Mostrando entradas con la etiqueta Pleistoceno. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Pleistoceno. Mostrar todas las entradas

28 de noviembre de 2014

Descubren nuevas aportaciones del neandertal en la Cueva de los Murciélagos, en Zuheros (Córdoba)

El equipo de arqueo-espeleólogos ha descubierto nuevas zonas en el interior de la cueva con depósitos del Paleolítico Medio donde se han hallado huesos de animales aportados por el hombre del neandertal y depósitos del Pleistoceno. Además se ha ampliado la planimetría de la cueva en más de 1.000 metros por lo que ya supera los 3.365 metros de recorrido. 
Parte del equipo multidisciplinar de Grupo G-40 que ha realizado la nueva planimetría en la Cueva de los Murciélagos.
Los trabajos de topografía que el Grupo de Espeleología G-40 ha realizado durante más de un año en el interior de la Cueva de Los Murciélagos de Zuheros ha obtenido mejores resultados de los previstos inicialmente. Ya que además de demostrar que ésta es la cueva de mayor desarrollo de la provincia de Córdoba, y una de las mayores de la Península Ibérica, con 3.365 metros de galerías se han encontrado nuevas evidencias de ocupación neandertal durante el Paleolítico así como algunos depósitos del Pleistoceno.

PALEOLÍTICO MEDIO Según nos comenta Juan Carlos Vera, profesor de Prehistoria en la Universidad de Huelva y miembro del Grupo G-40 que ha formado parte activa en la investigación, "los trabajos de investigación en el interior de la cueva nos han permitido encontrar nueva industria lítica asociada al paleolítico medio, que gracias a las dataciones realizadas por termoluminiscencia podemos asociar a la época musteriense." 

"También hemos encontrado -nos dice Carlos Vera- huesos de animales alterados por su proximidad al fuego, que tal vez fueran parte de la dieta de los antiguos pobladores de la cueva, ya que aproximando los huesos al fuego conseguían reblandecer el periostio y acceder más fácilmente al interior del tuétano".
Labores de topografía en el interior de la Cueva de los Murciélagos.
FOTO: GRUPO DE ESPELEOLOGÍA G-40

DEPÓSITOS DEL PLEISTOCENO
Gracias a la topografía exhaustiva realizada en el interior de la Cueva de los Murciélagos los arqueólogos han podido excavar nuevas zonas de la cavidad y descubrir algunos depósitos del Pleistoceno a una cota aproximada de 40-50 metros de la entrada a la Cueva. 

En este caso se trataría de oseras con nidos producidos por estos animales durante su hibernación, así como gran cantidad de pequeños huesos que se corresponderían a oseznos neonatos. 

3.365 METROS TOPOGRAFIADOS DE CUEVA
El estudio topográfico y multidisciplinar de la Cueva de los Murciélagos se ha venido realizando desde hace más de un año por encargo de la Junta de Andalucía al equipo de espeleología G-40 de Priego de Córdoba, que ha complementado la nueva planimetría de la cueva con estudios biológicos, geológicos y arqueológicos en los que también han colaborado las Universidades de Córdoba, Jaén y Huelva

La realización de la nueva planimetría de la cueva ha requerido de un minucioso trabajo en el interior que ahora demuestra que ésta es la cueva de mayor desarrollo de la Subbética Cordobesa, con 3.365 metros, superando así los 2.500 metros de la Cueva del Yeso de Baena, que también fue objeto de estudios topográficos por el mismo club de espeleología G-40. 

Actualmente el Grupo G-40 está trabajando en la representación gráfica de la totalidad del recorrido de la cueva,  lo que permitirá diseñar futuros planes de investigación y conservación en la misma.

