Mostrando entradas con la etiqueta Madrid. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Madrid. Mostrar todas las entradas

18 de noviembre de 2016

Primera campaña de excavaciones en el dolmen del Portillo de las Cortes (Guadalajara)

Los trabajos, dirigidos por profesores del área de Prehistoria de la Universidad de Alcalá, tendrán una duración de dos semanas y permitirán ampliar la información del túmulo que aún conserva buena parte de su construcción original.
El equipo lo integran voluntarios de las universidades de Alcalá  de Henares y Complutense de Madrid.
Un equipo de arqueólogos dirigidos por profesores del área de Prehistoria de la Universidad de Alcalá de Hemares comenzó la semana pasada unas excavaciones arqueológicas en el Dolmen del Portillo de las Cortes (Guadalajara), con el objetivo de ampliar la información existente sobre el dolmen, particularmente en el túmulo. Esta estructura es un montículo artificial que cubría al dolmen y que aún conserva una parte importante de su construcción original.

Los trabajos, que han sido posibles gracias a una subvención de la Junta de Castilla La Mancha para la realización de Proyectos de Investigación del Patrimonio arqueológico, tienen una duración prevista de unas dos semanas. En ellas colaboran la empresa de Arqueología Lure Arqueologia y voluntarios de las Universidades de Alcalá de Henares y Complutense de Madrid.

DIFUSIÓN DEL TRABAJO
Para difundir, no solo los trabajos arqueológicos, sino también la naturaleza, la cultura y las tradiciones del entorno, los arqueólogos se han servido de las nuevas tecnologías y eventos variados: para empezar, han puesto en marcha un blog en el que Dolménica (la ‘voz’ del Dolmen del Portillo) va narrando el día a día de las excavaciones desde un punto de vista inédito y con el sentido del humor acrisolado desde hace más de 6.000 años. Un perfil en Facebook del dolmen se completa con presencia en Twitter y en Instagram.

Además, los arqueólogos han organizado una serie de actividades destinadas a dar a conocer las excavaciones y la comarca, como exposiciones sobre ‘Los rincones de Anguita’, en la que invitan a todos los interesados a tomar imágenes del pueblo, una recopilación casa por casa de los sabores tradicionales de la zona (‘Los sabores de Anguita’), visitas al Dolmen, conferencias, y jornadas de puertas abiertas. Con todas estas actividades, difundidas a través de las redes sociales, los arqueólogos quieren movilizar al entorno académico, empresarial y local para promocionar los valores naturales y patrimoniales de los sitios en los que desarrollan sus proyectos.

(Fuente: Dream Alcalá)

9 de octubre de 2016

¡Nos vemos en Arqueonet 2016!

La Bitácora de Jenri estará presente en la mesa redonda sobre "Redes Sociales y difusión del Patrimonio Histórico" que en el marco de ARQUEONET 2016 se celebrará en el Museo Arqueológico Nacional el próximo 29 de octubre.
Aquí puedes acceder a ARQUEONET 2016
La Arqueología y la Difusión del Patrimonio Histórico han experimentado un giro radical en los últimos años, debido en gran parte a las nuevas tecnologías y el ámbito on line. ARQUEONET 2016 es el primer encuentro en España dedicado a los nuevos perfiles profesionales surgidos de esta nueva coyuntura. 

Gracias a la invitación del Colegio Oficial de Arqueólogos de Madrid, Enrique Garcés, administrador de "La Bitácora de Jenri" como exponente de esta nueva tendencia en la difusión del Patrimonio y de la actividad Arqueológica, participará en ARQUEONET 2016 junto a otros destacados blogueros compañeros en la difusión del Patrimonio en la mesa redonda "Redes Sociales y la difusión del Patrimonio Histórico" en la que además de exponer su trabajo hablarán del potencial, necesidades, virtudes y defectos en la gestión de redes sociales.
  • La cita con ARQUEONET 2016 será el próximo 29 de octubre en el Museo Arqueológico Nacional, en una única jornada en la que se desarrollarán ponencias inaugurales, varias mesas redondas y diferentes talleres de workshop, con demostraciones prácticas del trabajo de los profesionales.
Los destinatarios de este evento son los interesados en la didáctica de la historia, la arqueología, el patrimonio cultural y su divulgación por la red, es decir, Internet, en todos sus formatos (webs, blogs, foros, entornos virtuales y cuantas plataformas desarrollen un papel divulgativo).

Arqueonet está pensado para el intercambio de ideas y formas de trabajo, pero también para establecer cómo y de qué manera se desarrolla la divulgación de la historia y el tratamiento del patrimonio histórico en la red. Está pensado además, para corregir las posibles carencias que se puedan encontrar en este proceso y mejorar el tránsito del conocimiento de la cultura por los canales virtuales.

Arqueonet está ideado para que todos los usuarios puedan conocer de primera mano cómo los profesionales trabajan y distribuyen sus conocimientos por las redes, de las diferentes maneras que se conocen (cursos, foros, redes sociales, grupos de discusión, etc.). Además Arqueonet ofrece a los usuarios e interesados la posibilidad de interactuar con los profesionales de una manera virtual, no sólo presencial sino por medio de videoconferencias.

Promete ser muy interesante. ¡Os esperamos!

19 de octubre de 2015

El juez investiga la destrucción de un yacimiento neolítico de tres hectáreas en Coslada (Madrid)

El Ayuntamiento solicitó en 1991 la declaración de Bien de Interés Cultural de la zona, pero años más tarde cambió de opinión, modificó el uso de la parcela y otorgó autorización para realizar un movimiento de tierras. Del yacimiento arqueológico El Calvario, en Coslada, solo queda un gran agujero. La mayor parte de los vestigios del neolítico y del paleolítico que atesoraba la zona ha sucumbido ante la decisión municipal de levantar en esos terrenos un centro comercial, que todavía no se ha edificado.
Los funcionarios de Patrimonio Histórico han comprobado que la parcela se encuentra completamente vaciada hasta una profundidad superior a los 10 metros. FOTO ÁLVARO GARCÍA
La construcción de un centro comercial en Coslada se ha llevado por delante gran parte del yacimiento arqueológico de El Calvario (30.000 metros cuadrados), con restos del paleolítico y neolítico. La Comunidad abrió un expediente sancionador al municipio por infracción muy grave y el Juzgado de Instrucción número 3 de Coslada ha abierto una investigación, que se encuentra en diligencias previas. El Ayuntamiento solicitó en 1991 la declaración de Bien de Interés Cultural de la zona, pero años más tarde cambió de opinión, modificó el uso de la parcela y otorgó autorización para realizar un movimiento de tierras.

Del yacimiento arqueológico El Calvario, en Coslada, solo queda un gran agujero. La mayor parte de los vestigios del neolítico y del paleolítico que atesoraba la zona ha sucumbido ante la decisión municipal de levantar en esos terrenos un centro comercial, que todavía no se ha edificado.

DECLARACIÓN BIC
La pérdida se ha producido a pesar de que el municipio tenía muy claro en 1991 que era necesario proteger al máximo los terrenos. Para ello solicitaron la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) del entorno. Un convencimiento que cayó en el olvido años más tarde, aunque el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte ya había incluido al yacimiento en esa categoría de forma preventiva, hasta que se diera el visto bueno definitivo.

De esta forma, se pasó de la protección a dar permiso a la empresa propietaria de la parcela para realizar un movimiento de tierras, lo que provocó la destrucción de “una parte considerable del yacimiento arqueológico”, indica la Fiscalía de Medio Ambiente. El Consistorio les dio el permiso por acuerdo de la Junta de Gobierno, previos informes municipales de carácter técnico y jurídico. Documentos que, aclara la Fiscalía, salieron adelante sin que se hiciera “referencia de ningún tipo al yacimiento arqueológico ni a la necesidad de solicitar autorización a la Dirección General de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid”. Era obligatorio porque la parcela, de 27.945 metros cuadrados de superficie, estaba ubicada dentro de la zona arqueológica.

PARCELA "VACIADA" HASTA LOS 10 METROS DE PROFUNDIDAD
El 30 de julio de 2012, continúa el relato de la Fiscalía, una inspección técnica de Patrimonio Histórico examinó la zona. Los funcionarios comprobaron que la parcela se encontraba completamente vaciada hasta una profundidad superior a los 10 metros y con los muros pantalla y de contención de las plantas previstas bajo rasante ya ejecutados. El daño estaba hecho.

