Mostrando entradas con la etiqueta Castrillón. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Castrillón. Mostrar todas las entradas

9 de mayo de 2014

Investigan en el castillo de Gauzón (Avilés) restos cerámicos anteriores al Reino de Asturias

El equipo de arqueólogos que trabaja en la recuperación de los vestigios del castillo de Gauzón, en Raíces (Castrillón, Avilés) se centra en la investigación de varios restos cerámicos hallados en ese enclave, pertenecientes a los siglos VI, VII y principios del VIII, anteriores al reino de Asturias.
De pie Iván Muñiz y Alejandro García con miembros del equipo de excavación. Foto: "Amigos de Castrillin"
"Son las cerámicas que se hacían aquí antes de tuviéramos el reino de Asturias y eso es básico porque son muy difíciles de encontrar, y nos van a servir para explicar cómo vivía la población en esos siglos, lo que puede traer muchísimas novedades", ha explicado a Efe el codirector de la campaña Iván Muñiz.

NUEVA CAMPAÑA ENTRE JUNIO Y SEPTIEMBRE

El equipo de arqueólogos llevará a cabo una octava campaña entre los meses de junio y septiembre, que se centrará en la recuperación de las estancias donde vivieron los reyes de Asturias.

Se va a mantener la tónica de las últimas campañas en el sentido de dar más importancia a la musealización y restauración, incidiendo en la parte noble del castillo, en la zona donde residían los reyes y la aristocracia, ha indicado el arqueólogo Iván Muñiz.

HABITACIONES DE ALFONSO III

Las pruebas del carbono 14 apuntan a finales del siglo IX, por lo que todo indica que el complejo de habitaciones hallado en la campaña anterior fue utilizado por el Rey Alfonso III.

A tenor de los vestigios materiales que van apareciendo y la riqueza de las estancias que tuvo en su época, el equipo de arqueólogos cree que el castillo estaba destinado a personajes de altísima altura social y teniendo en cuenta que Alfonso III fue uno de los máximos impulsores de las reformas de la fortaleza hay que pensar que sí residió allí.

Las campañas anteriores desvelaron el carácter innovador y de anticipación del proceso constructivo del castillo de Gauzón, cuya visualización parcial ya es posible gracias a los trabajos de reconstrucción.

La próxima campaña, que dará comienzo en junio, continuará con los trabajos de recuperación y consolidación de los restos de la fortaleza, y la recopilación de todo el material que nutrirá el futuro centro de interpretación del Peñón de Raíces.

(Fuente: La Nueva España / EFE)

25 de julio de 2013

La magnetometría revela estructuras ocultas en el yacimiento de El Castillón (Zamora)

El yacimiento de El Castillón, situado en Santa Eulalia de Tábara (Zamora), guarda estructuras aún no descubiertas por los arqueólogos que han trabajado en la zona durante cinco campañas según los estudios de magnetometría realizados en los últimos días. La Asociación Zamora Protohistórica reanudará las excavaciones en el castro zamorano de época tardoantigua con 45 participantes de seis países
Trabajos de magnetometría en el yacimiento de El Castillón. FOTO: Zamora Protohistórica
La información del subsuelo obtenida mediante esta tecnología podrá ser contrastada gracias a los nuevos trabajos de excavación que la Asociación Zamora Protohistórica desarrollará entre el 5 y el 30 de agosto de 2013. 

“La magnetometría ha permitido descubrir algunas estructuras que no eran perceptibles en superficie, como muros localizados a gran profundidad, derrumbes de las viviendas e indicios de niveles de incendio”, explica a DiCYT Jose Carlos Sastre Blanco, que junto a Patricia Fuentes Melgar y Óscar Rodríguez Monterrubio, dirige el Proyecto de Investigación y Difusión del Patrimonio Arqueológico Protohistórico de la Provincia de Zamora (P.I.D.P.A.D.Z.).

Esta tecnología se basa en la detección de variaciones locales en la intensidad del campo magnético terrestre, conocidas como anomalías magnéticas. Dichas variaciones pueden tener una explicación geológica, pero también un origen humano, por lo que la magnetometría resulta útil en investigaciones arqueológicas para hallar indicios de construcciones.