20 de noviembre de 2013

Hallan evidencias de presencia humana de hace 1,5 millones de años en el yacimiento de Las Picarazas (Valencia)

Los especialistas que trabajan en el yacimiento arqueológico de Las Picarazas, que se encuentra entre los términos municipales valencianos de Chelva y Andilla y es uno de los de mayor antigüedad de Europa, han hallado evidencias de presencia humana, como industria lítica y huesos de animales con marcas de ésta.
Rafa Martínez asegura que "no es descabellado que pudieran aparecer restos humanos". FOTO. EUROPA PRESS
En este sentido, el arqueólogo responsable del proyecto, Rafa Martínez, ha subrayado que una de las razones de "la excepcional importancia del yacimiento" es "la conservación de los materiales y un conjunto de fauna riquísimo en especies, en el que, además, son patentes las marcas y señales de actividad humana, como descarnados o percusiones para extraer la médula", ha puesto como ejemplo.

El especialista ha recalcado que estas señales conforman "una serie de evidencias que indican que los homínidos frecuentaron este lugar en fechas tan antiguas". Y ha agregado: "De momento tenemos la huella de su presencia, pero no es descabellado pensar que pudieran aparecer restos humanos".

PRIMEROS TESTIMONIOS
Por su parte, Carmen Pérez, del Ivacor, ha querido destacar que el Alto de las Picarazas "conserva los primeros testimonios de presencia humana de la Comunitat y que es uno de los yacimientos con presencia humana más antiguos de la Península Ibérica".

El yacimiento se localiza entre los términos municipales de Andilla y Chelva, en la comarca de Los Serranos, provincia de Valencia y su cronología está en torno a 1,3 y 1,5 millones de años, en el Pleistoceno Inferior.

Se trata de un conjunto de cavidades de origen cárstico que contienen rellenos detríticos con abundantes restos óseos de cronología Pleistocena, que fueron descubiertas como consecuencia de los trabajos de construcción del Parque Eólico Peñas de Dios II.

En este sentido se han encontrado herramientas realizadas en sílex y cuarcita, abundantes huesos de animales con marcas de carnicería y huesos quemados. Estas evidencias indican la presencia de homínidos en nuestras tierras en fechas tan tempranas, detalla la Generalitat en un comunicado.

ESTUDIOS ARQUEOLÓGICOS Y PALEONTOLÓGICOS
El Àrea d'Arqueologia i Paleóntologia de CulturArts Ivacor se ha ocupado de la restauración de los materiales arqueológicos y del estudio paleontológico. Estos estudios, junto a los elaborados por un equipo en el que se integran arqueólogos o geomorfólogos, permitieron demostrar la presencia humana en unas fechas de entre 1,3 y 1,5 millones de años.

Una de las evidencias de presencia humana en el yacimiento es el hallazgo de industria lítica: herramientas y restos de talla en sílex y cuarcitas. Se trata de utensilios del denominado Modo 1º "industrias olduvayenses", de pequeño tamaño utilizados para cortar carne, (Marcas de carnicería).

La existencia de huesos animales (caballos y bisontes primitivos) con marcas realizadas con un útil lítico y de huesos de conejo con marcas de carnicería y de dentición humana, indican que Homo Sapiens frecuentó el yacimiento en los momentos más antiguos de la secuencia (nivel IV). También se observa la presencia de huesos quemados: astillas y fragmentos óseos con marcas de combustión.

La cronología del nivel IV (1,3 y 1,5 Ma) hace del Alto de las Picarazas uno de los yacimientos con presencia humana más antiguos de Europa junto a Pirro Nord, en Italia (1,3-1,5 Ma.). De cronología similar serían los yacimientos de la Península Ibérica de Fuente Nueva-3 y Barranco León-5 con 1.3 Ma., y la Sima del Elefante de Atapuerca de 1,4-0,78 Ma.
(Fuente: Europa Press / La Red Comarcal)

Os dejo este vídeo publicado en el diario digital "Las Provincias":

9 de agosto de 2013

"Avalancha" de nuevos restos humanos en la Cueva del Ángel de Lucena (Córdoba)

En pocas horas se descubre un gran número de huesos humanos correspondientes a las edades del Bronce y del Cobre en este yacimiento lucentino ubicado en la Sierra de Aras. Entre las últimas aportaciones están el cráneo de un niño de muy corta edad, un fémur, varias costillas, una tibia y parte de la pelvis de una mujer. 
Miembros del equipo que participa en las excavaciones de la Cueva del Ángel, en Lucena. Foto: DIARIO CÓRDOBA
Esta sucesión de descubrimientos está causando una gran expectación en el mundo de la arqueología y ha venido a confirmar plenamente las expectativas de los expertos Cecilio Barroso y Daniel Botella, que están al frente de un equipo que realiza la presente campaña estival de excavaciones en las faldas de la sierra de Aras. 

