Mostrando entradas con la etiqueta La Sagrera. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta La Sagrera. Mostrar todas las entradas

15 de septiembre de 2016

Las obras descubren una necrópolis romana en la Sagrera (Barcelona)

Los restos han sido localizados en las proximidades de lo que fue una villa romana. Los arqueólogos califican de "extraordinario" el hallazgo porque ayudará a ampliar los conocimientos históricos de la ciudad
Vista de la primera fosa completamente desenterrada. FOTO: EL PERIÓDICO.
Unas obras han vuelto a poner al descubierto restos del pasado de Barcelona. Los servicios de arqueología del Ayuntamiento han descubierto una nueva necrópolis romana de la época republicana durante las obras de rehabilitación y ampliación del edificio conocido como Torre de La Sagrera, que será el futuro casal del barrio.

De momento se han podido localizar tres fosas de inhumación con sus respectivos cuerpos, uno de los cuales fue trasladado el martes pasado aldepósito arqueológico de Zona Franca ante la previsión defuertes lluvias, que han obligado a proteger la excavación de forma improvisada.

El primer hallazgo se hizo la semana pasada, mientras se excavaba una nueva red de servicios colectores para el nuevo casal y también para el recién inaugurado Colegio La Sagrera. Esta parte de las obras ha sido paralizada hasta que se recuperen y se estudien debidamente las tumbas de la zona en construcción.


YACIMIENTO "EXTRAORDINARIO"
A causa de los trabajos de urbanización, las fosas han quedado parcialmente seccionadas y algunos de los esqueletos han sufrido daños por el trabajo de la maquinaria. No obstante, los restos se encuentran en muy buen estado de conservación, afirma Eva Orri, arqueóloga al frente de la recuperación.

Los arqueólogos que trabajan en el lugar han calificado de “extraordinario” el descubrimiento y creen que estas sepulturas se corresponden con la villa romana del Pont del Treball Digne, ubicada a unos doscientos metros del lugar y que es previo a la fundación de Barcino, señala el arqueólogo Dídac Pàmies, que ha recordado que antiguamente toda esa área era una gran explotación agrícola.

Gracias a los restos de cerámica encontrados junto a las tumbas, los expertos han podido datar el hallazgo en el siglo I a.C., una antigüedad que coincide con la de la villa de La Sagrera. Además, las tumbas se encuentran al lado de lo que fue una vía romana, un lugar de inhumación muy común en esa época.

Muy cerca de esa zona, donde se iniciaron las obras de la estación del AVE de La Sagrera, se encontraron hace cinco años 16 yacimientos arqueológicos con restos de 59 personas y de construcciones diversas correspondientes a un periodo histórico de como mínimo 5.800 años. Una amplia etapa que abarcaba desde el neolítico antiguo hasta el siglo XIX, pasando por las épocas ibera, romana y medieval. Un rompecabezas que también ha sido de gran ayuda para reconstruir el pasado de Barcelona.

EN BUSCA DE OTRO HALLAZGO
Los Serveis d’Arqueologia de Barcelona ya estaban haciendo un seguimiento de las obras porque cabía la posibilidad de que se pudiera desenterrar una de las entradas a un refugio antiaéreo de la Guerra Civil encontrado durante otras obras en la Torre de la Sagrera. Sin embargo, los arqueólogos aseguran que este inesperado hallazgo servirá para ampliar el conocimiento sobre la historia de Sant Andreu durante la época romana.

El jefe de la obra, José Miguel Franco, explica que están colaborando activamente con el equipo de arqueólogos. “No esperábamos dar con una necrópolis, pero no queremos que los restos sufran más daños”.

El único esqueleto totalmente desenterrado se corresponde a un adolescente que ha sido apodado 'Augustus' por los colegiales de los dos centros educativos colindantes, los máximos espectadores del hallazgo durante estos días.

20 de mayo de 2014

Una enorme bodega y un patio porticado, nuevos hallazgos de la excavación de la villa romana de la Sagrera (Barcelona)

La segunda fase de excavación arqueológica en la villa romana de la Sagrera ha descubierto más habitaciones, un patio porticado y un "importantísimo centro de producción vitivinícola", según avanzan responsables de los trabajos en la web Tribuna d'Arqueologia, dependiente del departamento de Patrimonio de la Generalitat.
Conjunto de habitaciones del S. V  halladas durante la segunda fase de excavación en la villa romana de La Sagrera.
Foto: DANIEL ALCUBIERRE / Tribuna de d'Arqueología
Los nuevos hallazgos corroboran otra vez que la residencia patricia que reposaba bajo el Pont del Treball era mucho más que un chalet de lujo: una finca tan extensa como la propia Barcino y muy próspera gracias a la elaboración de grandes cantidades de vino, como ya sugerían los restos encontrados hasta ahora.

Las habitaciones y espacios descubiertos en la zona doméstica son la prolongación directa de los ya conocidos –dónde se encontró el gran mosaico que lucirá la futura estación de trenes de la Sagrera–, puesto que se retomó la excavación desde los límites exactos donde se detuvo en 2011. En cambio, de la parte productiva no se tenían datos hasta el momento y en ella se ha localizado un gran edificio destinado al prensado de uva y producción de vino, que aporta mucha información sobre la relevancia de la villa. Además, los nuevos restos permiten definir con mayor precisión la evolución de todo el conjunto entre finales del siglo I aC y el siglo V dC.

LA EXPLOTACIÓN AGRARIA
Mansión y bodega deben imaginarse rodeadas de una vasta extensión de viñedos. De hecho, era el paisaje que caracterizaba la planicie alrededor de la pequeña Barcino, desde las murallas hasta el río Besòs. La poderosa finca de la Sagrera producía cada año kilos y kilos de uva, que se convertían en miles de litros de vino. ¿Hasta dónde llegaban sus viñas? Se desconoce, por ahora. La segunda fase, que ha intervenido en una superficie mucho mayor (unos 9.000 m2) que la excavada parcialmente en 2011 (1.150 m2), no ha podido determinar todavía la extensión total de los terrenos.

