Mostrando entradas con la etiqueta necrópolis tardorromana. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta necrópolis tardorromana. Mostrar todas las entradas

3 de agosto de 2015

Hallan cuatro sepulturas del siglo V en las Villas Romanas de Almenara-Puras (Valladolid)

Se suman a las seis ya descubiertas en la necrópolis en años anteriores. Una de las sepulturas está forrada de piedras calizas y junto a ella hay una plataforma que bien podría haberse utilizado para celebrar algún tipo de rito.
Tres de las sepulturas se han encontrado intactas.  FOTO: CADENA SER
Cuatro tumbas del siglo V, época tardo-romana, se han encontrado en el Tercer Campo de Arqueología del Museo de la Villa Romana de Almenara-Puras. Estas se suman a las seis ya descubiertas en la necrópolis años anteriores. En dos de ellas se puede apreciar bien los esqueletos. La más singular está forrada de piedras calizas y al lado, se aprecia una plataforma que podría haberse utilizado para celebrar algún tipo de rito. «Nos la hemos encontrado expoliada, sin persona ni ajuar, lo que nos indica que perteneció a un personaje destacado», explicó Carmen García, catedrática de Arqueología de la Universidad de Valladolid.

SEPULTURAS INTACTAS
Además, García comentó que es posible encontrar más necrópolis en la zona. Las otras tres sepulturas se han encontrado intactas, aunque en diferentes grados de conservación. Respecto a la edad de los individuos, el profesor de Anatomía de la UVA, Félix de la Paz, explicó que solo es posible determinar el período de edad, en lugar de los años exactos. También si sufrieron alguna patología que tuviera repercusión ósea o padecieron malnutrición. Sin embargo, a simple vista, los especialistas deducen que uno de los esqueletos podría ser un hombre por la fortaleza de las rótulas.

Margarita Sánchez, arqueóloga del museo, ilustró sobre la importancia de los hallazgos. «No solo se trata de un descubrimiento que se plasmará en un libro, sino que tendrá repercusión en la gente que venga a visitarlo», dijo. Las guías ya han incluido las tumbas como parte de la visita del museo para mostrar los métodos de sepultura en la época tardo-romana.


El futuro de los estudios estará enfocado a las excavaciones agropecuarias. «Es información muy importante para conocer más sobre la economía y las labores en el campo. Todavía queda mucho trabajo por hacer aquí pero hace falta mucho dinero», afirmó la catedrática.

Los trabajos comenzaron el pasado día 20 en la zona de la necrópolis. Gracias al convenio de la Diputación con la Universidad, cinco alumnos del Grado de Historia tuvieron el privilegio de participar en estos hallazgos. «Es el tercer año de pácticas y un total de veintiún alumnos han pasado por aquí en períodos de quince días», comentó la catedrática. Además, los alumnos reciben clases específicas de anatomía y topografía que usarán cuando participen o dirijan en un futuro una excavación arqueológica. La mayoría son estudiantes de Valladolid pero también reciben jóvenes de Zamora. El objetivo de este área de trabajo es avanzar en el conocimiento de los rituales de enterramiento de la población residente. 


La institución provincial también organiza campos de trabajo en Matallana (Villalba de los Alcores). En este caso, se desarrollan dos turnos (del 25 de julio al 7 de agosto y del 8 al 21 de agosto), bajo la dirección de Germán Delibes. En él participan más personas que en Almenara, en concreto, treinta alumnos. Para ambos proyectos la Diputación ha destinado un total de 50.245 euros.

(Fuente: El Norte de Castilla / Marina Casero)

5 de junio de 2014

Los arqueólogos hallan una necrópolis tardorromana en Santo Tomé (Jaén)

Se trata de cuatro enterramientos con forma oval, que no presentan un buen estado de conservación. Se estima que los restos puedan tener 1.700 años aunque  todavía no se han encontrado otros elementos que permitan contextualizar con mayor rigor los hallazgos. El descubrimiento se ha producido en el Cerro de los Turruñuelos, donde los investigadores sitúan la antigua ciudad fortificada de Baécula.
La arqueóloga Estela Pérez analiza una de las catas abiertas en el terreno. Foto: DIARIO JAÉN
Unos trabajos de modernización de regadíos han dejado al descubierto vestigios de una necrópolis, al parecer, con unos 1.700 años de antigüedad. El equipo de arqueólogos ha hallado, en apenas una semana de excavación, cuatro tumbas en un paraje ubicado en las cercanías del Cerro de los Turruñuelos, lo que fue la antigua ciudad fortificada de Baécula, en el término municipal de Santo Tomé. Los expertos estiman que puede haber muchos más enterramientos, ya que, hasta ahora, solo se ha intervenido en 30 de los 150 metros previstos.

La Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía tenía catalogados numerosos registros en una zona que destaca por la gran densidad de sitios arqueológicos.Uno de ellos era esta necrópolis, de la que ya se tenía constancia por sendos informes realizados en 1982 y 1992, respectivamente. Por eso, la Junta pidió la realización de catas para autorizar el proyecto de modernización de regadíos en las Vegas. Desde hace una semana, los arqueólogos de la empresa Tragsa realizan estas prospecciones iniciales, que ya han dado los primeros resultados.

Se trata de cuatro enterramientos con forma oval, que no presentan un buen estado de conservación, tal y como reconoce la arqueóloga Estela Pérez Ruiz, quien todavía no se atreve a dar una datación exacta para esta necrópolis: “Es muy pronto para aventurarlo. Uno de los cuerpos está en posición de decúbito lateral, lo que hace suponer que pueda ser de época tardorromana”, explica. 


Sin embargo, aparte de los restos óseos, todavía no se han encontrado otros elementos que permitan contextualizar con mayor rigor los hallazgos, como lápidas, monedas o hebillas. “Todavía queda mucho por excavar y por hacer”, sostiene.

Uno de los rasgos más llamativos de esta necrópolis es la cercanía a los cerros de los Turruñuelos y de las Albahacas, donde, según los historiadores, se sitúa la batalla de Baécula, entre los cartagineses liderados por Asdrúbal Barca, y las tropas romanas, comandadas por Escipión el Africano.

(Fuente: DIario Jaén / Rafael Abolafia)

12 de agosto de 2013

La Junta de Andalucía apuesta por musealizar "in situ" los restos de la villa romana de Los Mondragones (Granada)

La Junta de Andalucía apuesta por 'musealizar' 'in situ' los restos de la villa romana del siglo I hallados en las obras desarrolladas en la zona del antiguo cuartel de Los Mondragones de Granada, concretamente en el entorno de la almazara descubierta, una de las piezas más valiosas del conjunto arqueológico.

Según ha explicado a Europa Press la delegada de Educación, Cultura y Deporte de la Junta de Andalucía en Granada, Ana Gámez, esta propuesta ha supuesto la modificación del proyecto original del aparcamiento que se va a construir en el lugar, y un diseño propio para el futuro espacio expositivo.

Ocupada de manera ininterrumpida hasta el S. VII
La villa, perteneciente a la nobleza romana, fue ocupada de manera ininterrumpida hasta la época visigoda (siglo VII), un periodo del que existen pocos datos en el entorno de Granada. El conjunto está además salpicado de tumbas de los siglos I al VII, lo que confirma que los visigodos reordenaron este espacio cuando perdió su funcionalidad y lo habitaron. 

El equipo de arqueólogos que trabajó desde finales de enero en el yacimiento pudo sacar a la luz prácticamente todos los elementos que componían las villas romanas, como la zona de cultivo y el lugar donde se transformaban en aceite y vino los productos recolectados, destacando en este caso unas "potentes" estructuras de un molino —o almazara— del siglo I, según indicaron el pasado mes de abril los responsables del hallazgo. 

Gámez, que ha valorado la colaboración y el compromiso social entre la empresa constructora y las instituciones implicadas —Junta y Ayuntamiento de Granada—, ha señalado que en el entorno de la almazara se conservarán, además de los elementos muebles, los mosaicos, como elementos representativos e ilustrativos del espacio doméstico, cinco enterramientos romanos de distintas tipologías y dos o tres enterramientos tardíos que se encuentren en mejores condiciones. 

Más elementos a conservar
Se conservará también completa la planta del edificio que se ha identificado como un mausoleo o edificio religioso que adquiere su relevancia desde tres puntos de vista: su cronología, (IV-VII); su adscripción cultural tardo-romana y su formalización en planta. La ubicación actual de los restos del edificio hace "desaconsejable" mantener esta ubicación en el futuro proyecto de aparcamiento. 

