Mostrando entradas con la etiqueta templarios. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta templarios. Mostrar todas las entradas

19 de marzo de 2015

Los arqueólogos retoman la búsqueda de la piedra templaria de Montizón (Jaén)

En 2012 los arqueólogos descubrieron en un cortijo de este municipio gienense un bloque pétreo plano de 10 por 12 metros, con surcos de 12 centímetros de profundidad e indicios de grabaciones. Ahora comienza de nuevo la búsqueda de esta enigmática estructura con simbología templaria conocida como la "Piedra del Letrero", uno de los elementos novelísticos de Juan Eslava Galán propios del mejor guión cinematográfico.
Desde Asodeco han hecho un llamamiento en busca de voluntarios para excavar, igual que hiceron en 2012.
El pasado lunes comenzó en el paraje Cortijo Canuto de Venta de los Santos, término municipal de Montizón, la excavación arqueológica para buscar la 'Piedra del Letrero', enigmática estructura con simbología templaria que algunos historiadores sitúan bajo las ruinas del viejo cortijo en el que en verano de 2012 fue detectado un bloque pétreo plano de 10 por 12 metros, surcos de 12 centímetros de profundidad e indicios de grabaciones en la piedra. 

Aquel hallazgo motivó al Ayuntamiento de Montizón a redactar un proyecto de excavación para el que solicitó una subvención a la Asociación para el Desarrollo Rural del Condado, (Asodeco), que fue aprobada el 14 de junio de 2013 con una asignación de 7.335 euros, el 100 % de la inversión. Posteriormente el Ayuntamiento contrató a la empresa de arqueología 'Arq13' para la redacción de la propuesta de intervención arqueológica, que, una vez aprobado por la Secretaría General de Cultura, a través del departamento de Autorizaciones de Actividades Arqueológicas de la Junta de Andalucía, va a posibilitar los trabajos que se van a desarrollar.



LIMPIEZA DE LA ZONA Y SONDEOS
Con Alberto Fernández Ordóñez como arqueólogo director, la intervención consta de una primera fase de trabajo de campo de limpieza de la zona y la realización de varios sondeos secuenciales en áreas aledañas con el objetivo de secuenciar todas las fases históricas del enclave, documentando, catalogando e informatizando los restos y registros arqueológicos que aparezcan.

El tiempo estimado de esta fase es de un mes aunque dependerá de factores como la entidad de los restos arqueológicos que se registren, la potencia arqueológica existente en los sondeos y el número de operarios y voluntarios que se sumen al proyecto.

SEGUNDA FASE

La siguiente fase será la realización de la memoria que incluirá el trabajo de laboratorio, análisis de muestras, semillas, polen y aplicación del carbono 14. Finalmente se intentará que el espacio pueda ser visitado con elementos explicativos sobre sus valores literarios e históricos.

Desde Asodeco se realiza estos días una llamada en la comarca para que surjan nuevos voluntarios que se sumen a la iniciativa, tal como aconteció en el verano de 2012. En aquella ocasión, al coincidir con la época estival y el período vacacional de estudiantes de Historia y Arqueología, fue muy nutrido el grupo de voluntarios que secundaron la iniciativa.

(Fuente: Arqueología Medieval)

28 de junio de 2013

Las excavaciones en Sant Pau del Riu-Sec de Sabadell aportan nuevos restos medievales

Además de tres silos de almacenaje de cereal de la época medieval, datados entre los siglos XI y XII se han recuperado un par de regatón de vaina de cuchillo de bronce, algunos elementos de hierro correspondientes a puntas de flecha, parte de una hebilla de bronce de aperos de caballerías, así como varios recipientes cerámicos de uso culinario y piezas de vajilla de mesa decorada de finales del siglo XIII y principios del siglo XIV.
Las excavaciones están aportando muchos materiales
de los siglos XIII y XIV. Foto Ayto. Sabadell/Jordi Roig.
La última campaña de excavación arqueológica en la zona de Sant Pau de Riu-Sec de Sabadell (Barcelona) ha puesto al descubierto nuevos restos, entre ellos la localización de tres silos de almacenaje de cereal de la época medieval, datados entre los siglos XI y XII y atribuibles a los graneros de la Sagrera eclesiástica de la iglesia románica, según ha informado el consistorio.

