Mostrando entradas con la etiqueta Roma. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Roma. Mostrar todas las entradas

19 de septiembre de 2012

Hallazgos en Testaccio rehacen las teorías sobre el aceite de la Bética

Los restos de ánforas encontrados durante los últimos años en el Monte Testaccio de Roma han obligado a los arqueólogos a cambiar la teoría aceptada hasta el momento sobre la administración del aceite en la Bética, correspondiente a la actual Andalucía, durante la época del emperador Septimo Severo.
Una investigadora estudia algunos de los restos cerámicos
del Monte Testaccio de Roma. FOTO: EFE 
Gran cantidad de restos de ánforas, que contenían aceite y llegaban a Roma desde la provincia romana, se encuentran apiladas unas sobre otras y conforman el conocido como monte Testaccio, situado en el barrio del mismo nombre, al sur de la capital italiana.

El principal descubrimiento ha sido que las últimas ánforas de aceite encontradas en el monte Testaccio, pertenecientes a la época de Severo, corresponden al mismo año, y no a diferentes etapas de la historia, como se había mantenido hasta ahora, según el profesor José Remesal que dirige el equipo de investigación de la Universidad de Barcelona.

Los arqueólogos han llegado a esta conclusión tras analizar en los últimos dos años treinta toneladas de restos de ánforas, correspondientes a principios del siglo III d C., en el marco de unos trabajos que comenzaron en el monte Testaccio en 1989.

Como explicó el catedrático, la Bética hubo de responder a los tributos exigidos por los diferentes emperadores a través de la producción y envío de aceite, que sirvió para abastecer a la capital y al ejército, en un momento en el que el imperio romano era el centro del mundo.

Tras casi 24 años de excavaciones, el último material encontrado, que data del año 204 después de Cristo, permitió además a los expertos conocer qué tierras confiscó Severo en Andalucía tras la guerra civil librada en Roma y de qué forma fueron organizadas, aseguró a Efe Remesal, catedrático en Historia Antigua.

Estos descubrimientos fueron posibles gracias a los sellos impresos en las ánforas, donde se fija la fecha del envío a Roma, su capacidad, el nombre del comerciante y mediadores, así como de dónde salió el producto y en qué lugar de Hispania fue embarcado.

Estas etiquetas, que están siendo catalogadas por el equipo dirigido por el profesor Remesal, también facilitaron saber que durante principios del siglo III d C. el emperador se apropió de tres fincas en Andalucía que fueron gestionadas al mismo tiempo, pero de manera diferente.

"Los datos nuevos nos obligan a replantear todo lo que sabíamos de la economía romana. Ahora debemos de cambiar esta teoría, lo que antes veíamos como un desarrollo cronológico, se ha realizado todo en la misma fecha", añadió.

Según los estudios geológicos, sobre el monte Testaccio restan actualmente veinticinco millones de ánforas de aceite, el 85 por ciento de ellas procedentes de la Bética, que habrían permitido suministrar del preciado líquido a medio millón de romanos durante 250 años.

No obstante, gran parte del material ha desaparecido a lo largo de la historia debido a varias circunstancias: un "juego" medieval en el los jóvenes romanos lanzaban animales desde lo alto del monte y las pruebas de cañones del Vaticano contra el monte Testaccio, fueron algunas de ellas.

Como apuntó Remesal, lo que para los romanos fue un vertedero de ánforas, para los arqueólogos e historiadores supone hoy un gran archivo natural en el que reconstruir parte de la historia romana, de la que no ha llegado a nuestros días mucha información.

La próxima investigación en el monte Testaccio, una de las más importantes de la arqueología española, está dirigida, según, Remesal, a encontrar y analizar ánforas pertenecientes al siglo I después de Cristo, que todavía no han sido encontradas.

De esta manera, los investigadores, en su gran mayoría españoles, intentan reconstruir a través de pequeños pedazos de ánforas lo que en su momento fue la mayor economía y civilización del mundo.

(Fuente: EFE / QUÉ / Alba Santandreu)

8 de agosto de 2010

Aparecen restos de una vivienda romana en la Plaza Mayor de Segovia

Los restos de una vivienda de la época altoimperial romana, entre los siglos I o II después de Cristo, han sido descubiertos durante los trabajos arqueológicos previos a la rehabilitación de un edificio ubicado en la Plaza Mayor de Segovia.
Previamente, los trabajos habían puesto también al descubierto parte de un edificio del siglo XVII, construido tras la reorganización de la Plaza Mayor que se llevó a cabo para la construcción de la Casa Consistorial.