"Desde el punto de vista de la conservación mantener unos restos en medio de un aparcamiento, no parece lo más adecuado ni beneficioso para el bien y se ha demostrado además que, desde el punto de vista de la función divulgadora de ese bien patrimonial, tampoco es de demasiada utilidad", ha incidido la delegada. También se ha desechado la idea de ubicar el edificio en otro espacio, dentro o fuera de la parcela objeto de la intervención arqueológica, lo que lo dejaría "descontextualizado". 

Por todo ello se ha valorado que "lo más recomendable" es que los restos se trasladen al ámbito del espacio de musealización de la almazara, aunque ocupando zonas que queden fuera del perímetro de la misma. "Una ubicación que no lo alejaría más allá de diez metros de la actual y que permitirá mantener su contextualización, una conservación adecuada y un uso didáctico y divulgativo igualmente adecuado", ha mantenido Gámez.

Una labor exhaustiva de documentación 
De acuerdo con los informes técnicos, ha precisa la responsable de la Junta, "se han cumplido los objetivos planteados desde el punto de vista de la investigación y se han documentado de forma exhaustiva y rigurosa los restos encontrados así como sus secuencias cronológicas". "Se han elaborado planimetrías completas, fotografías aéreas y fotogrametrías y también se han realizado estudios antropológicos, musivarios (de los mosaicos), numismáticos y un primer avance de estudio de la cerámica, a la que se habrá de dedicar una segunda fase para completar la investigación en el momento en que se excave la parte de la almazara", ha explicado. 


Según ha apuntado, "se debe seguir excavando" en la zona delimitada como espacio de futura musealización, que será objeto de una segunda fase de investigación y documentación. Desde el punto de vista de la restauración se han preservado aquellos restos que podían considerarse como bienes muebles, cerámica, metal, o restos óseos, incluidos los mosaicos y restos de columnas o basas. 

Marco general del yacimiento 
A partir de la investigación realizada, se ha podido concretar que hubo una primera fase de ocupación romana caracterizada por una villa que tiene su momento fundacional en el siglo I y que evoluciona en su formalización en distintas fases hasta el siglo VII, con una más tardía ocupación en la que se reordenan y habitan los espacios con una necrópolis y un edificio de planta casi centralizada que debiera desarrollar un tipo de función monumental o religiosa.

 A principios del siglo VII el asentamiento se abandona hasta la actualidad. La parcela sobre la que se desarrolla la actividad es de propiedad municipal y cuenta con una superficie aproximada de 10.000 metros cuadrados. Forma parte, junto a otras parcelas procedentes del Ministerio de Defensa, de un Plan denominado 'Innovación del PERI Terrenos del Ministerio de Defensa A.R. 7.02 Cuartel de los Mondragones Granada', en el que el Ayuntamiento prevé la construcción de un espacio comercial, zona deportiva y un aparcamiento de 751 plazas. 

Se encuentra fuera del área de protección del Plan Especial de Protección y Catalogación del Área Centro de Granada (Plan Centro). Esto, así como el hecho de que la parcela no estuviera protegida por el PGOU de Granada, ha determinado que no existieran cautelas arqueológicas en la zona, por lo que tampoco llevaba una actividad arqueológica preventiva asociada. La aparición de los restos arqueológicos en el solar que motivaron esta intervención se define como "hallazgo casual", por lo que es de aplicación el artículo 50 de la Ley 14/2007, de 26 de noviembre, de Patrimonio Histórico de Andalucía.
(Fuente: 20 Minutos / Europa Press)

19 de junio de 2013

Madrid autoriza la búsqueda del poblado visigodo de Vicálvaro al tiempo que destruirá su necrópolis

Las obras de urbanización del barrio de Los Ahijones, en Vicálvaro, desenterraron en 2010 una necrópolis visigoda con 824 tumbas y restos de 1.500 individuos de entre finales del siglo V y el VII. Ahora el Gobierno regional ha decidido destruir el descubrimiento porque “carece de relevancia para conservarlo”. Los arqueólogos han recibido autorización para buscar el poblado.
Las fosas, a 30 centímetros de profundidad, miden entre 160 y 170 centímetros de largo y medio metro de ancho. Se han hallado ajuares con restos metálicos y cerámicos (puñales, broches, etcétera).
Foto: Álvaro García / El País.
Se busca la ciudad mientras se deteriora su cementerio. En el solar de tres hectáreas, situado frente al Cerro Almodóvar, la mayoría de las 824 tumbas están ya cubiertas de matojos y amapolas. Apenas media docena, las más alejadas de la carretera, conservan las cistas visogóticas, lajas de piedra que rodean su perímetro de alrededor de medio metro de anchura. Quedan restos de algunos huesos sobre el terreno, piedras de molinos y otras amontonadas junto a los enterramientos. Se abren paso en la extensión de terreno calcáreo que dio origen al topónimo de Vicálvaro, Vicus Albus (pueblo blanco).