Ha incluido áreas de la vivienda, de los cultivos y de la bodega o centro vitivinícola, pero también ha evidenciado que quedan más restos por descubrir. "Ya se plantea que algún día habrá que excavar más allá del área afectada por las obras del AVE", señalan fuentes extraoficiales del yacimiento. Los trabajos han transcurrido con intensidad variable desde mediados de 2012 hasta este mes de mayo. "Se ralentizaron cuando el AVE llegó a Girona [enero de 2013], de 70 arqueólogos sólo quedaron una veintena", recuerdan las mismas fuentes.

Parte de las estructuras de producción halladas –dos prensas de uva y un depósito anexo– apuntan a una posible explotación vitivinícola anterior al establecimiento de la villa, con orígenes que se remontarían al último tercio del siglo I aC. También ha aparecido una canalización que serviría para verter el contenido de este depósito más antiguo a una cella vinaria o almacén para el vino que no se ha podido estudiar todavía porque queda fuera de los límites de la intervención actual. El edificio habría sido ampliado a mediados del siglo I dC con un torcularium de grandes dimensiones, donde se realizaba un segundo prensado mediante seis prensas diferentes que funcionaban de forma simultánea.

Ya en octubre de 2012 quedó claro el volumen que manejaba esta explotación agraria. Entre las estructuras vitivinícolas halladas destacaban varias rasas de viñedos, tres dolia defossa o tinajas gigantes para el mosto y prensas cuadrangulares, similares a las documentadas y reproducidas en 3D en el yacimiento de Veral de Vallmora, que pueden visitarse en el Parque Arqueológico Cella Vinaria de Teià (Maresme).

LA VILLA PATRICIA
La residencia también evolucionó. El gran patio porticado demuestra que desde sus orígenes la villa fue concebida como una vivienda de lujo, para una familia patricia acomodada. Con el paso de los siglos, fue ampliada y dividida en dos zonas diferenciadas: los ámbitos privados dónde residía la familia y los espacios de carácter representativo, en los que recibir a las visitas y hacer negocios.


Nuevos fragmentos de mosaico, más pequeños que el hallado en 2011, demuestran que disponía de una decoración laboriosa y refinada. También se han encontrado multitud de teselas dispersas –las pequeñas piezas de cerámica que forman los mosaicos–, posiblemente pertenecientes a la construcción primigenia, que se habrían destruido al ampliar la casa. "Han aparecido bolsas y bolsas de teselas, que se documentan pero que carecen de valor arqueológico al ser imposible reconstruir el dibujo que formaban", explica un experto.

Pese al esplendor que vivió, la villa fue abandonada siglos más tarde. Restos de fuegos hallados en algunas habitaciones sugieren que sus ruinas se convirtieron en un lugar de refugio ocasional, quizá para viajeros que pasaban la noche allí a la espera de poder cruzar las murallas de Barcelona a la mañana siguiente. Las circunstancias de su declive, abandono y destrucción son por ahora un misterio, una más de las muchas incógnitas de la Barcino romana.

PRESENTACIÓN PARTICIPATIVA
Los arqueólogos Daniel Alcubierre, Jordi Ardiaca, Pere Lluís Artigues y Sílvia Llobet expondrán este miércoles de forma oficial los resultados preliminares de esta fase de excavación. Carme Miró, responsable del Pla Barcino municipal, moderará y presentará la conferencia, que tendrá lugar en el Palau Marc (Rambla Santa Mònica, 8) a partir de las siete de la tarde. Se podrá seguir en streaming y plantear preguntas a los ponentes vía Twitter mediante el hashtag #tribuna2014.

22 de abril de 2013

Encuentran una cabeza romana datada entre los siglos I y II en la villa romana de La Sagrera (Barcelona)

La cabeza ha aparecido en una zona de vertidos, aprovechada por generaciones romanas del siglo III, formando parte de un muro, zona en la que también se han encontrado restos cerámicos, como es habitual, y también sillares.
La figura podría datarse en la primera mitad del S. II bajo el imperio
de Adriano.
Los trabajos arqueológicos en la villa romana del Pont del Treball Digne de Barcelona han dejado al descubierto una cabeza escultórica de mármol de la época romana, datada entre los siglos I y II d.C., que, según las primeras hipótesis, está vinculada a un programa decorativo basado en la viña al asociarse al anterior hallazgo de una cabeza de mármol que representa a Baco, dios de la agricultura, el teatro y el vino.

En rueda de prensa, la catedrática de arqueología de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) Isabel Rodà ha explicado que esta cabeza corresponde, según las iconografía tradicional, al dios menor Sileno, un sátiro que pertenecía a la comitiva del dios del vino y que era representado por un hombre anciano y calvo, entre otros atributos.

Esta figura habitual en la comitiva de Baco también resulta recurrente en la decoración de las villas romanas, y concretamente en Barcino, donde la explotación vinícola era importante para abastecer de vino a todo el Mediterráneo, algo que se ha podido demostrar por el hallazgo de los envases en los que se exportaba a puntos muy alejados de Barcino.

Se trata de una cabeza de un mármol "muy fino, bueno y seguramente grueso" -un material cuyos orígenes la investigadora ha situado en las Islas Griegas- y que podría datarse concretamente de la primera mitad del siglo II bajo el Imperio de Adriano, por una técnica usada en los surcos de su barba. La cabeza ha aparecido en una zona de vertidos, aprovechada por generaciones romanas del siglo III, formando parte de un muro, zona en la que también se han encontrado restos cerámicos, como es habitual, y también sillares.

La zona en la que ha sido hallada se sitúa justo al lado de una zona con hasta seis prensas para la explotación de la viña, una infraestructura que no era habitual en estas dimensiones, y que situarían esta villa como un extenso complejo de producción agropecuaria basada en la viña y la producción de vino.