También se ha llevado a cabo la excavación arqueológica de los niveles de uso y de abandono de los ámbitos construidos de la granja templaria del siglo XII-XIII, iniciados en el año 2011 y pendientes de terminar, cuyo trabajo en los estratos de abandono ha proporcionado mucho material de los siglos XIII y XIV, correspondiente al último momento de vida de la encomienda templaria, los cuales se suman a los localizados el año pasado.

En el marco de la campaña, se han recuperado un par de regatón de vaina de cuchillo de bronce, algunos elementos de hierro correspondientes a puntas de flecha, parte de una hebilla de bronce de aperos de caballerías, así como varios recipientes cerámicos de uso culinario y piezas de vajilla de mesa decorada con motivos en verde y manganeso, características de finales del siglo XIII y principios del siglo XIV.

Los hallazgos apuntan a una importante prosperidad económica en este período de casi 200 años de dominio templario del conjunto, confirmándose como la etapa más floreciente de la historia de la parroquia y hasta ahora desconocida.

Las tres instituciones responsables, el Ayuntamiento de Sabadell, la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) y el Instituto Catalán de Arqueología Clásica, tienen previsto continuar con las excavaciones en próximas campañas, combinando las prácticas docentes y formativas de los estudiantes con la investigación arqueológica del yacimiento, cuyos trabajos se iniciaron en 2007 a raíz de una operación urbanística.

(Fuente: Europa Press)

16 de enero de 2013

Los arqueólogos vinculan el esqueleto del Temple a una nueva necrópolis islámica

Las excavaciones en el valenciano Palacio del Temple afectan al entorno de la prolongación de los siglos XII y XIII de la muralla islámica, cuyos terrenos fueron donados por Jaume I en 1238 a la orden del Temple para que se instalaran en la ciudad.
Esqueleto descubierto en las obras del palacio del Temple. Foto: EFE
El esqueleto humano que apareció el pasado viernes durante las excavaciones arqueológicas que se están efectuando en el Palacio del Temple de Valencia, un edificio protegido, podría ser un enterramiento de época islámica vinculado a una «maqbara» o cementerio islámico extramuros no documentado hasta ahora. De momento, sólo ha aparecido un enterramiento aunque no se descarta que puedan aparecer más.

Hay una circunstancia determinante y es que los musulmanes enterraban a los muertos en posición de cúbito lateral y orientados a la Meca, un detalle que, sin embargo, está siendo difícil de determinar en el Temple porque los restos que han aparecido están muy alterados.
Otra hipótesis relaciona este enterramiento con un oratorio al aire libre de Balansiya. Lo que si parece descartarse casi por completo es que se trata de un cementerio templario.

Las excavaciones en el Temple afectan al entorno de la prolongación de los siglos XII y XIII de la muralla islámica, una de cuyas particularidades son los torreones de forma cuadrada y la existencia de un antemuro o barbacana. En la ampliación de la muralla también se construyó una puerta, denominada «Bab ibn Sajar».

Después de la Reconquista, en 1238, Jaume I donó terrenos próximos a la ampliación de la muralla islámica a la orden del Temple para que se instalaran en la ciudad.

Los templarios construyeron allí una fortaleza y otras construcciones de servicio, es posible que entre éstas hubiera un cementerio ya que la orden permaneció en la ciudad desde 1238 hasta principios del siglo XIV, cuando Jaime II de Aragón abrió un proceso inquisitorial contra los templarios que acabó con su disolución. El patrimonio de los templarios pasó entonces a manos de la orden de Montesa.

