Mostrando entradas con la etiqueta necrópolis íbera. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta necrópolis íbera. Mostrar todas las entradas

3 de julio de 2014

Andalucía protege como Zona Arqueológica dieciocho yacimientos en Porcuna (Jaén)

El Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía ha acordado inscribir en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, con la tipología de Zona Arqueológica, un conjunto de 18 yacimientos arqueológicos ubicados en el término municipal de Porcuna (Jaén). Estos asentamientos cubren un extenso periodo histórico, desde el Neolítico Final hasta la época contemporánea.
Conjunto escultórico ibérico de Porcuna, en el Museo Provincial de Jaén.
La nueva zona arqueológica suma una superficie protegida de 403 hectáreas, en la que se incluye la mayor parte del núcleo urbano, y abarca vestigios de las épocas prehistórica, íbera, romana y musulmana, además de construcciones singulares como las torres y lienzos de murallas del castillo medieval de la localidad (una de las sedes principales de la Orden de Calatrava) o la iglesia gótica del Priorato de Porcuna.

Los yacimientos se localizan en el valle medio del río Salado de Porcuna y ocupan varios cerros allanados de la campiña alta del valle del Guadalquivir. Corresponden a un asentamiento que tuvo su origen en el Neolítico Final-Cobre antiguo (III milenio a.C.) y que, con distinta extensión e intensidad, ha mantenido una ocupación ininterrumpida hasta la actualidad.

Como antecedentes de este poblamiento se protegen también, entre otros enclaves paleolíticos, los de La Peña de la Grieta, los Farallones del Sulfuro o la Cueva de los Enamorados, hábitats que se desarrollaron al resguardo de pequeños abrigos en los bordes de los cerros de Porcuna. Destaca especialmente el de la Peña de la Grieta, uno de los primeros de este tipo investigados mediante excavación y comparable a las conocidas cuevas de Ambrosio, en Almería, o las del Parpalló y Les Mallaetes, en Valencia.

Al final del Neolítico las comunidades se asientan en las cimas de los cerros de Los Alcores y El Albalate, donde crean sendos poblados fortificados a unos dos kilómetros de distancia el uno del otro y flanqueando el antiguo lago salado pleistocénico de Pescolar.


En la denominada época orientalizante o tartésica, el enclave de Los Alcores se expande en sentido sureste, hacia el Cerro del Castillo, casco histórico de la actual Porcuna. Las fuentes literarias clásicas señalan este poblamiento como la polis de Ibolca y la consideran capital de los túrdulos y de la zona oriental de la Turdetania. Su prosperidad se refleja en la complejidad de las viviendas y en la importancia de los conjuntos escultóricos hallados. En torno al núcleo Los Alcores-El Cerro del Castillo se sitúan también necrópolis y sileras como las del Camino Alto-El Muro, la Cruz Blanca y El Ejido de Napoleón.

CIUDAD ROMANA
En la época romana, Obulco obtiene el estatus de ciudad y su ceca, la más prolífica y variada de la Hispania, acuña durante 200 años decenas de tipos de monedas que circulan por todo el Imperio. Fruto de este florecimiento se produce la consolidación del urbanismo de la población y se trazan nuevos barrios como los actuales San Benito, Santa Ana, San Marcos o San Francisco. Nuevas necrópolis la rodean por todos los flancos a partir de sus puertas y caminos y también surgen asentamientos periurbanos atestiguados en yacimientos como La Dehesa de los Potros y las villas de La Sendilla Golosa, Chichimao, La Cabra Mocha y El Cerro de Camacho.

Durante la Antigüedad tardía y toda la Edad Media se refuerza el castillo, se crea un perímetro más reducido y se intensifica la población intramuros. De la época musulmana se han investigado algunos restos de viviendas de la ciudad fortificada de Bulkuna, sobre todo en la parte alta (barrio del Castillo), así como silos y restos de necrópolis. Por su parte, los yacimientos de Las Huertas de El Vélez, La Galga, La Tenería y Mengíbar reflejan la agricultura de regadío que abastecía al núcleo urbano.

En el perímetro de la zona arqueológica declarada por el Gobierno andaluz también se incluye el legado de la Alta Edad Media y de la época moderna. Tras la entrega al rey Fernando III en 1240, la ciudad pasa a la Orden de Calatrava y durante los siglos XIV y XV sirve de residencia de los maestres.

A este periodo corresponde la construcción del nuevo castillo sobre los restos antiguos como recinto palaciego, además de una compleja evolución urbanística sobrepuesta a amplias zonas de la ciudad túrdula y romana. De la Orden perviven algunos de sus edificios más señeros, como la Iglesia y Priorato de San Benito o la Torre Nueva o de Boabdil, singulares ejemplos del estilo gótico en Andalucía oriental y ambos declarados ya monumentos.

De la época moderna se conservan numerosas viviendas de arquitectura vernácula y valiosos edificios que reflejan la importancia de Porcuna tanto por su población como por su actividad agropecuaria. Entre ellos destacan el Pósito Real (actual Ayuntamiento), el Granero y Bodega de Francisco Javier Ceballos, la Iglesia de San Sebastián o Jesús Nazareno y la Casa Palacio de los Aguileras.