El teniente de alcalde de Cultura del Ayuntamiento, Jaume Ciurana, ha explicado que este hallazgo, sumado a los anteriores, como el mosaico, la pintura mural y la escultura de Baco, permiten hacer un "dibujo muy claro" de la villa romana de la Sagrera, así como de su extensión y capacidad, pese a encontrarse los restos en un estado de conservación bastante degradado.

Esta escultura de momento no tiene un lugar expositivo asignado, ya que previamente debe ser limpiada e investigada en un centro que del consistorio dispone en la Zona Franca de Barcelona, aunque su hallazgo será próximamente publicado en los cuadernos de arqueología que edita la ciudad.

5 de febrero de 2013

Descubren nuevos mosaicos en la villa romana de La Sagrera (Barcelona)

Los motivos decorativos del mosaico así como su composición, son parecidos a los de otras villas peninsulares del siglo IV
Se trata de un mosaico polícromo (opus tesellatum) realizado con piezas cúbicas de pequeñas dimensiones.
Foto: Daniel Alcubierre/CODEX/ICUB
La excavación arqueológica de la villa romana puesta al descubierto con las obras de tren de alta velocidad en la Sagrera de Barcelona ha sacado a la luz nuevos fragmentos de mosaico polícromo, que se investiga si estaban en el mismo ámbito que el localizado en el verano de 2011.

Según explica el ayuntamiento en un comunicado, los dos sectores de mosaico configurarían una superficie de unos 60 metros cuadrados, aunque todavía no se ha visto el punto de contacto entre uno y otro ni se puede confirmar que correspondan a un mismo ámbito.

Los trabajos arqueológicos en la villa romana del Pont del Treball, en el barrio de la Sagrera, se retomaron a mediados de 2012 en el espacio donde se localizó el mosaico de unos 50 metros cuadrados el verano del 2011.

Se trata de un mosaico polícromo (opus tessellatum) realizado con piezas cúbicas de pequeñas dimensiones y materiales diversos que daban lugar a combinaciones de dos o más colores.

Por lo que se ha excavado en ahora, la decoración del mosaico presenta un conjunto de motivos geométricos, que forman una composición simétrica combinada con algunos motivos figurativos.

La composición es diferente a la documentada en la primera fase de los trabajos, pero conserva la policromía de las teselas, además de la repetición de ciertos motivos decorativos, como los nudos de Salomón y las flores de cuatro pétalos.

Se pueden observar motivos figurativos como un cráter con dos pájaros bebiendo y un recipiente con flores, acompañados de la figura de la esvástica, elemento decorativo habitual en estos tipos de composiciones.

Los motivos decorativos hasta ahora identificados en este mosaico de la villa romana del Pont del Treball, así como la composición, son parecidos a los de otras villas peninsulares del siglo IV.

(Fuente: La Vanguardia / EFE)

21 de octubre de 2012

Nuevos hallazgos en La Sagrera revelan la importancia vinícola de Barcino

Entre los hallazgos encontrados en la villa romana figuran rasas de viñedos, tinajas y estructuras de prensa, que se documentarán y destruirán porque coinciden con los accesos de la futura estación del AVE en la Sagrera (Barcelona).
Detalle de una de las tinajas localizadas cerca de la villa romana
de La Sagrera. Foto: Antoni Martín / Tribuna d'Arqueología.
Alrededor de la Barcino romana, en el vasto terreno llano desde las murallas hasta el río Besòs, se cultivaron grandes extensiones de viñedos. En la actual frontera entre La Sagrera y Sant Martí, justo debajo del derribado Pont del Treball Digne, se producían hace unos veinte siglos miles de litros anuales de vino. Los ingresos que generaba este apreciado producto enriquecieron a los dueños de la cercana villa romana de La Sagrera y les permitieron construir la lujosa mansión rural, con mosaicos, que fue hallada accidentalmente en agosto de 2011. Así lo revelan las excavaciones que prosiguen en la zona y que ahora confirman el origen de la prosperidad de sus antiguos moradores.

Este setiembre los trabajos se han centrado en el área de elaboración y almacenaje del vino. Han aflorado estructuras para prensar la uva y se han delimitado varias dependencias de trabajo relacionadas muy probablemente con el procesamiento de vino. Destaca el ámbito con tres grandes fosas excavadas en el subsuelo y rodeadas de un perímetro de protección construido con piedra y adobe. Una de ellas ha sido ya excavada por completo y las dos otras lo serán en breve.

Estas fosas debieron albergar una prensa de madera –que no resistió al paso del tiempo–, que se apoyaba en las seis piedras equidistantes que se han hallado en el fondo y que servirían para estabilizar la estructura y repartir su peso. También habrían contenido las estructuras de contrapeso de las tres prensas, que casi con seguridad era del topo arca lapidum, basadas en cajas llenas de piedras y ampliamente documentadas por el científico romano Plinio el Viejo.

Estas tres fosas tienen bastante importancia arqueológica, no solo porque explican cómo se enriqueció la familia propietaria de la villa romana. Son muy similares a las dos grandes prensas romanas de vino documentadas y reproducidas en 3D en el yacimiento de Veral de Vallmora, que pueden visitarse en el Parque Arqueológico Cella Vinaria de Teià (Maresme). Esta población ha dedicado un completo espacio museizado solo a los restos de producción vinícola hallados, explicando su funcionamiento y relevancia histórica. En una veintena de yacimientos de Catalunya, muy especialmente en la región Laietana –el área costera que va del macizo de Garraf al río Tordera– han sido identificados y documentados distintos restos de fosas de este tipo.

Los arqueólogos también han encontrado tres grandes tinajas cerámicas (dolia defossa) –en la foto se aprecia claramente una de ellas– semienterradas, usadas para fermentar el mosto y transformarlo en vino. Suponen, por la estructura del yacimiento de Teià y los sondeos preliminares, que muy cerca hay también un depósito de recogida de mosto y un almacén con más tinas cerámicas. Las grandes dimensiones de las fosas hacen pensar que producían miles de litros de vino al año, por lo que en el almacén podría haber más de cien tinajas. La zona donde debería estar se excavará en las próximas semanas y confirmará la hipótesis. En uno de los muros de piedra han identificado una curiosa lápida reaprovechada. Como está partida por la mitad en sentido vertical, no puede traducirse su inscripción en latín.