Tanto Barroso como Botella venían expresando a lo largo de los últimos años su certeza de que en esta cueva aparecerían unos restos humanos que han tardado en ver la luz, pero que vienen a corroborar la presencia del hombre en unas épocas tan remotas.

Hay que destacar que esta actuación forma parte del Proyecto General de Investigación en la Cueva del Angel, que está descubriendo restos de las edades del Bronce y el Cobre y que tiene la autorización de la Junta.

Proyección internacional

El concejal delegado de Patrimonio Histórico, Manuel Lara Cantizani, se ha mostrado muy satisfecho de estos descubrimientos, ya que han aparecido después de muchos años sin que se hubiera encontrado hueso humano alguno.

Cabe destacar que con estos restos se está llevando a cabo una importante proyección de la Cueva del Angel a nivel internacional, como destacaba Vincenzo Celiberti, profesor del Centro Europeo de Investigación de la Prehistoria, que está trabajando estos días en Lucena. Celiberti ha destacado que la Cueva del Angel y sus restos pueden ser claves para el conocimiento una importante etapa del desarrollo de la humanidad, ya que fue habitada precisamente en la época en la que se produjo el cambio del Paleolítico Inferior al Medio, en los prolegómenos de la aparición del hombre de Neardenthal. Celiberti equipara en importancia la Cueva del Angel con Atapuerca y destaca que para ello ha sido clave asimismo el descubrimiento de un bifaz de quince centímetros de longitud datado hace 300.000 años.

Excavaciones
Las excavaciones de la Cueva del Angel, que se remontan al año 1995, permitieron detectar un potente depósito arqueológico con una gran amplitud cronológica que se situaría entre los 100.000 y los más de 480.0000 años, según dataciones del Instituto de Paleontología de París.

Estos descubrimientos se pueden desarrollar gracias a un proyecto que se puso en valor en 2009, como es el túnel de acceso a la sima de la Cueva del Angel. Dicho túnel es único en Europa y tiene 81 metros de longitud y 2,80 metros de altura. Hay que tener en cuenta que, gracias al mismo se permite la accesibilidad a este lugar a los visitantes.

Los expertos destacan la importancia de este yacimiento, estimándose que unas 60.000 personas pudieron nacer en este lugar, ubicado en un sitio donde podían protegerse de los depredadores. Los habitantes de esta cueva eran cazadores y se alimentaban de las piezas que capturaban, entre los que se encontraban caballos, bisontes, jabalíes y osos.

20 de febrero de 2013

Arsuaga testifica en el juicio por la destrucción del asentamiento neolítico de la Cueva de Chaves, en Bastarás (Huesca)

Según el  catedrático de Paleontología Juan Luis Arsuaga, la Cueva de Chaves "era un yacimiento de referencia en los estudios arqueopaleontológicos en la Península Ibérica y Europa», un enclave arqueológico cuya destrucción es «un escándalo y una gran pérdida para la ciencia».
Victornio Alonso saliendo de los juzgados el pasado mes de octubre.
Foto: Diario de León.
El juicio del Gobierno de Aragón contra Victorino Alonso y su empresa Fimbas, entre otros imputados, por la destrucción de la Cueva de Chaves en un coto de caza propiedad del empresario minero cuenta con un nuevo y excepcional testimonio. El del equipo de científicos que dirige Juan Luis Arsuaga, codirector del yacimiento de Atapuerca, y que ha sido aportado por la letrada del Ejecutivo aragonés.

Alonso declaró en el Juzgado número 3 de Huesca el pasado mes de octubre en el juicio que se sigue por arrasar con maquinaria pesada la cueva, ubicada en el coto de caza de Bastarás, en Huesca, para convertirla en un abrevadero de animales. Las irregularidades que se investigan pasan también por el vallado y la realización de balsas para animales en espacios protegidos; y se le ha impuesto una multa por introducir una cabra del norte de África (auris) en el Parque Natural de la Sierra de Guara.