Hace tres años, el Ejecutivo autorizó una intervención arqueológica y ordenó excavar el área, de tres hectáreas, extrayendo y documentando los restos. Sin embargo, el yacimiento no se protegerá pues se encuentra en “un estado muy precario”. Los restos metálicos y cerámicos hallados fueron trasladados al Museo Arqueológico regional. De hecho, los huesos humanos se encuentran a la espera de decidir si serán destruidos o enterrados en otro lugar.

La necrópolis, una vez documentada, será destruida para levantar allí calles y parques del nuevo barrio. El desarrollo urbanístico de Los Ahijones data de 2004, pero la ejecución de las 15.400 viviendas previstas se ha ido demorando. Hasta ahora sólo se ha realizado un 5% del movimiento de tierras previsto. Suficiente en cualquier caso para descubrir el yacimiento.

El director regional de Patrimonio Histórico, Ignacio Muñoz, contó que no se trata de un enclave excepcional; hay otros 60 en toda la región de esa época, y al menos dos (Los Remedios, en Colmenar Viejo; y Sieteiglesias, en Lozoyuela-Navas-Sieteiglesias) se conservan en mejor estado, han sido adaptados como museo “y va mucha gente a verlos”. “En el caso de Vicálvaro, la zona es de difícil acceso (aún no ha sido urbanizada y carece de calles), y las tumbas son más precarias; por ello, en vez de museizarlo se decidió que era más interesante realizar una excavación y estudio de los restos”, añadió.

La excavación ya está concluida. 
Es una de las necrópolis de mayor tamaño de la región, en parte porque, dado que no se iba a conservar, se decidió excavarla entera. Las fosas, a 30 centímetros de profundidad, miden entre 160 y 170 centímetros de largo y medio metro de ancho. Los cráneos rescatados estaban orientados al este. Se han hallado ajuares con restos metálicos y cerámicos (puñales, broches, etcétera).

Los visigodos no enterraban a sus muertos junto a sus poblaciones, así que en los alrededores, quizá a kilómetros de distancia, debía haber un importante enclave muy poblado, dado el tamaño de la necrópolis, que aún no ha sido descubierto. Junto a las tumbas no se han encontrado restos de cabañas o construcciones.

Los visigodos fueron un pueblo germánico que penetró en el Imperio Romano en el siglo IV y conquistó la península ibérica a inicios del V. En el VIII fueron barridos por los musulmanes.

El Tribunal Supremo anuló en septiembre del año pasado el desarrollo urbanístico de Los Ahijones (y el resto de nuevos barrios de Madrid), convirtiendo el área de nuevo en suelo sin urbanizar.

El Ayuntamiento trabaja ahora a marchas forzadas para tener listo, antes de que acabe el verano, un nuevo plan que devuelva la zona al estado anterior a la sentencia; en ese proyecto se podría hacer un excepción con la zona del yacimiento.

Vestigios romanos e islámicos
En la zona del hallazgo se han documentado también vestigios romanos, de la Alta Edad Media, restos islámicos y otros hasta el siglo XIV. “Los informes definitivos aún no están acabados y todavía resta hacer las pruebas de ADN, pero ya se puede avanzar que se trataba de la necrópolis de una población cercana de unos 500 individuos”, explica Jorge Vega, responsable de las excavaciones. “No hemos encontrado, de momento, ningún guerrero, lo que significa que se trataría de una población dedicada a la agricultura”. Saúl Martín, uno de los arqueólogos que participó en la excavación vecina de Los Berrocales, confirma que hace seis siglos Vicálvaro ya era un distrito obrero. “Eran trabajadores, no se han encontrado edificios espectaculares ni ajuares fastuosos”, señala sobre el terreno en una visita con el vocal de IU. Junto a las tumbas vacías hay piedras de molinos de mano para hacer pan, pozos y dos bocaminas previsiblemente más modernas, según Martín.