Qué detecta un magnetómetro

Cuando se investigan restos arqueológicos que están bajo la superficie, materiales como la piedra caliza o las arcillas que conforman los adobes poseen una susceptibilidad magnética baja, explican los expertos de la empresa Arbotante, por lo que ofrecerán un magnetismo inferior al que caracteriza los sedimentos que le rodean haciendo posible de este modo detectar muros y estructuras con esta técnica. Por el contrario, hoyos, zanjas y fosas estarán rellenos de tierra húmica, carbones, fragmentos cerámicos, elementos todos con un alto grado de susceptibilidad que, por tanto, arrojan unos niveles magnéticos superiores a los depósitos geológicos que los rodean y que quedarán reflejados en el magnetómetro como alteraciones magnéticas positivas.

Todo esto se conoce como magnetismo inducido, pero existe otro fenómeno magnético más conocido y aplicado desde hace más tiempo en la Arqueología, la termomagnetización remanente. Hornos, hogares y suelos de barro quemados están hechos generalmente con arcilla y ésta contiene, en menor o mayor medida, partículas de óxido de hierro que al calentarse se convierten en magnetita o megatita, materiales con un elevado grado de magnetización, por lo que ofrecen al magnetómetro un fuerte contraste respecto al campo magnético de su entorno.

El objetivo es tener la mayor información posible antes de excavar para seleccionar los lugares más adecuados de acuerdo con los objetivos científicos. En este caso, “los resultados obtenidos proporcionan un primer acercamiento de los estratos arqueológicos antes de comenzar la excavación”, señala Jose Carlos Sastre, que junto con el resto del equipo de investigación podrá comprobar en las próximas semanas si la prospección mediante magnetometría se corresponde con la realidad en cuanto a muros o estructuras de combustión. 


Hornos metalúrgicos,
viviendas, cerámicas,
pendientes y botones
de hueso
Gráfico del subsuelo resultado de un estudio de magnetometría.
Foto: Arbotante.
Gracias a los trabajos realizados durante cinco veranos consecutivos a orillas del río Esla, entre 2007 y 2011, en el yacimiento de El Castillón se ha descubierto una muralla muy bien conservada, dos hornos metalúrgicos y una vivienda con tres habitaciones, dedicada una de ellas al almacenamiento de productos. También se encontraron magníficos materiales como cerámicas de gran calidad, pendientes o botones de hueso pertenecientes a la Edad del Hierro y sobre todo a un asentamiento tardorromano del siglo V d.C. Todo ello aporta muchísima información acerca de una época histórica muy poco documentada, especialmente en esta zona, de manera que tiene un extraordinario valor científico.

Un proyecto que sobrevive gracias a la microfinanciación
Sin embargo, la falta de financiación paralizó el proyecto en 2012, que se retoma ahora gracias a una iniciativa de microfinanciación ocrowdfunding por la que decenas de personas han apoyado el proyecto, que ha conseguido recaudar más de 3.500 euros. Por eso, en esta próxima campaña participarán unas 45 personas, procedentes de seis países: España (Galicia, Asturias, Castilla y León, Madrid, Cataluña, Castilla La Mancha, Extremadura, Aragón y Andalucía), Francia, Italia, Tanzania, Brasil y Portugal. Se trata de voluntarios vinculados con la arqueología, en su mayoría jóvenes estudiantes, que no sólo contribuirán con su esfuerzo, sino que tendrán la oportunidad de conocer la provincia de Zamora y su riqueza natural y cultural.

Esta vez “los objetivos se centran en finalizar la excavación en las últimas habitaciones de la gran estructura habitacional, situada en la zona central del poblado; ampliar el área de excavación del sector metalúrgico; estudiar las estructuras relacionas con el procesado y fabricación de útiles de hierro; y realizar un pequeño sondeo en una de las estructuras habitacionales del Sector Sur que nos permita continuar con las excavaciones en el futuro”, señala Jose Carlos Sastre.

5 de junio de 2013

Comienza la séptima campaña de excavaciones en el castillo de Gauzón (Asturias)

Las pruebas del carbono 14 datan los vestigios a finales del siglo IX, por lo que todo indica que el complejo de habitaciones hallado en la campaña anterior fue utilizado por el Rey Alfonso III.
Miembros del equipo de arqueólogos en plena faena durante
la campaña del pasado año. Foto. A.C.
El equipo de arqueólogos que trabaja en la recuperación de los vestigios del castillo de Gauzón, en Raíces (Castrillón), considerado como residencia estacional del rey Alfonso III, ha iniciado los trabajos preliminares de la que será la séptima campaña de excavaciones.