La Fiscalía advierte de que las obras se permitieron pese a que el informe técnico hacía referencia a la revisión del Plan General de Ordenación Urbana del municipio en 1995, en el que se requería“expresamente” la autorización de Patrimonio Cultural “para cualquier obra o remoción de terreno que se pretenda realizar en la zona”.

INFRACCIÓN ADMINISTRATIVA "MUY GRAVE"
Ante estas irregularidades, la Comunidad de Madrid abrió el 5 de julio de 2013 un expediente al Ayuntamiento, que era quien había otorgado las licencias. Se trataba de determinar si se había cometido una infracción administrativa muy grave, que sería aquella que produjera la pérdida, destrucción o daños irreparables en los bienes culturales.

El 17 de febrero de 2014, el Ejecutivo regional suspendió el procedimiento y comunicó las actuaciones a la Fiscalía, que había abierto diligencias de investigación. Finalmente, la Fiscalía determinó que existían indicios de responsabilidad penal, debido a que el yacimiento, “cuya importancia fue puesta de manifiesto por todas las intervenciones realizadas en años anteriores, no podía pasarse por alto a los responsables municipales”.

El informe judicial sostiene también que no se podía atender al argumento “puramente formal” esgrimido por el Consistorio respecto a la posible caducidad del expediente de declaración de BIC. “En cualquier caso”, concluye, “no podía obviar el hecho incontestable de la existencia del yacimiento”.

Posteriormente, el Juzgado de Instrucción número 3 de Coslada abrió un procedimiento que se encuentra en diligencias previas. El juez ha remitido toda la documentación recabada a la Fiscalía, que será la encargada de determinar quienes son los presuntos responsables.


Bien de Interés Cultural... a ratos

  • Yacimiento arqueológico. El Calvario, con restos del paleolítico y neolítico está ubicado en el recinto ferial y sin excavar. 
  • Bien de Interés Cultural. En 1991, Coslada solicitó proteger el entorno con esta figura. Aparece en el listado del Ministerio de Educación, Cultura y Deportes, pero el expediente está inconcluso.
  • Expediente regional. La Dirección General de Patrimonio Histórico incoa procedimiento sancionador contra el Ayuntamiento de Coslada (notificada el día 19 de julio de 2013) por la posible comisión de una infracción muy grave.
  • Acciones judiciales. El juzgado de instrucción número 3 de Coslada ha remitido a la Fiscalía los resultados de su investigación para que se determinen quienes son los responsables de la pérdida de estos bienes histórico-culturales.

19 de mayo de 2015

Madrid condena al olvido el yacimiento romano de Villamanta

El enclave se descubrió en 2014 y los expertos creen que se trata de un descubrimiento importante, ya que se podría tratar de las ruinas de una domus perteneciente a la ciudad romana de Mantua Carpetanorum. Sin embargo, el Gobierno regional ha decidido tapar el yacimiento e informa de que no tiene intención de realizar excavaciones a corto plazo.
El yacimiento podría estar relacionado con la ciudad romana de Mantua Carpetanorum. FOTO: CRÓNICA NORTE.
En 2014, durante las prospecciones para del proyecto de abastacimiento en Villamanta y Navalcarnero se encontraron por casualidad dos enclaves arqueológicos. Uno de ellos, el de El Tejar datado de la época romana (entre los siglos I y II después de Cristo) y, por tanto, de suma importancia histórica y cultural.

Un año después el Gobierno regional renuncia a aprobar un proyecto de excavación en este yacimiento de Villamanta. Y es que la excavación supondría la paralización de unas obras de abastecimiento del Canal de Isabel II. El alcalde de Villamanta, Pedro Dorado, no se conforma con esta decisión y entiende que es necesario que los arqueólogos trabajen en este yacimiento que podría estar relacionado con la ciudad romana de Mantua Carpetanorum. Desde el Ejecutivo, sin embargo, ha tapado el preciado hallazgo y no se compromete a llevar a cabo excavaciones a corto plazo.

  • Desde el ejecutivo autonómico se defienden de las acusaciones y explican que se han tapado los restos para preservarlos de las inclemencias del clima. 
UN IMPORTANTE HALLAZGO
En una primera toma de contacto de los arqueólogos con el yacimiento, se encontraron cinco estelas romanas que ahora se encuentran en la dependencias del Museo Arqueológico Regional. 
 
Una de las estructuras de época romana. FOTO: EL PAÍS.

A la vista también quedaron muros de grandes proporciones. Los expertos creen que los restos encontrados podrían pertenecer a una parte de un complejo más grandes. Podría tratarse de los restos de una gran domus romana. De hecho, una vez analizado los restos, Patrimonio admitió que en la zona existieron construcciones techadas de gran envergadura.

PERÍMETRO DE SEGURIDAD INSUFICIENTE
Patrimonio aprobó la modificación del trazado del Canal en “concepto de control arqueológico”. Desde Patrimonio se dictaminó que el desvío debía estar a 50 metros de distancia del yacimientos. Pero, según han mostrado nuevos cálculos, se encuentra a menos de 13 metros. Esto significaría que, según la ley, debería excavarse. Esta ley se aprobó en 2013 y dicta que cuando se encuentra un yacimiento arqueológico se debe establecer un perímetro de seguridad de, al menos, 15 metros.

(Fuente: Crónica Norte)

18 de marzo de 2015

Los investigadores creen haber encontrado los restos de Miguel de Cervantes

La investigación comenzó hace 10 meses en la iglesia del convento de las Trinitarias de Madrid. Los restos del escritor se han hallado muy disgregados y junto con los de otras 16 personas. El hallazgo de una moneda de la época de Felipe IV y prendas litúrgicas junto a los restos óseos han permitido datarlos en el siglo XVII.
Los restos del escritos estaban mezclados juntoa  los de otras 16 personas.
FOTO: ATLAS / SOCIEDAD ARANZADI
El forense y director de la búsqueda de Cervantes, Francisco Etxebarria, ha confirmado este martes que "es posible considerar que entre los fragmentos" encontrados en la cripta de la iglesia madrileña de las Trinitarias "se encuentran algunos" pertenecientes a Miguel de Cervantes, sin "discrepancias". Los restos del escritor se han hallado muy disgregados y junto con los de otras 16 personas.

Así se pone punto y final a una investigación que comenzó hace diez meses para localizar el lugar exacto de la iglesia donde reposaba el autor de "El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha", aunque los forenses no han cerrado la puerta a que una tercera fase lleve a un análisis más detallado de los restos.


Francisco Etxebarria presenta los resultados de la investigación.
FOTO: REUTERS

 HUESOS MUY FRAGMENTADOS
No obstante, ha apuntado Francisco Etxebarria, es "un imposible" comprobar a través del ADN cuáles son los restos de Cervantes de entre todos los localizados en la cripta, puesto que están "muy fragmentados", y hay además otra dificultad: el escritor no tuvo hijos, y la única familiar sepultada en un lugar conocido es su hermana, cuyos restos están en un osario común en Alcalá de Henares.

El forense ha destacado que tanto la investigación documental como los hallazgos arqueológicos permiten concluir que los restos de Cervantes fueron trasladados a la cripta de la iglesia de las Trinitarias y que uno de los conjuntos de restos óseos encontrado en esa cripta coincide "fielmente" con los datos de archivo sobre el grupo con el que habría sido enterrado el escritor.


Muestra de la fragmentación de los huesos.
RESTOS TRASLADADOS EN EL S. XVIII
Se trata de los restos de 17 cuerpos, que fueron inhumados entre 1612 y 1630 de la iglesia primitiva de las Trinitarias, ubicada al contrario de lo que se pensaba hasta ahora en un lugar distinto al actual, y que fueron trasladados a la cripta entre 1698 y 1730, en el momento en que estaban terminando las obras de construcción del convento.

Según ha expresado en la rueda de prensa la antropóloga Almudena García Cid, concretamente hay restos de un mínimo de cinco niños y un mínimo de diez adultos (de ellos, cuatro masculinos, dos femeninos, dos indeterminados y dos probablemente masculinos).