Según informaba ayer el Heraldo de Aragón, Arsuaga defiende que la Cueva de Chaves era un yacimiento de referencia en los estudios arqueopaleontológicos en la Península Ibérica y Europa», un enclave arqueológico cuya destrucción es «un escándalo y una gran pérdida para la ciencia».

Arrancar una página de la historia de la Humanidad
Los expertos consideran que la pérdida del yacimiento «deja un vacío que arranca una página de la historia de la Humanidad», ya que el asentamiento del neolítico que acogió tenía características únicas en toda Europa.


Arsuaga, catedrático también de Paleontología en la Universidad Complutense de Madrid, recuerda que su equipo realizó durante años excavaciones en la zona. «El yacimiento no sólo contiene un excepcional registro de la cultura material realizada por el ser humano a lo largo de las últimas etapas del Pleistoceno Superior y de la primera mitad del Holoceno, sino que de las excavaciones realizadas en él se ha recuperado una extensa colección de restos óseos de animales salvajes y domésticos que han sido motivo, y lo siguen siendo, de los trabajos de distintos equipos de investigación». 

Los expertos destacan en el informe que se ha enviado al juez, según publica el periódico aragonés, que el interés zooarqueológico del enclave radica en «su amplia extensión, la conservación de una potente serie imperturbada de sedimientos y el extenso intervalo cronológico representado en la misma».
Foto tomada hacia 1920 de la entrada a la Cueva de Chaves con los
visitantes bien pertrechados. Foto: Singlecoated
Según la denuncia que ahora se juzga, a finales del 2007 Alonso ordenó limpiar y nivelar con una retroexcavadora los sedimentos arqueológicos, derribó parte del techo y las paredes para convertir la cueva en una zona de estabulación y comedero de los animales de caza. A pesar de que la cueva tenía varias figuras de protección.

También roturó 60 hectáreas en zonas de habituales campañas arqueológicas. El empresario negó ante el juez haber tomado estas decisiones.

19 de febrero de 2013

Las excavaciones en Orce (Granada) se retomarán en agosto

Como novedad, se incorpora el yacimiento de Venta Micena para indagar en las especies vegetales y animales que había en la zona "justo antes de la llegada" de los humanos
Rober Sala en las excavaciones de Orce. Foto: I. Utrera
Un equipo multidisciplinar encabezado por el arqueólogo Robert Sala retomará este agosto las excavaciones en el municipio granadino de Orce, en el marco de un proyecto al que, como novedad, se incorpora el yacimiento de Venta Micena para indagar en las especies vegetales y animales que había en la zona "justo antes de la llegada" de los primeros pobladores humanos.

Sala, conocido por ser uno de los arqueólogos de Atapuerca (Burgos), ha explicado que la campaña de excavaciones se desarrollará del 17 de agosto al 15 de septiembre con la implicación de 45 investigadores que se repartirán por los tres yacimientos objeto de estudio: Barranco León, Fuente Nueva 3 y Venta Micena.

Los trabajos se enmarcan en la segunda fase del proyecto 'Primeras ocupaciones humanas del Pleistoceno inferior de la cuenta de Guadix-Baza', que financia la Junta de Andalucía. El objetivo general es descubrir las capacidades de adaptación al entorno de los primeros humanos que habitaron Orce y cómo competían con otros animales carnívoros, como las hienas, para acceder a los recursos disponibles.

En la pasada campaña de excavaciones, los estudios se realizaron en los yacimientos de Fuente Nueva 3 y Barranco León, donde se hallaron 1.400 fósiles, entre industria y fauna, que confirmaron la ocupación humana del territorio hace 1,3 millones de años. Entre los hallazgos se encontraron restos de mamut y rinoceronte, así como piedras que fueron usados para descuartizar animales.

En esta ocasión se incorpora el yacimiento de Venta Micena, donde el paleontólogo José Gibert halló en 1982 el polémico fragmento craneal conocido como el 'Hombre de Orce' y sobre cuya pertenencia humana no existe unanimidad en el ámbito científico.