26 de junio de 2014

Sacan a la luz ocho nuevas tumbas romanas en Cástulo

Las excavaciones arqueológicas de urgencia en el yacimiento de Cástulo, en Linares (Jaén), han sacado a la luz ocho nuevas tumbas romanas, cuatro del siglo I y II y otras cuatro del siglo IV, que ponen de manifiesto que el cementerio situado en la Puerta Norte de la ciudad es mayor de lo que se pensaba.
Las cuatro tumbas romanas (S. IV dC) son de inhumación, una de ellas con sarcófago y restos de ajuar. (Foto: EFE)
Las excavaciones se han realizado fuera del vallado del yacimiento en una zona de olivar de propiedad privada, donde las lluvias habían dejado al descubierto los restos, según ha explicado a Efe Marcelo Castro, director del Conjunto Arqueológico de Cástulo.

Las cuatro tumbas más antiguas son de incineración y en ellas destaca una urna con cenizas y forma de casita y el hecho de que uno de los cadáveres, por razones que se desconocen, no se quemó por completo, lo que pone al descubierto que la incineración en la pira se hacía con los cuerpos en posición fetal.

Hasta entonces, los arqueólogos se preguntaban cómo hacían para quemarlos en lugares tan pequeños, en los que no cabía un cuerpo estirado.


RESTOS DE AJUAR Y UNA BOTELLITA DE VIDRIO
Las otras cuatro tumbas que podrían pertenecer al siglo IV, época romana bajo imperial, son de inhumación y destaca de una de ellas que los restos se encontraban dentro de un sarcófago de forma trapezoidal con restos de ajuar y una botellita de vidrio

Son precisamente los vidrios encontrados, que forman parte del ajuar mortuorio, algunos de los restos que más llaman la atención, y se encuentran en un estado de conservación "magnífico".

Las tumbas podrían pertenecer a personas de una misma familia o un mismo gremio al presentar matices en común y encontrase en la misma zona del cementerio, y por los restos encontrados, a lo que ahora llamaríamos una clase media, salvando las diferencias históricas.

DESCUBRIR EL CÁSTULO PRE-ROMANO
El yacimiento de Cástulo no cesa de aportar datos a la historia de la zona tanto fuera de campaña de excavación como en ella, que empezará la semana que viene con el objetivo de descubrir el Cástulo prerromano, el ibero, cuando la ciudad fue capital de la Oretania.

Se excavarán distintas zonas para sacar a la luz parte del poblado y la fortificación ibera, con el objetivo de abrir en el yacimiento "ventanas" a todas las épocas en las que fue un centro urbano de importancia.

(Fuente: EFE)

20 de mayo de 2014

Descubren tres sepulturas íberas a la entrada del casco urbano de Villajoyosa (Alicante)

Los sondeos arqueológicos realizados por el servicio municipal de Arqueología para construcción del nuevo vial de acceso a Villajoyosa han permitido localizar tres sepulturas ibéricas de cremación junto con los restos de la calzada de entrada al núcleo urbano ibérico de La Vila.
Túmulo de la necrópolis de Les Casetes, que sería similar al encontrado recientemente. Foto: LA MARINA PLAZA.
Las tumbas están datadas entre los siglos VI a. C. y el IV a. C. y consisten en dos fosas rectangulares de esquinas redondeadas de orientación este-oeste junto a los restos de un túmulo (estructura rectangular que señalizaba las tumbas). Los iberos relacionaban la salida y puesta de sol con el nacimiento y la muerte y por esta razón enterraban a sus difuntos de forma sistemática siguiendo esta orientación.

RITUAL DE CREMACIÓN
Las tumbas siguen el ritual de cremación donde se quemaba al difunto en una pira funeraria y posteriormente se recogían sus restos y se depositaban en fosas como las localizadas.

Estos enterramientos se situaban a ambos lados de las vías de entrada a las ciudades íberas, en este caso los sondeos han sacado a la luz también varios tramos de la antigua calzada a la que estaban asociadas las tumbas.

Hasta el momento los trabajos han consistido en la localización y delimitación del yacimiento y su posterior cubrición para proteger los restos. En pocas semanas se iniciarán los trabajos de excavación propiamente dichos, en los que seguramente se sacarán a la luz nuevos enterramientos y se procederá a la excavación sistemática de los ya localizados.

Los trabajos de investigación del Museo durante 25 años han permitido conocer con bastante fiabilidad el tamaño de la ciudad íbera y luego romana que se encontraba en la actual Villajoyosa, los nuevos hallazgos confirman la importancia del asentamiento ampliando los límites de la urbe.

