Mostrando entradas con la etiqueta Navarra. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Navarra. Mostrar todas las entradas

3 de noviembre de 2016

Encuentran una tumba de entre los siglos IV y VII en Ujué (Navarra)

El esqueleto mide entre 1,50 y 1,60 metros y se desconoce si el enterramiento se realizó junto a un templo o extramuros. El sarcófago se compone de piedras reutilizadas de construcciones anteriores.
La datación dependerá de una hebilla de cinturón que se ha encontrado en el sepulcro.
Fruto de los trabajos de renovación de redes y pavimentación que se están llevando a cabo en Ujué desde el pasado mes de julio, afloró hace unos días una tumba de entre los siglos IV y VII después de Cristo en la plaza Mayor de la localidad, ubicada en pleno casco histórico.

Tras detectar su presencia, la empresa adjudicataria de las obras dio la voz de alarma, tal y como prevén los protocolos de actuación en estos casos, avisando del hallazgo a la Institución Príncipe de Viana (dependiente del departamento de Cultura del Gobierno de Navarra) y al gabinete de arqueología y difusión del patrimonio histórico Trama SL, que se desplazó hasta el lugar de los hechos para estudiar el enterramiento.

En total, la intervención llevada a cabo por el arqueólogo Carlos Zuza se prolongó durante dos días, periodo de tiempo en el que “se protegió la zona, se limpió el área para dimensionar la tumba y se encontró el esqueleto de una persona que mediría entre 1,50 y 1,60 metros”, detalla Zuza. En este sentido comenta que el esqueleto correspondería a la Antigüedad tardía, periodo de transición entre la Edad Antigua y la Edad Media, o directamente al Medievo. La datación dependerá de una hebilla de cinturón que se ha encontrado en el sepulcro, cuya decoración ayudará a establecer una fecha más concreta de la muerte del individuo, y en última instancia de la prueba del carbono 14, utilizada para determinar la edad de materiales orgánicos de hasta 50.000 años de antigüedad.

El sarcófago, por su parte, se compone de “piedras reutilizadas de construcciones anteriores”, indica Zuza, las cuales permanecen custodiadas en el almacén municipal a la espera de ser exhibidas. Esa es, al menos, la intención del Ayuntamiento de Ujué. No así el esqueleto, que está siendo objeto de estudio por parte de expertos en la materia.

INTERROGANTES

 Las dudas que se plantean a raíz de este descubrimiento son numerosas dado que al parecer la tumba está “en un terreno que no se considera sagrado, es decir en un terreno en que no hay una iglesia o una ermita ya que en el Medievo lo normal era que se enterrase junto a los templos e incluso dentro de ellos. Otra cosa era en tiempo de Roma, en que estaba estipulado que los cementerios estuvieran fuera de las poblaciones”, subraya el historiador local Mikel Burgui.

De ser así, cabría la posibilidad de que el cuerpo estuviera enterrado en las inmediaciones de la ermita de Jaun Done Maria (San Martín), de la que se tiene constancia gracias a la tesis doctoral de Patxi Salaberri Zaratiegi, quien la localizó junto a la plaza Pilarraña, situada a varios metros de la plaza Mayor, aunque en el pasado puede que ambas estuvieran conectadas (si se elimina el bloque de viviendas que las separa) por la ermita en cuestión. “Patxi Salaberri encontró que en 1780 se daba escuela en esta ermita y que en 1810 el ayuntamiento decidió venderla”, recoge Burgui en su blog Uxue, Ujué atalaya de Navarra, quien apuesta por que se lleve a cabo una investigación arqueológica “más completa” para valorar estos supuestos.

El alcalde de este municipio de apenas 200 habitantes, Rubén Sánchez, subraya la importancia de datar la tumba con exactitud “porque ese dato nos daría pistas de lo que fue Ujué. Si el cadáver es medieval tendría que estar al lado de un templo, pero si es anterior lo enterrarían extramuros, lo que revelaría que por allí pasaba una muralla”. Esta es la razón por la que se muestra expectante ante la próxima apertura de la plaza municipal (situada a escasos metros de la plaza Mayor) por si pudieran aparecer nuevos restos que contribuyesen a recuperar la historia local.

10 de junio de 2016

Hallados restos de una bodega romana en el yacimiento de Mosquera, en Falces (Navarra)

Las excavaciones seguirán hasta finales de junio y la Sección de Arqueología del Gobierno de Navarra está a la espera del informe con los resultados.
El descubrimiento se realizó al pasar una máquina por el talud del yacimiento. FOTO: RADIO ESPERA FALCES.
La intervención arqueológica en el yacimiento Mosquera I en Falces ha dado como resultado el descubrimiento de restos una bodega romana, entre los que se encuentran un lagar de unos dos metros cuadrados.

La existencia de este yacimiento ya estaba catalogada y, por ello, con motivo de las obras de los regadíos del Canal de Navarra (Sector XXII en Falce y Peralta), la sección de Cultura y Patrimonio del Gobierno de Navarra obligaba a llevar a cabo la excavación para revelar lo que el lugar contenía y poder conservarlo apropiadamente. Así, el departamento dictaminó las actuaciones a llevar a cabo y, al pasar una máquina por un talud del yacimiento, se realizó el descubrimiento.

Las excavaciones todavía están en curso y la Sección de Arqueología del Gobierno de Navarra está a la espera del informe con los resultados.

Los restos continúan a la vista y se prevé que sea así hasta que finalicen las obras a finales de junio, momento en que se taparán y quedarán dentro de una zona de reserva que se revegetará.

(Fuente: Ahora Zona Media)

20 de enero de 2016

Descubren tres nuevas estancias, un fogón y un silo en la villa romana de Ablitas (Navarra)

Según las primeras hipótesis, estas estancias corresponderían a salas de trabajo utilizadas por los criados más cercanos a los dueños de la villa o para el almacenaje de alimentos y bebidas, a modo de despensa. De hecho, en ellas han aparecido restos de un fogón y un silo
Alumnos y directores del taller de Arqueología que han participado en la excavación. FOTO: NURIA G. LANDA
Ablitas concluyó el sábado la sexta campaña de excavaciones en su villa romana. Los trabajos, que se han prolongado desde el mes de octubre, han servido para confirmar que la villa experimentó varias ampliaciones durante su último periodo, entre los siglos III y V.

Según indican Juanjo Bienes Calvo y Óscar Sola Torres, directores deltaller de arqueología en el que han participado 16 alumnos, se pueden distinguir hasta tres fases constructivas distintas gracias al análisis de las estructuras (muros y suelos) hallados en la zona central de la villa, la destinada a la residencia de los propietarios, y donde se han centrado las excavaciones desde 2010.

Así pues, los directores del taller de arqueología explican que, pese a que por ahora se han distinguido estas tres fases constructivas, “conforme avancen los trabajos arqueológicos conseguiremos diferenciar nuevas fases hasta llegar a los orígenes de la villa, datados en el siglo I”.

AMPLIACIONES PARA GANAR EN COMODIDAD
Según afirman Bienes y Sola, y a la espera de un estudio más detallado, las citadas fases corresponderían a diversas ampliaciones realizadas en la villa por sus dueños. “Entre el siglo II y III baja el poder de las ciudades y los dueños de este tipo de villas, que en un principio estaban destinadas únicamente a la producción agraria, deciden instalarse en ellas. Así, los propietarios realizan ampliaciones, tal y como se puede ver en la de Ablitas, para ganar en comodidad”, explican los arqueólogos.


Prueba de esta afirmación es que, en campañas anteriores, el taller de arqueología ha realizado descubrimientos como el comedor principal de la residencia; parte de un mosaico; o el hipocausto, un sistema de calefacción similar a los actuales suelos radiantes, hallazgos todos ellos que evidencian el poder económico del que gozaron los distintos dueños de la villa.