Según ha indicado Sala, los estudios en esta zona se centrarán en conocer la ecología a la que tuvieron que adaptarse los primeros humanos que llegaron a Orce y en la reconstrucción de las especies animales que existían en aquella época, su comportamiento y evolución.

Esta situación se produce después de que la Junta declarara desierto el primer concurso convocado para planificar y ejecutar la investigación en los yacimientos de la Cuenca de Orce para los próximos cuatro años con un presupuesto de 333.000 euros.

Los yacimientos de la cuenca de Orce han sido declarados recientemente Bien de Interés Cultural por el Gobierno andaluz, que está siguiendo los trámites necesarios para su reconocimiento como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Entre los pasos dados, destaca la inscripción de la cuenca de Orce en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, con la tipología de Zona Arqueológica. Esta área integra 14 yacimientos que son fundamentales para el conocimiento del Pleistoceno Inferior y las de las primeras migraciones y asentamientos humanos en el continente europeo.

4 de enero de 2013

La realidad aumentada llega al Museo de la Evolución Humana

Un interactivo, realizado por el Instituto Tecnológico de Castilla y León (ITCL) en colaboración con FECYT (Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología) recrea la vida de las especies que poblaron la Sierra de Atapuerca
Imagen de la demo realizada en el Día Internacional de los Museos.
FOTO: ITCL
El Museo de la Evolución Humana (MEH) se suma a la realidad aumentada con un nuevo recurso que interactúa con el visitante y potencia su discurso museográfico, al dar vida a los distintos paisajes que contienen la vegetación de la Sierra de Atapuerca a lo largo de la Prehistoria.

 El visitante puede ver la evolución de las especies desde hace un millón de años hasta la actualidad, al recrearse la vida del homo antecessor, heidelbergensis, neandertal y sapiens, así como la fauna que ha existido desde hace 850.000 años.

Desde un punto fijo instalado en la planta segunda del Museo, se observa cómo los cuatro paisajes interiores cobran vida con diferentes homínidos y animales. Todo este trabajo, según informa Ical, ha sido realizado de acuerdo con la documentación encontrada en la Sierra de Atapuerca. El primer paso fue la realización de los modelos 3D de cada uno de los personajes que iba a formar parte de las escenas. Posteriormente, se realizó la animación de las escenas así como la programación de la aplicación.

La primera escena relata la vida en la Sierra hace 850.000 años (Pleistoceno inferior) y muestra un Homo antecessor consumiendo el cadáver de otro individuo (en el nivel TD6 de la gran Dolina ha sido documentado un episodio de canibalismo). La segunda recrea la Sierra hace 600.000 años (Pleistoceno medio) y la escena principal consiste en un jaguar cazando un gamo. Asimismo, se han añadido otras especies como hienas, que están pendientes de consumir los despojos de un animal o macacos saltando entre las ramas. Aquí aparecen varios individuos de la especie Homo heidelbergensis recolectando en el bosque.

La Sierra de Atapuerca hace 350.000 años es la tercera de las escenas que se pueden ver en el interactivo. Un Homo heidelbergensis se dispone a cazar una presa y tras la caza arroja su lanza de madera al espectador. Además, se representan dos carnívoros que poblaban la Sierra en el pasado, como son un oso y un león. La última de las escenas se corresponde con la vida en la tierra hace 50.000 años y se centra en un grupo de neandertales situados en un paisaje nevado haciendo fuego y curtiendo pieles.

27 de junio de 2011

Un equipo internacional excavará en Orce (Granada) hasta 2016

En este yacimiento fue descubierto en 1982 el polémico fragmento craneal, que parte de la comunidad científica califica como "el primer vestigio humano en Europa". 
El equipo multidisciplinar avalado por más de 32 especialistas internacionales que ha solicitado excavar en el yacimiento de Venta Micena, en Orce (Granada), confía en obtener los permisos necesarios de la Junta de Andalucía para poder empezar los trabajos este agosto.
Foto de la excavación en Venta Micena de 1986.