Las pruebas del carbono 14 apuntan a finales del siglo IX, por lo que todo indica que el complejo de habitaciones hallado en la campaña anterior fue utilizado por el Rey Alfonso III.

"No podemos poner sobre la mesa un documento que nos indique que durante tal temporada de tal año ha estado residiendo en Gauzón", ha reconocido hoy el codirector de la campaña, el arqueólogo Iván Muñiz, en declaraciones a Efe.

Sin embargo, Muñiz sí ha puesto de manifiesto, que las características que se están descubriendo de esta fortaleza así lo indican.

"Lo que está claro es que, a tenor de los vestigios materiales que van apareciendo y la riqueza de las estancias que tuvo en su época, el castillo estaba destinado a personajes de altísima altura social y teniendo en cuenta que Alfonso III fue uno de los máximos impulsores de las reformas de la fortaleza hay que pensar que sí residió allí", ha indicado.

Presupuesto de 120.000 euros
La nueva campaña arqueológica está sufragada, por primera vez íntegramente, por el Principado, que destina un presupuesto de 120.000 euros, según ha explicado la concejala de Patrimonio de Castrillón, Yasmina Triguero.

Según ha explicado Iván Muñiz, además del equipo base de excavación habitual de años pasados, se incorporará una treintena de estudiantes procedentes de diversas universidades como Oviedo, Madrid o Valencia, entre otras.

La anterior campaña arqueológica desveló el carácter innovador y de anticipación del proceso constructivo del castillo de Gauzón, cuya visualización parcial ya es posible gracias a los trabajos de reconstrucción.

La presente campaña tiene el doble objetivo de que continuar con los trabajos de recuperación y consolidación de los restos de la fortaleza, y la recopilación de todo el material que nutrirá el futuro centro de interpretación del Peñón de Raíces.

Miles de piezas halladas
El equipo de arqueólogos lleva hallados varios miles de piezas, fundamentalmente de naturaleza cerámica y metálica, que corresponden a utensilios de la vida cotidiana del castillo.

Todas las piezas son inventariadas, algunas de ellas ya están expuestas en el Museo Arqueológico de Asturias, y otras entrarán a formar parte de la muestra que se exhibirá en el futuro centro de interpretación del castillo de Gauzón.

Además de piezas de armamento (restos de espada y puntas de flecha, entre otros) y juegos de ocio que se presume utilizaban los guardianes del castillo, se han encontrado en el enclave botones y alfileres procedentes de vestimentas de la nobleza.

(Fuente: EFE / La Nueva España - Foto: El Comercio / A.C.)

25 de septiembre de 2012

Recuperan el foso del castillo de Gauzón, en Avilés

Los arqueólogos que trabajan en el Peñón de Raíces recuperan la trinchera que rodeaba a la fortaleza: tenía 3 metros de profundidad y 2,5 de anchura.
A la izquierda Iván Muñiz y el equipo de arqueólogos que excavan
en la última fase del foso.
Foto: Ricardo Solís
Las novedades en las excavaciones del yacimiento arqueológico del castillo de Gauzón , en Castrillón (Avilés) se acumulan en los últimos días de la sexta campaña. El equipo de arqueólogos que dirigen Iván Muñiz y Alejandro García, han sacado a la luz el foso de la fortaleza medieval. El foso tiene tres metros de profundidad y aproximadamente 2,5 metros de anchura. «Se trata de un foso muy singular que presenta formas insólitas. Cuando se construyó fue excavado con mucho cuidado, con paredes completamente verticales y manteniendo un escalón en la arcilla del Peñón de Raíces que evitaba posibles derrumbes. Si se hubiera producido un deslizamiento de las arcillas habría puesto en peligro la cimentación de la muralla que se encuentra muy cerca», señaló Iván Muñiz.