UN FOGÓN Y UN SILO
Además de constatar esta evolución constructiva de la residencia, los trabajos realizados durante la recién concluida sexta campaña han servido para desenterrar tres nuevas estancias anexas al patio central de la villa, además de descubrir un nuevo tramo del pasillo que bordea el citado patio.

Según las primeras hipótesis, estas estancias corresponderían a salas de trabajo utilizadas por los criados más cercanos a los dueños de la villa o para el almacenaje de alimentos y bebidas, a modo de despensa. De hecho, en ellas han aparecido restos de un fogón y un silo.

Además, los arqueólogos han realizado cinco pequeños sondeos en un radio de 40 metros alrededor del núcleo central de la villa. Estas catas han dado como resultado el descubrimiento de muros con una profundidad de entre 40 centímetros y un metro, lo que evidencia el buen estado de conservación de la villa ablitera y todo lo que queda aún por sacar a la luz.

Con este objetivo, la intención del consistorio ablitero es seguir dando continuidad al taller de arqueología a lo largo de 2016, probablemente a finales de año.

(Fuente: Diario de Navarra / Diego Carasusán)

30 de marzo de 2015

Comienza la última fase de la restauración del claustro del Monasterio de Fitero (Navarra)

Después de ocho años de trabajo y 5,2 millones de euros invertidos, el claustro del Monasterio de Santa María la Real de Fitero será sometido próximamente a la última fase de su rehabilitación, que tendrá por objeto la restauración de los muros, el suelo y los acabados del claustro bajo y de la sala capitular. El claustro es una de las joyas de este recinto cisterciense que fue declarado monumento histórico-artístico en el año 1931.
Fundado en 1140 en el lugar de Niencebas, el Monasterio de Fitero puede presumir de ser el primer cenobio cisterciense que se construyó en toda la Península Ibérica.
La Institución Príncipe de Viana sacó ayer a concurso las obras de la séptima fase por un montante global de casi 725.000 euros por lo que el global de los trabajos del claustro, cuando terminen las obras, habrá superado los 5,2 millones de euros, tal y como se contemplaba en el Plan Navarra 2012. La financiación ha corrido a cargo del Gobierno de Navarra y de la Unión Europea a través de los fondos Feder de desarrollo regional, al 50% cada uno.

El período para llevar a cabo la última fase de la restauración es de nueve meses, por lo que se espera que esté concluido en los primeros meses de 2016.
 

TRABAJOS POR FASES
Los trabajos para restaurar el claustro del Monasterio de Fitero se iniciaron en el año 2008 y desde entonces se ha venido realizando una fase por año.

La primera recuperó las cubiertas del dormitorio viejo, su muro occidental y de la zona aneja del dormitorio nuevo, así como la cubierta del ala oriental. La segunda fase consolidó el ala Este del claustro, mientras que la tercera aseguró la estructura de la crujía Norte y sustituyó su cubierta. La cuarta consolidó las bóvedas de las naves Oeste y Sur y la quinta reconstruyó la esquina que se había hundido hace 120 años, al tiempo que reparó las bóvedas que se habían consolidado en la fase anterior.

Por último, en la sexta fase, que concluyó el pasado mes de febrero, se recuperaron, siguiendo el estilo original, las tres bóvedas del claustro bajo que se vieron afectadas cuando se hundió parte del claustro hacia 1890.

La reposición de las molduras de los pilares en las fases en que se trabajó con la parte del claustro más afectada se limitó a las piezas que habían perdido alguna sección, pero no se extendió a aquellas que simplemente habían visto desdibujado su perfil por la arenización o pequeñas descamaciones por el paso del tiempo y las incidencias climatológicas. El tipo de labra de la piedra repuesta se realizó con cincel, de forma similar al original. La piedra utilizada en las reposiciones es arenisca local, de la zona media de Navarra, de características análogas a la empleada en la construcción inicial del claustro.
 

DESAMORTIZACIÓN
El monasterio es un complejo monástico en el que habitó la comunidad cisterciense hasta su exclaustración en 1836. A partir del siglo XV, el conjunto aglutinaba a su alrededor una importante población que tras la desamortización convirtió la iglesia abacial en parroquia de la localidad. Este hecho, que hace que las dependencias monásticas llegadas a nuestros días se encuentren adecuadas y transformadas en función de las necesidades de los nuevos propietarios desde el siglo XIX, también ha posibilitado la conservación de la mayor parte del ajuar litúrgico.

ORIGEN

El Monasterio de Fitero es una joya arquitectónica de la Edad Media, ampliado durante los siglos XVI y XVII con otras construcciones nuevas. Fundado en 1140 en el lugar de Niencebas, el Monasterio de Fitero puede presumir de ser el primer cenobio cisterciense que se construyó en toda la Península Ibérica. 
(Fuente: Noticias de Navarra / Fermín Pérez-Nievas)

25 de marzo de 2015

Descubren un importante yacimiento Calcolítico en Sarriguren (Navarra)

Las obras viarias de la ecociudad han dejado al descubierto restos de estructuras de combustión de hace aproximadamente unos 4.500 años. También han encontrado varios depósitos de almacenaje circulares y pequeños objetos como restos de molinos de mano, evidencias de cerámica y pequeños trozos de herramienta de sílex.
Las excavadoras trabajan cerca de la zona donde aparecieron los restos. FOTO: PATXI CASCANTE
De paseo, los mayores nos recuerdan que el paisaje urbano que nos rodea “antes, era todo campo”. Una condición rural que en Sarriguren ya se explotaba, por lo menos, entre los años 2.500 y 2.000 a.C. Así está quedando patente tras el hallazgo de ruinas prehistóricas durante las obras viarias de la ecociudad, que alargarán la avenida Unión Europea hasta la Ronda Este; restos del Calcolítico (justo antes de la Edad del Bronce) que cuentan que, frente al polideportivo de esta urbanización del Valle de Egüés, ya vivía gente hace unos 4.500 años.

Las ruinas halladas corresponden a estructuras de combustión: “Un rebaje en el terreno en el que colocaban leños, a los que prendían fuego y cubrían con piedras, sobre las que se ponían los conejos, jabalíes... lo que se quisiera cocinar”, explica Nicolás Zuazúa, director de los trabajos. 


Los arqueólogos del Gabinete Trama (empresa contratada por Príncipe de Viana para hacerse cargo de las excavaciones) también han encontrado varios depósitos “que deberían de ser silos para guardar el trigo u otros alimentos”. Según detalla Zuazúa, “son circulares, de un metro de diámetro más o menos, aunque hay uno rectangular de 6 metros de ancho por 2 de largo”. Además, se han descubierto pequeños objetos, como restos de molinos de mano, evidencias de cerámica y pequeños trozos de piedra sílex, con la que se creaban herramientas.

HALLAZGOS SIMILARES

En total, han aparecido seis núcleos, “ubicados de forma bastante dispersa. Es muy difícil llegar a saber si son contemporáneas o no”, apunta Zuazúa, quien señala que, en las cabañas donde se ubicaban estas estructuras, podían llegar a vivir varias familias. Estaban ocultos a unos 40-60 centímetros de profundidad, por lo que algunos habían sido arrastrados por máquinas agrarias.

Estos seis puntos podrían aumentar conforme avancen las obras del PSIS de Salesianos y de urbanización de la zona, donde además se construirá un restaurante de comida rápida y un supermercado.

Los restos encontrados son algunos de los más antiguos de la zona. “No son únicos en Navarra, pero tienen su importancia porque lo que podemos conocer de aquella gente es gracias a los restos que dejan; aún no existía la escritura”, detalla María García-Barberena, técnico arqueólogo de Trama. Similares a estos se encontraron en las obras de la nueva cárcel de Pamplona y en la construcción del colegio Izaga, en Cordovilla.