El actual Palacio del Temple es una construcción de 1761 obra de los arquitectos valencianos Vicente Gascó, Antonio García y Diego Cubillas. La intervención arqueológica se enmarca en las obras de remodelación del Palacio del Temple, sede de la Delegación de Gobierno, y llevan cerca de dos meses en marcha. El Ministerio de Cultura es el responsable del control arqueológico de las obras.

(Fuente: Levante-Emv / H.G.)

5 de enero de 2013

Extremadura da el primer paso para retomar las excavaciones en Nertóbriga

La Consejería de Cultura incoará expediente para la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) de la ciudad romana de Nertóbriga (Concordia Iulia),en Fregenal de la Sierra -Badajoz-. La declaración BIC permitiría retomar los sondeos y excavaciones arqueológicas interrumpidas desde 1987.
Nertóbriga conserva evidencias de población desde la época pre-romana
hasta el S. XVII. En la foto: planta y aljibe de un edificio alto-imperial
romano.
La Consejería de Educación y Cultura del Gobierno de Extremadura ha hecho pública su decisión de incoar expediente para la declaración del yacimiento arqueológico de Nertóbriga como Bien de Interés Cultural de Extremadura, lo que coloca a Fregenal de la Sierra (Badajoz) y su territorio ante dos situaciones de estas mismas características, tras conferírsele, en 1991, esta misma declaración al Conjunto Histórico Artístico y Monumental de la ciudad.

Un motivo de enorme satisfacción para el ayuntamiento frexnense, tal y como lo expresaba su alcalde, Juan Francisco Ceballos, quien además presidía ya la corporación a finales de 2006 cuando su equipo de gobierno realizada la propuesta, respaldada, unánimemente, por todos los grupos políticos de solicitar a la Junta de Extremadura que se declarasen bien de interés cultural el yacimiento arqueológico prerromano de Nertóbriga Concordia Julia y la iglesia Altomedieval de San Miguel de los Fresnos.

Origen pre-romano

De momento, se trata de un primer paso, en el caso de las ruinas, probablemente de origen prerromano de Nertóbriga, lo que sin duda dará pie a seguir trabajando en la progresiva puesta en valor de estas excavaciones, tan importantes para Fregenal de la Sierra.

Unos restos que ojala muy pronto puedan mostrarse en la Sierra del Coto, espacio físico, en las últimas estribaciones de Sierra Morena, donde se localiza esta antigua ciudad romana de Nertobriga Concordia Iulia.

Tal y como recoge el Diario Oficial de Extremadura: "Los primeros trabajos arqueológicos en el yacimiento se remontan al último cuarto del siglo XIX. Ya en el siglo XX, en 1987, se efectuaron unos sondeos arqueológicos de mayor interés.

Sondeos arqueológicos previos
Los sondeos de 1987 se centraron en la zona alta, en la cima de la Sierra del Coto, donde se pudieron documentar unos poderosos muros de opus caementicium y opus incertum, de excelente factura, que hablan de la existencia en aquel lugar de un edificio público, tal vez el capitolio de la ciudad o cualquier otra edificación templar. Del mismo modo, un sondeo arqueológico en la zona de la muralla reveló igualmente su importancia. 

Tras una lapso de varios años en el avance de las investigaciones en la Sierra del Coto, entre los años 2010 y 2011, dentro del marco de actuaciones del taller de recualificación profesional "Nertóbriga" (Fases I y II), impulsado por la Dirección General de Formación para el empleo, el SEXPE y la Dirección General de Patrimonio Cultural, se retoman los trabajos de excavación arqueológica en el yacimiento bajo unos criterios científicos modernos bajo la dirección de los arqueólogos Luis Berrocal, de la Universidad Autónoma de Madrid, José Luis de la Barrera (MNAR) y el historiador frexnense Rafael Caso.

Aunque con dificultades de identificación, todo apunta a que la primera ocupación del lugar se remonta a tiempos prerromanos. La existencia de una población asentada sobre el Cerro del Coto anterior a la llegada de los romanos ha sido siempre deducida del mismo nombre de la ciudad y de su sufijo en -briga.