Localizar el emplazamiento de la iglesia
“Se trataría de hispanos que adoptaron las costumbres visigodas. Étnicamente no era un pueblo germánico”, abunda Vega. El responsable de las excavaciones anuncia que algunos de los restos óseos serán analizados en una universidad danesa y otra española para extraer el ADN. También se estudiarán las dentaduras para detallar la alimentación que seguía este grupo. El poblado estaba formado por casas del tipo “rehundido”. Los muros estaban enterrados a media altura y luego un armazón de madera cubría la techumbre. El pueblo, posiblemente, incluía una iglesia que previsiblemente fue desmontada durante las invasiones árabes. “Es otro elemento interesante que queremos encontrar”, dice Vega.

Dentro de los sarcófagos, los arqueólogos hallaron ajuares formados por pendientes, anillos o broches que han sido trasladados al Museo Arqueológicos Regional, en Alcalá de Henares. Las tumbas se agrupaban según familias “formando pequeñas agrupaciones”, explica Vega. “Imaginamos que la idea es que todos descansasen juntos”. Los individuos eran enterrados en féretros de madera remachados con clavos de bronce. Todas las tumbas están excavadas en la misma dirección: de este a oeste, la salida y la puesta del sol.

26 de abril de 2013

Las obras de un aparcamiento sacan a la luz una villa romana y valiosos restos visigodos en Granada

También destaca el hallazgo de unas "potentes" estructuras de un molino del siglo I. El hallazgo puede transformar la historia de Granada, ya que es la primera vez que se descubren restos arqueológicos desde el siglo I hasta el VII. 
Mosaico policromado geométrico encontrado en la villa romana
de Los Mondragones (Granada). Foto: EUROPA PRESS
Sobre el terreno se aprecian las diferentes partes de la villa.
Foto: GRANADA HOY
Aunque en un primer momento los restos arqueológicos hallados en los Mondragones parecían carecer de valor, las obras han dado en los últimos días un giro de gran importancia. 

Bajo la tierra del antiguo Cuartel Militar situado en el distrito Beiro se ha encontrado una Villa Romana del siglo I y un conjunto de tumbas visigodas. Un hallazgo arqueológico de gran importancia que ha transformado el transcurso de las obras y de la historia de Granada por completo.

Según explicó ayer el director de la intervención arqueológica a pie de excavación, Ángel Rodríguez, en los terrenos de los Mondragones de más de 5.000 metros cuadrados ha sido localizada una auténtica villa romana que se mantuvo en esta ubicación posiblemente "de forma ininterrumpida" entre los siglos I y VI. Un espacio que consta de varios elementos "típicos", de esta construcción como las tierras de cultivo, una almazara y varias tumbas en un espacio dividido en dos partes.

En concreto, en los terrenos situados más al norte "encontramos la parte urbana de la villa con una vivienda y un jardín", donde se pueden ver los mosaicos policromados geométricos. 


Asimismo, se han desenterrado varias tumbas visigodas, de una "reocupación posterior de los terrenos", entre los siglos VI y VII. El arqueólogo destacó la importancia de los hallazgos, sobre todo porque con anterioridad no se habían encontrado restos arqueológicos de esta época en Granada.

Sobre el futuro de la villa, el alcalde de la capital, José Torres Hurtado, y la delegada de Cultura, Ana Gámez, ofrecieron ayer en su visita a los Mondragones algunos datos. En primer lugar se continuará con la excavación y el seguimiento de los hallazgos. Después, la Delegación de Cultura de la Junta valorará las propuestas del Ayuntamiento en materia de conservación y exposición. Entre ellas, destaca la conservación del molino, uno de los hallazgos más importantes que posiblemente se integrará en el aparcamiento. 
Pero además,  entre las propuestas destaca la reconstrucción de cinco tumbas romanas en esta misma ubicación. Estos enterramientos son importantes sobre todo por la forma en que fueron inhumados los cadáveres, que han aparecido con agujas para recogerse el pelo, monedas en la boca y lo más sorprendente, sin rótula en las rodillas, quizás como consecuencia de un rito, hasta ahora desconocido. 

Dada la estructura de la villa se cree que podría hacer más restos en la cara norte del terreno. Sin embargo, y dado que se encuentran en una parte externa a la obras de Mondragones estos restos tendrán que esperar para ver la luz. Según indicó el arqueólogo deberán extraerse de forma preventiva, y al tratarse de un terreno del Ayuntamiento y la Junta, ellos deberán llegar a un acuerdo.
(Fuente: Granada Hoy / Lourdes Mingorance)

19 de noviembre de 2012

Habrá nueva campaña de excavaciones en Santa Comba de Louro (Pontevedra)

Con un presupuesto de 93.306,12 euros se trabaja para "completar la investigación científica del yacimiento iniciada en la excavación de 2010". Los responsables de este proyecto indican que la campaña de excavación arqueológica en Valga permite documentar una secuencia histórica ocupacional que abarca desde el siglo IV después de Cristo hasta el XVIII.