Los restos estaban en el subsuelo, en el conjunto que los investigadores han nombrado con el punto 32, y han aparecido junto con una moneda de 16 maravedís de Felipe IV y prendas litúrgicas, entre otros objetos que han permitido datarlos en el siglo XVII.

Esta investigación, liderada por el forense Luis Avial y el georradarista Francisco Etxebarria, ha costado 124.000 euros y ha estado apoyada por el Ayuntamiento de Madrid.

Sobre qué pasará con los restos del escritor y la posibilidad de que se expongan al público, el historiador Francisco José Marín Perellón, funcionario del Ayuntamiento y archivero, ha indicado que no corresponde al Gobierno local esta decisión, que ha dejado en manos del convento de las Trinitarias y la Real Academia Española, que ostenta la tutela del edificio.

Las iniciales M.C. en uno de los restos de madera.

CASI UN AÑO DE TRABAJO EN EL CONVENTO
Los trabajos comenzaron a finales de abril del año pasado, cuando el equipo de georradaristas liderado por Luis Avial localizó las áreas de la iglesia donde había enterramientos, y, tras meses de gestiones para obtener los permisos, entre ellos los de la Comunidad de Madrid, el pasado 22 de enero una treintena de investigadores accedieron a la cripta para comenzar con la fase arqueológica.

El hallazgo coincide con la conmemoración de los 400 años de la publicación de la segunda parte de "El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha", que precede a la celebración en 2016 del cuarto centenario de la muerte del escritor español más universal, que coincidirá, por cierto, con el homenaje de Inglaterra a Shakespeare, cuya tumba puede visitarse en la iglesia de su pueblo natal.

(Fuente: La Opinión / EFE)

9 de septiembre de 2014

Descubierta una tumba visigoda con estela y ara romana en Boadilla del Monte (Madrid)

El equipo arqueológico que trabaja en la zona sur de Boadilla del Monte para encontrar los restos de San Babilés, el patrón de la localidad, ha encontrado una tumba visigoda del siglo VI "única" en la Comunidad de Madrid, al "reutilizarse" en la misma restos de otra tumba romana del siglo IV o V, según el director de la excavación, Juan Sanguino.
El arqueólogos Juan Sanguino junto a su hallazgo en el yacimiento. Foto: CARLOS ROSILLO / EL PAÍS
En declaraciones a Europa Press, Sanguino ha relatado que en la sepultura en cuestión hay dos elementos romanos "reutilizados". Se trata de restos de estela y de ara, "que están en la cabecera y en los pies", y que al formar parte de un enterramiento visigodo es "algo único" en la Comunidad de Madrid.

El arqueólogo ha detallado que la tumba está realizada con materiales nobles con ajuar de época romana y granito y que fue encontrada bajo el altar de la ermita, que data del siglo XI, a una profundidad de 60 centímetros respecto a la base de esta iglesia. La tumba ha aparecido fracturada en dos y en su interior "se han hallado interesantes piezas romanas", han añadido fuentes municipales.

AJUAR VISIGODO
La tumba presentaba un único individuo depositado en decúbito supino que tenía como único ajuar una pequeña botella de cerámica de cuello esbelto y cuerpo globular que puede ser fechada en el siglo VI ó VII. De este dato, el equipo arqueológico deduce que la estela, de época romana, ha sido reutilizada en época visigoda, momento al que corresponden el ajuar y la sepultura.

"Tanto la ubicación de la tumba, en el centro de la Iglesia y alineada con las dos necrópolis, como la calidad de sus materiales y el hecho de que se haya reutilizado una estela romana en un enterramiento visigodo son indicadores de la relevancia del personaje ahí enterrado", han subrayado estas fuentes.

GALERÍAS Y ESTRUCTURAS SUBTERRÁNEAS
Bajo la estructura del templo, la utilización de un georradar "ha confirmado" la existencia de galerías y estructuras subterráneas. "El hallazgo previo de una escalera en un lateral de la ermita llevó a los arqueólogos a sospechar de su existencia", han asegurado estas desde el Consistorio.


Los trabajos para encontrar los restos del patrón local comenzaron en febrero, en una zona conocida como Cerro de San Babilés, ubicada al sur del municipio. "En esta zona se estimaba que podría hallarse el cuerpo de San Babilés, patrón del municipio que, según la tradición, fue martirizado alrededor del año 717 junto con 80 niños", han indicado desde el Consistorio.

OTROS HALLAZGOS INTERESANTES
Por el momento, además de la tumba visigoda con restos romanos, se han identificado un horno de cal, monedas de los Reyes Católicos, y de Fernando VI e Isabel II, dos necrópolis con 40 tumbas de la época visigoda y los restos de una ermita de única planta con ábside y atrio, que dataría de los siglos XII y XIII, tras la Reconquista, y con posteriores fases de ampliación en los siglos XV, XVI y XVII que se corresponderían con visitas y peregrinaciones para posibles curaciones por intermediación del santo a personajes relevantes como el Infante Baltasar Carlos.

"Estas curaciones supusieron un aumento extraordinario de recursos que se destinaron a la ampliación del templo y posiblemente a la construcción de edificaciones a su alrededor. De esta época parece proceder la escalera y el almacén al que se accede desde ella. Este descubrimiento se produjo tras una prospección del terreno con georradar que confirmó la existencia de galerías y estructuras subterráneas bajo la Iglesia", han explicado.

NECRÓPOLIS ANTERIOR AL USO DEL TEMPLO
La superficie que ocupa la excavación es de media hectárea y según Sanguino se trata en su origen de una necrópolis visigoda de cristianos del siglo VI o VII. "Esta zona se abandonó hasta el siglo XI, hasta que se construyó la ermita en el mismo sitio", ha puntualizado.

Así, en lo relativo a enterramientos, cabe también destacar una necrópolis anterior al propio uso del templo y que se remonta a época visigoda, tal como revela la tipología de algunos de los mismos y el ajuar obtenido ( botellitas de cerámica adscritas temporalmente a los siglos VI - VII). La necrópolis se extiende bajo las cimentaciones del templo visibles actualmente y es posible que se construyera en torno a las grandes sepulturas de granito como la que contiene la estela romana reutilizada ahora descubierta.

"Nos encontramos ante la sacralización de un territorio tras la reconquista de los reinos cristianos, donde se tendría constancia de la existencia de un cementerio al que se asocia la tradición cristiana del martirio de San Babilés, y que en el siglo XII o XIII lleva a erigir una ermita o templo en el lugar donde podría estar enterrado el Santo", han explicado desde el Ayuntamiento.

SAQUEOS Y PROFANACIONES
Las mismas fuentes han indicado que a lo largo de los siguientes siglos se produjeron en este templo distintos saqueos y profanaciones; incluso la ermita fue arrasada durante la ocupación francesa del siglo XIX. La tradición en Boadilla, no obstante, se siguió manteniendo hasta bien entrado el siglo XX como lugar de peregrinación en la zona y hasta la actualidad, con la conciencia colectiva de la existencia de las ruinas que ahora se han descubierto.

(Fuente: La Vanguardia / Europa Press)

4 de agosto de 2014

Encuentran restos de un carro carpetano en el yacimiento de Titulcia (Madrid)

Los arqueólogos que trabajan en el yacimiento carpetano de Titulcia (Madrid) han encontrado los restos de lo que podría ser un carro prerromano del siglo II a.C. para un auriga. Se trata de una llanta de hierro fragmentada que conserva los clavos que la unían a una rueda maciza de madera y la parte metálica de lo que podría ser el cubículo del carro que portaba al auriga. Según los expertos «es la rueda más antigua hallada hasta la fecha en la región."
Los arqueólogos extraen las piezas metálicas que pudieron pertenecer a un carro carpetano del S. II a.C. Foto: ABC
No es cualquier hallazgo. El yacimiento carpetano de Titulcia ha vuelto a sorprender a los arqueólogos que llevan más de una década desgranando la historia de los primeros madrileños que habitaron de forma estable la región. Capitaneados por José Polo y Carmen Valenciano, hace apenas unos días han encontrado los restos de lo que podría ser un carro prerromano del siglo II a.C. para un auriga. «Todos los elementos hallados apuntan a que podría tratarse de una pieza muy singular», explica Polo. Esos elementos, que han sido encontrados en el rincón de una estancia de sólo dos metros cuadrados, son de hierro y bronce.