Estos nuevos hallazgos en Sarriguren se suman a las tres necrópolis (dos medievales y una de la Edad del Hierro) que ya aparecieron en la ecociudad desde que comenzaron las obras de edificación. Zuazúa señala que, “al principio, pensamos que lo que había aparecido aquí -en referencia a las estructuras de combustión- eran necrópolis similares, pero enseguida nos dimos cuenta que no”.

Como se ha procedido otras veces, las piedras se desecharán, pero los demás restos se catalogarán y terminarán en un almacén de arqueología.

(Fuente: Noticias de Navarra /  Nazareth Bernhardt)

23 de febrero de 2015

El taller de arqueología descubre un mosaico en la villa romana de Ablitas (Navarra)

Se trata de un mosaico geométrico y policromado que parece seguir el esquema de círculos secantes que imitan rosetas de cuatro pétalos. La cata realizada tan sólo desenterró un metro cuadrado de los aproximadamente 20 m2 de pavimento de mosaico que podría tener la estancia donde se ha encontrado.
Las excavaciones realizadas por el equipo del taller de arqueología se han guiado por un estudio de georradar. 
Desde que comenzaron en el año 2010, cada una de las campañas de excavaciones realizadas en la villa romana de Ablitas, próxima a Tudela (Navarra),  ha deparado hallazgos que han elevado la categoría de este yacimiento, cuyos primeros restos datan del siglo I. Pero en la recientemente finalizada los integrantes del Taller de Arqueología del Ayuntamiento de Ablitas han conseguido lo que llevaban buscando desde el inicio de los trabajos: encontrar un mosaico.

La citada quinta campaña se prolongó desde octubre a diciembre bajo la dirección de los arqueólogos Juanjo Bienes Calvo y Óscar Sola Torres. En esta ocasión, las excavaciones realizadas se guiaron a través de los datos aportados por un estudio de georradar, que sirvió para dotar a los investigadores de un plano de las estancias del núcleo central de la villa.

DIECIOCHO SONDEOS
Así, la campaña se basó en la ejecución de 18 sondeos, de un metro cuadrado cada uno, en puntos muy concretos de la villa donde, a tenor del plano del georradar, pudieran encontrarse las estancias principales de la villa.


Fue en la realización de una de esas 18 catas, a poco más de un metro de profundidad, cuando se localizó el mosaico. “Hicimos el sondeo y nos topamos con el suelo de la estancia en cuestión, tal y como había ocurrido en todas las catas llevadas a cabo hasta entonces..., pero cuando lo limpiamos nos dimos cuenta de que aparecían las teselas de un mosaico. Fue un momento muy emocionante, porque era lo que llevábamos esperando desde hacía cinco años”, recuerdan los directores de la excavación.

Concretamente, se trata de un mosaico geométrico y policromado que parece seguir el esquema de círculos secantes que imitan rosetas de cuatro pétalos. La cata realizada tan sólo desenterró un metro cuadrado de los aproximadamente 20 m2 de pavimento de mosaico que podría tener la estancia donde se ha encontrado.

EN BUSCA DE MÁS MOSAÍCOS
Según explican Bienes y Sola, el descubrimiento del mosaico eleva la categoría de un yacimiento que, ya de por sí, cuenta con un enorme potencial al tratarse de una de las villas romanas mejor conservadas que existen en Navarra.

En cualquier caso, los directores de la excavación se muestran esperanzados en hallar nuevas estancias con mosaicos en próximas campañas. “Se trata de una villa muy grande -unos 6.000 m2-; propiedad de una persona pudiente; y ubicada en una zona ya rica de por sí como era la Ribera, con lo que no es descabellado pensar que pudiera haber más mosaicos, como ocurre en otras villas navarras como la del Ramalete de Tudela, la de Arellano o la de Liédena”, afirma Bienes.

13 de febrero de 2015

Encuentran tres enterramientos boca abajo "por castigo" en la iglesia de San Nicolás de Tudela (Navarra)

Los arqueólogos destacan que no es nada habitual encontrar tres enterramientos de este tipo en una parroquia tan pequeña, ya que, por ejemplo, en la catedral sólo se descubrió uno de los más de 750 que aparecieron durante las obras de rehabilitación
Según el técnico de la excavación "se trataría de una forma de castigo por la vida que llevaron".
Las excavaciones arqueológicas que se están llevando a cabo en la antigua iglesia de San Nicolás de Tudela de forma paralela a las obras de consolidación del edificio han sacado a luz un descubrimiento nada habitual. Se trata de tres enterramientos que, curiosamente, están boca abajo y no boca arriba como es común y ha ocurrido con el resto de los hallados -algo más de 40 en total-.

El arqueólogo que está llevando a cabo los trabajos, Juanjo Bienes, puso algo de luz a la razón por la que estas personas fueron enterradas al revés que el resto. “No es casualidad, sino que lógicamente se trata de alguna forma de castigo. Puede ser gente que se suicidó o que llevaba mala vida, como maleantes o prostitutas. A pesar de todo, se les enterraba en la parroquia porque era allí donde se les había bautizado, aunque de esta manera como forma de castigo por la vida que habían llevado”, señaló.

ALGO POCO HABITUAL
El arqueólogo destacó que no es nada habitual encontrar tres enterramientos de este tipo en una parroquia tan pequeña, ya que, por ejemplo, en la catedral sólo se descubrió uno de los más de 750 que aparecieron durante las obras de rehabilitación que se llevaron a cabo entre 2002 y 2006.

Dos de ellos se han encontrado en las últimas semanas y corresponden al siglo XIX, mientras que el tercero apareció en agosto y se data hacia los siglos XVI o XVII, aunque a este sólo le quedaba la zona del tórax y fue al ver las fotos de los dos últimos cuando se percataron de que también estaba boca abajo.

Todos han aparecido en la zona más cercana a la puerta de entrada a la iglesia, donde ahora se están llevando a cabo las obras de consolidación de la estructura.

NO SE TRATA DE BRUJAS
Pero este tipo de enterramientos se han relacionado también en otros lugares con la brujería. Se les daba sepultura de esta manera, según explicó Bienes, por dos razones principales. Una era que si el alma les salía por la boca iría hacia abajo y no hacia la superficie, y lo mismo ocurriría si intentaban escapar excavando, ya que lo único que conseguirían es profundizar hacia el subsuelo.

Bienes explicó que en los encontrados en San Nicolás no sería este caso. “En las épocas de las que datan los enterramientos en Tudela no había este tipo de procesos contra las brujas. Además, lo normal es que las enterraran con sus amuletos y no ha aparecido ninguno”, dijo.

Estos trabajos arqueológicos se prolongarán durante este mes, cuando se pondrá fin a las obras de consolidación del edificio. Bienes añadió que no se descarta retomar el taller de arqueología que se llevó a cabo en agosto, cuando se encontraron 26 enterramientos. En la nave donde se está trabajando ahora han aparecido 72 cajeados para enterramientos, de los que se han excavado 16 y quedan otros 6, por lo que se trabajará en un tercio del total. Además, quedan pendientes los que puedan aparecer en las capillas laterales.

12 de enero de 2015

El "guerrero de Turbil" regresa al yacimiento ibérico de Beire (Navarra)

Se trata de una réplica exacta del original encontrado en 2010 que representa la efigie de un guerrero armado con un disco-coraza protector sobre el pecho. Es la estatua humana de tipología ibérica más grande encontrada en la península, fiel réplica del original mide 3,17 m y pesa 1.270 kilos.
El consejero de Cultura, Turismo y Relaciones Institucionales del Gobierno foral, Juan Luis Sánchez de Muniáin, ha asistido al acto de colocación de la escultura, acompañado por el alcalde de Beire, Sergio Fresán Oroz, la directora general de Cultura, Ana Zabalegui, y representantes del Servicio de Patrimonio Histórico del Gobierno de Navarra.
La Dirección General de Cultura del Gobierno de Navarra ha colocado en el poblado de Turbil, a poco menos de 3 kilómetros de Beire, una réplica exacta de la estela del guerrero de la Edad del Hierro, la más antigua manifestación de escultura de bulto redondo conocida hasta la fecha en Navarra, de más de 2.200 años de antigüedad.