Según el departamento de Patrimonio de la Generalitat, el Ayuntamiento de Barcelona no ha comunicado por ahora los nuevos hallazgos–, los restos datarían de los siglos I y II dC. Corresponden a varias épocas de construcción consecutivas, fruto de reformas y reparaciones que vivió la villa a lo largo del tiempo. Los expertos participantes han determinado una primera fase constructiva de época julio-claudia (inicios del s. I dC) con presencia de varias zanjas de vid, muros y un campo de tinas cerámicas. Y también una segunda fase posterior, “muy probablemente de finales del s. I dC o inicios del s. II dC, época en que se podría haber construido el gran ámbito de prensado”. También se trata de hipótesis preliminares, que se acabarán de confirmar conforme avance la excavación. El conjunto de vestigios y técnicas observados una vez concluyan los trabajos en La Sagrera, confían los arqueólogos, ayudarán a “entender mejor los diferentes procesos y procedimientos vitivinícolas de época romana”.

Se documentará y destruirá
Pese a la importancia contextual de estos hallazgos sobre la vinicultura romana, no serán amnistiados por las implacables obras del AVE, que ya sentenciaron la propia villa romana cuando fue descubierta. Las tinajas sí que se trasladaran y conservarán, pero las fosas no, porque no pueden extraerse. Se documentarán exhaustivamente y se dibujarán, como toda la villa, pero luego se eliminarán porque coinciden con los accesos a la futura estación intermodal desde Sant Martí.

Los curiosos y amantes del patrimonio que quieran ir a despedir los restos deberán esperar al menos hasta el lunes, porque durante todo el fin de semana están tapados con unas lonas de plástico que los protegen de la lluvia pronosticada. Desde la Ronda de Sant Martí podrán vislumbrar las fosas y el trabajo minucioso de los arqueólogos y si recorren el nuevo puente tendrán una panorámica del área completa de la villa y del avance de las obras ferroviarias. En los últimos días se han retomado también los trabajos en las habitaciones de la villa, aunque todavía no ha salido a la luz ningún detalle de su evolución.

“Si se hubiese excavado la villa entera, con su entorno rural y vinícola, quizá hubiese hecho más impresión y hubiera despertado la voluntad política que ha faltado”, lamentan los activistas de Apropat, un colectivo de vecinos e historiadores de la Sagrera y Sant Martí que rastrean las novedades de la villa y reivindican que se preserve el patrimonio de la ciudad. El traslado y conservación de las tinas y el mosaico les parece insuficiente porque no podrá visitarse ni apreciarse el conjunto romano que se ha descubierto, hasta el momento el más importante de estos dos barrios.

4 de julio de 2012

Hallan una cabeza de mármol del S. II en la villa romana de La Sagrera (Barcelona)

La pieza, de tamaño natural, podría pertenecer a una representación de Dionisos.
El equipo de arqueólogos que trabaja en la villa romana de la Sagrera de Barcelona ha encontrado una cabeza de mármol del siglo II después de Cristo, que podría ser representativa del dios Dionisio, según ha revelado este miércoles el teniente de alcalde de Cultura del Ayuntamiento, Jaume Ciurana, en rueda de prensa.

La cabeza encontrada podría representar al dios Dionisio.
 La cabeza, tallada a tamaño real, ha sido encontrada en un pozo de basura entre restos de construcción, lo que refuerza la idea de que fue arrojada por los propietarios de la villa tras romperse, ya que también cuenta con grietas en la frente y en la sien. Tras una capa de arcilla roja que se ha ido acumulando sobre el mármol con el paso de los años, se intuye un rostro joven con el pelo decorado con motivos frutales, lo que sitúa el personaje en un entorno rural.

 El hecho de que la pieza no esté tallada por la parte trasera hace pensar que formaba parte de una escultura o busto que servía como decoración adosada de alguna habitación. La calidad del mármol, que sitúa su origen fuera de Barcelona, es una evidencia más de que la villa pertenecía a alguien "muy importante y de la élite del momento", según ha explicado la responsable del Plan de Arqueología Urbana del Servicio de arqueología del Instituto de Cultura de Barcelona (Icub), Carme Miró. 

Se trata de la pimera pieza de este tipo hallada en Barcelona, pues todos los descubrimientos ecultóricos encontrados hasta ahora son piezas funerarias y objetos. La cabeza se trasladrá este mismo miércoles al Museo de la Zona Franca de la capital catalana, donde se analizará para confirmar si se trata de Dionisio y acotarla temporalmente, un proceso que podría alargarse medio año. El pozo en el que ha sido encontrada, situado debajo del Puente del Trabajo Digni, se seguirá investigando en busca de nuevas piezas.
(Fuente: Europa Press)

20 de junio de 2012

Barcelona hará prospecciones en la plaza Sant Jaume para conocer su pasado romano

La delimitación del núcleo de Barcino se hará, en principio, con georradar y sin abrir zanjas.
El foro de la antigua Barcino podría estar
en la actual Plaza de San Jaume.
El Ayuntamiento de Barcelona baraja hacer prospecciones arqueológicas en la misma plaza Sant Jaume, donde se presume que se encontraba el foro romano, en el marco del Pla Barcino de recuperación y puesta en valor del patrimonio de la ciudad romana, ha explicado este martes el quinto teniente de alcalde de Cultura, Jaume Ciurana.

Según una medida de gobierno que Ciurana ha presentado en la comisión de Cultura, el consistorio prevé invertir en este mandato 2,15 millones de euros para el plan, que pretende crear un vínculo emocional entre las nuevas generaciones y la Barcino romana fomentando la investigación y documentación de los restos, museizando espacios y realizando más excavaciones programadas.