La importancia del hallazgo está fuera de toda duda, según los expertos. «Las características del foso vuelven a remitir a un proyecto arquitectónico muy refinado puesto que sus formas depuradas, sus escalonamientos y su diseño muy lineal indican el cuidado que se puso en su ejecución. Completaba toda la escenografía de la entrada, el aspecto publicitario del castillo como símbolo del poderío de los reyes asturianos», afirmó el arqueólogo.

El equipo de arqueólogos ha recuperado en las últimas semanas un tramo del foso que permite apreciar la construcción que llevaba muchos siglos oculta. «Las excavaciones nos permiten ver el foso como lo concibieron los primeros ocupantes del castillo. Se encontraba totalmente rellenado por niveles de tierra y piedras caídos desde ambos extremos, aunque en la primera campaña, en el año 2007, ya habíamos intuido la existencia de irregularidades en el terreno, no ha sido hasta este año cuando hemos podido recuperar un tramo del foso. Todos los estratos que fueron rellenando el foso resumen la historia de la fortaleza, desde su periodo de ocupación hasta su abandono y saqueo», manifestó Muñiz.

El foso es uno de los elementos más emblemáticos de una fortaleza. Las grandes fortalezas pueden llegar a tener varios fosos de distinto tamaño que no solo forman parte de los sistemas defensivos sino que contribuyen a su monumentalidad. «En el castillo de Gauzón hemos podido documentar al menos cuatro cárcavas o cortes en el terreno y sabemos que hubo más pues en el siglo XVIII Jovellanos menciona varios fosos en el espacio que hoy atraviesa la carretera general, entre Raíces Nuevo y Salinas. El último foso que habría de salvarse en caso de un ataque fue excavado justo a los pies de la muralla. Cortaba el camino de acceso a la puerta por lo que hemos podido imaginar que en su día hubo de atravesarse por una rampa o pasarela, quizás de madera», explicó Iván Muñiz.

Los arqueólogos ya tienen tareas para la campaña de excavaciones de 2013. «En próximas campañas está previsto excavar la otra mitad del foso por lo que el acceso a la fortaleza recuperará su aspecto original. Los visitantes podrán volver a cruzar, siglos después de los ocupantes iniciales del castillo de Gauzón, la pasarela con el foso a sus pies», afirmó Iván Muñiz.

Asimismo, antes de finales de año, Iván Muñiz y Alejandro García esperan contar con los resultados de la prueba del carbono 14 que se realizan a los restos de madera que hallaron también este verano en la muralla del castillo de Gauzón. Los arqueólogos encontraron en las entrañas de la muralla una serie de orificios circulares de entre 7 y 10 centímetros de diámetro en los que había fragmentos de madera, posiblemente restos de grandes vigas que se utilizaron para anclar la muralla al terreno y evitar que pudiera derrumbarse.

Las excavaciones en el Peñón de Raíces comenzaron en 2007 y han permitido realizar una secuencia de la ocupación del castillo de Gauzón que se inicia entre los siglos VII y VIII, lo que significa que la fortaleza original fue anterior al rey Alfonso III que reinó en Asturias entre los años 866 y 910 y fue el artífice de la ampliación del castillo y de la etapa de esplendor de la fortaleza medieval.

8 de enero de 2012

Peligra la nueva campaña de excavaciones en Gauzón (Avilés)

La crisis pone en jaque las excavaciones arqueológicas en el Peñón de Raíces y el Ayuntamiento de Castrillón confía en una ayuda del Principado para continuar los trabajos


Excavaciones en Gauzón el pasado verano. (Foto: Mara Villamuza).
Las excavaciones arqueológicas en el castillo de Gauzón, peligran. Hasta ahora las obras han sido financiadas casi en solitario por el Ayuntamiento de Castrillón, sin apenas apoyo de otras administraciones públicas, pero los recortes que la crisis económica obliga a aplicar a los ayuntamientos están a punto de dar al traste con los trabajos en el yacimiento arqueológico del Peñón de Raíces. Desde el año 2007, en que comenzaron los trabajos para sacar a la luz la fortaleza medieval, hasta finales de 2011, el Ayuntamiento de Castrillón destinó más de 300.000 euros de las arcas municipales para recuperar el legado. «En todos estos años, la única ayuda externa que hemos recibido fueron 80.000 euros del Principado», se quejó la alcaldesa de Castrillón, Ángela Vallina (IU). «Confío en que el nuevo Gobierno regional apoye la actuación en el castillo de Gauzón y se implique económicamente», indicó. 