La estatua-estela mide 3,17 m y pesa 1.270 kilos. Los restos recuperados alcanzan los 2,55 metros de longitud y los 870 kilos de peso, pero falta otro trozo, la parte inferior de la estela, que todavía no se ha encontrado.

Representa la efigie de un guerrero armado con un disco-coraza protector sobre el pecho, que porta suspendido de los hombros mediante dos correas. Sus rasgos faciales se hallaron muy alterados, si bien se reconoce el cuello, el pelo, los ojos y las orejas. El cuerpo es un bloque sin detalles anatómicos. Se ha calificado como estela de tipo ibérico, ya que resulta similar a otras descubiertas en el levante peninsular, propias de la cultura ibera.

La pieza es una reproducción fidedigna del original en dimensiones, iconografía, labra de la piedra y materia prima (arenisca local), que ha sido realizada por Cantería Jaurrieta, de Olite. La original permanece en la actualidad en los Fondos de Arqueología del Gobierno de Navarra, ha informado el Ejecutivo en una nota.

PARTIDA EN DOS DE MANERA INTENCIONADA
Este excepcional hallazgo apareció partido en dos. La parte de la cabeza fue descubierta en las inmediaciones del castro de Turbil, en 2010, por el vecino de Olite, Julián Algarra. Posteriormente, el arqueólogo especialista en castros de la Edad del Hierro, Javier Armendáriz, encontró la parte inferior de la estatua a siete metros del lugar en el que fue hallada la cabeza.


Los entendidos afirman que el hecho de que la gran estatua-estela estuviera partida no se debe al paso del tiempo o a la acción de agentes atmosféricos, sino a una destrucción intencionada, obra probablemente de atacantes del poblado, posiblemente realizada por los romanos a principios del siglo II a. C. con la primera romanización de la zona.

LA ESTATUA HUMANA IBÉRICA MÁS GRANDE DE LA PENÍNSULA
Según confirmó Armendáriz en un artículo publicado en la revista Trabajos de Arqueología de Navarra (nº 24, 2012), también puede considerarse la estatua humana de tipología ibérica más grande de la Península, dado que la pieza completa llegaría a los tres metros de longitud. Según sostiene el arqueólogo, no se ha encontrado nada parecido al norte del Ebro.

Esta estatua-estela de Turbil es una clara manifestación de que la influencia del mundo ibérico alcanzó a la mitad sur de Navarra, confirmada por el hallazgo de muestras de cerámica celtibérica en el castro.

SÍMBOLO PROTECTOR EN UN SANTUARIO
Esta singular pieza fue colocada fuera del castro de Turbil, en un lugar bien visible. Su función original permanece en el terreno de la hipótesis, pero es probable que se tratara de un símbolo protector e identificativo de la comunidad que la erigió.

También se cree que el lugar donde se encontró pudo ser un lugar sagrado, un santuario o un lugar de reunión importante para los habitantes del castro de Turbil, ya que muy cerca pueden verse varios túmulos de piedra que pudieron estar relacionados con el santuario. Además, 18 metros al este del lugar donde apareció la estela hay una exedra, de planta circular, con asientos y respaldos fijos en la parte interior de la curva, excavada artificialmente de 30 metros de diámetro y entre 3 y 5 metros de profundidad. Está orientada hacia el este, hacia la salida del sol, formando una especie de anfiteatro que cuelga sobre el borde del cerro, lo que vendría a confirmar la tesis del santuario.

7 de agosto de 2014

Buscan los restos de una iglesia del S. XII y la tumba de Sancho el Fuerte en Tudela (Navarra)

El principal motor de la excavación se centra en buscar los restos de una iglesia que data de los siglos XII y XIII y de la que hoy en día sólo se conserva el tímpano y los dos leones de la entrada. Los arqueólogos tratarán de encontrar la tumba de Sancho VII "el Fuerte" que estuvo enterrado por primera vez bajo esta antigua iglesia durante cuatro años, antes de que se trasladasen sus restos a Roncesvalles.
Dos alumnos durante las labores de excavación en San NIcolás. Foto: JAVIER FRÍAS.
Las excavaciones, dirigidas por el arqueólogo Juanjo Bienes, se dividen en cinco turnos semanales hasta el próximo 29 de agosto y dan una oportunidad única a los tudelanos de poder trabajar en la histórica iglesia. Este taller está organizado por el área de Centros Cívicos, cuenta con un presupuesto de 4.100 euros y se han apuntado un total de 30 alumnos.

El principal motor de la excavación se centra en buscar los restos de una iglesia que data de los siglos XII y XIII y de la que hoy en día sólo se conserva el tímpano y los dos leones de la entrada. Este templo fue destruido en el siglo XVIII debido al deterioro que ocasionaba la humedad al encontrarse construido sobre el río Mediavilla. 

Su orientación debería ser distinta a la realizada posteriormente, lo que dificulta su hallazgo. La excavación también resultará interesante para conocer más información sobre el poblamiento islámico anterior a la ocupación cristiana, que se produjo en el año 1119, e incluso para descubrir elementos del romano.

SANCHO EL FUERTE
Lo más relevante, aunque también lo más improbable, sería encontrar la tumba de Sancho el Fuerte. El que fuese rey de Navarra estuvo enterrado por primera vez bajo esta antigua iglesia durante cuatro años, antes de que se trasladasen sus restos a Roncesvalles. “Es algo muy complicado”, confesó el propio Bienes.
Un bombero contempla la suciedad acumulada
en el interior de la iglesia.
Foto: DIARIO DE NAVARRA

La sepultura debería ser sencilla, ya que se trataba de una estancia provisional, pero sin olvidar su rango de monarca. Lo que sí es más probable encontrar es alguno de los numerosos enterramientos que se hallan bajo el suelo de la iglesia de San Nicolás, algo que según el arqueólogo “sería muy interesante, sobre todo para los que no han tenido contacto con la arqueología previamente”. Por ello, la intención es tratar de “conocer el número aproximado de estos enterramientos excavando una parte de la nave central”.

El taller ha contado con buena afluencia de público durante los dos primeros días, ya que a las nueve personas apuntadas al primer turno, hay que añadir otros curiosos que se han acercado para observar las excavaciones, que llegarán hasta los dos metros de profundidad.

La zona donde se centra el trabajo arqueológico es en el ábside, aunque no se descarta en un futuro intervenir en otras zonas de la iglesia como las capillas. Hasta el momento se ha levantado ya una parte del suelo y todavía no se ha podido encontrar nada de valor.

HISTORIA
Nacimiento. No se tiene documentación de su construcción, pero ya en el año 1131 existía como monasterio benedictino.

Sancho el Fuerte. Durante los primeros años del siglo XII se convirtió en uno de los templos más emblemáticos. Tanto es así que allí fue enterrado Sancho el Fuerte en 1234, durante casi cinco años.

Declive. Por la cercanía del río Mediavilla la iglesia se deterioró rápidamente. En 1279 ya se pedían limosnas para su reparación, en 1520 necesitó una restauración parcial, en 1604 se cambió la torre por otra nueva y en 1729 se decidió derruirla.

Nueva iglesia. En 1733 se abrió la nueva iglesia, aunque siguieron los problemas. En 1902 y en 1936 se volvió a cerrar por obras. Finalmente, desde hace más de 40 años sigue sin utilizarse.

LA CIFRA
1,9 Millones de euros costará el proyecto de remodelación de San Nicolás.