«Entre ellos, el más evidente es una llanta de hierro fragmentada que conserva los clavos que la unían a una rueda maciza de madera y la parte metálica de lo que podría ser el cubículo del carro que portaba al auriga», dice este responsable de las excavaciones de Titulcia. «Es la rueda más antigua hallada hasta la fecha en la región. No se ha encontrado otra en estas circunstancias, y menos en un recinto tan especial», comenta. Pero hay otros elementos que señalan la singularidad de este nuevo descubrimiento. «Al lado hemos encontrado elementos tubulares de apliques de hierro y bronce decorados que podrían ser los pasamanos del carro», cuenta entusiasmado.

De confirmarse, la Comunidad de Madrid estaría ante algo «absolutamente único». «Es solo un ejemplo más de la importancia que Titulcia tuvo en la época, con una sociedad jerarquizada en la que existía una élite que podía tener caballos y este tipo de carros», añade. A pesar del júbilo con el que el equipo –en el que además de Valenciano y Polo participan otros siete arqueólogos– ha vivido el descubrimiento, aseguran que es necesario esperar a la restauración para saber, a ciencia cierta, si se trata de esta pieza o no.


En el caso de la llanta, guarda cierta similitud con una rueda de carro encontrada en el poblado de Amarejo en Bonete, Albacete. «El carro podría ser muy parecido al representado en un relieve carpetano encontrado en Illescas, a 30 kilómetros de Titulcia», apunta. 


El Museo Arqueológico Regional ha comenzado ya a identificar y restaurar cada una de las piezas. «Su director, Enrique Baquedano, nos ha prestado su apoyo técnico junto a Ignacio Muñoz, director general de Patrimonio de la Comunidad, para seguir descubriendo la historia que encierra esta importante ciudad carpetana», destaca Polo.

En este enclave arqueológico, situado a 40 kilómetros al sur de Madrid, carpetanos, romanos y árabes dejaron profundas huellas que afloran incesantemente desde hace una década. Fue el primer territorio establemente poblado de la región madrileña. Por su trascendencia, la Comunidad de Madrid lo declaró Bien de Interés Cultural (BIC) en agosto de 2012. Dos años antes, el mismo equipo arqueológico sacó a la luz su afamada pátera, conocida como la «Medusa de Titulcia».

La "medusa de Titulcia".
UN LUGAR "PRIVILEGIADO"
Precisamente, estos restos inéditos se han encontrado a sólo tres metros de donde fue hallada la pátera. «Los objetos más especiales del yacimiento han sido extraídos dentro de este edificio singular. No podemos aventurar que se trate de un templo, pero desde luego era unlugar privilegiado y respetado por los carpetanos de Titulcia», explica José Polo. «Estaba custodiado por un perro guardián del que hace dos campañas encontramos sus restos, aún atados con una cadena a una argolla en la pared», prosigue. «Es un lugar fascinante que promete muchas más sorpresas», advierte. 


La ciudad carpetana sufrió un colapso súbito a mediados del siglo II a. C. «Las pruebas del carbono-14 datan la fecha entre el año 147 y el 139 a. C. El margen de error es muy pequeño», asegura el arqueólogo. Todo se quedó detenido, bajo los escombros de un incendio primero y enterrado después, en aquel instante que ocurrió hace más de 21 siglos. Titulcia se emplaza en la cabeza de comarca de esta civilización. La ciudad se asentaba en una colina desde la que los pobladores podían controlar las aguas de los ríos Jarama y Tajuña, lo que propició que se convirtiera en un lugar geoestratégico. Prueba de ello es la fortaleza defensiva construida de forma aterrazada que impedía el paso a la caballería enemiga.

«Aún no se han encontrado restos humanos ni vestigios de que se produjera una batalla», explica. «Puede que los habitantes de Titulcia huyeran del enemigo —la fecha coincide con las campañas del lusitano Viriato en Carpetania— y que estos arrasaran la ciudad, aunque sin expoliarla. Prueba de ello es que se dejaron piezas tan valiosas como la pátera hallada en 2010», opina. Otra posibilidad, según este especialista, es que los propios carpetanos arrasaran su ciudad para evitar que el enemigo se apoderara de sus bienes.

Lo que está aflorando es la Titulcia próspera, «con una jerarquía social muy bien estructurada», de la que hablan los escritos romanos. Conocida como la «Mesopotamia de los carpetanos», era rica en productos agrarios, ganaderos y manufacturas metálicas y cerámicas, de las que se han encontrado más de dos toneladas de restos en un buen estado de conservación.

30 de junio de 2014

Madrid invierte más de 600.000 euros en la búsqueda de restos arqueológicos en once yacimientos

En los últimos años han surgido auténticos tesoros arqueológicos de los yacimientos de la región. Arqueólogos, paleontólogos y geólogos comienzan a trabajar esta semana en once yacimientos madrileños.
Yacimiento de Navalahija, en Colmenar Viejo. Foto de los trabajos en 2013. Foto: CRÓNICA NORTE
Rinocerontes, tigres de dientes de sable, tortugas gigantes, caballos primitivos y jirafas (en el cerro de los Batallones); los restos del primer niño neandertal de la región, que vivió en Madrid hace 40.000 años (en Pinilla del Valle), o la célebre Medusa de Titulcia –un plato ceremonial carpetano de plata con la imagen de un animal tocado por serpientes–... En los últimos años han surgido auténticos tesoros arqueológicos de los yacimientos de la región. 

Esta semana decenas de voluntarios comenzarán con la campaña anual de excavaciones en once yacimientos repartidos por toda la región. Unas investigaciones en las que la la Comunidad de Madrid va a invertir más de 600.000 euros y con las que arqueólogos, paleontólogos, geólogos y otros profesionales pretenden «recuperar la historia de todos los madrileños, conservarla y difundirla», pero también «dotar de nuevos atractivos turísticos a la región que complementen la extensa oferta monumental y cultural que atesora la Comunidad de Madrid y que es su principal activo turístico», explicó la consejera de Empleo, Turismo y Cultura, Ana Isabel Mariño.

ALCALÁ LA VIEJA
Junto al río Henares, sobre el cerro de Veracruz de Alcalá, se sitúan los restos de la antigua fortaleza islámica de Al-Qalat-Abd, cuyos orígenes se remontan al siglo IX, cuando esta edificación se utilizaba como punto de vigilancia de la ruta que unía las ciudades de Toledo y Zaragoza. Actualmente sólo la entrada de la fortaleza, los restos de cuatro torres y un aljibe son visibles. Este verano continuarán los trabajos de investigación, conservación y acondicionamiento para hacer visitable el área de acceso a la edificación que tuvo actividad hasta el siglo XVI. Los arqueólogos trabajarán en una superficie de 70 metros cuadrados en la plataforma de intramuros para obtener todos los datos de la traza original. Además, está prevista la extracción y traslado al Museo Arqueológico Regional de un ara romana de tamaño medio localizada en este área.

DÓLMEN DE ENTRETÉRMINOS
En un espacio conocido como El Tomillar, en el término municipal de Collado Villalba, se conserva un recinto funerario en el que hay un túmulo de 30 metros de diámetro y que, en origen, poseyó cámara sepulcral y corredor, levantados con grandes lajas de granito que hoy prácticamente pasan desapercibidas. Se trata de uno de los pocos dólmenes identificados en la región lo que ha llevado a la Comunidad de Madrid a programar un conjunto de acciones para preservarlo. Estos trabajos consisten en la retirada de escombros del interior de la fosa de expolio y del túmulo para llevar a cabo la excavación de un sector de éste que cubre el dolmen. También se va a realizar una prospección geomagnética y un sondeo de otro posible túmulo.

NAVALAHIJA Y LA DEHESA DE NAVALVILLAR
Localizadas en Colmenar Viejo, ambos enclaves arqueológicos son dos aldeas visigodas vinculadas a la necrópolis de Remedios, que se remonta a la Antigüedad tardía y el inicio de la Edad Media. Este verano se continuarán las labores de investigación, documentación y acondicionamiento del yacimiento de Navalahija para delimitar su planta, conocer sus fases constructivas, su distribución interna y cronología. Las excavaciones se centrarán específicamente en las habitaciones del tercer edificio. De forma complementaria, con la finalidad de documentar y contextualizar el área de explotación de recursos mineros que sustentaba la producción metalúrgica de los establecimientos de Navalvillar y Navalahija se va a llevar a cabo un estudio geoarqueológico del territorio a fin de identificar eventuales afloramientos de magnetita, material muy presente en los análisis de restos recogidos en estos yacimientos.