Todos los restos son minuciosamente inventariados.
Foto: Iñaki Abella
La Consellería de Cultura, Educación e Ordenación Universitaria, por medio de la Dirección Xeral de Patrimonio Cultural y en colaboración con la Unión Europea -que aporta fondos comunitarios-, desarrollan en Valga lo que se presenta como proyecto de "Excavación arqueológica, consolidación y acondicionamiento para la puesta en valor del yacimiento de la iglesia vieja de Santa Comba de Louro" (Pontevedra)

En colaboración con el Concello de Valga, con un presupuesto de 93.306,12 euros y mediante la firma "Tomos Conservación Restauración, S.L.", que figura como contratista, se trabaja para "completar la investigación científica del yacimiento iniciada en la excavación de 2010", de la que ya se dio cuenta entonces.

Y como se explicó en otras ocasiones se persigue, igualmente, sentar las bases para garantizar la conservación de las estructuras que conforman este yacimiento, revalorizándolo así como elemento patrimonial "mediante su aprovechamiento sociocultural".

Visitas guiadas
Para ello se contempla la organización de visitas guiadas al yacimiento -ya se hicieron muchas-, la creación de un blog -del que se extraen algunas de las fotos que ilustran esta información y muestran la evolución de los trabajos- y organización de conferencias y exposiciones.

Los responsables de este proyecto indican que la campaña de excavación arqueológica en Valga permite documentar una secuencia histórica ocupacional que abarca desde el siglo IV después de Cristo hasta el XVIII.

Todo indica que la primera ocupación de este espacio, enclavado en un pequeño valle de la parroquia de Cordeiro, data del siglo IV d.C., en la época tardorromana.

"Este nivel está documentado por la exhumación de estructuras murales, industriales y funerarias, así como por la recuperación de material ergológico", dicen los entendidos en la materia.

De este modo, se recuperó "parte de un muro de mampostería roto por su extremo sur, como consecuencia de las excavaciones de tumbas paleocristianas". Dicho muro "continúa bajo los muros de la primera iglesia de planta basilical, construida a partir del siglo V sobre los restos de la ocupación tardorromana".

También apareció un horno industrial para la producción de vidrio o metales, recuperándose en estas excavaciones la cámara de combustión y la cámara de cocción del mismo.

En tercer lugar se localizó "una 'estela' tardorromana con epigrafía, reutilizada en el muro de la fachada de las iglesias y relacionada con tumbas en ímbrice, exhumadas fuera de su lugar original de deposición".

Necrópolis tardorromana
Las mismas fuentes constatan "la existencia de una necrópolis tardorromana que estaría situada muy cerca del lugar habitacional".

Puntualizan, asimismo, que "el material ergológico recuperado consiste en material latericio, tégulas, ímbrice y ladrillo, cerámica común, imitaciones de 'tierra sigillata', vidrio y metales como hierro y bronce".

Todo lo dicho hasta aquí guarda relación con el primer nivel, ya que el segundo tiene lugar a partir del siglo V d.C.. Es desde el año 380 cuando "Teodisio decreta como única religión oficial del imperio el cristianismo", y es esa cristianización la que "trae como consecuencia que muchos lugares o hábitats tardorromanos desaparecieran y que su espacio ocupacional fuera reutilizado, tanto 'cristianizando lugares paganos' como evolucionando hacia espacios religiosos".

Tras ofrecer estas explicaciones, los arqueólogos añaden que "eso es lo que sucedió en Santa Comba de Louro", toda vez que sobre el nivel de ocupación tardorromano "se documenta la construcción de una pequeña iglesia basilical de planta rectangular, rematada en una sencilla cabecera".

Se cree que esta pequeña basílica pudo haber dispuesto de una o dos habitaciones para uso de algún eremita que además de rituales litúrgicos prestase ayuda social, de ahí la idea de un pequeño cenobio relacionado con la iglesia".