Las hipótesis que barajan los arqueólogos son que se trata de una arquitectura doméstica no monumental que pudo formar parte de un conjunto de "domus" o viviendas ubicadas en la zona alta de la ciudad
El hallazgo se corresponde con el espacio interior de una habitación de uso doméstico que ha sido ocupada en dos momentos diferentes, en la que se conservan los derrumbes de muros de tapial y restos de un pavimento de tierra batida y la parte inferior de unas pinturas murales.
Martín y Labrador, de la empresa Arex Arqueología, ha subrayado que se conserva un nivel de época altoimperial intacto, lo que en Segovia es muy poco frecuente, a su juicio, porque las construcciones de época moderna y contemporánea buscan cimentar en la roca y vienen alterando todos los niveles arqueológicos.
Gracias a estas investigaciones, según los representantes de la empresa, como otras desarrolladas en los entornos la plaza de Guevara, la iglesia de la Trinidad o el palacio de Enrique IV, se recupera la composición de Segovia como ciudad romana, más allá de lo que supone la visión aislada del acueducto.
De esta manera, los expertos sostienen que la ocupación plenamente romana se desarrolló en la zona más llana y alta de la ciudad, desde la entrada del canal del acueducto hasta el inicio del barrio de las Canongías, y desde la Catedral a la iglesia de San Esteban, dejando más deshabitada la zona de laderas.
Los restos romanos descubiertos corresponden a un zócalo liso rojo con una primera franja roja, que separa un panel amarillo en la parte superior, como si estuviera enmarcado en líneas rojas.
Desde hace mes y medio, la empresa Arex viene desarrollando estos trabajos en lo que fue el edificio que albergó el antiguo hotel Victoria, un viejo caserón donde el poeta Antonio Machado se hospedó los primeros días cuando llegó a Segovia, en 1919.

23 de julio de 2010

Los arqueólogos encuentran indicios de un nuevo templo en la antigua ciudad romana de Segóbriga (Cuenca)


Los arqueólogos que trabajan en las excavaciones de la antigua ciudad romana de Segóbriga, situada en el término municipal de Saelices (Cuenca), confían en encontrar durante los trabajos de este verano los restos de un nuevo edificio monumental de carácter religioso.

La directora del Parque Arqueológico, Rosario Cebrián, ha explicado este martes en la capital conquense que los hallazgos de elementos como capiteles hacen sospechar a los expertos de la existencia de un templo en la terraza superior del Foro.
La actual campaña de excavaciones comenzó el pasado 1 de julio y se prolongará hasta mediados del mes de noviembre. Tras una fase previa de acondicionamiento de itinerarios ha sido este martes cuando se ha colocado la primera cuadrícula y ha comenzado la búsqueda directa de los restos. Cebrián ha apuntado que en el mes de septiembre esperan tener confirmación a los indicios sobre la existencia de este templo o conjunto de templos.

No obstante, ha recordado que el espacio donde se asienta el yacimiento -el cerro de Cabeza de Griego- acogió a diversas culturas hasta el siglo XIII, por lo que será la importancia y variedad de los restos islámicos, visigodos y tardorromanos que existan en sedimentos superiores los que condicionen la fecha del anuncio de nuevos hallazgos.
DOS HIPÓTESIS


Dos son las hipótesis principales con las que se trabaja. Si los restos son de la época augustea (siglo I d.C.) “lo más probable” es que el templo esté dedicado a la triada capitolina: Júpiter, Juno o Minerva. Si son posteriores, se diversifica el abanico de divinidades que pueden ser titulares de este edificio, según ha señalado Cebrián.

El Parque Arqueológico de Segóbriga está considerado como uno de los enclaves romanos mejor conservados de España y el más importante conjunto arqueológico de la España interior. Actualmente cuenta con 16 contenidos musealizados, entre los que destacan el teatro, el anfiteatro, las termas monumentales y el circo.
Segóbriga fue un enclave urbano de origen celtibérico que alcanzó su apogeo durante la época romana, convirtiéndose en una de las ciudades más prósperas de la Meseta Sur entre ellos siglos I y III de nuestra era. Su importancia residía en ser cabeza económica y administrativa de un amplio territorio de más de 150 kilómetros a la redonda dedicado a la explotación minera del lapis especularis o espejuelo. Esta piedra de yeso cristalizado y transparente, que deja pasar la luz, servía en las construcciones romanas para colocación en ventanas y suelos.
Precisamente el delegado provincial de Educación y Cultura de la Junta de Comunidades en Cuenca, Eugenio Alfaro, ha confirmado este martes que se sigue trabajando para la adecuación de varias minas de lapis especularis de la comarca con el fin de permitir su visita turística. Ha puesto como ejemplo la de “La Mora Encantada” en la localidad de Torrejoncillo del Rey (Cuenca), cuyo acondicionamiento “se encuentra muy avanzado”.