(Fuente: Diario Información)

5 de diciembre de 2013

La Junta autoriza que "piteros" peinen el entorno de la necrópolis ibérica del Cerro de las Cabezas, en Valdepeñas

Es la primera vez que la Junta de Castilla-La Mancha aprueba una intervención de este tipo alrededor de un yacimiento con declaración BIC. La empresa promotora de la prospección arqueológica contó con la ayuda de la Asociación Española para la Defensa de la Detección Metálica, cuyos asociados (coloquialmente conocidos como "piteros") han recuperado 410 objetos metálicos como fíbulas, monedas, armas, proyectiles y adornos varios, la mayor parte de ellos de época ibérica
La Asociación Española para la Defensa de la Detección Metálica desplazó hasta Valdepeñas a sus asociados con más experiencia de campo. Foto: AEDDM
Es la primera vez que la Dirección General de Consejería de Cultura de la Junta de Castilla-La Mancha permite legalmente este tipo de actividad, en la que se autoriza a aficionados a la detección metálica a recuperar objetos históricos dispersos sobre la superficie de unos terrenos con probada existencia de restos arqueológicos, aunque en este caso se haya contado con la dirección facultativa de la empresa Anthropos S.L. cuyos técnicos se encargan de analizar y documentar las piezas encontradas.

Los trabajos con detector de metales han consistido en la localización y retirada de elementos arqueológicos dispersos por la superficie de los terrenos donde el pasado mes de agosto fueron localizadas catorce tumbas de incineración, un túmulo y una pira funeraria de la necrópolis ibérica del Cerro de las Cabezas.

RECUPERADOS MÁS DE 400 OBJETOS
Según ha informado la asociación por medio de un comunicado, "las prospecciones desarrolladas están permitiendo peinar palmo a palmo el terreno, recuperando cientos de objetos arqueológicos de diversa clase, tales como fíbulas, monedas, armas, proyectiles y adornos varios, la mayor parte de ellos de época ibérica. En total se han recuperado 410 objetos (número provisional),"


En este escrito la Asociación Española para la Defensa de la Detección Metálica justifica su actuación en que muchos de los objetos encontrados ya se encontraban perdidos "y amenazados por las avenidas del río Jabalón y las labores agrícolas mecánicas." Desde la asociación consideran además que han conseguido "la protección y conservación preventiva del Patrimonio Arqueológico disperso sobre la necrópolis del Cerro de las Cabezas, que hasta ahora permanecía sin estudiar y abandonado y en este momento se halla en condiciones estables."

Otro de los propósitos de esta acción -concluye el comunicado- es que una vez finalizada la prospección "estos terrenos dejen de resultar atractivos para los buscadores clandestinos de tesoros arqueológicos, dado que en este momento no se encuentran ya objetos metálicos en su superficie."

15 de agosto de 2013

Hallan el cementerio íbero de Cerro de las Cabezas en Valdepeñas (Ciudad Real)

Un grupo de arqueólogos ha hallado al pie del yacimiento del 'Cerro de las Cabezas' de Valdepeñas (Ciudad Real) el lugar en el que los habitantes de este poblado íbero enterraba a sus muertos, junto al río Jabalón.

La necrópolis se situaba fuera del poblado y a favor de los vientos dominantes en la zona, de modo que los malos olores o humos precedentes de las cremaciones no molestaran, según ha explicado a Efe el arqueólogo Luis Benítez de Lugo.

"Los trabajos arqueológicos han constatado que en este lugar los difuntos eran colocados sobre una pira de leña, vestidos y con algunos objetos personales", ha subrayado el investigador.

Recipiente de barro
Tras la quema, los restos óseos quemados y fragmentados, las cenizas y los objetos personales quemados se metían dentro de un recipiente de barro que era cuidadosamente enterrado en un hoyo sobre las cenizas de la pira.

De este modo se ha concluido que el ritual realizado era doble: de cremación, a unos 700 grados centígrados, y de enterramiento.

El hallazgo revela la creencia en una vida después de la muerte y proporciona valiosa información sobre el mundo espiritual precristiano, según Benítez de Lugo.

El yacimiento pervivió a la romanización

El descubrimiento de esta necrópolis resulta de gran interés científico, pues hasta ahora se creía que el lugar fue abandonado en el siglo III antes de Cristo y los materiales encontrados revelan que la vida en este emplazamiento continuó siglos después, durante la romanización, y pervivieron durante varios siglos los rituales funerarios de tradición indígena.

Los trabajos realizados en esta necrópolis han proporcionado numerosos objetos que serán depositados, como establece la legislación, en el Museo de Ciudad Real tras su estudio.

La intervención arqueológica ha sido promovida por Unión Fenosa y supervisada y autorizada por la dirección general de Cultura de Castilla-La Mancha bajo la dirección de los arqueólogos Rocío Noval y Enrique Mata además de Luis Benítez de Lugo.

(Fuente: El Diario / EFE)

14 de agosto de 2013

Comienza la búsqueda de restos de la Edad del Bronce en el Tossal de la Vila (Castellón)

La Diputación de Castellón, a través del Servicio de investigaciones Arqueológicas y Prehistóricas (SIAP),  comenzará el próximo día 19 de agosto la campaña de excavación del Tossal de la Vila en la Serra d´en Galcerán. El interés de estos trabajos arqueológicos se encuentra en la cronología de finales de la Edad del Bronce (siglo VIII a.C.) ya que en la provincia de Castellón hasta el momento no se ha encontrado otro yacimiento que aporte datos sobre ese periodo.

Se trata de un proyecto que se inició en 2012 y que complementa a otros que está llevando a cabo el SIAP, y que tienen como finalidad conocer el desarrollo histórico del primer milenio antes de Cristo en Castellón.