La primera campaña de excavaciones arqueológicas arrancó en la primavera de 2007, poco antes de las elecciones municipales de aquel año y a punto de terminar José María León Pérez, entonces del PP y hoy dirigente de Foro Asturias, su mandato al frente de la Alcaldía. Tras las elecciones, IU y PSOE acordaron un gobierno conjunto e impulsaron las excavaciones en el yacimiento arqueológico del Peñón de Raíces. En 2008, se acometió la segunda campaña de excavaciones que, como la anterior, el equipo de arqueólogos estuvo dirigido por Iván Muñiz y Alejandro García. Tras los resultados espectaculares de esa campaña y que gracias a la prueba del carbono 14 permitió datar el primitivo castillo de Gauzón dos siglos antes de lo que se pensaba hasta entonces, el gobierno local reclamó ayuda al Gobierno regional también integrado por el PSOE e IU. 

El Principado, según fuentes municipales, se comprometió con el Ayuntamiento a aportar en el mandato 2007-2011, 300.000 euros para las excavaciones en la fortaleza medieval. En marzo de 2009, a punto de iniciarse la tercera campaña de excavaciones, el Principado no había resuelto todavía la firma de un convenio con el Ayuntamiento para la cofinanciación de los trabajos. En septiembre de 2010, el PP arremetió contra el Gobierno regional por retirar para ese año la ayuda para las excavaciones. Del convenio no se volvió a hablar aunque, IU y PSOE insistieron en que no se firmaría pero «hay un compromiso firme aunque no por escrito» del entonces director general de Patrimonio, José Luis Vega, para aportar ayudas económicas para los trabajos en el castillo de Gauzón. En 2011 se acometió la hasta ahora quinta y última campaña de excavaciones. 

En estas cinco campañas de excavaciones arqueológicas y gracias a las sucesivas pruebas del carbono 14 que se realizaron a muestras orgánicas halladas en el yacimiento, han permitido confirmar la huella del rey Alfonso III el Magno con el castillo de Gauzón. 

(Fuente: La Nueva España / Inés Montes)

14 de junio de 2011

Arranca la nueva campaña arqueológica en el castillo de Gauzón (Asturias)

El equipo de arqueólogos dedicará el verano a consolidar los muros de la fortaleza y a trabajos de exploración en el poblado descubierto en 2010

El trabajo de campo en el yacimiento arqueológico del castillo de Gauzón comenzó ayer, tras la limpieza y desbroce del Peñón de Raíces que se realizó durante los últimos días. El equipo que acomete esta quinta campaña de excavaciones y que dirigen los arqueólogos Iván Muñiz y Alejandro García está formado por un total de diez personas, ya que además de arqueólogos hay operarios especializados en el mantenimiento del yacimiento. 
Castillo de Gauzón, en Castrillón (Asturias).

Una de las novedades de este año es que no habrá visitas guiadas como en los veranos de 2009 y 2010. «En la plataforma superior vamos a consolidar las estructuras de la fortaleza, por lo que habrá mucha obra, lo que supondría un riesgo en el caso de que se mantuvieran las visitas», explicó Iván Muñiz. El arqueólogo indicó que la consolidación de las estructuras que se acometerá en la campaña de este año «no supone un recrecimiento de los muros, son trabajos para evitar que se degraden los elementos descubiertos, como los restos de la muralla y los muros internos».


Asimismo, hasta finales de septiembre o mediados de octubre, dependiendo de la meteorología, y paralelamente a la consolidación de las estructuras de la plataforma superior, el equipo de arqueólogos hará nuevas excavaciones en la plataforma inferior, donde en la pasada campaña se confirmó la existencia de un poblado. El año pasado se excavó en un área de unos 100 metros cuadrados, y este año se ampliará la zona de la antigua aldea con la intención de encontrar vestigios de las edificaciones primitivas. La campaña de este año tiene un presupuesto de 101.000 euros. Desde que comenzaron las excavaciones arqueológicas en el Peñón de Raíces en la primavera de 2007 promovidas por el Ayuntamiento de Castrillón se han invertido casi 500.000 euros. Las visitas guiadas comenzaron en agosto de 2009 y ese año se prolongaron durante algo más de dos meses. En 2010 también se organizaron visitas durante en verano.