Se divide en tres proyectos: el Barcino Accesible para facilitar el acceso a los espacios; el SmartBarcino, creando una web para hacer un recorrido por los espacios mediante un mapa inteligente programado para hacer búsquedas y guardar itinerarios; y el Castalia, de forma que realizar la carta arqueológica permita un gran avance en el conocimiento de la antigua ciudad.

Entre las previsiones figura actuar para descubrir el antiguo foro romano que, según todas las hipótesis, se encuentra en parte bajo la plaza Sant Jaume –donde hoy conviven las sedes de la Generalitat y el Ayuntamiento–, si bien Ciurana ha precisado de antemano que cabe ver la “eficacia del sistema” previsto para las prospecciones dado que por la plaza concurren muchos servicios.

Este proyecto incluye la difusión y la búsqueda arqueológica, en este caso incluyendo la prospección con georadar para determinar estructuras existentes, sondeos arqueológicos para descubrir las estructuras, estudio de los materiales hallados, y difusión de resultados; en ello se promoverá la implicación de alguna universidad catalana y alguna extranjera.

Ciurana ha subrayado que falta presencia en el imaginario colectivo de la ciudad romana, y se propone poner en valor el trabajo hecho en este campo en los últimos 80-100 años, a la vez que pretenden evitar la sensación de algunos barceloneses de que las excavaciones arqueológicas para hallar restos son “una piedra en el zapato”.

(Fuente: Europa Press)

29 de febrero de 2012

Nuevos restos amplían el mosaico romano de la villa de La Sagrera de Barcelona

Los restauradores añaden 59 fragmentos y 10.000 teselas que se han hallado esparcidas por el recinto. Otra excavación destapará pronto la continuación del pavimento que se extrajo del extinto yacimiento.

Preparación del mosaico romano en el taller municipal de la Zona Franca.
Foto: Danny Caminal
Las partes conservadas del mosaico romano encontrado en la hoy desaparecida villa romana de La Sagrera se ampliarán y enriquecerán con nuevos y numerosos fragmentos que se han descubierto esparcidos por la zona a causa de las roturas causadas a lo largo de los siglos por herramientas agrícolas. Los grandes trozos del pavimento se extrajeron en septiembre del yacimiento original, al lado del antiguo puente del Treball Digne ahora ya medio derruido para dar paso a la estación del AVE, y se trasladaron al taller de restauración arqueológica del Ayuntamiento de Barcelona. Desde diciembre, allí se fijan, completan y limpian estas piezas con vistas a su futura exposición cuando vuelvan al barrio, según el compromiso municipal, y se muestren de forma permanente en un emplazamiento aún por decidir.

El balance final del cribado de toda la tierra removida y analizada durante los cuatro meses que duró la excavación, de julio a octubre, ha sido la recuperación de otros 59 pequeños fragmentos del mosaico así como 10.000 teselas, las pequeñas piedras de tipo, forma y tonalidad diversas, talladas una a una por los artesanos romanos, que forman el suelo multicolor. Este material, debidamente ordenado como un rompecabezas de alta dificultad, permitirá reconstruir cuatro metros cuadrados más de mosaico, según explicó ayer a este diario Montserrat Pugés, responsable municipal de restauración arqueológica, servicio ubicado en los dos edificios de la Zona Franca donde están los fondos del Museu d'Història de Barcelona.

ESPECIALISTAS / Tres especialistas de la empresa Abac, Sílvia, Lorena y Àlvar, trabajan directamente en la compleja, paciente y precisa labor de fijar, consolidar y limpiar todo el material que se extrajo de la villa en la actualidad sepultada por uno de los viales de acceso para vehículos a la futura estación. Los vestigios romanos, datados entre los siglos I y IV, aparecieron en pleno recorrido del vial. El valor documental pero no patrimonial del conjunto, según los expertos y la definición del teniente de alcalde de Cultura, Jaume Ciurana, hizo descartar la conservación in situ.

Los muros de los edificios, el propio mosaico y los fragmentos de pinturas del zócalo desenterrados eran reducidos y estaban en mal estado. Esta razón y la gran presión de las obras del macrocomplejo del AVE no frenó el avance de las obras autorizadas por la Generalitat, última autoridad en patrimonio.

DOBLAR EL PRESUPUESTO / El descubrimiento de los 59 fragmentos y de las 10.000 teselas alargará la restauración del mosaico en marcha desde diciembre y que en principio iba a durar tres meses. Pugés dijo que se tendrá que doblar el presupuesto, que paga el gestor estatal de infraestructuras Adif, responsable de los trabajos de la alta velocidad y de la macroestación y cuyos responsables visitaron la restauración el viernes. El nuevo plazo para acabar todo el tratamiento de los 30 metros cuadrados de pavimento descubiertos hasta ahora podría acabar en junio.

Esta será, sin embargo, solo una parte de la labor ya que en pocas semanas se prevé empezar otra excavación al lado de la inicial, una vez acabe el derribo del puente. La forma y orientación del mosaico indicó a los expertos que continuaba al otro lado del talud del viejo viaducto. Estimaciones hechas en verano indicaban que hacia ese lugar podrían haber unos 20 metros cuadrados más del mismo pavimento de cenefas, con círculos y cuadrados en el centro. Una superficie que habrá que añadir, entonces, a lo ya restaurado. No obstante, aclara Pugés, este dato podría variar completamente pues se desconoce qué aparecerá con exactitud.

La fijación y limpieza del mosaico que realizan los especialistas de Abac ha destapado teselas que tienen entre 12 y 14 colores distintos. Una riqueza cromática notable, destaca Montserrat Pugés. Un proceso de restauración parecido se lleva a cabo también en los fragmentos de pinturas murales halladas en un espacio parecido a un claustro situado al lado del mosaico y del área termal de la villa.