Dataciones del S. VIII a.C.
La excavación tendrá una duración de dos semanas, cuenta con la colaboración del ayuntamiento de la localidad y de varios voluntarios provenientes de varias zonas de España y se centrará en la identificación de los niveles del siglo VIII a.C. que en la pasada campaña se pudieron localizar sobre la roca natural del terreno. La datación se ha podido obtener gracias a las vasijas, en varios casos completas, que permiten a través de su decoración y forma precisar la cronología del primer momento de ocupación de este asentamiento situado en la cima de una montaña desde donde hay una visión que domina gran parte de la zona central de la provincia.

Se trata de un asentamiento probablemente de pastores que pasarían el estío en esta zona que tendría pastos para los rebaños de ovicápridos, que serían el sustento económico del grupo de personas que conformaba esta pequeña comunidad del final de la Prehistoria castellonense.

El yacimiento presenta también un momento de ocupación perteneciente a la etapa islámica (siglos X y XI), momento en el que se construye una muralla que envuelve gran parte de la cima.

Necrópolis ibérica de ‘Los Cabañiles’, Zucaina

El inicio de estos trabajos se produce tras haber concluido esta semana la labor realizada en la necrópolis íbera de ‘Los Cabañiles’ de Zucaina, que entra con esta campaña en su fase final. Estos trabajos han descubierto una compleja estructura funeraria que acoge varios enterramientos de cremación depositados en urnas junto a la cual se sitúa el ajuar funerario del difunto, formado por elementos de la indumentaria personal como son broches y hebillas de cinturón, todo ello de bronce. Todo ello formando parte de un complejo de culto mucho más amplio, pues junto a los enterramientos se excavaron hace unos años diversas construcciones de la misma época. En los últimos días de la excavación se ha realizado una visita guiada al yacimiento, la cual se repite estos días dentro del programa de fiestas de la localidad. También se ofrecerá una charla para dar a conocer a los vecinos los resultados obtenidos.

Trabajo realizado durante todo el año

Cabe señalar que la Diputación de Castellón, a través del Servicio de Investigaciones Arqueológicas y Prehistóricas (SIAP), realiza durante este año seis excavaciones arqueológicas y una cata en varias zonas de la provincia como parte de su programa de actividades, que también contempla actos que divulguen esa labor científica e investigadora.

Ya se han realizado cuatro de esos trabajos, y ahora con la campaña de Serra d´en Galcerán comienzan las labores en la quinta ubicación, siendo la excavación en La Torrassa de La Vall d´Uixó el último de los trabajos previstos por este servicio para 2013.

(Fuente: Mediterráneo)

24 de julio de 2013

Encuentran la tumba de un ‘príncipe ibérico’ en la primera excavación de la necrópolis de Alarcos

Entre los seis túmulos abiertos por los alumnos de la Universidad de Castilla La Mancha en la necrópolis íbera de Alarcos (Ciudad Real), se encuentra el de un ‘Príncipe Ibérico’, uno de los personajes más importantes de esta sociedad, cuya tumba escalonada, estuvo seguramente adornada con algún tipo de escultura. Además de han encontrado una falcata y varias cuentas de collar.
Varios alumnos miden el túmulo principesco hallado en la necrópolis de Alarcos. Foto: EL CRISOL DE CIUDAD REAL
Alarcos es uno de los principales centros ibéricos de la provincia de Ciudad Real. Sí, también es medieval, árabe y cristiano, pero debajo de estos restos de la conquista y la reconquista, se haya lo que se conoce como un Oppidum un centro ‘urbano’ dentro de un mundo rural que ocupó el cerro entre el sigo VI y el II antes de Cristo. Quizás por esa situación, debajo de la gran urbe árabe, la parte ibérica de Alarcos es la más desconocida del yacimiento arqueológico de Ciudad Real, un desconocimiento que, en ocasiones, conlleva sorpresas como la ocurrida el pasado invierno con el descubrimiento de una necrópolis ibérica fruto de unas obras.

Una necrópolis única
El hallazgo tiene “muchísima importancia el ámbito geográfico de Ciudad Real”. Quien habla es Rosario García. Ella junto a David Rodríguez dirigen los equipos que se ocupan de las excavaciones, formados por alumnos de la UCLM y algunos graduados que están haciendo másteres y que deciden pasar dos semanas del verano buscando en el pasado histórico de Ciudad Real.

La importancia de la necrópolis viene marcada por la escasez. No hay ninguna en Ciudad Real que se conserve. Se sabe por ejemplo que bajo el pantano de Peñarroya hay una, o que se han encontrado cinco o seis tumbas sueltas en algunas excavaciones realizadas en Alhambra o en Argamasilla de Alba pero jamás una necrópolis íntegra.

Además, la relevancia viene marcada por lo que se ha descubierto en las apenas dos semanas que han estado investigando, las excavaciones terminaron el pasado martes. 

Entre los seis túmulos abiertos se encuentra el de un ‘Príncipe Ibérico’, uno de los personajes más importantes de esta sociedad, cuya tumba escalonada, estuvo seguramente adornada con algún tipo de escultura. Es un ‘príncipe ibérico’, así entre comillas, porque se trata de una nomenclatura de índole medieval pero que tradicionalmente se aplica a los grandes señores de los poblados ibéros, ya que era una sociedad en que la sucesión era familiar.

