo arqueológico.

Es la primera vez que se encuentran sepulturas en el Casco Vello en el contexto de una excavación. Sin embargo, sí hay noticias recogidas por el cronista de la ciudad Avelino Rodríguez Elías a comienzos del siglo XX, en las que citaba la aparición de una sepultura en la esquina de las calles Carral y Gamboa. Este solar fue calificado hace un par de meses por varios arqueólogos de la ciudad como único en el Casco Vello desde el punto de vista arqueológico. Una empresa ha comprado este inmueble en ruinas, que formó parte del pazo de los marqueses de Valladares, para su vaciado interno con el objeto de iniciar más adelante algún proyecto inmobiliario. La Dirección Xeral de Patrimonio exigió la realización de una excavación en área, que es el nivel máximo de exigencia en el ámbito arqueológico.

En el año 2008 se realizaron en el solar unos sondeos, cuyos resultados fueron los que marcaron que se actuase en la zona. El lugar donde se encuentra el edificio está rodeado de calles que ya han sido exploradas por arqueólogos con resultados muy buenos. En la calle Xuanelo y en A Laxe salieron restos romanos y medievales en muy buen estado de conservación durante sendos controles dirigidos por el arqueólogo Ángel Acuña.


AMPLIA PRESENCIA EN LA ZONA
Varios expertos consultados apuntan que en el Casco Vello apenas quedan restos arqueológicos debido a las sucesivas construcciones realizadas a lo largo de los siglos, y a la presencia de roca muy cerca de la superficie. Esta roca se ha puesto ahora de evidencia en los trabajos actuales.

Los restos localizados en el pasado en Xuanelo, la calle con la que limita el inmueble por el norte, se correspondían con los últimos momentos de presencia romana en la zona, así como también hay un pavimento medieval. Las dos sepulturas de tégulas y ladrillos localizadas ahora se encuentran pegadas al citado muro. Asimismo, en la calle Laxe se localizaron en el pasado los restos de la muralla viguesa, aunque por debajo salían también materiales romanos muy desmantelados.

El inmueble también está protegido por el Plan Especial de Reforma Interior del Casco Vello. Los promotores de la obra, en un futuro, deberán proteger las fachadas de piedra, las carpinterías de madera, el portal, las galerías, los jardines y el patio, los balcones y barandillas y el muro de cierre de la parcela. El edificio es descrito como un palacio urbano del siglo XIX.


LOS RESTOS ENCONTRADOS PLANTEAN UN PROBLEMA
¿Cómo conviven los que viven con los que mueren? Es la cuestión que arrojan estos descubrimientos entre los expertos consultados. Todos coinciden que todavía no hay datos objetivos para responder a la pregunta. «Habería que saber como era o borde da rúa Xuanelo, se xa comezaba o acantilado; nin tampouco sabemos no Casco Vello onde está a zona habitada e onde se ocupa, nin en que momento», apunta un arqueólogo.

La cuestión surgió en su momento en O Areal, ya que en el mismo lugar aparecían enterramiento y una zona habitacional, aunque en fases distintas. «Probablemente, non conviven os cemiterios cos lugares de habitación e hai un momento no medio», añade.

Cristina Toscano, Javier Luaces y Xulio Carballo, en el catálogo de Patrimonio, hacen una serie de consideraciones sobre este periódico histórico. Recuerdan que hay evidencias de edificaciones de época tardorromano en un extremo del Casco Vello, concretamente en el área de la calle Fermín Penzol y la plaza de la Constitución.

Debajo de la biblioteca pública aparecieron restos de edificaciones romanas del siglo III-IV y materiales, sobre todo, cerámicos de esa época. En la calle Fermín Penzol, durante el levantamiento de la calle con el objeto de cambiar tuberías, volvieron ha aparecer restos abundantes de época romana.

MÁS DE UN YACIMIENTO
En la obras previas a la rehabilitación del edificio que acoge hoy en día el Instituto Camões, el arqueólogo Juan Carlos Castro localizó material romano.

Los tres arqueólogos desestimaron en aquella publicación la posibilidad, con los datos que tenían entonces, de que hubiese un solo yacimiento habitacional de época romana. Preferían distinguir entre dos espacios, el de O Areal y el del Casco Vello, con sus respectivos enterramientos.

La aparición ahora de estas tumbas en el borde costero de la zona antigua viguesa podría consolidar esta teoría, aunque todavía el Casco Vello es una zona muy machada para la arqueología.

(Fuente: La Voz de Galicia / Jorge Lamas)

14 de mayo de 2015

Aparece una tumba romana en las obras del AVE en La Chana (Granada)

Por el momento se ha descubierto una tumba de época romana con un esqueleto bien conservado y Cultura no descarta que pudieran aparecer más enterramientos.
La tumba será trasladada al Museo Arqueológico.


