Mostrando entradas con la etiqueta circo romano. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta circo romano. Mostrar todas las entradas

31 de mayo de 2016

Aseguran la existencia de importantes estructuras romanas en el yacimiento de Carteia, en San Roque (Cádiz)

Un grupo de ecologistas pedirá al Ayuntamiento de San Roque, Cádiz, la prospección de tres zonas que podrían albergar un anfiteatro, un circo y un templo romanos,
Vista aérea del conjunto arqueológico de Carteia, en San Roque (Cádiz). FOTO: ABC
La asociación ecologista Verdemar ha pedido la prospección geofísica en una zona próxima al yacimiento arqueológico de Carteia, en San Roque (Cádiz), de tres estructuras «de enormes dimensiones» que «podrían corresponderse con un anfiteatro, un circo y un templo romanos». A través de un comunicado, la asociación ha señalado que ha enviado este mes escritos a la Consejería de Cultura, a la Secretaría de Estado de Cultura y al Instituto Andaluz de Geofísica, solicitando que una prospección prevista en el yacimiento romano de Carteia, en San Roque, incluyese también una zona situada junto a dicho yacimiento.

TEMPLO ROMANO
Sobre la zona cercana al conjunto arqueológico, han precisado que en una fotografía de un «vuelo americano» del año 56 «aparece una estructura de gran tamaño, la cual estaría localizada en el subsuelo de la refinería de CEPSA». En dichos escritos de Verdemar se ha indicado que esa estructura podría ser «una gran edificación de posible origen romano, con unas dimensiones aparentes y aproximadas de 100x50 metros». Los ecologistas consideran que esta estructura parece corresponderse con un templo romano «de considerables dimensiones».

Para documentar esta hipótesis, Verdemar ha elaborado una imagen compuesta de cuatro fotografías, «donde se puede comparar esta estructura de Carteia con una fotografía aérea del santuario romano de Mura, en Valencia, pudiéndose observar la similitud de sus contornos».

ANFITEATRO
Además, han expuesto que en las cercanías de este supuesto santuario de Carteia «sí se ha constatado la existencia de una necrópolis romana». «Esto reforzaría la hipótesis de que esta enorme estructura tuviese fines religiosos», han argumentado, por lo que va a solicitar la prospección geofísica de dos lugares más.

Uno de ellos, cerca del foro de Carteia, que se halla en la zona noroccidental del yacimiento, donde también en la imagen del «vuelo del 56 aparece una estructura que inicialmente, por diseño y dimensiones, parecería corresponderse con un anfiteatro romano». Este, según Verdemar, tendría unas dimensiones aproximadas de 150x100 metros. «Con tales dimensiones podría estar incluido entre los anfiteatros más grandes del mundo», han enfatizado.

UN CIRCO ROMANO EN TERRENOS DE CEPSA
El tercer lugar donde también se solicitará una prospección se encuentra situado entre el teatro actualmente visitable y el supuesto templo romano. En base a la imagen referida del año 1956, Verdemar ha hecho referencia a una posible estructura que «parecería corresponderse con un circo romano», con unas dimensiones aproximadas de 340x70 metros. El supuesto circo se hallaría situado también en el subsuelo de la refinería de CEPSA, de acuerdo con la tesis de Verdemar.

«La confirmación de estos posibles hallazgos evidenciaría que la ciudad romana de Carteia tenía una importancia mucho mayor de lo que se suponía», han recalcado. Verdemar ha anunciado que también han localizado en el entorno del yacimiento de Carteia indicios de más estructuras «aún sin identificar».

Por todo ello, aparte de solicitar las prospecciones, los ecologistas también van a solicitar a los tres organismos citados que se organice una reunión y una visita a los lugares donde estarían situados los supuestos hallazgos.

13 de mayo de 2013

Hallan un circo romano en Antequera (Málaga)

Los hallazgos en la antigua ciudad romana de Singilia Barba llegaron tras investigar unas descripciones epigráficas encontradas en las ruinas de la urbe que hablaban de fiestas populares.
Restos del circo romano encontrado.
Foto: La Opinión de Málaga
Un equipo de arqueólogos halla un circo en la ciudad romana de Singilia Barba en Antequera tras investigar unas descripciones epigráficas encontradas en las ruinas de la urbe.

Los restos del circo, del que se pueden observar algunas huellas que el tiempo ha dejado al descubierto, descansan cerca del teatro romano de más de 52 metros que permanece a 15 metros bajo tierra. Sobre ese nivel sólo se ve un tercio de lo que es la estructura completa de este espacio artístico que según las catas geológicas hechas en los años 90 tendría un aforo de unas 2.200 personas, según explica el arqueólogo municipal y director de museo, Manuel Romero.