Nertóbriga alcanzó el estatus jurídico de municipium, lo que se llevó a efecto bajo la férula de César. El grueso de las entidades de población que acompañan a Nertóbriga en el pasaje pliniano recibirá la organización romana en época Flavia.

Sobre el cerro amesetado, de extensión cercana a las cinco hectáreas, debió de asentarse un importante castro amurallado, cuyas defensas serían sustituidas por las de época romana que se observan en la actualidad en un envidiable estado de conservación. Los sondeos realizados no revelan por el momento restos arquitectónicos prerromanos, y sólo la aparición de fragmentos cerámicos extramuros en varias zonas permite atestiguar de manera fehaciente la existencia de ocupación prerromana en el yacimiento.

Municipium romano
Por el contrario, las huellas de la ocupación romana son de lo más expresivas y revelan, bien a las claras, el potencial que el yacimiento atesora: monumentales defensas con lienzos de murallas, abundantes restos de cisternas y otros depósitos de agua diseminados por el recinto, evidencias de grandes edificios públicos y de carácter cultual, etc. En definitiva, todas una batería de dependencias necesarias para el normal desarrollo de la vida en este municipio romano de la Bética.

Necrópolis islámica
De igual modo, las últimas campañas de excavaciones llevadas a cabo en distintas áreas de la ciudad confirman la dilatada secuencia de ocupación del sitio, prolongándose hasta bien entrada la Edad Media. La maqbara (necrópolis islámica) parcialmente excavada en una de las laderas del cerro, ofrece un testimonio innegable del paso de poblaciones islámicas por la antigua Nertóbriga. Parece probable que la última presencia estable de una comunidad sobre el Cerro del Coto se feche en el siglo XII, correspondiéndose con la ocupación almohade, que a la postre fue conquistada por los caballeros de la Orden del Temple. Solo una ermita cristiana, dedicada a San Frutos, quedará aislada y con culto hasta mediados del siglo XVII.

De estas últimas intervenciones son de destacar, por su monumentalidad y trascendencia arqueológica, los hallazgos relacionados con los restos de un gran edificio dotado de un podio de más de tres metros de altura que sostenía dos templos gemelos de modulación canónica, datables alrededor de finales del siglo I aC".

20 de marzo de 2011

El Camino a la Vera Cruz por Roncesvalles recorrerá territorios de la mítica orden del Temple