CASTILLO DEL CERRILLO DE LOS MOROS
En Navas del Rey se localiza esta construcción de la que se tienen las primeras noticias en el XIV. La fortaleza fue destruida y abandonada –y posteriormente expoliada como cantera– a finales del siglo XV, tras la derrota de los partidarios de Juana la Beltraneja frente a Isabel la Católica. Este año los trabajos en este punto consistirán en la excavación de la esquina norte de la liza y la realización de sondeos en los cuatro frentes del antemuro del castillo, para documentar la traza completa del recinto y comprobar la posible existencia de un foso alrededor de él.

DEHESA DE LA OLIVA
A mediados de los años 50, durante la construcción del canal de Lozoya, fue descubierto este yacimiento en Patones, en lo alto del cerro de Las Calerizas. Allí ya se han identificado distintas fases de ocupación que se remontan a la Prehistoria, destacando entre todas la presencia romana y visigoda. Durante 2014 las excavaciones estarán centradas en el edificio denominado «de Pilares», con el objetivo de conocer la cronología y función de tan singular inmueble. También está prevista la creación de una ruta arqueológica con la colocación de señalizaciones y paneles explicativos sobre la singularidad geológica y paisajística de este enclave histórico madrileño.

EDIFICIO TERMINAL DEL CAMINO DE SANTA JUANA
Los siglos transcurridos entre la prehistoria y la época medieval tuvieron sus capítulos en el actual camino de Santa Juana de Cubas de la Sagra. Los trabajos llevados a cabo en este enclave desde 2005 han dado lugar a un conjunto termal datado entre los siglos I y II. Ahora las excavaciones se centrarán en las dos estancias que aún no han sido analizadas y en las que se ha encontrado una estuctura de combustión y un «praefurnium».

EL OPPIDUM DE TITULCIA
Originario de la Edad del Bronce, aunque no fue hasta la Edad del Hierro cuando alcanzó gran relevancia, en el asentamiento de Titulcia –donde en 2009 fue hallada una pátera de plata decorada con una cabeza de lobo– está previsto continuar con los trabajos de documentación e investigación para conocer la relación entre los espacios descubiertos dentro del oppidum de Titulcia para profundizar en la traza urbana de la ciudad. Para llevar a cabo esta misión se van a realizar excavaciones en el sector norte del área 6 que permitan sacar a la luz la planta completa del edificio en el que se localizó la pátera. Además, se realizará un sondeo longitudinal para conectar las áreas 2 y 6 que se presuponen están separados por una calle que discurre en sentido este-oeste y cuya tipología aún se desconoce.

YACIMIENTO DEL CERRO DE LOS BATALLONES
Uno de los conjuntos paleontológicos más importantes de Europa, y único en España en lo que a restos de la Era Terciaria se refiere está en Torrejón de Velasco. Su descubrimiento se produjo de forma casual en 1991, tras más de veinte años de trabajos, este año las actuaciones programadas se van a centrar en Batallones 10, continuando con las excavaciones que se iniciaron el verano pasado. Se pretende delimitar la morfología del yacimiento para recrear cómo fueron las cavidades en la época en la que los carnívoros y otros vertebrados quedaron atrapados.

FRENTE DEL AGUA
Búnqueres, nidos de ametralladoras, puestos de guardia y de mando... en la zona arqueológica de Frente del Agua, en Puentes Viejas, permanecen 26 construcciones históricas de arquitectura militar pertenecientes a la línea del frente norte de la sierra de Madrid que fueron levantadas durante la Guerra Civil. En este punto, que está próximo a convertirse en un yacimiento visitable, se llevarán a cabo la segunda fase de las obras de acondicionamiento y señalización para su posterior apertura a los visitantes.

YACIMIENTOS NEANDERTALES DE LOS CALVEROS
En 2011 este yacimiento de Pinilla del Valle registró el hallazgo de cuatro dientes de un individuo de unos dos años y medio que vivió hace 40.000 años, el primer niño neandertal de la región. Aquí también han aparecido restos fósiles de rinoceronte de estepa, que se extinguió hace 40.000 años, o los primeros restos de un infante neandertal, lo que convierte al Calvero de la Higuera en un yacimiento único. Estos años se ha continuado ampliando la superficie de excavación y se ha llegado al nivel F, donde se han encontrado muchos más instrumentos.

28 de mayo de 2014

La ciudad árabe de Calatalifa, abandonada a su suerte por las administraciones públicas de Madrid

Pese a las promesas vertidas desde hace 30 años desde diferentes administraciones públicas la realidad demuestra que la antigua fortaleza de Calatalifa (siglo X), ubicada en el término municipal de Villaviciosa de Odón, está abandonada y se va deteriorando continuamente. En los primeros días del mes de mayo se derrumbó la pared que contenía el resto de un arco de herradura. De continuar así, su pérdida será definitiva. Según fuentes de la Consejería de Empleo, Turismo y Cultura de la Comunidad de Madrid, el yacimiento lo conocen "desde hace poco tiempo"
Las ruinas musulmanas de la ciudad de Calatalifa se encuentran en una zona de difícil acceso. Foto: ECOLOGISTAS EN ACCIÓN VILLAVICIOSA
El castillo de Calatalifa fue impulsado por el califa de Córdoba Abderramán III en el siglo X. Quedó abandonado en el siglo XIV al caer en desuso la ruta en la que se elevaba esta fortificación.


EXCAVADO POR PRIMERA VEZ EN 1982
El emplazamiento que se conservó bajo el topónimo de “Cueva de la Mora”, fue excavado por primera vez en 1982 bajo la dirección de Manuel Retuerce Velasco, que publicó un artículo sobre la cerámica encontrada en el yacimiento. En 1984 los entonces responsables del Equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Villaviciosa de Odón comenzaron a hablar de la posible creación de un museo arqueológico.

La realidad ha demostrado que esa posibilidad era sólo una simple idea. Han pasado 30 años desde entonces y siete Equipos de Gobierno en la localidad, y otros tantos en la Comunidad de Madrid; ninguno a puesto remedio a la pérdida de este tesoro arqueológico de Villaviciosa de Odón.


LA COMUNIDAD DE MADRID LO CONOCE "DESDE HACE POCO TIEMPO"
Pese a que se descubrió en 1982, el yacimiento arqueológico de Calatalifa es conocido por la Dirección de Patrimonio Histórico “desde hace poco tiempo”, según fuentes de la Consejería de Empleo, Turismo y Cultura de la Comunidad de Madrid, de la que depende el primer organismo.

Las ruinas musulmanas se sitúan en un terreno privado y difícil acceso, han indicado las mismas fuentes. En estos momentos, los técnicos de Patrimonio Histórico ya lo han visitado y la “Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de Villaviciosa estudian ya la fórmula más adecuada para consolidarlo y preservarlo”.

Desde la Consejería han señalado que en estos últimos días del mes se reunirán con el Consistorio villaodonense para determinar “si hay que hacer algo, si se puede y qué es lo que se hará”. De momento no ha plazos establecidos pero la Dirección de Patrimonio Histórico recalca que “no todos los yacimientos de Madrid ni de España se pueden ejecutar como museo”.

31 de marzo de 2014

Después de seis años de obras reabre sus puertas el Museo Arqueológico Nacional

Con una nueva imagen y visitas gratuitas hasta el 20 de abril, el Museo Arqueológico Nacional (MAN) comienza una nueva etapa tras una reforma integral del edificio y la renovación museográfica de su exposición. El proceso de renovación, cuyas obras han durado cerca de seis años con una inversión de 65,2 millones de euros, es el de mayor envergadura llevada a cabo por un museo dependiente del Estado, tanto en su planteamiento, escala y volumen económico como en su relevancia institucional. 
El programa de limpieza y de restauración de las piezas confiere a las colecciones una nueva imagen.
El MAN se sitúa así entre los museos arqueológicos y de historia europeos más relevantes. Su objetivo ahora es acercar a los visitantes al conocimiento de su identidad cultural a través del patrimonio.