23 de julio de 2014

Hallada una necrópolis medieval en Sarriguren (Navarra)

Se trata de 38 enterramientos de los siglos XII a XVIII en el entorno de la antigua iglesia de Santa Engracia, en Sarriguren (Navarra) y que se suman a los 12 aparecidos en las obras de reforma en el interior del templo. La mayoría de los cuerpos corresponden a gente joven y algunos de ellos portaban un pequeño ajuar. También han aparecido cuatro estelas discoidales,  que se exponen dentro de la antigua iglesia, donde se encontraron otros dos monolitos. 
Los cuerpos siguen el ritual cristiano de enterramiento, por inhumación y orientación este-oeste.
Foto: Ayuntamiento del Valle de Egüés. 
En la Edad Media, algunos escritos de la época señalan a Sarriguren como una pequeña aldea, donde a principios del siglo XIII estaban instalados al menos tres hogares de labradores, además de la residencia de un hidalgo. Ahora, en julio de 2014, en torno a la iglesia de Santa Engracia, que data del siglo XII, los trabajos previos a unas obras de urbanización han descubierto una necrópolis medieval, con 38 cuerpos encontrados que se suman a los 12 hallados durante las obras de rehabilitación y consolidación de esta parroquia.

Estas “prospecciones arqueológicas”, según el Ayuntamiento del Valle de Egüés, comenzaron el 12 de junio y aún están pendientes de finalizar. El objetivo de los trabajos es la urbanización del Pueblo Viejo de la localidad (con un presupuesto que ronda el millón de euros), que se destinará a un espacio cultural y de esparcimiento.

CUERPOS DE "PERSONAS JÓVENES"
La hallada es una necrópolis medieval, en torno a la antigua iglesia Santa Engracia de Sarriguren, propia de la época y muy similar a otras encontradas en otros pueblos de la Comarca. Estos cuerpos descubiertos son de los siglos XII-XVIII (en 1787 se prohibieron los enterramientos dentro de los pueblos y se ordenó la construcción de cementerios a las afueras), y sorprende que la mayoría de los cadáveres correspondan a “personas jóvenes”, explica María García Barberena, técnica de estos trabajos arqueológicos, realizados por el Gabinete Trama. “Hay un par de niños de unos cinco años, y algún otro que ronda los ocho”, añade. La razón, probablemente, es que los cuerpos se agrupaban por edades, aunque desde Trama señalan que es un hecho que se investigará.

La antigua iglesia de Santa Engracia en Sarriguren tras los trabajos.
Foto: Iban Aguinaga. 

Los 38 cuerpos seguían el ritual cristiano de enterramiento por inhumación, con orientación este-oeste, “para que pudieran ver salir el sol”, cuentan desde el Ayuntamiento. Los restos más antiguos se encontraban dentro de cámaras funerarias, compuestas por bloques irregulares de piedra con cubiertas hechas de una sucesión de lajas, jamás por una única pieza de piedra; los cuerpos más modernos fueron enterrados en fosas simples o en ataúdes. 

Según los estudios realizados, muchas de estas sepulturas fueron reutilizadas, lo que indica una saturación del espacio funerario. 

ESTELAS DISCOIDALES
A su vez, se encontraron cuatro estelas discoidales, una cifra “sorprendente, no suelen encontrarse tantas”, explica la técnica de Trama, que se exponen dentro de la antigua iglesia, donde se encontraron otros dos monolitos. Además, fueron hallados en algunos de los cuerpos pequeños enseres: un rosario y dos collares de cuentas de pasta vítrea.

Estos cuerpos reposarán en el Museo de Navarra, y si alguna institución requiriera más información sobre los mismos, se llevarían a cabo estudios osteoarqueológicos con el fin de conocer más sobre la forma de vida de estos pueblos: saber qué trabajos hacían por la información de marcas de esfuerzo en los huesos, qué dietas llevaban a cabo o qué enfermedades padecían.

Ahora, el trabajo que queda es rehabilitar los tejados y fachadas de los otros dos edificios que quedarán en pie del Pueblo Viejo, la casa-torre y la llamada casa grande que, de momento, seguirán en manos públicas. Aun así, el Ayuntamiento no descarta solicitar para su uso para desarrollar en ellas actividades locales.

(Fuente: Diario de Navarra / Nazareth Bernhard)

30 de mayo de 2014

Navarra invierte 450.000 euros en la recuperación de la ciudad romana de Santa Criz

Los trabajos arqueológicos en la ciudad romana de Santa Criz, en el término municipal de Eslava, continuarán en 2014 y 2015 en el área del foro donde se ubican las galerías laterales y el espacio abierto central. Los trabajos incluyen la consolidación de las estructuras descubiertas y la adecuación de las ruinas para la circulación de visitantes.
Se desconoce el nombre romano de la ciudad de Santa Criz, que ya fue objeto de excavaciones en los años 90.
Con este objeto, el consejero de Cultura, Turismo y Relaciones Institucionales del Gobierno foral, Juan Luis Sánchez de Muniáin, ha firmado un convenio con el alcalde de Eslava, Félix María Bariain, por el que cede al Ayuntamiento 447.353 euros, que se pagarán a lo largo de 2014 y 2015 en función de las fases del proyecto.

Estas fases incluyen, además de la excavación, la consolidación de las estructuras descubiertas, algunas de las cuales se volverán a colocar en su estado original, y la adecuación de las ruinas para la circulación de visitantes.

La firma de este convenio deriva de la suscrita en 2010 entre el Departamento de Obras Públicas, la Fundación para la Conservación del Patrimonio Histórico y la empresa Autovía del Pirineo, que establecía la financiación de diversas actuaciones de carácter cultural vinculadas a la construcción de la A-21.

Entre estas actuaciones, figuraba la intervención en Santa Criz, que fue dotada entonces con 500.000 euros, de los cuales una pequeña parte se ha aplicado ya entre 2012 y 2013 a la protección del yacimiento (instalación de un vallado), a la restauración de sus esculturas y a los trabajos preparatorios para la redacción del 'Proyecto de excavación, consolidación y puesta en valor', documento técnico que sustenta la intervención que se llevará a cabo durante 2014 y 2015.

Conocida ya desde 1917, Santa Criz ha sido objeto de diversas excavaciones durante la década de los 90 del siglo pasado y hasta la actualidad, cuando se ha intervenido entre los años 2005 a 2010. En esta última fecha se incoó expediente para su declaración como Bien de Interés Cultural.

Si bien se desconoce el nombre latino de esta ciudad, su condición de núcleo urbano ha estado siempre clara dada la monumentalidad de sus restos y la abundancia de inscripciones aparecidas, sin duda las más numerosas de Navarra, ha informado el Gobierno foral en un comunicado.

LAS EXCAVACIONES PREVIAS
Los trabajos arqueológicos llevados a cabo por el Ayuntamiento de Eslava con financiación del Gobierno de Navarra han reconocido dos de las zonas más importantes de la ciudad. De una parte el foro, o plaza pública, del que se ha descubierto el criptopórtico o galería semisubterránea septentrional, con el derrumbe de la columnata que rodeaba la plaza. De este derrumbe se han recuperado restos de tres esculturas, entre las que destaca el cuerpo de un togado en mármol, así como una decena de capiteles de estilo corintio.

La otra zona es la necrópolis o cementerio de la ciudad, del que se conocen sus mausoleos monumentales y los restos de las incineraciones que en ellos se depositaban.

LAS INTERVENCIONES PREVISTAS
Como se ha adelantado, las intervenciones programadas para 2014 y 2015 consistirán en la excavación del área del foro (galerías laterales y espacio abierto central) sobre una superficie en torno a 500 m2, lo que permitirá descubrir toda la planta de la zona más noble de la ciudad.

Se llevará también a cabo la consolidación de las estructuras que se descubran y se volverán a colocar en su estado original partes seleccionadas de un mausoleo y la galería norte del foro.

La intervención incluye la consolidación para el acceso y circulación de visitantes de las ruinas, que quedarán señalizadas mediante un sendero interpretativo autoguiado con varias paradas y paneles informativos.

Finalmente se redactará la memoria científica de las excavaciones llevadas a cabo hasta la fecha.