Esta tumba es la que más llama la atención del complejo, aunque no se hayan encontrado restos, porque puede hacer pensar que algunas de las esculturas encontradas hace años en Alarcos pueden pertenecer a ella, algo que este verano y otoño tendrán que investigar los arqueólogos junto al resto de piezas. 


Más hallazgos
En total han sido descubiertos seis túmulos, un enterramiento completo con urna, una falcata, “aunque apelmazada dentro de un amasijo de hierro y flechas”, varias cuentas y sobre todo la necrópolis en sí, que implica un apoyo más para construir el relato histórico del Alarcos ibero. Unas piezas a las que hay que sumar la falcata, descubierta durante unas obras este invierno y que puso sobre la pista a los arqueólogos.

Los iberos era un pueblo que incineraba a sus muertos, bien en la misma tumba o bien trasladaban sus restos a otro lugar. En las necropolis junto a los restos, llevaban ajuares con aquellos objetos más deseados por sus dueño para que les acompañase en la otra vida, lo que marca la diferencia con los pueblos que suelen estar abandonados y dónde el descubrimiento se circunscribe más a restos de viviendas, vajillas rotas, ajuares, huesos de animales comidos,… “Ajuares pequeños, cuentas, fíbulas, cinturones, escudos”, todo estos elementos son aspectos que se encuentran dentro de una excavación de este tipo. 


“Los iberos siempre tienen una necrópolis”, aunque hay aspectos que aún se desconocen de ellas. La principal pregunta es si enterraban a todo el mundo o había ciudadanos íberos que no contaban con ese derecho. Un elemento más que hace que la ‘tumba principesca’ llame la atención, porque el hallazgo muestra como la estratificación social que había en vida perduraba también la muerte.

“Cuando sale el enterramiento hay que ir muy despacio, abrir volver a cerrar y abrir el año que viene”. Es decir que todavía quedan años de investigación hasta que se sepa qué es lo que esconde realmente esta necrópolis. Se trata de una investigación en la que durante dos semanas se abre una zanja se dibuja lo que hay bajo tierra, en este caso una tierra que no ha sido tocada durante siglos, se sacan los objetos de valor y durante los otros 11 meses del año se estudian para finalmente, una vez, restaurados, poder ser exhibidos a la vista de todos en el Museo Provincial.

De hecho, con las excavaciones de Alarcos de este verano el Museo contará con una nueva joya dentro de poco, un túmulo al completo, con ajuar y los restos del difunto que podrá ser admirado en sus instalaciones cuando se reabran.

El Alarcos ibérico
“Alarcos es un oppidum, no se puede hablar de ciudad, pero es uno de los poblados más importantes”, de él dependían otros poblados más pequeños, explica Rosario García cuando se le pregunta por cómo era el Alarcos ibérico. “Era el centro económico,en el que hemos encontrado un almacén de grano” por lo que desde el cerro se redistribuiría a otras zonas.

Aquí en Alarcos vivían de “la agricultura y la ganadería” además era un centro de fabricación cerámica en la Meseta Sur, por lo que el comercio era importante. En Alarcos se han descubierto cerámicas griegas, lo que demuestra que había intercambio con otras culturas.

Más allá del plano económico, Alarcos, al igual que todo los pueblos iberos, era una sociedad guerrera. De hecho, en los ajuares funerarios más importantes son los que cuentan con armas, e incluso hay falcatas que cuentan con nielados, elementos decorativos que indican que se trataba de un arma decorativa, no destinada a ser usada en la guerra. Una espada de este tipo, encontrada durante unas obras, fue la que puso a los investigadores de la UCLM sobre la pista para indagar en busca de la necrópolis.
Fuente: El Crisol de Ciudad Real

29 de mayo de 2013

Un estudio sitúa cientos de túmulos funerarios íberos en la Comarca del Matarraña (Teruel)

Algunas de las tumbas localizadas son de tipo “monumental”, pues se han encontrado varias que llegan a tener hasta siete u ocho metros de diámetro y que presentan cistas (cámara sepulcral) que llegan al metro y medio de altura.
Varias personas visitan los túmulos funerarios íberos
que recientemente han sido limpiados de vegetación.
Foto: J.A. BENAVENTE
Los arqueólogos José Antonio Benavente y Salvador Melguizo han terminado un estudio, por encargo de la Comarca del Matarraña, de las decenas de tumbas ibéricas que están repartidas por distintos términos municipales. 

Su trabajo ha consistido en realizar una catalogación de estos túmulos, la mayor parte de ellos mencionados en documentos escritos por otros arqueólogos a principios del siglo XX y muchos de ellos expoliados con anterioridad.

Algunas de las tumbas localizadas son de tipo “monumental”, pues se han encontrado varias que llegan a tener hasta siete u ocho metros de diámetro y que presentan cistas (cámara sepulcral) que llegan al metro y medio de altura.

Además de realizar un inventariado de estas pequeñas necrópolis ibéricas, los dos arqueólogos han realizado una propuesta para fijar una única denominación para cada uno de ellos. No en vano, según el arqueólogo José Antonio Benavente, “existen túmulos que en unos documentos se denominan de una manera y en otros aparecen de otra”, algo que lleva a confusión.