La última intervención llevada a cabo en el Museo se realizó hace 40 años, momento en el que novedades ahora presentes, como salas de exposiciones temporales, cafeterías o tiendas, eran impensables.

REFORMA DEL MUSEO
El proyecto arquitectónico tiene su origen en el año 2000, mediante un Plan Director para poner en marcha la reforma general del museo. El concurso para su redacción, adjudicado en julio de 2006, apostaba por una intervención que resolviera los problemas planteados y destacara la importancia tanto del Museo como de sus colecciones, respetando los valores del edificio.

La renovación llevada a cabo cuenta con los últimos avances en tecnología y comunicación, dotando al recorrido expositivo de un discurso dinámico y comprensible. Sus 40 salas y 13.000 objetos expositivos apoyados con material audiovisual, mapas y paneles gráficos, ofrecen un paseo por nuestra historia, desde la Prehistoria hasta el siglo XIX, a través de una superficie de cerca de 10.000 m2.

El programa de limpieza y restauración de las piezas, llevado a cabo por la Dirección General de Bellas Artes, Bienes Culturales y de Archivos y Bibliotecas a través del Instituto del Patrimonio Cultural de España y del propio Museo, confiere a las colecciones una nueva imagen.


UN MUSEO ACCESIBLE
En el deseo de crear un museo para todos los públicos, la reforma arquitectónica marcó como uno de sus principales objetivos la accesibilidad. La intervención, que ha contado con la colaboración de las fundaciones ONCE y CNSE y con el apoyo de la Fundación Orange, ha facilitado al museo un salto cualitativo en cuanto a calidad y oferta de servicios públicos para personas con discapacidad motora, auditiva o visual. Destacan la eliminación de barreras arquitectónicas, la instalación de estaciones táctiles, la incorporación de audiovisuales y bucles de inducción magnética en todos los puntos de atención al público, así como guías multimedia con subtitulado y pantallas en la lengua de signos.

EXPOSICIONES
El Museo Nacional de Arqueología mantiene la exposición permanente de sus colecciones sobre Prehistoria, Protohistoria, Hispania Romana, Antigüedad Tardía y época medieval, Edad Moderna, Egipto, Nubia y Oriente Próximo y Grecia, junto a la dedicada a la numismática y medallística.

Además, dará comienzo al nuevo periodo de exposiciones temporales con una muestra dedicada al tesoro de la fragata Nuestra Señora de las Mercedes, hundida en combate en 1804, recuperado por la empresa Odyssey. Aún sin fecha exacta, el museo plantea llevar a cabo la exposición junto con el Museo Naval, siendo de esta forma ambas instituciones sede de la muestra.

INAUGURACIÓN
El Museo abrirá sus puertas al público el 1 de abril, previa inauguración oficial el lunes 31 de marzo a las 12:00 a cargo del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Para celebrar su reapertura, el Museo Arqueológico Nacional abrirá al público de manera gratuita hasta el 20 de abril.

13 de febrero de 2014

Hallan la primera ubicación de la ciudad romana de Complutum al suroeste de Alcalá de Henares (Madrid)

Complutum, la antigua ciudad romana sobre la que hoy se levanta Alcalá de Henares, en la Comunidad de Madrid, no siempre estuvo ahí, sino que su primera ubicación fue el Cerro de San Juan del Viso, unos terrenos que a día de hoy son un campo de cereal bajo el que se conservan intactos los cimientos de la urbe que ocupó 30 hectáreas y albergó a 10.000 personas. 
Cerro de San Juan del Viso donde se ha localizado la primera Complutum romana. Foto: Sandra Azcárraga.
En una entrevista, la arqueóloga Sandra Azcárraga explica que el hallazgo, que ha sido posible gracias a la fotografía aérea, no deja lugar a dudas, ya que en las imágenes se pueden ver "todas las trazas del urbanismo de la planta de la ciudad romana más antigua de la Comunidad de Madrid perfectamente delimitadas", con las calles distribuidas en un diseño "muy cuadriculado" e incluso los lugares donde se levantaron el teatro, las termas y el templo.

Esta arqueóloga, que compara este descubrimiento con el de la ciudad italiana de Altinum en 2009, el cual también fue posible gracias a la fotografía aérea, destaca que éste es un hallazgo único en España, porque se trata "de una ciudad completa, conservada y con edificios públicos". 

Ortoimagen de IGN y su fotointerpretación. Foto Sandra Azcárraga.
Vía: Mediterráneo Antiguo
TRASLADO DE LA CIUDAD PIEDRA A PIEDRA
La primera Complutum, según las investigaciones de Azcárraga, se fundó en el Cerro de San Juan del Viso, a unos kilómetros de su ubicación actual, sobre el año 40 antes de Cristo y ocupó 30 hectáreas, en las que llegaron a vivir 10.000 personas, hasta el año 60 después de Cristo. Esta ciudad fue trasladada piedra a piedra apenas un siglo después de su fundación a las orillas del Henares, donde se encuentra a día de hoy, si bien algunas cosas no se pudieron mover, como los cimientos y las calles pavimentadas, por lo que estos restos son los que se pueden vislumbrar bajo el cereal, gracias a las fotografías aéreas. 

Azcárraga explica que en las zonas donde se encuentran enterradas las calles de la ciudad, el cereal crece más bajo porque las raíces no pueden penetrar en la piedra, y este crecimiento menor es reconocible en las fotografías aéreas e incluso a pie de campo, donde las diferencias de altura se aprecian a simple vista, pero que no se darían si en vez de cereal creciera simplemente la hierba.

Gracias a esta huella de la ciudad que permanece en el tiempo, las fotografía aéreas permiten observar la traza de las termas, la ubicación donde posiblemente estuvo la puerta monumental de la ciudad e incluso la planta de algunas domus romanas, con el patio interior y las habitaciones distribuidas a su alrededor. 

Detalle del teatro de Complutum. Foto: Sandra Azcárraga.
Vía: Mediterráneo Antiguo
TEATRO ROMANO
Con todo, el edificio más singular es el teatro, con un aforo para 2.000 personas y 40 metros de diámetro, que se vería desde el valle del Henares y que, probablemente, para su construcción se aprovechó un desnivel del terreno o se hizo el hueco en la tierra para usar las laderas como graderío. Por ello, Azcárraga asevera que, si se hicieran excavaciones en esta zona, se comprobaría que este teatro romano, el cual se convertiría en uno de los más antiguos de España, se conserva en buenas condiciones.

La arqueóloga ya ha remitido un proyecto a la Dirección General de Patrimonio solicitando la excavación de estas tierras, un extremo que ve difícil, ya que todo el Cerro de San Juan del Viso, que en total son unas 70 hectáreas, son propiedad privada, de un agricultor que es quien siembra el cereal que ha permitido el hallazgo.

19 de agosto de 2013

Descubren la puerta islámica del S. X en la muralla de Talamanca del Jarama (Madrid)

El acceso al recinto amurallado se realizaría a través de un gran arco de herradura doblado y construido en ladrillo situado entre dos torres.
Parte del arranque del arco que serviría de acceso al recinto amurallado de Talamanca del Jarama. Foto: ABC
La Muralla de Talamanca, a pesar de su trascendencia histórica, es un monumento muy poco estudiado. La Comunidad de Madrid y el Ministerio de Fomento han restaurado la llamada Puerta de la Tostonera y un tramo del Recinto Fortificado de la localidad del Jarama, obras que se han aprovechado para realizar una investigación complementaria. Ha sido en el transcurso de estos trabajos en la muralla cuando se ha producido el hallazgo de una puerta islámica datada en la segunda mitad del siglo X.

Arranque del arco
Se trataría de un acceso al recinto amurallado a través de un gran arco de herradura doblado y construido en ladrillo, situado entre dos torres. Es el arranque del arco lo que se ha encontrado. Desde la Dirección General de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid se subraya la importancia de haber localizado una de las puertas de la muralla, elemento fundamental de una fortificación de este tipo. La puerta de la ciudad era el lugar de acceso a ella, pero también, y por eso mismo, el punto más débil, que había que proteger.

