Mostrando entradas con la etiqueta Catedral de Valencia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Catedral de Valencia. Mostrar todas las entradas

16 de mayo de 2016

Hallan en la Catedral de Valencia parte de su primitivo campanario del siglo XIII, anterior al "Miguelete"

La ampliación del museo de la Catedral de Valencia ha permitido sacar a la luz parte del primitivo campanario que tuvo la Seo en el siglo XIII, conocido como la torre de San Pedro, que fue destruido después y sustituido por el Micalet en el siglo XV.
Una claraboya indica que éste fue un espacio exterior.
De esta forma, “el visitante del museo podrá acceder a la denominada ´sala de la Torre`, en la planta superior, donde podrá ver parte de las paredes externas del también llamado ´campanar vell`, y donde, además, una claraboya indica que esta zona era un espacio exterior”, según indica Salvador Vila, arquitecto conservador de la Seo y responsable de la restauración y ampliación del museo, en el último número del periódico diocesano "Paraula".

Tras el derribo del “"campanar vell”" comenzó, en 1381, la construcción de la actual torre campanario del Miguelete por el arquitecto Andreu Juliá.

RESTOS DE LA VALENCIA ROMANA
Asimismo, en el subsuelo de la Seo, a 2,5 metros por debajo del nivel de la cota 0, las obras han dejado al descubierto restos de la antigua Valencia romana de entre los siglos I y III, de su entramado urbano, así como de construcciones visigodas e islámicas, y cimentaciones de la primitiva Catedral.

Entre los restos romanos han aparecido unas casas “que debieron pertenecer a familias importantes de la ciudad”, que se encuentran en una calle “que con dirección de Norte a Sur llega directamente al centro de la Valencia romana de los siglos I al II”, fechas que se determinarán con más precisión tras los estudios que se van a llevar a cabo, ha explicado el arquitecto.

En total, “son unos 90 metros cuadrados de pavimento romano, de los cuales unos 30, aproximadamente, podrán ser visitados sobre una pasarela metálica instalada a poca distancia sobre ellos para preservar su estado”.

ALCANTARILLADO 
Igualmente, en el recorrido se aprecia parte del sistema de alcantarillado romano y ha aparecido una reja romana “que se ha dejado en el mismo punto donde se descubrió por su frágil estado, que debió pertenecer a la casa que tiene a su lado”.

Además, ha sido encontrada una infraestructura hidráulica formada por unos pozos y un aljibe, “ubicada debajo de un edificio del siglo XVII o XVIII que, a su vez, utiliza otro espacio subterráneo, con unos muros de tapial y que podrían ser parte de construcciones islámicas o anteriores”, así como distintos estratos de los cementerios que rodeaban la Seo y restos óseos.

CIMIENTOS DE LA CATEDRAL GÓTICA
Finalmente, los trabajos también han sacado a la luz “los cimientos de la antigua capilla gótica de San Miguel y San Pedro, del siglo XIV, que hoy es la capilla de San José, de la que en altura hemos sacado a la luz su ventanal, oculta tras un muro”.

(Fotografías: Superior: A la izquierda, losa de piedra romana reutilizada, probablemente, como tapa de un enterramiento visigodo, y después como parte de construcción islámica. Junto a ella, cimientos de la antigua capilla gótica de San Miguel y San Pedro, del siglo XV, hoy, capilla de San José; central: restos del primitivo campanario del s. XIII de la Catedral; abajo: restos de una reja romana hallada en el subsuelo.

9 de mayo de 2016

Calles y casas romanas bajo la catedral de Valencia

Las excavaciones realizadas para la ampliación del museo de la Catedral confirman la aparición de restos de una vía y edificaciones de los siglos I y II. En noviembre también se hallaron elementos de la antigua librería del siglo XV
Un técnico explica al cardenal Cañizares los restos arqueológicos. FOTO: VÍCTOR GUTIÉRREZ / LAS PROVINCIAS.
Las excavaciones realizadas bajo la Catedral de Valencia durante las obras de restauración y ampliación de su museo han confirmado la aparición, a 3 metros de profundidad, de restos de una calle romana y de al menos tres casas de entre los siglos I y II, Según publica en su último número el semanario diocesano «Paraula», estos restos podrán ser recorridos en un itinerario iluminado una vez sea inaugurado el Museo.