La localidad de Cretas, uno de los municipios beneficiados por el descubrimiento de los túmulos acogió el pasado año la IV Edición de las Jornadas Ïberas de la Comarca del Matarraña. 

2 de mayo de 2013

Encuentran una cámara funeraria de los siglos V- IV a.C. a pocos metros de donde apareció la Dama de Baza

Unas tareas de limpieza y conservación realizadas en Cerro Santuario, donde hace 42 años el profesor Francisco Presedo Velo, encontró la Dama de Baza, han sacado a la luz una estructura funeraria de una importancia tal que pude cambiar toda o gran parte de la información que hasta ahora se tenía sobre el mundo funerario ibero.
La estructura funeraria se corresponde con una cámara subterránea
con acceso mediante escaleras desde un nivel superior donde se
encontraría una puerta.
Según el arqueólogo Alejandro Caballero, que es el director de la excavaciones de urgencia que se están realizando en la necrópolis de Cerro Santuario, la nueva estructura funeraria ahora descubierta, cuya excavación aún no ha concluido, se corresponde con una cámara subterránea, con acceso mediante escaleras desde un nivel superior, donde se encuentra una puerta, rodeada por un banco adosado a las paredes.

Toda la estructura está edificada con ladrillos de adobe, y en algunos puntos conserva el revestimiento original, consistente en una capa de cal pintada en color rojo, con motivos geométricos. Provisionalmente se considera que la cronología de uso de la misma se encuadra en los siglos V-IV a.C., dentro de la denominada “cultura ibérica”. El hallazgo de esta cámara supone un gran hito en la investigación de la necrópolis, puesto que nunca antes se había podido documentar la forma de acceso y el sistema de cubierta de los grandes enterramientos.
El enterramiento también aporta el descubrimiento de restos humanos.
Otra de las novedades que aporta este enterramiento es la presencia de restos humanos, lo que tiene un tanto confundidos a los investigadores, pues en el mundo funerario de época ibera, los muertos se incineraban. La propia escultura de la Dama de Baza, albergada en una urna con las cenizas de una mujer joven de algo más de 30 años de edad. Ahora los antropólogos, intentan datar la edad de los restos humanos encontrados en la cámara funeraria que aun se está escavando. Hasta el momento se han encontrado restos de varios niños y de alguna persona adulta. El equipo de arqueólogos que dirige Alejando Caballero, es muy cauto y no quiere aventurar hipótesis porque, ni si quiera se ha terminado los trabajos de campo.

El hallazgo de la cámara funeraria y otros que se están localizando en la misma necrópolis, ponen en evidencia varias cuestiones, una es la imperiosa necesidad de acometer una excavación e investigación sistemática en Cerro Santuario, que estaba prevista y que se paralizo hace unos años por falta de presupuesto. Si antes no había dinero, ahora lo hay menos, por eso ayer la Delegada Territorial de Educación y Cultura, acudió a Baza para mantener una reunión de trabajo con el alcalde bastetano, Pedro Fernández Peñalver, para entre otros asuntos intentar buscar una vía de financiación y poder realizar una excavación sistemática, que 42 años después pueda poner orden en esta yacimiento, donde se han producido expoliaciones continuamente. Una de las formulas estudiadas podría ser la solicitud de un taller de empleo arqueológico, que aportaría la financiación suficiente para poder realizar una excavación potente, al menos durante un año. La delegada de Educación y Cultura, Ana Gámez, visito la necrópolis y la cámara funeraria.

Los investigadores se están planteando volver a reestudiar, catalogar
e investigar todo el yacimiento, pues desde 1982 ha cambiado y mejorado
la metodología de estudio.


Otra de las cuestiones que plantea el hallazgo es también la necesidad que ya se venía pidiendo por los expertos de volver a reestudiar, catalogar e investigar todo el yacimiento, pues, cuando lo hizo Francisco Presedo Velo, la metodología era muy distinta a la de hoy en día y hay muchos errores en la publicación “ La Necrópolis de Baza” de Presedo Velo, editada por el Ministerio de Cultura 11 años después ( 1982) del descubrimiento de la Dama de Baza y de los últimos trabajos en la necrópolis que fueron financiados por el magnate catalán Pere Duran Farel, lo que de daba derecho a quedarse con determinadas piezas de al excavación y que conservan sus herederos en su museo particular. El resto de piezas importantes se encuentran en el Museo Arqueológico Nacional. En la publicación sobre las excavaciones realiza por Francisco Presedo Velo hay catalogadas 177 tumbas de diverso tamaño e importancia. Curiosamente junto a la tumba de la Dama de Baza, había una de un guerrero que contenía un importante ajuar funerario e incluso su carruaje, pero fue expoliada.

Plan de Fomento del Empleo Agrario

El Ayuntamiento de Baza decidió con muy buen criterio. pues de otyra manera no hubiera sido posible realizar ninguna limpieza y conservación, dedicar 114.000 euros del Plan de Fomento de Empleo Agrario para que desempleados del campo, bajo la dirección de un arqueólogo realizara trabajos de limpieza y conservación en los yacimientos arqueológicos del entorno de la antigua ciudad Ibero-romana de Basti. Se trata de un proyecto para la consolidación y mantenimiento de los yacimientos arqueológicos de Basti. 60.000 euros los aporta el Ministerio de Empleo y Seguridad Social para la contratación de los 60 peones y el técnico que dirige la intervención. 18.000 euros lo aporta la Junta de Andalucía por medio de la Consejería de Gobernación, 30.000 euros es la aportación municipal y 6.000 la Diputación de Granada. 