Así, para conocer con profundidad el estado del circo que llenó de actividades esta ciudad romana de Antequera tendrían que hacerse nuevas prospecciones, según explica Romero quien apunta también que tras trabajar sobre los restos hallados se puede estimar que tenía una longitud aproximada de 550 metros. «Se piensa en la existencia de este espacio tras hallar continuas alusiones a juegos populares y fiestas en varias de las inscripciones epigráficas encontradas en esta importante ciudad y que hacen referencia a los duunviratos, es decir, las acciones de los dos alcaldes que tenía el asentamiento», explica Romero.

Foro y necrópolis de la ciudad
Junto al circo y el teatro la cuidad conserva buena parte del foro y las necrópolis con unos 15 columbarios, así como, los restos de un acueducto que llevaba el agua desde la antigua Anticaria hasta Singilia. «Se ve perfectamente en las fotografías aéreas como la ciudad era ya un cruce de caminos en lo que se conocía como la Via Domitiana Augusta que conectaba la zona de Málaga y Cádiz», detalla el arqueólogo.

Aunque se han recuperado parte de las piezas, Romero afirma que aún hay mucho por descubrir y la falta de financiación ha hecho que este importante espacio esté sin vigilancia y sea una víctima continuada de saqueos. «Se calcula que la ciudad ocupa un millón de metros cuadrados y sólo hemos podido estudiar un 15 por ciento», explica Romero. Tras las excavaciones de los 90, especialmente las que se realizaron con un programa autonómico, la Junta adquirió una parte de las tierras en las que estaba la zona del cerro y teatro pero queda aún una superficie muy importante en manos privadas que está tontamente abandonada.

En 1996, la ciudad romana de Singilia Barba fue declarada Bien de Interés Cultural. Ahora, el equipo de Gobierno del PP preguntará a la Junta los planes que tiene para que el futuro de esta importante urbe romana no quede bajo tierra o a expensas de los saqueadores.

24 de julio de 2012

Hallan en Tarragona el relieve de un dios romano del S.I d.C.

Los especialistas creen que se trata de un dios, posiblemente Mercurio –o Hermes–.  También han recuperado monedas de todas las épocas, así como sillares pertenecientes a la grada del circo. 
Las excavaciones arqueológicas que se realizaron con motivo de las obras de mejora de la calle Enrajolat, en la Part Alta, permitieron encontrar un relieve esculpido en mármol que representa la figura de un Dios, según apuntaba la arqueóloga municipal, Imma Teixell. Es la pieza más importante que han aportado los trabajos, que se han realizado a lo largo del último año. Los arqueólogos han recogido del lugar más de un millar de piezas –que ya están estudiadas metodológicamente e históricamente–.
La arqueóloga Inma Teixell cataloga el material aparecido
en las excavaciones de la calle Enrajolat.
Las piezas que han pasado la criba son dibujadas o fotografiadas. También han recuperado monedas de todas las épocas, así como sillares pertenecientes a la grada del circo. Asimismo, se descubrió un desagüe, que servía para evacuar parte de las aguas de la Plaça del Fòrum de la Província o Plaça de la Representació.

La pieza estrella de las excavaciones está datada en el siglo I dC. Se trata de la figura de un Dios esculpida en una pieza de mármol –de Luni-carrara, una piedra italiana que se encuentra en unas canteras que eran propiedad del emperador–. 

El relieve fue hallado en el relleno que había debajo el pavimento actual –encima del Visori–. Posiblemente era para ser clavado en la pared, a tenor de cómo está tallado el mármol. «Podría formar parte de un elemento decorativo de un muro del circo», señalaba Teixell.
La escultura fue inspeccionada visualmente por la doctora Eva Koppel, una especialista en escultura romana y profesora de la Universitat Rovira i Virgili. Está previsto que en un futuro efectúe un estudio más profundo de la pieza.

El dios
Tras un primer análisis, se sabe que es el relieve de un Dios, posiblemente de Mercurio –o Hermes–, Dios del comercio. A la imagen la faltan la cabeza, la mano izquierda y las dos piernas. Parece que lleve una bolsa en la mano y está en una posición como si tuviera la pierna izquierda más avanzada. Se descartó que fuera Hércules.

El hallazgo de la pieza es importante porque en la época medieval se utilizaba el mármol romano que quedaba para convertirlo en cal, que se usaba como base para hacer mortero para la construcción.