Estas excavaciones, así como el resto de los trabajos de ampliación del Museo, fueron visitadas el pasado lunes por el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, junto con una representación de la Curia diocesana y del Cabildo Metropolitano, acompañados por el arquitecto conservador de la Catedral, Salvador Vila, responsable de las obras.

Así, en las excavaciones, localizadas bajo las capillas de San Francisco y San José, han aparecido las estructuras de tres casas romanas donde se conservan sus entradas, dinteles y depósitos de agua, así como una reja romana con hierros entrecruzados.

También aparecen en este recorrido, que estará integrado en la visita al futuro Museo, «restos óseos humanos que, a falta de datar con una comprobación arqueológica, podrían corresponder al siglo XIII, posiblemente de una parroquia ya desaparecida que se erigió en la Valencia recién reconquistada, la de San Pedro, muy cerca de la Catedral».

Finalmente, el camino subterráneo desemboca en otra estancia con más restos humanos y de construcciones que dan directamente al muro de la antigua Aula Capitular del siglo XIV, hoy capilla del Santo Cáliz.

En las obras de ampliación del Museo han aparecido también elementos góticos de lo que pudo ser el atrio o claustro que llegó a tener la Seo cuando no estaba aún unida a la torre del Miguelete.

LA ANTIGUA LIBRERÍA DEL S. XV
De hecho, hace unos meses se informó de la aparición de la antigua librería del siglo XV, un hallazgo que según Salvador Vila, arquitecto y restaurador de la Seu, fue de lo más «sorprendente» que ha encontrado el equipo que ha realizado los trabajos. «Tampoco nos esperábamos que los restos aparecieran a tan poca altura, a tan solo tres metros del nivel de la calle. Se trata de una cota muy elevada comparada con, por ejemplo, la de la plaza de la Almoina», añadió Vila. El origen de esta dependencia estuvo en la capilla de San Luis, más tarde la capilla de San Pedro. Los restos encontrados, que se podrían datar entorno al 1400, se sitúan ahora al norte, sobre la sala capitular.

(Fuente: Levante / J.B.R.)

19 de diciembre de 2012

Los arqueólogos piden más protección para el entorno de las Torres de Serranos en Valencia

Por otra parte, el servicio de Patrimonio informa a favor del PEP (Plan Especial de Protección) que, entre otras intervenciones, propone construir túneles en las márgenes del viejo cauce de río Turia.
El plan especial de protección (PEP) del entorno de las Torres de Serrano saldrá a exposición pública en las próximas semanas. El plan lo ha redactado un equipo externo y ha sido informado favorablemente por los servicios municipales que han añadido algunas matizaciones en relación a las áreas de vigilancia arqueológica y las propuestas para dar protagonismo a los puentes históricos.
Las Torres de Serranos eran una de las doce puertas que custodiaban
la muralla de Valencia.
El plan de protección incluye siete monumentos BIC: las puertas medievales, el Museo San Pío V, la iglesia de Santo Domingo, el Palacio de Justicia, el antiguo convento del Carmen y el Palacio de los Condes de Cervelló. 

El objetivo del plan, que ahora saldrá a exposición pública, es mejorar la relación de estos monumentos con el cauce del Turia y para ellos propone ambiciosas medidas de peatonalización y reducción del tráfico, entre las que se incluye la construcción de túneles en los márgenes del viejo cauce. La propuesta remite al frustrado plan de túneles de Camps en su época de concejal de Tráfico.

El plan de protección, un documento que la ley de Patrimonio cultural obliga a elaborar para todos los BIC, analiza con detalle el entorno monumental de las torres y hace propuestas para su correcto mantenimento. 

El Servicio de Patrimonio Histórico valora, entre otros puntos, la ampliación de las zonas peatonales y que el plan otorgue protección integral a las esculturas de todo el ámbito, entre las que se incluyen las de las Alameditas, objeto como otras muchas de la ciudad, de actos vandálicos. También que se cree un perímetro de protección de seis metros para el pretil del viejo cauce y de diez metros para los puentes históricos. Sin embargo, rechaza la creación de lagos en la base de los puentes, como propone el plan para realzar estos monumentos, por los problemas de humedades que llevarían asociados.

El Servicio Municipal de Arqueología (SIAM) también sugiere que se incluya "de manera explícita" las intevenciones arqueológicas no sólo en el subsuelo sino en los elementos murarios de los edificios protegidos, y no sólo se refiere a los BIC también a los Bienes de Relevancia Local. 