(Fuente: Europa Press)

23 de diciembre de 2013

Encuentran una imagen de Cupido en la villa romana de Ablitas (Navarra)

El yacimiento de la villa romana de Ablitas (próximo a Tudela, Navarra) sigue dando buenas noticias. En 2010, primer año de excavaciones, fue descubierto el comedor principal; y, en 2011, salió a la luz el sistema de calefacción de la vivienda. Ahora, los trabajos en esta villa, que estuvo habitada entre los siglos I y V después de Cristo, han servido para descubrir una pequeña figura de bronce de la que tan sólo se conservan en Navarra otras cinco de similares características.
Imagen de la figura de bronce del dios Cupido encontrada en la villa romana de Ablitas. Foto: N.G.Landa
Los autores de este nuevo hallazgo han sido los 15 alumnos del IV Curso de Arqueología organizado por el Ayuntamiento de Ablitas y dirigido por Juan José Bienes Calvo y Óscar Sola Torres.

La figura, que representa al dios Cupido, se encontró a 70 centímetros de profundidad, sobre el suelo del pasillo que, originariamente, dividía varias estancias destinadas a los sirvientes más cercanos a los amos de la villa. Bienes y Sola destacaron la dificultad de encontrar este tipo de piezas. De hecho, según indicaron, la figura de Ablitas es la segunda en Navarra en haber sido descubierta en una excavación tras la hallada sobre los años 80 en el yacimiento de Pompaelo de Pamplona. "Sobre los siglos IV y V, este tipo de figuras de deidades paganas ya no tenían valor religioso por el creciente auge del Cristianismo. Pero eran piezas muy codiciadas, simplemente por el valor del bronce en el que estaban hechas, un metal caro en aquella época", señalaron.

LA FIGURA
La pieza en cuestión, de 13 centímetros de altura, representa a Cupido, dios del amor en la mitología romana. Se trata de un muchacho joven, con alas asimétricas y perpendiculares a la espalda. La figura está de pie, dando sensación de movimiento, apoyando el cuerpo sobre la punta de los pies de la pierna derecha, mientras que su pierna izquierda -ya desaparecida- parece que estaba ligeramente flexionada hacia atrás. El brazo derecho lo tiene extendido hacia arriba, en actitud de sostener con la mano algún objeto que también ha desaparecido. El brazo izquierdo lo tiene extendido hacia abajo.

CALIDAD
La pieza muestra gran detalle en la definición de sus formasanatómicas como el pecho y piernas. Destaca el detalle de su abundante cabellera y la gran definición de las plumas que conforman sus alas. Según indicaron Bienes y Sola "la calidad de la pieza denota que en esta villa de Ablitas vivía gente pudiente y demuestra el nivel de romanización de la comarca, ya que objetos como éste, típicos de ciudades como Pompeya, Herculano o la propia Roma, estaban presentes también en la Ribera".

(Fuente: Diario de Navarra / Diego Cara Susán)

7 de octubre de 2012

Descubren cerca de Roncesvalles la antigua ciudad romana de Iturissa

Se calcula que la urbe, que ya mencionaba Ptolomeo en el siglo II, tiene una superficie de 18 hectáreas. Un equipo de arqueólogos de la Sociedad de Ciencias Aranzadi en colaboración con un programa de voluntariado de la Unión Europea, ha descubierto los primeros restos de esta ciudad a cinco kilómetros de Roncesvalles.
Restos de muros de la ciudad de Iturissa. Foto: Aranzadi.
La antigua ciudad romana de Iturissa, mencionada por los antiguos historiadores griegos y romanos, estaba situada a unos dos kilómetros de Auritz-Burguete, en el término de Zaldua, en Navarra y ocupaba una superficie de unas 18 hectáreas. Un equipo de arqueólogos de la Sociedad de Ciencias Aranzadi en colaboración con un programa de voluntariado de la Unión Europea, ha descubierto los primeros restos de esta ciudad, que hoy se mostrarán al público en una jornada de puertas abiertas.

La sociedad Aranzadi lleva cuatro años investigando las antiguas calzadas romanas que unían el Valle del Ebro y la Cuenca de Pamplona con el Pirineo. El año pasado, en el paraje de Asibar, en Aurizberri-Espinal, se encontraron dos miliarios, los primeros hallados en esta zona, que datan de finales del siglo III y principios del siglo IV. Los miliarios son piedras cilíndricas grabadas que los romanos situaban al borde de las calzadas y que señalaban hitos importantes. Los encontrados en Aurizberri tienen una altura de dos metros y están grabados, incluso con loas al emperador. Este hallazgo y la investigación de la calzada entre Espinal y Burguete ha llevado al descubrimiento de los primeros restos de Iturissa. "Ya Ptolomeo, en el siglo II, la citaba como ciudad vascona en el paso del Pirineo. Después aparece en el Itinerario Antonino, una especie de Guía Michelin de la época y también en el Códice de Rávena", señalaba ayer el arqueólogo y secretario de Aranzadi, Juantxo Agirre.

EN BUSCA DE LA CIUDAD

Pero lo cierto es que la ciudad de Iturissa no ha aparecido hasta ahora. Ya en 1986 Juan Mari Martínez Txoperena, miembro de Aranzadi y vecino de Aurizberri-Espinal, encontró la necrópolis, que posteriormente se excavó, pero nunca se había hallado la propia ciudad. Ha sido en las últimas tres semanas, durante un campo de trabajo organizado por Aranzadi y en el que han participado seis voluntarios italianos, en el primer programa de voluntariado para mayores de 50 años desarrollado en Navarra, cuando se han encontrado los restos de calles y casas.

Lo encontrado en el paraje de Zaldua tiene una gran importancia arqueológica, según Juantxo Agirre. "Hemos hecho sondeos y hemos encontrado una cimentación muy importante, de un metro de anchura y dos metros y medio de profundidad; y de esos cimientos salen otros muros y pavimentos de época romana. Todos estos elementos son de gran calidad y tienen una enorme potencia estratigráfica. Demuestran que ha habido una continuidad de la ciudad a lo largo de los siglos, primero habitada por los vascones y luego también por los romanos. En otro sondeo a unos 150 metros han aparecido también estructuras de viviendas, de forma que esta ha sido la primera vez que excavamos en la antigua ciudad de Iturissa, en sus calles y en sus casas", sostiene Agirre. De momento se han realizado cuatro sondeos, además de otros dos en la calzada, pero se estima que la ciudad ocupa unas 18 hectáreas, "así que aún tenemos una visión muy pequeña del conjunto", añade Agirre.

La ciudad de Iturissa formaba parte de la vía de comunicación romana que desde Iruña-Veleia y por la Llanada alavesa y Sakana llegaba a la Comarca de Pamplona y de allí cruzaba el Pirineo por Luzaide-Valcarlos. Aranzadi trabaja en los últimos años en toda la zona pirenaica, desde Aoiz hasta Valcarlos, donde han aparecido otros restos de la época como tramos de la calzada y otro asentamiento en Arce. Desde Aranzadi han informado del hallazgo al Departamento de Cultura del Gobierno de Navarra y están colaborando con expertos de otras universidades para crear una red de investigadores. De momento, la ciudad de Iturissa ha aparecido y la mayor parte de ella está bajo tierra a la espera de nuevas excavaciones.