Tramo de escalera

Según la Consejería de Empleo, Turismo y Cultura, el proceso de investigación científica llevado a cabo ha dado otros resultados satisfactorios, como el descubrimiento de los restos de un tramo de escalera, que, sobre la Puerta de la Tostonera, facilitaba el acceso al adarve de la muralla contigua, o el lienzo de la muralla islámica que corre hacia el oeste, y que, tras excavar unos 25 metros, se ha comprobado que se encuentra en buen estado de conservación.

Desde 1931, la Muralla de Talamanca goza de la máxima protección jurídica prevista en la Ley de Patrimonio, al haber sido declarada como Bien de Interés Cultural. Solo unos tramos de sus trazados han llegado hasta nuestros días, material suficiente como para determinar, a pesar de las numerosas destrucciones y transformaciones que ha sufrido a lo largo de su intensa vida, que se trata de una edificación musulmana. Los lienzos más antiguos de la muralla, indican los arqueólogos, hablan de esas destrucciones.

La termoluminiscencia (método de datación que determina la edad de elementos sometidos a calentamiento) ha confirmado también la procedencia islámica de este nuevo acceso localizado, con fechas que se corresponden con la segunda mitad del siglo X, y su reconstrucción en época cristiana.

Ábside románico-mudçejar de "Los MIlagros", en Talamanca del Jarama.
Tres únicos recintos urbanos
Además de la muralla musulmana de Talamanca del Jarama, en toda la Comunidad solo se conservan restos de otros dos recintos fortificados urbanos. Son la fortaleza de Alcalá La Vieja y la muralla árabe de Madrid. La primera de ellas, original del siglo IX, es el principal enclave islámico de la región, el cual ha sido recuperado gracias a una importante inversión, destinada a la investigación y también al acondicionamiento del espacio para poder intergrarlo en la red de yacimientos visitables.

El recinto fortificado de Alcalá La Vieja se sitúa en el cerro de Veracruz, a 630 metros de altitud sobre el margen izquierdo del río Henares, entre los cerros del Ecce Homo y Malvecino. Su posición estratégica le permitió dominar el paso de la importante ruta de comunicación entre Toledo y Zaragoza. En el yacimiento se pueden observar los restos de los lienzos de muralla y las torres, junto a otros elementos singulares como una iglesia de factura mudéjar y aljibes de grandes dimensiones.
La muralla árabe de Madrid, por su parte, es probablemente la construcción en pie más antigua de la capital. Se edificó en el siglo IX, durante la dominación musulmana de la península ibérica, y de ella solo se conservan algunos vestigios. Los restos con un mayor interés arqueológico se hallan en la Cuesta de la Vega, junto a la cripta de laCatedral de la Almudena. Han sido integrados en el parque de Mohamed I, llamado así en referencia a Mohamed I de Córdoba, considerado el fundador de la ciudad.

La muralla, que abarcaba una extensión de nueve hectáreas, tenía tres puertas, además de un portillo que se ha descubierto recientemente en las excavaciones cercanas a la Plaza de la Armería, dentro del Palacio Real. Formaba parte de una fortaleza (dentro del sistema defensivo de atalayas que se extendía a lo largo del valle del Tajo), alrededor de la cual se fue desarrollando el núcleo urbano de Madrid.

(Fuente. ABC / Cristina Sánchez)

10 de julio de 2013

Las obras de Apple en la Puerta del Sol destapan los restos de un hospital del siglo XV (Madrid)

El hospital de San Andrés se construyó a principios del siglo XV en la confluencia de la calle de Alcalá y de la carrera de San Jerónimo para atender a víctimas de una epidemia de peste. Junto a él se levantó una iglesia, del mismo nombre, asentada sobre una ermita medieval. Ambas construcciones cambiaron su denominación por el Buen Suceso en 1612, al trasladarse allí una virgen traída de Roma, y sufrieron sucesivas reconstrucciones hasta que, en 1854, se tiraron abajo para ampliar la Puerta del Sol.
Restos de una iglesia hallados en 2008 durante las obras
del intercambiador de Sol. Foto: L. Sevillano.
Los arqueólogos que trabajan en el sótano del edificio ubicado en el número 1 de la Puerta del Sol, durante siglo y medio emplazamiento del hotel París y dentro de unos meses sede de la tienda estandarte de Apple en España, tienen por delante aún muchas semanas de excavaciones.

Los muros aflorados tras el último movimiento de tierras, en junio, son solo una pequeña parte del tesoro histórico que yace bajo el sótano abovedado. Este verano, ralentizando la obra de una tienda que ya se quiso abrir en un principio por estas fechas pero que se demorará al menos hasta Navidades, los arqueólogos contratados por la multinacional estadounidense por orden de la Comunidad de Madrid trazarán la sombra de lo que hasta 1854 fue un relevante hospital de la Corte.

Ese año, coincidiendo con las sucesivas desamortizaciones liberales y con la reforma de la puerta del Sol, se tiró abajo la iglesia del Buen Suceso para ganar espacio a la plaza, y con ella el anejo hospital de igual nombre, sobre cuyos cimientos se levantó en 1863 el hotel París. Este establecimiento, el más lujoso de Madrid hasta la inauguración del Ritz y el Palace en el periodo de entreguerras, sobrevivió en paulatina decadencia hasta 2006, cuando el propietario del inmueble lo vendió por 80 millones de euros.


El plan urbanístico para reformar el edificio, de seis plantas y 6.000 metros de superficie, obtuvo el visto bueno de la Comunidad a principios de 2012 con el requisito de que se realizara un seguimiento arqueológico del movimiento de tierras.

Tras el hallazgo de restos de la iglesia del Buen Suceso en la obra de la estación de Sol, en 2008, la dirección regional de Patrimonio Histórico contaba con que los trabajos en ese edificio afloraran nuevos vestigios.

Según explica Nicolas Benet, arqueólogo de la Comunidad y responsable del seguimiento de la intervención, han aparecido muros de cal y canto de una edificación anterior pero con la misma alineación que el inmueble actual, encuadrado entre la calle de Alcalá, la carrera de San Jerónimo y un muro que presumiblemente perteneció a la iglesia, en la actual Puerta del Sol. Son parte de las paredes interiores del hospital, que bien podrían dibujar su planta baja, pues la rasante de la calle ha subido con el paso de los siglos. “Apenas quedan testimonios historiográficos, más allá de alguna descripción de las enfermerías, pese que era un hospital de categoría”, explica Benet.

Plano del edificio y en rojo las ruinas localizadas.
Una vez terminado, a final del verano, el trabajo arqueológico, se fundirá con los informes de la excavación de Sol para lograr un perfil global de la zona. Los muros serán enterrados bajo el pavimento de la tienda, sobre el que se dibujará su trazado, acompañado de una explicación didáctica.






19 de junio de 2013

Madrid autoriza la búsqueda del poblado visigodo de Vicálvaro al tiempo que destruirá su necrópolis

Las obras de urbanización del barrio de Los Ahijones, en Vicálvaro, desenterraron en 2010 una necrópolis visigoda con 824 tumbas y restos de 1.500 individuos de entre finales del siglo V y el VII. Ahora el Gobierno regional ha decidido destruir el descubrimiento porque “carece de relevancia para conservarlo”. Los arqueólogos han recibido autorización para buscar el poblado.
Las fosas, a 30 centímetros de profundidad, miden entre 160 y 170 centímetros de largo y medio metro de ancho. Se han hallado ajuares con restos metálicos y cerámicos (puñales, broches, etcétera).
Foto: Álvaro García / El País.
Se busca la ciudad mientras se deteriora su cementerio. En el solar de tres hectáreas, situado frente al Cerro Almodóvar, la mayoría de las 824 tumbas están ya cubiertas de matojos y amapolas. Apenas media docena, las más alejadas de la carretera, conservan las cistas visogóticas, lajas de piedra que rodean su perímetro de alrededor de medio metro de anchura. Quedan restos de algunos huesos sobre el terreno, piedras de molinos y otras amontonadas junto a los enterramientos. Se abren paso en la extensión de terreno calcáreo que dio origen al topónimo de Vicálvaro, Vicus Albus (pueblo blanco).


Hace tres años, el Ejecutivo autorizó una intervención arqueológica y ordenó excavar el área, de tres hectáreas, extrayendo y documentando los restos. Sin embargo, el yacimiento no se protegerá pues se encuentra en “un estado muy precario”. Los restos metálicos y cerámicos hallados fueron trasladados al Museo Arqueológico regional. De hecho, los huesos humanos se encuentran a la espera de decidir si serán destruidos o enterrados en otro lugar.