El servicio de arqueología también propone que se incluya el trazado y los restos de las murallas islámica y bajomedieval de todo el sector norte paralelo al viejo cauce y no sólo el tramo comprendido entre la plaza dels Furs y la calle Cavallers. Recuerda que se está tramitando la declaración BIC para todo el trazado de las murallas. 

Uno de los factores que más contribuyó a que la Generalitat y el ayuntamiento aparcasen el proyecto de los túneles y aparcamientos de Camps fue la presencia de restos de la muralla.

El grupo municipal socialista defiende desde hace años la construcción de túneles en las marginales del río para liberar de tráfico el entorno de Serranos y la Alameda. 

El concejal de Urbanismo, Alfonso Novo, dará a conocer hoy los detalles del plan de protección. En redacción están los planes de protección de otros BIC de Valencia, entre ellos, la Lonja y la Catedral.
(Fuente: Levante / H.G.)

11 de septiembre de 2012

Valencia se prepara para excavar en su historia

El anuncio de próximas excavaciones en el interior de la Seo reaviva el interés arqueológico sobre la fundación de la ciudad. El subsuelo entre la Catedral y la Almoina alberga restos de las épocas romana, visigoda y árabe. 
En pleno centro de Valencia, a espaldas de la Basílica y entre la Catedral, el Palacio Arzobispal y el Almudín se sitúa el punto en el que los romanos fundaron Valentia en el año 138 a.C y a partir del cual trazaron la futura ciudad. La Almoina, hoy museo y antes solar, es el centro neurálgico de la historia de Valencia, testimonio de los vestigios más remotos de la ciudad que han ido viendo la luz en diferentes excavaciones entre los años 1985 y 2005.
La plaza de la Almoina es hoy un centro arqueológico en el que se puede
visitar los restos del antiguo foro de la Valentia romana.

Los restos arqueológicos de este museo permiten conocer cómo era el centro de la ciudad y la evolución de los edificios cercanos desde la época romana. La memoria arqueológica permite, por ejemplo, descubrir cómo fue la Catedral en los primeros siglos del cristianismo o durante la época visigoda, además de su transformación en mezquita y posterior conversión a catedral en la nueva cristianización de la ciudad.

El reciente anuncio del Cabildo de la Catedral de iniciar excavaciones para localizar la antigua mezquita y la seo visigoda dentro del proyecto de ampliación del Museo Catedralicio ha sido acogido con expectación por los arqueólogos valencianos, que califican la Seo valenciana y su entorno como una zona «muy interesante» desde el punto de vista arqueológico. Y es que los expertos son conscientes de que bajo el subsuelo de la plaza de la Virgen, la Basílica y la propia Catedral hay páginas arqueológicas de la fundación de la ciudad «todavía desconocidas», según apunta el jefe del Servicio de Investigación Arqueológica Municipal (SIAM), Albert Ribera.

De momento, el proyecto de ampliación del Museo Catedralicio y, por tanto, la intención de poder recuperar los restos antiguos está pendiente de ser aprobado por la Dirección General de Patrimonio de la Conselleria.

Discrepancias
El arquitecto de la Seo, Salvador Vila, menciona en una entrevista publicada en el último número de la revista Catedral de Valencia, «que lo mejor por descubrir está debajo del actual Museo Catedralicio y de la cripta situada bajo la actual capilla del Santo Cáliz». En este sentido, Vila precisa que bajo el museo, «en los subterráneos bajo el forjado, hay restos de la catedral más primitiva, restos visigodos y romanos, y también de la antigua mezquita, que seguramente estaba bastante próxima al crucero y presbiterio».

Sin embargo, Albert Ribera, quien ha dirigido varias excavaciones en el entorno de la Seo (entre ellas la del yacimiento de la Almoina), cree que en la zona apuntada por el arquitecto Vila podrían aparecer restos marginales del conjunto episcopal del siglo VII, así como ruinas de la época islámica y romana.

De hecho, durante la reforma del Palacio Arzobispal los arqueólogos se toparon con un pórtico que podría atribuirse a la antigua mezquita musulmana,que sigue siendo «la gran incógnita», puntualiza Ribera. De ella se conoce que correspondería con el actual transepto de la Catedral y que el lugar en el que se encuentra la actual puerta románica o de la Almoina sería el mihrab, que es el punto hacia el que han de mirar los que oran y también alberga el Corán. Una mezquita que, con las sentencias coranicas en las paredes, persistiría hasta el año 1262 cuando se demolió y construyó una catedral de nueva planta, que tardó varios siglos en finalizarse.