16 de enero de 2012

Las termitas encuentran parte del foro romano de Barcelona

Unos primeros sondeos arqueológicos bajo la basílica de Sant Just i Pastor de Barcelona han permitido hallar restos de hasta el siglo I DC, que ayudarían a constatar que el culto cristiano se ejercía desde época romana tardía, y que incluyen un osario con restos de barceloneses muertos en el sitio de 1714.
Interior de la iglesia de Sant Just i Pastor en Barcelona.
   Ante ello, el quinto teniente de alcalde y responsable municipal de Cultura, Jaume Ciurana, ha anunciado este lunes que las excavaciones continuarán, para lo que se elaborará un proyecto arqueológico, aunque sin un plazo determinado, y con la voluntad de hacerlas "compatibles con los usos cotidianos de la parroquia".

   Las "culpables" de los hallazgos han sido las termitas, según el rector de la parroquia, Armand Puig, porque en la capilla del Santíssim se procedió a cambiar el suelo de madera al estar afectado, aunque este es el único punto que previsiblemente no se seguirá excavando porque implicaría un muro pantalla para que no se venga abajo.

   La estructura más antigua es un muro en la capilla de época alto imperial romana, posiblemente del siglo I DC, fabricado con piedras pequeñas, y que está acompañado de otro del siglo IV en forma de esquina: en ambos casos parecería tratarse de edificios de uso público teniendo en cuenta la proximidad del Forum romano.

   En el deambulatorio se ha excavado un osario muy grande que al parecer incluiría restos de caídos en el sitio de 1714, ha destacado el rector, y ha recordado que entonces capellanes de Sant Just cruzaban las líneas defensivas para atender a fieles en Montjuïc.
Los restos encontrados en la iglesia (Foto: Europa Press).

   Los sondeos han continuado ante el altar, aprovechando que en el siglo XVIII el suelo se parceló para albergar tumbas, y se han hallado restos que probarían que se ha ejercido el culto desde la época romana tardía, aunque sin estratigrafía que ayude a datarlos.

   Entre ellos, una gran columna de granito de 80 centímetros de diámetro que hace pensar que pertenece a una antigua iglesia situada donde se encuentra la gótica actual --que empezó a construirse sobre 1345--, y que debe relacionarse con la presencia de un conjunto episcopal en la ciudad desde el siglo IV.

   El rector ha resaltado que el culto se habría extendido en el lugar que ocupa la iglesia durante 1.700 años, siendo el único emplazamiento de Barcelona en que ha sido "ininterrumpido" durante tantos años junto con la Catedral.

   Esta hipótesis se complementa con dos capiteles de época visigoda recolocados como pilas de agua en la misma iglesia, han destacado el rector y la responsable del conjunto monumental de la plaza del Rei del Museu d'Història (Muhba), Julia Beltran.

   El responsable de intervenciones arqueológicas del Servicio de Arqueología de Barcelona, Josep Pujades, ha destacado que los restos ayudan a recomponer la historia de la ciudad, y que se ha incoado expediente para declarar este lugar Bien Cultural de Interés Nacional.

Reorganización de Arqueología

   Ciurana ha agregado que el nuevo Gobierno municipal pretende que, además de hacer arqueología preventiva --como en el caso del mosaico romano de las obras del AVE de la Sagrera--, ser "proactivo" y promover excavaciones que ayuden a explicar el pasado.

   En la Comisión municipal de Cultura de este martes, presentará una medida de gobierno que propone crear la Mesa de Patrimonio para coordinar las políticas municipales en este campo; el Consejo Asesor  de Arte Público, el hasta ahora Consejo Asesor de Esculturas, y la reorganización del Servicio de Arqueología de la Ciudad.
(Fuente: Europa Press)

15 de enero de 2012

Barcelona extraerá próximamente el resto del mosaico del yacimiento romano de la Sagrera

Trabajos en la villa romana de La Sagrera el pasado verano.
El Ayuntamiento de Barcelona prevé extraer en las próximas semanas el resto del mosaico romano que se encontró el pasado verano en las obras de la estación del AVE de la Sagrera, según ha confirmado  el responsable de intervenciones arqueológicas del Servei d'Arqueologia de Barcelona, Josep Pujades.

En total, se calcula que el mosaico tiene 50 metros cuadrados: en septiembre se extrajeron unos 30 y el resto podrán empezar a excavarse a partir de ahora, cuando empezará a desmontarse el Pont del Treball Digne.

"Que continúa es seguro, pero no sabemos cuánto", ha aventurado Pujades, que ha recordado que cuando se rescató la primera parte del 'opus tessellatum' ya se veían las teselas contiguas.

Sólo había que esperar unos meses hasta el desmontaje del puente, pues la villa romana en la que se encontraba estaba justo en medio.

Además, ha avanzado que en el entorno de las obras hay una masía en la que también puede haber "restos arqueológicos".

La villa tenía dos conjuntos de habitaciones separados por un gran espacio, sobre el que se cree que había un atrio en torno al cual se distribuían el esto de las edificaciones de la villa.

Aunque las investigaciones siguen su curso, los arqueólogos apuntaron en septiembre que la villa seguiría en uso al menos hasta los siglos IV-V D.C. con alteraciones constructivas, mientras que sobre su fundación no hay datos, aunque se han recuperado materiales cerámicos de época alto imperial.

Sin embargo, la villa se desmanteló al considerar que aunque el valor documental es importante su valor patrimonial era "escaso", a excepción del gran mosaico, según apuntó el quinto teniente de alcalde y responsable municipal de Cultura, Jaume Ciurana.

El mosaico que se salvó pasó a disposición del Museu d'Història de Barcelona (Muhba), que lo custodia en los almacenes de la Zona Franca, aunque la intención a largo plazo es exhibirlo, a poder ser en el barrio de la Sagrera.

Además de rescatar las piezas más relevantes de la villa, la conservación documental del yacimiento se complementará con la publicación de una memoria --en catalán, castellano e inglés-- en 2013 y una simulación en 3D de la villa en funcionamiento.

AUTOCRÍTICA

En la presentación del 'Anuario de arqueología y patrimonio de Barcelona 2010' el pasado martes, Ciurana hizo una ligera autocrítica sobre la manera en que gestionó el hallazgo, diciendo que había que hacer una reflexión "sobre la fluidez de la comunicación".