6 de diciembre de 2011

Despoblado de Peña: el pueblo de nadie


Este antiguo pueblo fortificado (próximo a Sangüesa, Navarra), escondido detrás de un gran peñasco a cerca de mil metros de altura, desde la Edad Media sirvió de puesto de vigilancia en la frontera entre los reinos de Aragón y de Navarra. 
Vista de la iglesia y de una casa del pueblo. (Foto: Antxon Aguirre)
El recinto amurallado abrigaba un castillo, levantado en el siglo XI por Sancho de Navarra, del que sobreviven restos de su torre desmochada. Las piedras de las viviendas, hoy en su mayor parte arruinadas, provienen de las antiguas murallas que fueron reutilizadas una vez que se hizo la paz entre navarros y aragoneses y el cerco dejó de cumplir su cometido defensivo. En cambio, la iglesia de San Martín de Tours y la casa abacial aneja han sido recientemente restauradas dando así la impresión de que el lugar está aún poblado. Pero no el caso, ya que los últimos habitantes de Peña la abandonaron el año 1955 para trasladarse a Torre. Luego, se refugió allí un dominico belga para vivir en soledad a la manera de los antiguos ermitaños, y solo bajaba al pueblo una vez al año, el día de Gloria: entonces no se privaba de nada (baño, comida, bebida, revistas...).
José Antonio Landa, nacido aquí en 1939, me cuenta que en su infancia incluso había escuela. Las familias vivían del cultivo de las huertas al pie del pueblo y de la labranza de los campos. Obtenían caza y leña del bosque de encinas del entorno, donde también criaban ganado menor. En el pueblo había un horno comunal en el que cada semana una familia distinta elaboraba pan para todos.
Se conserva el aljibe, hoy ya seco, que antaño surtía de agua, y el antiguo cementerio con maravillosas vistas sobre el valle del río Aragón. Allí reposan los restos de un aviador inglés de la II Guerra Mundial, el capitán Walker, que se estrelló a la vista de todo el pueblo justamente el día que Peña celebraba la fiesta de San Martín, el 11 de noviembre de 1943, luego de que su avión fuera alcanzado por las baterías alemanas al otro lado de los Pirineos.
Bien de Interés Cultural con categoría de Conjunto, el despoblado de Peña es un insólito paraje en una escarpa rocosa cuya ascensión y visita, especialmente si el día es despejado, resulta memorable.
(Fuente: Diario Vasco / Antxon Aguirre)

21 de septiembre de 2011

Maravillas bajo el suelo de Castejón (Navarra)


No pensemos que en el siglo VI a.C la gente se moría de cualquier manera. A lo largo de la historia de la humanidad, el hombre ha concebido la muerte como el tránsito entre dos dimensiones, como un paso que requiere todo un ritual a su alrededor. Si algo nos enseñan hallazagos como el de la necropólis del Cerro del Castillo, en Castejón, es que no somos tan distintos de aquellos pobladores que en la Edad del Hierro honraban al fallecido con banquetes, sacrificios de animales, procesiones y horas de velatorio en público antes de despedirse definitivamente.
Vista parcial de la necrópolis celtíbera del Cerro del Castillo (Castejón).
"No es tan diferente a lo que se hacía hasta hace bien poco en los pueblos", apuntaba ayer ante un centenar de asistenes José Antonio Faro Carvallo, arqueólogo del Grupo Trama y uno de los ponentes de la primera jornada del curso Maravillas de Navarra. Esta ciclo, organizado por la UNED en colaboración con Diario de Navarra, se centrará en esta tercera edición en la arqueología, y se prolongará hasta mañana por la tarde en el Salón de Actos del Palacio Condestable.
Lugares simbólicos
Aunque se conocía su existencia con anterioridad, el primer sondeo en Castejón fue hecho en 1999. Entre los años 2000 y 2006 se acometieron diversas campañas que fueron sacando a la luz una de las más importantes necrópolis del mundo funerario protohistórico en el Valle Medio del Ebro, por la cantidad de objetos encontrados (más de 1.500) y su estado de conservación. "Responde con precisión al modelo de necrópolis extensa, con más de dos hectáreas de enterramientos y 3.000 metros cuadrados de tumbas halladas prácticamente intactas", explicó ayer Faro.
Visita guiada al Museo de Castijón (Navarra)
Las necrópolis se situaban en cotas bajas, en zonas llanas, cerca de cursos de agua y a escasa distancia del asentamiento, rara vez a más de un kilómetro del poblado. "Esto permitía a los habitantes tener control visual", añadió. "No eran sólo lugares funerarios, sino espacios con alto contenido simbólico y sagrado". Esto, entre otras razones, explica por qué los romanos, siglos después, mantuvieran este punto como lugar de enterramiento, de modo que las sepulturas romanas quedaron incrustadas en un campo de enterramiento muy anterior.
Incineración
La incineración, hoy tan de moda en la sociedad occidental, era el ritual más extendido ya en los primeros siglos de la Edad del Hierro, pero convivía con otros en el ámbito celtibérico. Por ejemplo, se realizaban inhumaciones infantiles dentro de los propias viviendas. Por otra parte, los caídos en batalla eran, en ocasiones, expuestos a los buitres, que eran tenidos por animales sagrados.

26 de agosto de 2011

Hallazgos romanos en Uharte Araquil (Navarra) probarían la existencia de la 'mansio' Araceli

Los numerosos restos romanos encontrados en la excavación arqueológica realizada este verano en Zamartze podrían confirmar que en este lugar se encontraba la mansio de Araceli o Aracaeli. Si bien diferentes expertos apuntaban hacia esa posibilidad, no había indicios claros. Hasta ahora. Y es que la prospección realizada al norte del ábside de la iglesia ha sacado a la luz suelo romano que pertenecería a un centro administrativo.
Fran Valle de Tarazaga y Enma Bonthorne,
 coordinadores del equipo.


"Se trata de una superficie creada con cerámicas rotas, huesos, piedras, y grava, reutilizando materiales. No sabemos dónde acaba. Si hemos podido conocer el tipo de persona que vivía y el uso del asentamiento", explicó Fran Valle de Tarazaga, coordinador, junto con Enma Bonthorne, del equipo internacional que ha trabajo en la excavación. La intervención ha sido impulsada por la asociación Saltus Vasconum, con la colaboración de la empresa vizcaína Aditu y el respaldo académico de la Universidad de Oxford. También han participado numerosos voluntarios.


Los restos arqueológicos hallados durante esta campaña se pudieron conocer el pasado viernes en una visita guiada en la que participó medio centenar de personas.


HALLAZGOS ROMANOS En la excavación realizada en un área de unos 60 metros cuadrados se han encontrado fragmentos de lámparas y ganchos para colgarlas, así como numerosas monedas, pequeñas tachuelas que se colocaban en las sandalias de los legionarios, algún instrumento para escribir, fichas de jugar y una llave de tipo militar entre otros. "No era un centro de producción ni de comercio. Este centro administrativo coexistía con gentes que vivían en otros lugares y seguían con la tradición del hierro, como los vascones. Hemos encontrado restos de cerámica que no era romana", observó Valle de Tarazaga. "Este lugar parece encajar perfectamente con lo que sería una mansio, lugares que los romanos tenían a lo largo de sus carreteras para administrar regiones o zonas dónde no existía una ciudad grande. Era como una villa romana pero con otra función", señaló este curtido arqueólogo de Aditu. "El problema es que tenemos muy poquito en extensión pero mucho en calidad. Lo que ha salido de este pequeño agujero es impresionante", afirmó.


Así, destacó la importancia de continuar con la excavación el próximo año con el fin de encontrar los límites de la superficie romana. También apuntó la conveniencia de explorar antiguos despoblados de la zona para intentar encontrar la otra parte de la sociedad, aquella que desde la Edad del Hierro vio llegar a los romanos, con los que coexistieron durante 400 años hasta que esta estructura desapareció.


En relación a la calzada Ab Asturica Burdigalam, en la ruta 34 de Burdeos a Astorga, que según algunos historiadores pasaría por este lugar, Valle de Tarazaga aseguró que "iba por aquí, entre San Donato y Aralar. Por dónde, no se sabe. Si finalmente confirmamos que era la masio Aracaeli, es probable que estuviera a este lado del río. Estrecharíamos las opciones", observó.