Caminantes, hay caminos… La iniciativa de Caja Mediterráneo para documentar el camino que une Roncesvalles con Caravaca de la Cruz empieza a ser una realidad. Hace unos días se presentaba el informe histórico sobre 'El Camino de la Vera Cruz' y en unos meses se espera que puedan estar señalizados más de 700 kilómetros de este singular recorrido desde los Pirineos hasta las Tierras Altas de la región de Murcia, que ya en la Edad Media utilizaban cientos y miles de peregrinos para postrarse ante la Vera Cruz de Caravaca (Murcia).
La Vera Cruz de Caravaca.
Un camino que nacía en Sant Jean Pied y que pasaba por Puente de la Reina, Tudela, Calatayud, Daroca, Albarrracín, Teruel, Utiel, Casas Ibáñez, Almansa, Yecla, Jumilla, Calasparra y Caravaca; y que, sin duda, utilizaron en varias ocasiones los Templarios para llegar a su bailía en tierras del Noroeste de Murcia. Caja Mediterráneo ha contado y cuenta, para recuperar el trazado de ese camino original de la Vera Cruz, con el respaldo de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, a través de su Consejería de Cultura y Turismo, el Ayuntamiento de Caravaca de la Cruz y la Cofradía de la Santísima y Vera Cruz.
Lázaro Giménez, de Natursport, es el encargado de la coordinación de todo el proyecto. El informe está avalado, entre otros organismos, por profesores de la Universidad de Murcia, de la UCAM y ha sido tutelado por la Academia Alfonso X a fin de certificar que toda la información recopilada esté perfectamente documentada. Giménez, en declaraciones a este periódico, confirmó que «para determinar las ciudades de paso hemos seguido varios criterios, partiendo de los territorios vinculados y relaciones con la Orden del Temple hemos ido trazando este camino para el que también hemos tenido en cuenta las antiguas calzadas romanas, las cañadas reales y los caminos históricos 'locales' que unían los reinos de Aragón y de Castilla con el de Murcia».
El coordinador del proyecto va a iniciar un recorrido por todos los Ayuntamientos por cuyos municipios pasa el Camino de la Vera Cruz con el objetivo de recabar los apoyos necesarios y los permisos pertinentes para colocar los mojones que determinarán el camino así como la señalización en todos los cruces. En el informe presentado recientemente ya se recogen los diseños de los hitos y señales que se utilizarán para guiar a los peregrinos que decidan recorrer, como los peregrinos de la Edad Media, la península desde el norte hasta el sur para postrarse ante el Lignum Crucis que desde hace ocho siglos se custodia y venera en Caravaca de la Cruz.
Un peregrino consulta uno de los paneles que definen y señalan los caminos
 de la Vera Cruz, a los que se suma el de Roncesvalles.. :: J.F.R.
Las visitas a los ayuntamientos se prolongarán durante las cuatro próximas semanas y Giménez confía en que en el mes de mayo se pueda empezar con la colocación de la señalización que podría estar totalmente dispuesta para el último trimestre del año. Caja Mediterráneo también contempla la publicación de una guía con toda la información de interés y utilidad de este Camino. De forma paralela a este estudio, también se ha encargado el desarrollo de una página web sobre el Camino de la Vera Cruz. El objetivo de esta web es resaltar de manera firme y bien comunicada cuál es la grandeza de Caravaca, haciendo hincapié en lo que de religioso y místico hay en su Historia.
Sentir la Ciudad Santa
Ángel Martínez, presidente territorial de Caja Mediterráneo y verdadero impulsor del proyecto explica que «no queremos hacer otro camino más, sino centrarnos en el hecho de Caravaca como Ciudad Santa de la Cristiandad. Una de las cinco del mundo en las que se puede ganar el jubileo. Parece, a priori, algo evidente y que todo el mundo sabe. Pero una cosa es saberlo y otra sentirlo». Entre otros apartados esta nueva web gira en torno a contenidos como 'El Camino de la Vera Cruz', 'La Ciudad Santa', 'La Sagrada Reliquia', 'Historia y Leyenda', 'La Orden del Temple y la Vera Cruz' y otros apartados con información para los internautas.
De forma provisional, mientras se sigue trabajando para coordinar las distintas administraciones que tendrán que colaborar en el proyecto, se han establecido un total de 29 etapas que atraviesan territorios de cuatro reinos: Navarra, Aragón, Castilla y Murcia. El camino se inicia en Puente la Reina y en su primera etapa llega hasta Artajona, para continuar después hasta Marcilla, Castejón y Tudela, todavía en tierras de la corona Navarra. La quinta etapa llega a Tarazona, en tierras aragonesas, para seguir después hacia Calatayud y Daroca, ambas en la provincia de Zaragoza. En la décima etapa, los peregrinos llegarán a Calamocha, en Teruel, para continuar en la siguiente hasta Alfambra y desde allí hasta la capital de la provincia. Entrarán después en tierras del antiguo reino de Castilla, atravesando ciudades de Cuenca, Valencia y Albacete; se aproximarán a la región de Murcia por Jumilla, para continuar por Calasparra y Moratalla, hasta llegar a la Ciudad de la Cruz.
(Fuente: La Verdad)

23 de enero de 2011

Origen e historia de la denominación "Santo Reino de Jaén"

  • La denominación de Santo Reino tiene su origen en la época de la Reconquista y está relacionada con los Caballeros Templarios y su interés por Jaén.