En su opinión, muchos de los recelos se deben a una batalla que hay que ganar: "Para mucha gente, la aparición de un yacimiento no es una joya sino una piedra en el zapato", lamentó.

(Fuente: La Vanguardia)

7 de noviembre de 2011

El AVE desvela siete nuevos enterramientos prehistóricos en La Sagrera (Barcelona)

Los vestigios de todo tipo, de la prehistoria al siglo XIX, destapados por las obras del AVE en los cuatro kilómetros del corredor ferroviario La Sagrera-Sant Andreu siguen creciendo. Los arqueólogos que trabajan en esta vasta zona desde el 2008 habían encontrado ya  59 enterramientos y estructuras de diversa índole de origen neolítico, ibero, romano, medieval y moderno, en un total de 16 puntos. Ahora ha aparecido un nuevo enclave funerario con los restos de al menos siete hombres prehistóricos en un foso situado dentro del que será el recinto de la futura macroestación del AVE, a poca distancia de la ronda y el parque de Sant Martí.
Uno de los siete nuevos enterramientos encontrados en La Sagrera.
Técnicos de la empresa especializada Codex, la misma que ha intervenido durante cuatro meses 500 metros más al norte en la ya desaparecida villa romana del puente del Treball Digne, realizan las excavaciones bajo la supervisión del Museu d'Història de Barcelona (Muhba).
La información obtenida hasta ahora sobre el tipo de foso, que tiene una cámara contigua, avala la hipótesis de que el enterramiento correspondería a la transición entre las épocas del neolítico final y del bronce inicial, alrededor de 1.800 años antes de Cristo, es decir 3.800 hasta hoy. Para fechar con precisión el hallazgo está previsto realizar a los huesos las pruebas del carbono 14.
HOMBRE ADULTO / El primero de los esqueletos se ha localizado en la parte alta del pozo y, según los arqueólogos, pertenece a una persona adulta del sexo masculino. Tenía las piernas recogidas en una postura forzada, lo que indica que fue depositada en ese lugar dentro de un fardo atado. Del estado de los restos se deduce también que ese hombre sufrió una fractura de peroné.
El individuo ha sido trasladado ya al centro de conservación y restauración que tiene el Muhba en la Zona Franca, donde se realizarán los tratamientos de conservación necesarios y los estudios anatómicos. En niveles inferiores del pozo se ha constatado la existencia de como mínimo seis entierros más. Se está realizando ya la excavación de los dos primeros, de los cuales de momento solo se han documentado los respectivos cráneos. Todos esos restos se llevarán igualmente al centro de conservación del Muhba.
Excavación junto al parque de Sant Martí.
Ante la importancia del nuevo descubrimiento, del que aún no se ha podido fijar su periodo histórico de actividad, se ha reforzado la presencia de arqueólogos y se han paralizado, en el círculo de influencia, las obras de la estructura de la estación. Junto al pozo funerario también se ha podido excavar, según relatan los técnicos de Codex, un hogar y algunos niveles de terreno con restos de cerámica prehistórica hecha a mano. Estos hallazgos podrían indicar que allí hubo una ocupación de mayor tamaño de la que, sin embargo, no se han conservados otros vestigios. En ese mismo lugar ha aparecido igualmente un tramo de camino y dos muros del siglo XIX, con restos de estructuras de alguna actividad productiva.
(Fuente: El Periódico)

24 de septiembre de 2011

Los arqueólogos trasladan el mosaico de la villa romana de La Sagrera para su restauración


Los arqueólogos que excavan la villa romana descubierta en las obras de los accesos a la estación del AVE de La Sagrera han empezado el traslado al Museo de Historia de Barcelona (Muhba) del mosaico policromado opus tessellatum hallado en el recinto.
Esta es la pieza de mayor valor encontrada en la zona, que será tapada progresivamente en las próximas semanas por el vial en construcción a medida que se completen las excavaciones y se documenten. La estructura de hormigón del futuro túnel viario ha cubierto ya unos 60 metros de los restos de la zona norte de la villa desde que se reveló a principios de septiembre este descubrimiento y la discreta excavación que se realizaba.
El pavimento ornamental ocupa un espacio de unos 30 metros cuadrados junto al talud del puente del Treball Digne y se extrae en pequeñas partes con una técnica especial. Entre este viernes y el lunes serán retirados todos los fragmentos, según explica la responsable de restauración del servicio de Arqueología del Muhba, Montserrat Pugés. El saneamiento y reconstrucción del mosaico en el laboratorio que tiene el museo en la Zona Franca durará unos cuatro meses. En una nueva fase de las excavaciones a realizar dentro de medio año se prevé desenterrar y también extraer el resto del mosaico, hasta un total de 50 metros cuadrados que se estima puede llegar a tener, parte que ahora está cubierta por el talud del puente.
El Ayuntamiento de Barcelona quiere devolver en el futuro esta obra romana a los barrios de La Sagrera y de Sant Martí, según ha explicado el teniente de alcalde de Cultura Jaume Ciurana, aunque el emplazamiento no está decidido. Varias asociaciones de vecinos han pedido que se exponga en la medieval Torre del Fang, pero su tamaño podría impedirlo ya que en este edificio no hay espacios adecuados.
(Fuente: El Periódico)