RESTOS MEDIEVALES En la intervención realizada durante mes y medio también han sido numerosos los restos medievales encontrados, una excavación que tampoco ha finalizado. En una superficie de unos 250 metros cuadrados al norte del ábside de la iglesia han aparecido 60 cadáveres. "Queremos seguir extrayendo restos", señaló Valle de Tarazaga. Al respecto, destacó el estado de conservación de los enterramientos en cista, cubiertos de losas de piedra. Junto a estos fueron depositados con posterioridad más restos. "Nos gustaría museizar al máximo las tumbas y que la gente pueda disfrutar de este entorno. Uno de nuestros objetivos es recrear un momento en el tiempo, eliminando todos aquellos enterramientos que pertenecen a etapas posteriores", explicó.
En la excavación también se han encontrado restos de ocho conchas de peregrino que corroborarían la existencia de un hospital de peregrinos del Camino de Santiago en este lugar, una posibilidad de la que ya se tenía una breve referencia pero que no se había confirmado.
AVAL DE OXFORD La excavación arqueológica comenzó el pasado 4 de julio con la participación de 15 arqueólogos de siete países además de aficionados, vecinos y estudiantes. A la hora de determinar el espacio de la interverción, se realizaron prospecciones con técnicas de geofísica. Asimismo, para el análisis de los restos se aplicarán técnicas poco habituales en la arqueología como análisis de isótopos que aportarán datos sobre la dieta y origen geográficos de los restos hallados. La Universidad de Oxford verificará los datos obtenidos.
El pasado mes de julio el equipo encontró numerosos
restos de peregrinos del S. XII en el santuario de Zamartze. 
Los principales objetivos de este proyecto eran tres. "Por un lado se trataba de conocer la historia de iglesia como edificio. Otro objetivo era conocer el perfil de la población de la zona en base a los restos humanos encontrados en las tumbas. Por último, se pretendía conectar Zamartze con la Edad de Hierro", explicó Valle de Tarazaga.
En relación a la iglesia, recordó que el edificio actual es del siglo XII y fue construido por el taller del Maestro Esteban, el mismo que el de la Catedral de Pamplona y de San Miguel de Aralar, pero había otro anterior. "Hemos encontrado una doble hilera de piedras que podría ser del siglo XI. Además, en la restauración del templo se hallaron cadáveres atrapados debajo del muro", apuntó.
Respecto al perfil de los restos inhumados, Valle de Tarazaga adelantó que "en el laboratorio vamos a intentar saber cómo eran físicamente, su modo de vida, enfermedades, su dieta... Hay que tener en cuenta que estos enterramientos son anteriores al descubrimiento de América. También haríamos otro tipo de análisis para saber de que parte de Europa provenían dada la existencia de numerosas conchas de peregrinos" explicó. Asimismo, contemplan realizar pruebas de ADN para hacer una comparativa con la población actual de Uharte Arakil.
El tercer punto del proyecto era la conexión entre el periodo tardorromano y la época altomedieval, partiendo de la hipótesis de que la zona estuvo habitada desde entonces de forma ininterrumpida.

15 de mayo de 2011

Tudela recuperará el camino de ronda del castillo y el fortín carlista de 1872

La restauración del paseo de ronda, la potenciación del antiguo fortín carlista (en el interior del Corazón de Jesús) y la creación de un museo donde se expliquen las diversas civilizaciones que han pasado por el cerro de Santa Bárbara y la ubicación del antiguo castillo, son las principales novedades de la oferta ganadora del concurso para realizar un parque arqueológico en esta emblemática loma de Tudela (Navarra). 
Recreación del nuevo centro de interpretación de Tudela.
La memoria técnica se centra en siete zonas principales: área de acogida y entrada, centro de interpretación, fortín carlista y terraza del Corazón de Jesús, yacimiento del cerro, paseo de ronda, recorridos por el parque arqueológico y, por último, recreaciones virtuales del entorno y sus infraestructuras.
El área de acogida se ubicará en la parte baja donde actualmente aparcan los coches para subir andando y servirá para recoger información e iniciar la visita, además de contar con una maqueta que reconstruya cómo era el cerro. Desde ahí se podrán dirigir al centro de interpretación (de 550 metros cuadrados), ubicado en la ladera sobre la línea férrea, y que tratará de ser un edificio que no desentone con el entorno para que desde el exterior simule a la antigua muralla. El edificio estará dividido en tres áreas, una muestra permanente de objetos, una sala interactiva y multimedia y aulas, además de otros espacios.
Una de las innovaciones es la intención de rescatar el antiguo fortín carlista (usado por los liberales en la guerra de 1872-1876 y ubicado en el interior del Corazón de Jesús) y musealizarlo con textos explicativos. Como propuesta, esta UTE apuesta por tratar de integrarlo en la recién creada Ruta del Carlismo, potenciada por Príncipe de Viana. Además se apuesta por instalar un mirador en la terraza de este monumento.
El proyecto contempla la musealización del fortín carlista.
En lo que se refiere a los yacimientos, este proyecto apuesta por "no realizar ninguna excavación arqueológica por el momento" para añadirlas a las ya existentes. Su intención es mantener, conservar y mostrar las descubiertas durante casi 15 años de excavaciones del arqueólogo Juanjo Bienes. Precisamente la recreación del antiguo paseo de ronda, que tendrá una longitud de 1,7 kilómetros y una anchura de 3 metros, buscará no sólo realizar un trazado por los límites medievales del antiguo castillo sino también llevar al visitante por los lienzos de las murallas existentes y discurrirá colgada sobre las laderas. Además, en la parte superior del parque se apuesta por mantener las trazas de muralla del fuerte carlista y reurbanizar el entorno, manteniendo el arbolado y algunas zonas sin pavimentar.
Aunque todos estos detalles habrán de confirmarse con la opinión del Ayuntamiento, la intención es que la ascensión a pie a través del itinerario natural proporcione una lectura histórica y narrativa cronológica de Tudela y, al mismo tiempo, permita ver la ciudad actual, el Moncayo y el Ebro pensado tanto para el visitante ocasional y local como para el turista que desee visitar los yacimientos.

22 de enero de 2011

Navarra y Jaén firman un protocolo para colaborar en el VIII Centenario de las Navas de Tolosa


Las acciones conjuntas organizadas podrán ser exposiciones, congresos, conferencias, publicaciones o cualquier otra iniciativa de naturaleza cultural que se considere oportuna

El consejero de Cultura y Turismo del Gobierno de Navarra, Juan Ramón Corpas, ha firmado en Jaén con el presidente de esta Diputación Provincial, Moisés Muñoz, un protocolo de colaboración destinado a la organización y desarrollo de actividades para la celebración del VIII Centenario de la Batalla de las Navas de Tolosa.

Las acciones conjuntas organizadas podrán ser exposiciones, congresos, conferencias, publicaciones o cualquier otra iniciativa de naturaleza cultural que se considere oportuna. El texto suscrito tiene vigencia hasta el 31 de diciembre de 2012, según ha informado el Ejecutivo foral a través de un comunicado.
Monumento a la batalla de las Navas de Tolosa en La Carolina (Jaén).
Como figura en el texto, tanto la Diputación de Jaén, donde se ubica el paraje en el que tuvo lugar la batalla, como la Comunidad foral, tienen interés en rememorar y estudiar esta batalla "esencial para la comprensión de la Edad Media y para la actual configuración de España". Por ello, ambas instituciones manifiestan su intención de dar a conocer su historia a la ciudadanía.
A efectos de determinar las distintas acciones que se puedan llevar a cabo en el marco de este protocolo, se constituirá una comisión que estará integrada por dos representantes designados por cada administración.
Según recoge el protocolo, la batalla de las Navas de Tolosa, celebrada en 1212 en el término municipal de Santa Elena, al norte de la provincia de Jaén, fue "una contienda trascendental entre algunos reyes cristianos peninsulares y el califa almohade, que supuso el inicio de un cambio en la historia del mediterráneo occidental y un suceso crucial en la historia de España en el que Navarra jugó un papel decisivo".