   La solicitud del proyecto, integrado por 11 instituciones internacionales y dirigido por la arqueóloga de la Universidad de Oxford Sarah Milliken, se presentó el pasado marzo en la Delegación Provincial de Cultura y propone excavaciones en la cuenca de Guadix-Baza, en los yacimientos de Fuentenueva-1, Solana de Zamborino y el citado Venta Micena. En este último lugar fue donde el paleontólogo José Gibert descubrió en 1982 el polémico fragmento craneal conocido como el 'Hombre de Orce', defendido por parte de la comunidad científica como el primer vestigio humano en Europa.

   El objetivo del proyecto, que se desarrollaría entre 2011 y 2016, es conocer más sobre la evolución de la fauna, la geología y el registro arqueológico durante el Pleistoceno en el sureste de la Península a través del estudio de estos yacimientos, que llevan inactivos casi 30 años.
   Según ha relatado a Europa Press el paleoantropólogo Luis Gibert, que también integra el equipo, una de las principales ventajas de esta propuesta es que garantiza la obtención de financiación externa por parte de instituciones científicas internacionales.

   "Sólo necesitamos los permisos y un presupuesto inicial de 29.000 euros para dar el empujón a la primera campaña. A partir de ahí podríamos contar con financiación de la Royal Society de Londres y la Fundación Alemana para la Ciencia pero para conseguirlo tenemos que tener las autorizaciones para las excavaciones, para garantizarles que el dinero se va a gastar en este proyecto", relata Gibert.

   El experto  ha defendido  la "solvencia" de la propuesta y "prestigio" de los investigadores que respaldan este proyecto, entre ellos el Príncipe de Asturias de Investigación Científica y padre de las excavaciones  de Atapuerca, Emiliano Aguirre, como puntos a favor para que la Junta dé el visto bueno al proyecto.
Panel en la entrada al yacimiento.

   Además, considera que sería una iniciativa favorable para conseguir que la Unesco declare los yacimientos de Orce Patrimonio de la Humanidad como pretende la Consejería de Cultura, dado que entre los miembros del equipo se encuentran personalidades premiadas por este organismo por su trabajo y aportación en este campo.

   "Qué mejor para conseguir la declaración de la Unesco que el que haya varios grupos internacionales investigando en los yacimientos de Orce", se pregunta el investigador.
(Fuente: Europa Press)

23 de febrero de 2011

Un zoo prehistórico en Becerreá (Lugo)


Identifican más de una veintena de fósiles en el yacimiento de Valdavara
A finales de marzo se espera conocer la antigüedad de los numerosos fósiles recuperados entre el 2009 y el 2010 en el yacimiento descubierto a escasa distancia de los asentamientos paleolíticos de Valdavara, en Becerreá. De momento, los científicos que trabajan en las excavaciones -encuadradas en el plan de investigación de las poblaciones paleolíticas del sur lucense que coordina la Universidade de Santiago- han conseguido identificar entre estos fósiles más de una veintena de especies, lo que hace de este yacimiento uno de los más importantes depósitos de fauna del Pleistoceno hallados en Galicia.
Dientes de león (izquierda) y de oso (centro y derecha) hallados en el depósito de fósiles de la cantera.
Entre estas especies hay una buena representación de vertebrados de gran porte, carnívoros y herbívoros: oso, león, rinoceronte, pantera europea, hiena, caballo, corzo, algún bóvido... También se han podido identificar algunos pequeños vertebrados -mamíferos y anfibios-, aves e incluso un pez.
El depósito de fósiles, como ya se explicó en su momento, fue descubierto de manera fortuita al llevar a cabo una voladura en una cantera explotada por la empresa Campesa. Los restos orgánicos estaban depositados en una cueva caliza rellena de sedimentos que fue destruida casi en su totalidad por la explosión. Los investigadores consiguieron rescatar entre los cascotes un gran número de piezas -más de un millar-, a las que se se sumaron algunas decenas más en una excavación realizada el verano pasado en los restos de la cueva.

Publicación científica
El equipo que realiza esta investigación se dispone a divulgar los resultados mediante un informe que se publicará en breve plazo en una revista científica. El trabajo ya está muy avanzando y se publicará tan pronto como se conozcan los resultados de la datación que se está llevando a ahora a cabo.