La necrópolis, una vez documentada, será destruida para levantar allí calles y parques del nuevo barrio. El desarrollo urbanístico de Los Ahijones data de 2004, pero la ejecución de las 15.400 viviendas previstas se ha ido demorando. Hasta ahora sólo se ha realizado un 5% del movimiento de tierras previsto. Suficiente en cualquier caso para descubrir el yacimiento.

El director regional de Patrimonio Histórico, Ignacio Muñoz, contó que no se trata de un enclave excepcional; hay otros 60 en toda la región de esa época, y al menos dos (Los Remedios, en Colmenar Viejo; y Sieteiglesias, en Lozoyuela-Navas-Sieteiglesias) se conservan en mejor estado, han sido adaptados como museo “y va mucha gente a verlos”. “En el caso de Vicálvaro, la zona es de difícil acceso (aún no ha sido urbanizada y carece de calles), y las tumbas son más precarias; por ello, en vez de museizarlo se decidió que era más interesante realizar una excavación y estudio de los restos”, añadió.

La excavación ya está concluida. 
Es una de las necrópolis de mayor tamaño de la región, en parte porque, dado que no se iba a conservar, se decidió excavarla entera. Las fosas, a 30 centímetros de profundidad, miden entre 160 y 170 centímetros de largo y medio metro de ancho. Los cráneos rescatados estaban orientados al este. Se han hallado ajuares con restos metálicos y cerámicos (puñales, broches, etcétera).

Los visigodos no enterraban a sus muertos junto a sus poblaciones, así que en los alrededores, quizá a kilómetros de distancia, debía haber un importante enclave muy poblado, dado el tamaño de la necrópolis, que aún no ha sido descubierto. Junto a las tumbas no se han encontrado restos de cabañas o construcciones.

Los visigodos fueron un pueblo germánico que penetró en el Imperio Romano en el siglo IV y conquistó la península ibérica a inicios del V. En el VIII fueron barridos por los musulmanes.

El Tribunal Supremo anuló en septiembre del año pasado el desarrollo urbanístico de Los Ahijones (y el resto de nuevos barrios de Madrid), convirtiendo el área de nuevo en suelo sin urbanizar.

El Ayuntamiento trabaja ahora a marchas forzadas para tener listo, antes de que acabe el verano, un nuevo plan que devuelva la zona al estado anterior a la sentencia; en ese proyecto se podría hacer un excepción con la zona del yacimiento.

Vestigios romanos e islámicos
En la zona del hallazgo se han documentado también vestigios romanos, de la Alta Edad Media, restos islámicos y otros hasta el siglo XIV. “Los informes definitivos aún no están acabados y todavía resta hacer las pruebas de ADN, pero ya se puede avanzar que se trataba de la necrópolis de una población cercana de unos 500 individuos”, explica Jorge Vega, responsable de las excavaciones. “No hemos encontrado, de momento, ningún guerrero, lo que significa que se trataría de una población dedicada a la agricultura”. Saúl Martín, uno de los arqueólogos que participó en la excavación vecina de Los Berrocales, confirma que hace seis siglos Vicálvaro ya era un distrito obrero. “Eran trabajadores, no se han encontrado edificios espectaculares ni ajuares fastuosos”, señala sobre el terreno en una visita con el vocal de IU. Junto a las tumbas vacías hay piedras de molinos de mano para hacer pan, pozos y dos bocaminas previsiblemente más modernas, según Martín.

Localizar el emplazamiento de la iglesia
“Se trataría de hispanos que adoptaron las costumbres visigodas. Étnicamente no era un pueblo germánico”, abunda Vega. El responsable de las excavaciones anuncia que algunos de los restos óseos serán analizados en una universidad danesa y otra española para extraer el ADN. También se estudiarán las dentaduras para detallar la alimentación que seguía este grupo. El poblado estaba formado por casas del tipo “rehundido”. Los muros estaban enterrados a media altura y luego un armazón de madera cubría la techumbre. El pueblo, posiblemente, incluía una iglesia que previsiblemente fue desmontada durante las invasiones árabes. “Es otro elemento interesante que queremos encontrar”, dice Vega.

Dentro de los sarcófagos, los arqueólogos hallaron ajuares formados por pendientes, anillos o broches que han sido trasladados al Museo Arqueológicos Regional, en Alcalá de Henares. Las tumbas se agrupaban según familias “formando pequeñas agrupaciones”, explica Vega. “Imaginamos que la idea es que todos descansasen juntos”. Los individuos eran enterrados en féretros de madera remachados con clavos de bronce. Todas las tumbas están excavadas en la misma dirección: de este a oeste, la salida y la puesta del sol.

30 de mayo de 2013

Retoman las excavaciones en el yacimiento visigodo de Navalahija, en Colmenar Viejo (Madrid)

La Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Colmenar Viejo, en coordinación con la Dirección General de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid, pondrá en marcha el próximo 3 de junio y hasta el día 28 una nueva Campaña de excavaciones en el Yacimiento de Navalahija, uno de los dos yacimientos arqueológicos (el otro es el de Navalvillar) ubicado en la Dehesa de Navalvillar de la localidad madrileña.
El yacimiento de Navalahija, en Colmenar Viejo contará con un guía que permitirá visitar las instalaciones.
“El objetivo de esta nueva campaña es completar la excavación de uno de los edificios que ya se habían puesto al descubierto en campañas anteriores con el fin de ponerlo en valor e integrarlo en el área visitable del yacimiento”, explica el Concejala de Cultura colmenareño, Jorge García.

Yacimientos Visitables desde 2012
Y es que tanto el de Navalahija como el de Navalvillar forman parte, desde el año pasado, de la Red de Yacimientos Visitables de la Comunidad de Madrid, unos enclaves que se encuentran también en las inmediaciones de la Necrópolis visigoda de Remedios, el primer yacimiento visitable de nuestra región junto con la Necrópolis medieval de Sieteiglesias y el Conjunto arqueológico de la Dehesa de la Oliva, en Patones.

Un poblado del siglo VII
El poblado sobre el que se acometerán los trabajos -fechado entre el siglo VII y primera mitad del siglo VIII d. C.- se asienta entre los arroyos de Tejada y Pocito de Los Lobos, en la Dehesa de Navalvillar, y está formado por numerosas viviendas y edificios auxiliares, de carácter familiar.

Cimientos del edificio donde se asentaba una fragua
descubierta en la campaña de 2008.
Antigua zona minera y ganadera
Según lo descubierto hasta ahora por los expertos, esas viviendas y edificios se agrupan sin orden aparente y utilizan espacios comunes para su intensa actividad minero-metalúrgica, documentada a través de las cenizas, escorias y herramientas recuperadas en las estancias en que se procesaba el mineral metálico. Ésto ha hecho presuponer a los arqueólogos que los habitantes del poblado compaginaban esa actividad económica con la explotación de la ganadería ovina y caprina.

Conferencias y visitas guiadas
El Concejal de Cultura colmenareño destaca asimismo que su interés se centra “no sólo en poner al descubierto el patrimonio histórico que atesoramos en el término municipal sino también en darlo a conocer a los ciudadanos, uniendo la didáctica de la arqueología a la implicación vecinal en su conservación. De ahí que para nosotros sean igual de importantes las excavaciones en sí que la participación de los vecinos en ellas, las visitas guiadas a los yacimientos, las jornadas de puertas abiertas en estos enclaves, las conferencias o las publicaciones al respecto”.

Excavaciones en junio
La campaña que comenzará el próximo lunes finalizará el 28 de junio. A partir de entonces, otro equipo técnico de expertos emprenderá un trabajo de conservación y puesta en valor de lo excavado.


Un guía para explicar las excavaciones
La Concejalía de Cultura ha recordado, además, que mientras duren los trabajos habrá un técnico en el yacimiento que hará las veces de guía a todos aquellos que, de forma individual o en grupos, visiten el enclave para conocer el desarrollo de las excavaciones. También se instalarán in situ diferentes paneles explicativos y se repartirán folletos informativos sobre el conjunto arqueológico.
(Fuente: Madrid Norte)