Otro de los puntos que apunta el jefe del SIAM como zona en la que podrían aparecer restos visigodos es el subsuelo de la plaza ubicada entre el museo de la Almoina y la Catedral. En este punto, según Albert Ribera, y en caso de realizarse excavaciones, saldrían a la luz restos del altar de la catedral visigoda y la tumba de San Vicente.

A la puerta de los Hierros de la actual Seo y a la Basílica, en la parte recayente a la plaza de la Virgen, corresponderían restos de la época romana, en concreto, la muralla y el foro, respectivamente.

14 de agosto de 2012

Valencia excavará su Catedral en busca de la antigua mezquita

El arquitecto fija la posición de la mezquita cerca del crucero y el presbiterio. 
«Una labor de recuperación y de sorpresa». Así define Salvador Vila Ferrer, arquitecto conservador de la Catedral de Valencia, su trabajo en uno de los espacios más emblemáticos de la ciudad. Una tarea que lleva desempeñando desde hace cinco años y que tiene como próximo reto la proyección de unas excavaciones en la Seo que permitan localizar la antigua mezquita e, incluso, la primitiva catedral visigótica.
Puerta de los Hierros de la Catedral
de Valencia. Foto: J.J. MONZÓ.

Los trabajos se realizarán para ampliar el actual Museo Catedralicio, según señala Vila en una entrevista a la revista Catedral de Valencia que edita el Arzobispado. La propuesta de ampliación ya se anunció en 2010 y es ahora cuando se ha presentado con la intención de poder recuperar los restos antiguos. El proyecto, según confirmaron ayer fuentes del Arzobispado, está pendiente de ser aprobado por la Dirección General de Patrimonio, y se prevé que arranquen este año.

Estas obras, que permitirán que el Museo Catedralicio tenga tres plantas, consistirán en una planta superior (sobre la sala museística actual) y otra inferior, que se ganará aprovechando la cripta y que posibilitará que se pueda bajar para apreciar los restos de la Catedral antigua y de su primitiva torre.

Según Salvador Vila, también responsable del plan director y de conservación del monasterio de Simat de la Valldigna, la calle Barchilla, contigua a la parte de la Seo en la que se encuentra el museo, se sitúa 3,60 metros por encima de lo que era la calzada en tiempos romanos, por lo que se ubica en ese punto los restos de la Catedral antigua. El arquitecto conservador fija, incluso, la posición de la antigua mezquita próxima al crucero y al presbiterio.


Capilla de San Pedro
Otro de los proyectos que el arquitecto Vila tiene sobre la mesa es la recuperación de las capillas góticas de la girola en la zona que recae a la plaza de la Virgen. Esta actuación supondría eliminar el muro neoclásico que rodea desde el siglo XVIII las siete capillas góticas.
También se ha planteado una intervención en los enlosados de la Puerta de los Hierros, donde se quiere «numerar cada pieza, extraerla, darle la vuelta a todo el pavimento y volverlo a colocar en el sitio», ya que cada losa, de 20 centímetros de espesor, es de material distinto y, por tanto, el desgaste y la erosión son irregulares.

Por ahora, la Catedral de Valencia está inmersa en las obras de rehabilitación de la capilla de San Pedro, que está previsto que concluyan a finales de año. Situada junto a la capilla del Santo Cáliz, está cerrada al público de junio de 2011 aunque desde el pasado mes de julio el Instituto del Patrimonio Cultural de España ofrece visitas gratuitas a la capilla todos los sábados y domingos de verano.

La iniciativa supone una oportunidad única para acceder al recinto y poder seguir de cerca, entre otros, los trabajos de restauración de los ventanales del tambor de la cúpula o admirar los frescos pintados por Antonio Palomino a comienzos del siglo XVIII, ocultos desde el incendio de 1936 y ahora recuperados en buena parte.

Los ventanales, por ejemplo, han permanecido empotrados en los muros 540 años y los técnicos que trabajan en las labores de restauración han encontrado capiteles «perfectamente conservados» que el arquitecto Vila atribuye a Baldomar o Pere Compte.
(Fuente: Las Provincias)