No falla. Cada vez que se remueve la tierra en Granada aparecen nuevos retales de su Historia. En esta ocasión ha sido el barrio de La Chana el lugar donde los trabajadores de las obras del AVE a la altura de Bobadilla han localizado una tumba romana en principio de escasa importancia.

Fueron los propios vecinos del barrio quienes empezaron a especular ayer sobre el hallazgo de varios esqueletos en las obras que comenzaron el pasado 7 de abril. Una noticia que se expandió rápidamente por varios grupos de WhatsApp y por Facebook donde algunas personas se preguntaban sobre el hallazgo y afirmaron que había al menos tres esqueletos. Para algunos vecinos, esta rumorología les llenó de esperanza. Pensaron que este encontronazo en plena construcción del paso subterráneo podría paralizar las obras, lo que les permitiría ganar tiempo para reivindicar el soterramiento de la Alta Velocidad. 


Sin embargo, según detalló ayer la delegada de Cultura de la Junta de Andalucía, Ana Gámez, de momento las obras seguirán adelante pues el hallazgo no reviste importancia. Se ha localizado una tumba aislada con un esqueleto bien conservado posiblemente de época romana.

CONTROL ARQUEOLÓGICO
La presencia de unas tégulas -una especie de tejas- han sido claves para la conservación de este enterramiento. La delegada de Cultura explicó que en previsión del gran movimiento de tierra que llevara pareja la obra, se puso un control arqueológico y se designó un director de excavaciones que será el encargado de redactar la memoria preliminar sobre los restos. Asimismo, la delegada de Cultura también relató que, posiblemente, una vez finalice este proceso, la tumba será traslada al Museo Arqueológico.


Sobre la posibilidad de encontrar más restos arqueológicos, Gámez dijo que es bastante posible. Este enterramiento ha aparecido en una zona donde se cree, podría discurrir un río. Consideran que al otro lado de ese presunto cauce podría haber más enterramientos.

En un principio las obras se prolongarán hasta el mes de agosto. Sin embargo, de encontrarse nuevos hallazgos, el calendario podría sufrir cambios pues habría que analizar la importancia de nuevos restos arqueológicos lo que retrasaría la llegada del AVE a Granada prevista para finales de 2015. 

(Fuente: Granada Hoy / Lourdes Mingorance)

26 de noviembre de 2011

Antequera pide musealizar los mosaicos de la nueva villa romana


El Ayuntamiento de Antequera va a pedir a la Consejería de Cultura y a ADIF, el traslado de los mosaicos encontrados la semana pasada en la carretera de Córdoba, al Museo de la Ciudad, ya que tienen que ser trasladados al estar en el paso del AVE Granada-Antequera, según nos informa la concejal de Patrimonio, Eugenia Acedoy nos confirma el alcalde de Antequera Manuel Jesús Barón Ríos.
Una de las tumbas romanas aparecidas en pasado septiembre
en las obras del AVE en Antequera.
El nuevo yacimiento se encuentra paralelo a la carretera de Córdoba, a las espaldas de La Virlecha, y ha sido vallado y está vigilado las 24 horas. Se encontró cuando se realizaba un colector general de evacuación de aguas para la vía ferroviaria.
Aunque aún es pronto para definir la importancia de lo hallado, hay restos romanos, paleocristianos y árabes. De los primeros, sería parte de una villa, mucha más extensa que la de La Estación. Sus mosaicos están más estropeados, fraccionados, pero destacan porque presentan textos poéticos, versos de Virgilio, el autor de la Eneida, algo que apenas hay otros 14 documentados en España.
Por el mal estado de conservación, por el lugar donde se encuentran y por las complejidades de poner en valor el lugar, llevará a su traslado.
Por ello el Ayuntamiento va a pedir su traslado y custodia en las instalaciones municipales. Mientras, hay conflicto de intereses y declaraciones entre el Consistorio y Cultura, sobre el procedimiento de estudio y por el anuncio del Alcalde de parar las obras del AVE si fuera necesario.
También reseñar que hay indicios de presencia paleocristiana en el recinto, así como de tumbas árabes, enterrados al aire libre y mirando a la Meca.
Las excavaciones prosiguen en los alrededores, donde más a la ciudad se encontró Nero Germánico, y más lejos, El Efebo de Antequera.


20 de octubre de 2011

Hallan dos enterramientos romanos en el Raval de Barcelona



El Ayuntamiento ya confirma que son de época tardoantigua (s.V-VII d.C) y que también han hallado restos de los muros de un convento medieval.

Las obras de remodelación de la plaza del Pedró, en el Raval barcelonés, han puesto al descubierto los restos óseos de tres esqueletos humanos colocados en posición decúbito supino (horizontal y boca arriba). Las primeras estimaciones apuntan a que serían tumbas funerarias de finales del periodo romana. Pese a que al conocerse el hallazgo los servicios arqueológicos no han querido dar datos más concretos, finalmente el consistorio barcelonés ha confirmado mediante un comunicado que se trataría de restos tardoantiguos (s.V-VII d.C) y que podrían formar parte de una necropolis mayor.