El término Santo Reino data del siglo XIII, en el marco de la Reconquista. Dicha denominación estuvo íntimamente relacionada con la labor de los Templarios, quienes se interesaron por una zona de la península que llamaban el "Santo Reino", una tierra con un rico pasado histórico relacionado con el ocaso del Reino Visigodo de Toledo. Aunque es preciso destacar que existen diversas teorías acerca de la denominación "Santo Reino de Jaén".

Catedral de Jaén.


Santo Reino de Jaén

Hay tres teorías que pretenden explicar el porqué de tal denominación de la provincia jiennense:
  • Reliquia del Santo Rostro: se guarda y venera en la capilla mayor de la Catedral de Jaén, cómo símbolo representativo de la provincia
  • Reconquista de Jaén: se conoce como Santo Reino a la amplia zona en torno a la ciudad de Jaén que, reconquistada en el siglo XIII por Fernando III el Santo, adoptó el apodo del monarca. Cuenta la leyenda de Santa Catalina de Alejandría, patrona de la capital jiennense, que la santa animó al rey en un sueño a la conquista de Jaén, cuando estaba a punto de desistir en tal empresa; a los pocos días del revelador sueño, Fernando III entró en la ciudad conquistándola definitivamente.
  • Reino mágico: desde la Edad Media se consideró a Jaén como Santo Reino. En relación con la anterior teoría sería lógica la denominación de "Santo" a Jaén tras la conquista de la ciudad por Fernando III, pero este rey también conquistó Córdoba y Sevilla, quedándose con tal título solamente la provincia jiennense. Otras corrientes, de índole ocultista, habrían considerado a Jaén como un territorio sagrado y mágico, testigo que recogieron los Templarios al mostrar un notable interés por la provincia y capital jiennenses.

Los Caballeros Templarios y Jaén

Cuando se implanta la Orden del Temple, en el siglo XIII, en España los Maestres de la Orden se marcaron como objetivo la conquista del Sur, siendo el primer territorio que encontraban, pasados los montes de Sierra Morena, el denominado Santo Reino.
Fernando III (B.E.Murillo 1670)


En el año 1147, Alfonso VII cedió a los Templarios la ciudad de Calatrava la Vieja (Ciudad Real), enclave estratégico que controlaba los pasos naturales hacia el Santo Reino y el Valle del Guadalquivir, sitio de paso y de gran importancia, ya que era "cruce de caminos" de Mérida a Cartagena y de Córdoba a Toledo.

En 1158, los Templarios devuelven Calatrava, por no poder defenderla, momento en el cual se funda la Orden de Calatrava cuya huella histórica en tierras jiennenses quedaría patente a lo largo de la historia, de forma paralela a los Templarios, quienes colaboraron en la decisiva victoria de la Navas de Tolosa (1212). El Maestre del Temple, Gómez Ramírez, murió en dicha batalla y los conquistadores castellanos se adentraron hasta el castillo de Vílches, ya en el Santo Reino de la actual provincia de Jaén.

Posteriormente, en 1224 y 1245, en sucesivas campañas, Fernando III conquistó el Santo Reino y gran parte del Valle del Guadalquivir, apoyado por la Orden de Calatrava. Muchos años después, el rey Enrique II de Castilla concedió a Jaén el título de: "Muy Noble y Muy Leal Ciudad de Jaén, Guarda y Defendimiento de los Reinos de Castilla" (lema que aparece en el escudo de la ciudad).
Cruz patada de los templarios.

En el apartado de leyendas, cabe destacar una "corriente" que trata el tema del Santo Reino de Jaén en relación con el tesoro del templo de Jerusalén, perdido desde que el emperador Tito lo llevó a Roma; esta corriente algo mística y misteriosa, afirma que el tesoro fue recuperado por los visigodos, que lo guardaron en Toledo y que, con la conquista árabe de la ciudad, fue ocultado o se perdió en la actual provincia de Jaén, de ahí esa "obsesión" de los Templarios por la zona a la que denominaban Santo Reino.