Gracias a los trabajos de limpieza y conservación que duran ya casi dos meses, se ha podido hallar la cámara funeraria. Como es preceptivo el hallazgo se comunico a la Delegación Territorial de Educación y Cultura para que realizara una excavación de emergencia que es la que se está desarrollando en la actualidad, mientras continúan las trabajos de limpieza, conservación y protección del yacimiento de Cerro Santuario, que ahora ha sido vallado, a la vez que está siendo sometido a una intensa vigilancia por parte de las fuerzas de seguridad, el Seprona de la Guardia Civil, la Policía Local de Baza y la Policía Nacional.

(Fuente: Ideal / José Utrera)

27 de marzo de 2013

Diputación de Castellón acometerá este año seis excavaciones arqueológicas

El Servicio de Investigaciones Arqueológicas y Prehistóricas de la Diputación (SIAP) realizará además dos exposiciones de divulgación.
En las excavaciones participarán estudiantes y licenciados de
diferentes universidades españolas y extranjeras que al mismo tiempo
completan su formación académica. Foto: Diputación de Castellón.
La Diputación de Castellón, a través del Servicio de Investigaciones Arqueológicas y Prehistóricas (SIAP), realizará durante este año seis excavaciones arqueológicas y una cata en varias zonas de la provincia como parte de su programa de actividades, que también contempla actos que divulguen esa labor científica e investigadora.

Así lo ha confirmado el diputado del área de Cultura, Héctor Folgado, quien ha destacado “El apoyo a la labor investigadora y de divulgación que realiza el SIAP en la provincia de Castellón para seguir aportando datos a nuestra historia y de cómo vivieron los primeros pobladores de la provincia de Castellón”.

EXCAVACIONES
Yacimiento
Población
Tipo de intervención
Fecha
Calvario Montán Cata arqueológica 1-15 julio
Los Morrones Cortes de Arenoso Excavación 6-31 mayo
Santa Llúcia Alcalá de Xivert Excavación 17-28 junio
Tossal de la Vila Serra d´en Garceran Excavación 19-30 agosto
Cabañiles Zucaina Excavación 15-30 julio
El Mortorum Cabanes Excavación 16 sep-4 octubre
La Torrassa Vall d´Uixó Excavación 1-10 julio

Al igual que en años anteriores, en las excavaciones dirigidas por técnicos del SIAP participarán estudiantes y licenciados de diversas universidades españolas y extranjeras que al mismo tiempo completan su formación académica.

El primero será en Cortes de Arenoso

El programa se inicia cronológicamente con la campaña de excavaciones en el yacimiento de los Morrones de Cortes de Arenoso, proyecto en el que participan el ayuntamiento de la localidad y la empresa Agua de Cortes. En campañas anteriores los trabajos arqueológicos han identificado un interesante asentamiento del siglo VII a.C. con una construcción defensiva de torre y muralla que completa la propia defensa natural de la colina sobre la que se asienta.

En relación a este yacimiento, durante los meses de julio, agosto y septiembre se podrá visitar la exposición sobre el patrimonio cultural y etnológico de la población de Cortes en el Museo de Bellas Artes de Castellón. Una muestra que recopila el catálogo elaborado por el SIAP.

En el mes de junio tendrá lugar la segunda campaña de excavaciones en el yacimiento de Santa Llúcia de Alcalá de Xivert. Una excavación que se lleva a cabo con la colaboración del ayuntamiento de la población y que saca a la luz un asentamiento de la Edad del Bronce, mediados del segundo milenio antes de Cristo, al que se le sobrepuso en el siglo VII a.C. otro asentamiento de la Edad del Hierro Antiguo. El yacimiento ha ofrecido un buen número de vasijas cerámicas hechas a mano.

En el mes de julio se realizará una primera excavación en una necrópolis tumular de la Edad del Hierro que se encuentra en la localidad de la Vall d’Uixó. Es la primera intervención que se realiza en el yacimiento. Hace años se llevaron a cabo unos sondeos en el asentamiento al que pertenece la necrópolis. Este tipo de enterramiento tumular se ha empezado a identificar en los últimos años gracias a las prospecciones y excavaciones realizadas por el SIAP, ya que aunque eran unos enterramientos identificados desde hace principios del siglo XX en la zona de Teruel, se desconocían en los pueblos de la Comunidad Valenciana, por lo que el SIAP está llevando a cabo trabajos para conocer la importancia que tuvo este tipo de enterramiento de inicios de la Edad del Hierro.

También en el mes de julio se llevará a cabo una primera prospección en el Calvari de Montán, excavación promovida por el Ayuntamiento que, además del interés científico del yacimiento, pretende dotar a la población de un recurso turístico.