El director del Museu d’Història de Tarragona, Lluís Balart, aseguró que la pieza es propiedad de la Generalitat –según consta en el convenio suscrito al inicio de la obra–, pero pedirán que la deje en depósito para exponerla en el museo. De esta manera las personas interesadas podrían ver la pieza en Tarragona un corto espacio de tiempo.

Balart añadió que en una pequeña plaza que hay en la calle Enrajolat –que hace de mirador del circo– se instalará un plafón explicativo de la zona, donde también se podría incluir una referencia a la pieza recientemente hallada.

Los trabajos de la calle Enrajolat han permitido también poner al descubierto unos sillares que se encontraban en la última hilera de la grada del circo, y que se utilizaban como asientos. Teixell comenta que se ve el desgaste que han tenido las piedras por la acción de sentarse muchas veces en ellas. Incluso los bloques contienen las marcas constructivas. Los arqueólogos han podido recuperar siete sillares, que se han colocado en su lugar original para facilitar la comprensión de la zona.

A punto de finalizar
Los trabajados de urbanización de la calle Enrajolat está previsto que finalicen en agosto, unos meses más tarde de lo anunciado inicialmente. Los trabajos arqueológicos han ido a cargo de la empresa Absis Patrimoni Cultural, bajo la dirección de Jordi Vilà y la supervisión de los arqueólogos municipales.

Balart comentaba que los trabajos que se han realizado en la calle Enrajolat «nos hacen entender mejor el circo», mientras que Teixell asegura que los participantes en las Jornades Europees de Patrimoni, que tendrán lugar el último fin de semana de septiembre en Tarragona, visitarán la zona de la mencionada calle.

El próximo paso arqueológico que se dará en la zona será la urbanización de la calle Trinquet Vell –paralela a Enrajolat–, obras incluidas en el Pla Integral de la Part Alta (PIPA). Para ello, las excavaciones arqueológicas se realizarán encima de lo que era la arena del circo.

25 de octubre de 2011

Descubren una parte de la "espina" que dividía en dos el circo romano de Toledo


La excavación arqueológica que se lleva a cabo desde el verano en el circo romano de Toledo, que es uno de los mayores del Imperio romano, ha permitido empezar a descubrir "buena parte" de la espina del circo, que dividía la arena en dos calles por las que corrían los carros.
Restos del circo romano de Toledo.
Así lo ha avanzado hoy, en una rueda de prensa sobre Ciudades Patrimonio de la Humanidad, el alcalde de Toledo, Emiliano García-Page, acompañado por la subsecretaria de Cultura del Ministerio, Mercedes del Palacio.
El alcalde ha explicado como avanzan las obras de recuperación del espacio que ocupó el circo romano de Toledo y que ha estado degradado durante décadas y se ha utilizado como aparcamiento irregular de vehículos.
Ha avanzado que en la excavación arqueológica que se lleva a cabo ha aparecido "buena parte" de la espina del circo, que era la separación que permitía formar dos calles sobre la arena por donde corrían los carros.
García-Page ha señalado que "es ahora cuando más se está recuperando el circo romano" de toda la etapa democrática y ha indicado que hacia el mes de diciembre comenzará la ordenación urbana de la zona y las obras concluirán hacia los meses de febrero o marzo.
Del circo romano de Toledo se desconocen muchos aspectos aunque ha sido objeto de numerosas intervenciones arqueológicas desde el siglo XVIII pero, sobre todo, durante el siglo XX.
Este edificio se sitúa entre los cuatro de mayor tamaño de la 'Hispania' romana, y por tanto del Imperio, lo que pone de manifiesto el interés de 'Toletum' por equipararse a las principales ciudades y evidencia la riqueza que tenía la élite local.
Sus 423,10 metros de longitud y sus 100,80 metros de anchura se aproximan en tamaño al circo de Mérida -que abarcaba 433 metros de longitud y 114 de anchura- pero con la diferencia de que 'Emerita Augusta', 'Corduba' y 'Tarraco' eran las tres capitales de provincia hispanas, y 'Toletum' no lo era.
El circo de Toledo fue de los primeros en construirse fuera de Roma, porque la mayor parte de los que hubo se erigieron a lo largo del siglo II, y celebró carreras hasta principios del siglo V.
El aforo del circo rondaba las 20.000 personas, según el estudio publicado por la profesora de Historia Antigua y Arqueología de la Universidad de Castilla-La Mancha Rebeca Rubio.
(Fuente: ABC)