16 de septiembre de 2011

Barcelona no conservará la villa romana de La Sagrera


El Ayuntamiento sólo recuperará un mosaico de 50 metros cuadrados.
La villa romana descubierta en las obras de los accesos a la futura estación del AVE de La Sagrera volverá al mismo lugar en el que estaba antes de tan sorprendente hallazgo. Es decir: bajo tierra. Así lo anunció ayer el teniente de alcalde de Cultura, Conocimiento, Creatividad e Innovación del Ayuntamiento de Barcelona, Jaume Ciurana, quien confirmó que el consistorio barcelonés no conservará in situ los restos, un conjunto de más de mil metros cuadrados con su propio sistema termal y que podrían ser anteriores a los siglos IV o V . «Si científica y académicamente se hubiera dicho que estos restos tenían un valor patrimonial y monumental, se habrían conservado en el lugar», explicó Ciurana.
Los restos de la villa romana descubierta por las obras del AVE.
Mejor suerte correrá el mosaico de 50 metros que se encontró en el mismo lugar y que, tal y como señaló el teniente de alcalde, se exhibirá en algún equipamiento cultural del mismo barrio de la Sagrera. La Torre del Fang podría ser una opción «siempre que tuviera las condiciones necesarias», aunque desde el Ayuntamiento tampoco se descarta que el mosaico pueda acabar en la futura estación del AVE. «Si el aeropuerto de Barcelona cuenta con un mosaico de Miró, ¿por qué no la futura estación del AVE de la Sagrera podría tener un mosaico romano?», apuntó Ciurana.

Documentar el hallazgo

Por más que el yacimiento esté destinado a desaparecer bajo tierra a excepción del mosaico y de unas pinturas murales, el desmontaje de los restos localizados, afectados por las obras de construcción de los accesos a la futura estación del AVE de la Sagrera, se realizará de acuerdo con los informes emitidos por los arqueólogos municipales y de la Generalitat y siguiendo el método arqueológico, que comporta «la necesidad de documentar exhaustivamente los restos y garantizar la máxima difusión y divulgación», informa Efe.
Por esta razón, se realizará una publicación trilingüe (catalán, castellano e inglés), en 2013, con los resultados de las diferentes fases de intervención arqueológica en la villa romana. El arqueólogo Josep Pujades, del servicio de arqueología del Museo de Historia de Barcelona, apuntó que eslel valor documental del conjunto de la villa romana es importantísimo,pero consideran su preservación física no es necesaria, ya que no tiene un valor patrimonial suficiente.
(Fuente: ABC)

2 de septiembre de 2011

Las obras del AVE destapan una gran villa romana en Barcelona

El pasado de Barcino se cruza literalmente con el futuro de Barcelona. Las obras de la macroestación y del largo corredor cubierto del AVE-Rodalies, así como de sus accesos viarios, se han dado de bruces con los restos de un recinto que los expertos consideran, en una primera evaluación, una extensa villa romana. Más de medio centenar de arqueólogos trabajan, tan intensa como discretamente desde hace varias semanas, para desenterrar la explotación agrícola de los antiguos colonizadores.
Unas lonas protegen las zonas de especial interés.


 La villa ha surgido junto a la entrada lado mar del Pont del Treball Digne, en pleno trazado de un vial del cercano puente provisional que, ya medio construido, debe sustituir en pocos meses al actual. 



El túnel del Eixample ya esta abierto hasta Sants y el AVE debe pasar en el 2012 por aquí raudo hacia Girona y Europa, aunque sin detenerse porque probablemente no habrá estación hasta dentro de unos años. De la parada provisional anunciada de forma sorprendente por el ministro José Blanco hace unos meses nada más se ha sabido. Las constructoras Ferrovial, Agroman, FCC, Rubau y Copisa, que realizan por encargo del gestor de infraestructuras Adif el proyecto de los accesos, se dan prisa y trabajan con maquinaria pesada a escasos metros de las ruinas, pisando casi los talones de los arqueólogos.
DOBLE Y TUPIDA VALLA / Una densa, y además desde hace pocos días doble, valla de tupida rafia negra oculta el trajín excavador. Es la misma opacidad que mantuvieron ayer los organismos implicados en el control y conservación del patrimonio: corroboraron el escondido yacimiento observado por este diario y confirmado por expertos no institucionales y por canales municipales y de la Generalitat, pero sin añadir nuevos datos. La versión es que se espera más información para hacerla pública de forma oficial.
En los aproximadamente 4.000 metros cuadrados donde trabaja la legión de técnicos con chalecos de la empresa especializada Codex se ven pequeñas paredes al descubierto que marcan estancias y calles, y otras zonas tapadas con lonas que protegen los fragmenos de mosaicos y pinturas. Los arqueólogos trabajan hasta entrada la noche porque el calendario del proyecto presupuestado en 222 millones de los accesos de la macroestación aprieta.
Los primeros vestigios de la villa, aún sin fechar en el amplio periodo de 600 años de colonización romana de Barcelona iniciada en el siglo II antes de Cristo, los encontró una excavadora. Pronto, según explica un vecino observador privilegiado del lugar desde las alturas de su balcón, las obras se interrumpieron y poco después aparecieron los arqueólogos y su trabajo manual y delicado de carretilla, pala, escoba y pincel.
Villa romana de la Sagrera con el Pont del Traball Digne a la izquierda.
NORMATIVA Y GARANTÍAS / El protocolo de actuación en estos casos, según explicaron ayer diversas fuentes, establece que quien ejecuta el proyecto debe costear toda la excavación hasta realizar el informe final. Primero debe comunicar el hallazgo a la autoridad de patrimonio, que es la Generalitat, después contratar a una empresa especializada e iniciar la prospección y documentación bajo la supervisión oficial. La Conselleria de Cultura no marca los plazos, que dependen de las necesidades de la obra. Lo que exige es que se excave correctamente, se inventarie todo y se entregue un informe completo.
En la mayoría de casos, los elementos de interés se extraen y se dipositan en el Museu d'Història de Barcelona donde se clasifican y se reconstruyen, explican estas fuentes. El resto, las paredes de piedra, puede ser engullido por la continuación de las obras. Solo en casos excepcionales y si hay sorpresas importantes se plantea la conservación del recinto donde fue encontrado, añaden.
En La Sagrera, sin embargo, ya han surgido algunas voces de arqueólogos independientes, que quieren mantener el anonimato, y también de vecinos, que destacan la singularidad de este conjunto lejos de la ciudad amurallada y alertan de una posible pérdida por las prisas de una infraestructura con una historia larga y tortuosa.