Necrópolis íbera en Zucaina

La necrópolis perteneciente al Ibérico Antiguo de los Cabañiles de Zucaina entra con esta campaña en su fase final. Las anteriores campañas han descubierto una compleja estructura funeraria que acoge varios enterramientos de cremación depositados en urnas junto a la cual se sitúa el ajuar funerario del difunto, formado por elementos de la indumentaria personal como son broches y hebillas de cinturón, todo ello de bronce. Todo ello formando parte de un complejo de culto mucho más amplio, pues junto a los enterramientos se excavaron hace unos años diversas construcciones de la misma época. En los últimos días de la excavación se llevará a cabo una visita guiada al yacimiento, la cual se repetirá dentro del programa de fiestas de la localidad. También se ofrecerá una charla al finalizar la campaña de excavación para dar a conocer a los vecinos los resultados obtenidos.

El Tossal de la Vila de la Serra d’en Garceran se excava con la colaboración del ayuntamiento de la localidad desde el año pasado. Se trata de un asentamientos con dos momentos de ocupación muy diferenciados, uno del Bronce Final, siglo IX-VIII a.C., y otro de época islámica, siglo X-XI d.C. Entre el material localizado se encuentran vasijas que se situaban alrededor de un hogar, así como un fragmento de cuchillo de hierro que a tenor de la cronología sería el utensilio de hierro más antiguo localizado en la provincia de Castellón.

Taller de arqueología

Durante la feria de montaña que se celebra en la localidad en el mes de julio el SIAP y el Museo de BB.AA. de Castellón presentarán un taller de arqueología y una visita guiada al yacimiento.

El programa de excavaciones se cierra con la excavación en el mes de septiembre del yacimiento del Mortorum en Cabanes. Excavación que forma parte del proyecto sobre minería y metalurgia de la antigüedad aprobado por el Ministerio de Ciencia y Educación dentro de los proyectos de I+D y que pretende conocer la importancia de la minería y de la metalurgia, así como la comercialización de los productos metálicos durante el primer milenio antes de Cristo en la parte sur y este de la península Ibérica. El yacimiento ha proporcionado un importante conjunto de vasijas fenicias que han sido restauradas para su exposición al público.

Las campañas anteriores han sacado a la luz un asentamiento relacionado con extracciones de galena argentífera, formado por dos grupos de construcciones en donde se han localizado talleres y habitaciones. También se ha localizado un complejo sistema arquitectónico para la defensa del poblado.

En el mes de octubre y coincidiendo con el Congreso de Arqueometría que se celebrará en el Museo de BB.AA. de Castellón, se inaugurará la exposición en las salas del Museo en donde se podrá ver el resultado de las diversas campañas de excavación que el SIAP ha llevado a cabo en el yacimiento del Mortorum. La exposición se podrá visitar hasta final de año.


(Fuente: Diputación de Castellón)

20 de diciembre de 2012

El yacimiento íbero de Tútugi (Granada) estrena su centro de visitantes

La Diputación de Granada ha firmado ayer el acta de recepción de las obras del centro de interpretación y atención al visitante de la necrópolis ibérica del yacimiento de Tútugi, en Galera, que está destinado a ser el culmen de la ruta íbera por los yacimientos arqueológicos del norte de la provincia.
El alcalde de Galera y el diputado de Asistencia a Municipios firman
la recepción del Centro de Visitantes del yacimiento.

Las obras han supuesto una inversión de 239.719 euros con cargo a Fondos Feder en el marco del Programa de Fomento del Empleo Agrario.
Considerado uno de los más relevantes en el contexto andaluz y español, el yacimiento íbero de Tútugi está dividido en tres zonas de las que la primera ya ha sido excavada.
Con esta actuación se pretende dar continuidad a las labores de excavación y restauración arqueológica del yacimiento.

La ciudad ibero-romana de Tútugi
El conjunto arqueológico de Tútugi está compuesto por un asentamiento con varias fases de ocupación (Cerro del Real), una necrópolis ibérica (Tútugi) y zona de producción de cerámica (alfar ibérico) distribuidos por una amplia zona junto al actual casco urbano de Galera. Al ser la necrópolis el primer yacimiento que se excavó, toma el topónimo antiguo de lo que sería la ciudad ibérica, mientras que a ésta se le da el nombre de Cerro del Real, por ser el lugar de emplazamiento del campamento de Don Juan de Austria en el asedio de Galera en la Guerra de los Moriscos, en 1570.
La "dama de Galera", representación de la diosa
fenicia Astarté, encontrada en el yacimiento. 
En época ibérica el poblado, generalmente fortificado (llamado oppidum) era el centro político, administrativo, económico y, en ocasiones, incluso religioso de las comunidades. A partir del poblado principal se organizaba el poblamiento y la explotación de los recursos del entorno.

El asentamiento principal se situaba en un lugar elevado por razones de prestigio, control y defensa, próximo a las rutas comerciales y a las zonas de explotación económica. Las necrópolis de las familias dirigentes se situaban cerca del oppidum para mantener la memoria de los antepasados y el concepto de pertenencia al grupo de los difuntos. Igualmente, fuera del asentamiento se encontraban las explotaciones agropecuarias, generalmente situadas en las zonas llanas, donde podían haber granjas o pequeños núcleos rurales. Otros recursos económicos eran la ganadería, la alfarería, la explotación de canteras, etc