A esta construcción se asocian "las primeras tumbas exhumadas in situ, como simples tumbas excavadas en restos de pavimento tardorromano o tumbas tardoantiguas, construyendo las paredes con piedras colocadas en posición horizontal cubiertas con una tapa, o bien tumbas construidas con piedras y reaprovechamiento de material latericio romano, como tégulas o ladrillo".

Los técnicos concluyen que "la cronología de esta basílica o cenobio transcurre entre el fin del imperio, a lo largo de la llamada etapa germánica, y el inicio de la repoblación en el siglo VIII".

En cuanto al tercer nivel, cabe precisar que es de la época altomedieval. "La primera iglesia pervive hasta los siglos VIII o IX", cuando parece haber sudo destruida por un incendio, como atestiguarían los abundantes restos de carbón recuperados.

Aquello -sin descartar la posibilidad de que se tratara de ampliar las instalaciones, a causa del aumento poblacional-, dio paso a la construcción de un segundo templo, aprovechándose la fachada y las paredes laterales del primero.

Asociada a esta iglesia hay una necrópolis de la que se recuperaron 26 tumbas, la mayoría de adultos. También se obtuvo en las excavaciones diverso material, como parte de la ornamentación de un capitel y una columna con epigrafía y grabado en bajo relieve de un báculo episcopal, así como cerámica medieval, monedas de bronce y alguna medalla.

En el cuarto nivel arqueológico -que comienza a finales de la Baja Edad Media y abarca hasta el siglo XVI-, este espacio patrimonial de Valga vivió una reforma y ampliación de la iglesia.

Es entonces cuando la iglesia "pasa a ser parroquial" y cuando se derriba el muro de la fachada para construir otra nueva, "ganando así unos 40 metros cuadrados".

Y ya en el quinto y último nivel -desde principios del siglo XVIII hasta el año 1730, cuando se desmantela y traslada la iglesia a su ubicación actual-, los arqueólogos documentan tanto ese desmantelamiento como el reaprovechamiento de la piedra". De esa época ser recuperan "numerosos datos patrimoniales que ayudan a la investigación de un tipo de yacimiento poco excavado en Galicia", por eso se cree esencial avanzar e incluso ampliar este proyecto, para que Igrexa Vella de Santa Comba de Louro "sirva de referencia didáctica".

(Fuente: Faro de Vigo / Manuel Méndez)

6 de septiembre de 2012

La villa romana de Sarrià de Ter declarada de interés nacional

El Gobierno destaca el potencial de la villa del Pla de l'Horta (Gerona) en la difusión del patrimonio arqueológico.El Gobierno ha acordado declarar bien cultural de interés nacional en la categoría de zona arqueológica la villa romana del Pla de l'Horta, en Sarrià de Ter (Gerona), y ha delimitado el entorno de protección. Está situada en una zona densamente urbanizada de Sarrià de Ter, a unos cuatro kilómetros al norte de la ciudad romana de Gerunda, cerca del trazado de la Vía Augusta.
La villa de Sarrià de Ter se descubrió en 1970 a raíz del hallazgo
de unos mosaicos romanos durante la construcción de un bloque
de pisos. 
El yacimiento se descubrió en 1970 a raíz del hallazgo de unos mosaicos de época romana durante las obras de construcción de un bloque de pisos. Tras su descubrimiento, un sector importante de la villa quedó preservado, ya que se encontraba en terrenos municipales. Se trata de una villa de época bajo-republicana hasta la antigüedad tardía, con importantes conjuntos de mosaicos.

Los datos obtenidos de las excavaciones apuntan a que una parte de la villa se situaba en la falda del cerro localizado al oeste de la zona excavada y bajo los edificios construidos en los años 70, donde se encontraría la pars rústica e incluso la parsfructuaria del establecimiento agrícola (s. I aC - VI dC). También había una pequeña necrópolis que se ha fechado en el s. II dC, con una reutilización en la época visigoda.

La declaración como BCIN se fundamenta en el potencial que presenta la villa en el campo de la difusión del patrimonio arqueológico con aplicaciones didácticas, ya que la zona concentra estructuras arquitectónicas bien conservadas , sobre todo las correspondientes a la parte residencial (con pavimentos de mosaico relevantes), fácilmente museizables.

También se ha considerado la representación y el significado de esta villa en el 'ager Gerundensis', cuya implantación se relaciona con la fundación de de esta ciudad y el reparto de la tierra de su territorio hasta la antigüedad tardía.
(Fuente: La Vanguardia)