Los restos encontrados podrían formar parte de una
necrópolis mayor. Foto: Altres Barcelones
"Durante la pasada semana se han podido documentar varias estructuras murarias y tres unidades funerarias, dos de ellas en fosa simple en la arcilla y la tercera en una caja de tégulas", reza el texto. Los muros, aún por excavar, corresponden en su mayor parte a fundamentos del Convent de les Gerònimes, fundado en el siglo XV. "En estos momentos los dos entierros en fosa se están excavando y se encuentran en un estado de conservación bastante bueno, podemos decir que ambos individuos serían de edad adulta y se encuentran orientados este-oeste", prosiguen. "El individuo inhumado en la caja aún no se ha excavado, pero parece que la tumba ya habría sido expoliada hace siglos y además habría quedado muy afectada por la presencia de raíces en su entorno, por lo que el estado de conservación sería bastante precario y además los huesos que se han podido observar no están en conexión", añade.
La pequeña excavación está situada en la confluencia de la plaza con la calle Sant Antoni Abad, muy cerca del mercado de Sant Antoni. Unas telas negras sobre vallas de unos dos metros de altitud envuelven la zona excavada desde este lunes por la tarde, aunque su interior puede verse desde las casas vecinas y las tareas de excavación empezaron hace una semana.
Silencio inicial del Ayuntamiento
Según el Ayuntamiento de Barcelona, "es normalísimo encontrar restos humanos en un sitio como Ciutat Vella, que es un auténtico parque arqueológico porque los asentamientos humanos más antiguos de la ciudad se concentraron aquí". "Por eso siempre que se hacen obras encargamos trabajos arqueológicos previos al Museu d'Història de la Ciutat (MUHBA)", añaden. En principio no se retrasarán, porque en el calendario de obras ya estaba contemplado que podían hallarse restos arqueológicos.
"No estamos ocultando ninguna información, hay que dejar trabajar a los arqueólogos y cuando hayan determinado qué importancia tiene el esqueleto, se explicará y se decidirá qué hacer con él", remachan las mismas fuentes. Recuerdan, además, que ya se encontraron restos con anterioridad en el barrio Gótico, en referencia a la necrópolis romana que se puede visitar in situ en la plaza Vila de Madrid.
Según Isidre Pastor, coordinador de Arqueología de Foment de Ciutat Vella, los huesos se hallaron "en dos sitios puntuales" y se desconoce si podría haber otros esqueletos enterrados cerca. Los técnicos arqueológicos supervisan las obras de la plaza desde que empezaron hace a mediados de septiembre y cuando se encontraron indicios de posibles restos en puntos que serían afectados por las obras, se pararon los trabajos de reforma y se inició la excavación.
(Fuente: La Vanguardia)

17 de septiembre de 2011

Aparecen dos tumbas de época romana en las obras del AVE Bobadilla-Granada

Una de las dos tumbas del S. IV encontradas en las obras del AVE
entre Granada y Bobadilla.
Las obras de construcción de la línea del AVE entre Bobadilla y Granada han deparado un importante hallazgo arqueológico. Dos tumbas de inhumación del siglo IV d. C., que se encuentran situadas junto a la carretera de Córdoba, muy cerca del casco urbano y a pocos metros de los terrenos sobre los que se levantará la futura estación ferroviaria de Antequera. 

El anuncio lo realizó ayer la responsable del área de Patrimonio del Ayuntamiento de Antequera, Eugenia Acedo, que explicó que se han hallado dos enterramientos realizados en sendas fosas excavadas en el terreno, que están revestidas de bastidor de ladrillos y con cubierta de laja de arenisca. 

En este sentido, el arqueólogo municipal de Antequera, Manuel Romero, aseguró que el hallazgo no ha sido "ni mucho menos casual", puesto que en el propio PGOU aparece este yacimiento con el número 212 y con el topónimo de Camino del Cañuelo. Este estudio también supone el ratificar la presencia de las necrópolis junto a las grandes vías de comunicación de la antigüedad. 

Además, desde el departamento de arqueología se cree que estos enterramientos formarían parte de la villa romana de la Estación, que fue excavada durante la década de los 90. En cuanto a su tipología, todo hace indicar que correspondían a personas de familia modesta, probablemente personal de servicio de la villa. 

La aparición de enterramientos en la zona no son algo nuevo. Ya en los años 60 apareció el ara funeraria, un pequeño altar dedicado a los dioses funerarios, aunque en una zona que está fuera de la influencia de las obras del AVE. Ahora aquel hallazgo forma parte de una colección privada que se encuentra en Sevilla.

(Fuente: Málaga Hoy/Javier Flores)