En las dos últimas campañas, más de 1.000 personas recorrieron el yacimiento arqueológico castrillonense guiadas por expertos. En los últimos cuatro años, gracias a los hallazgos obtenidos y a las pruebas del carbono 14 ha podido datarse el origen del castillo de Gauzón entre los siglos VII y VIII, casi 200 años antes de lo que la historiografía tradicional mantenía. Asimismo, se encontraron restos del taller de orfebrería en el que en el año 908 se cubrió de oro y piedras preciosas la Cruz de la Victoria. 
El equipo de arqueólogos ayer por la tarde en el yacimiento de Gauzón.


El año pasado se recuperaron más de 8.000 piezas de cerámicas, vidrios, diverso instrumental en hierro y las primeras piezas en bronce halladas en el perímetro del castillo de Gauzón. Los trabajos también han permitido a los arqueólogos describir la morfología de la muralla, que se trata de un sistema de cimentación «a partir de una coraza de mortero que sostiene una serie de rellenos arcillosos, piedra y argamasas». Esta documentada la puerta principal de acceso al castillo y una segunda puerta secundaria o poterna que permitía el acceso al interior de la fortaleza. El sistema defensivo, según las pruebas del carbono 14, situaría su construcción entre los siglos VIII-IX, lo que se correspondería con la segunda fase de monumentalización acometida por la monarquía asturiana.
(Fuente: Lne.es)

2 de noviembre de 2010

Un equipo de arqueólogos busca la aldea primigenia de Asturias en Castrillón

Los arqueólogos que ejecutan las excavaciones en el yacimiento de Raíces, en Castrillón, buscan, al pie de los vestigios del castillo de Gauzón, lo que podría ser la aldea "primigenia" de Asturias, según un primer informe de los trabajos que hoy se ha hecho público.
El castillo de Gauzón, en Castrillón. Asturias.

El cierre de esta primera fase de redescubrimiento de la fortaleza concluye con algunos datos que refuerzan la teoría de que el surgimiento del Reino Astur fue posible gracias a la existencia de entidades de poder previas, lo que explicaría la formación de la monarquía asturiana aprovechando las estructuras preexistente.

En esta etapa ha comenzado a estudiarse la plataforma inferior del castillo donde ya se ha constatado la existencia de un poblamiento que, según las primeras conclusiones, estaba formado por viviendas e instalaciones humildes, construidas en madera del que todavía se conservan algunos restos.

El arqueólogo Alejandro García Álvarez-Busto ha señalado que están a la espera de recibir los datos del carbono 14 ya encargado a un laboratorio de Estados Unidos.

Esta prueba permitirá saber si las construcciones se corresponden con un poblado asociado al castillo o una teoría más ambiciosa, si su instalación fue anterior.
"La presencia de aldeas previas a los castillos es algo que se da en toda Europa, de forma que luego se procedía a lo que se denomina 'in castellamento'", ha explicado el arqueólogo en referencia a las poblaciones que fueron el germen de posteriores fortalezas.

La posibilidad de que Gauzón se creara de este modo abre nuevas expectativas desde la perspectiva arqueológica, según García Álvarez-Busto, que ha añadido que esta aldea es de especial importancia ya que nunca antes en Asturias se había realizado ningún estudio sobre las mismas.

Los arqueólogos pretenden ahora estudiar si entre las poblaciones del castillo o zona noble y la aldea, presumiblemente habitada por el servicio, existían diferencias importantes en cuanto alimentación.

Las conclusiones del carbono 14, que esperan tenerse en el plazo de un mes, servirán para definir, con mayor precisión el tipo de poblamiento de la plataforma.

La fase final de esta primera tanda de excavaciones que se iniciaron en 2007 tras el cambio de Gobierno local, servirá de base para la elaboración de un nuevo proyecto que continuará con los trabajos, según ha explicado el edil de Patrimonio y Hacienda, Ramón Martínez Campo.
Trabajos en el yacimiento de Castrillón.

El nuevo proyecto de estudio se plantea a cuatro años, con tres líneas de actuación, empezando por el descubrimiento de nuevos restos así como su consolidación.

La segunda línea pretende continuar con el estudio de la plataforma inferior del castillo dada la importancia de los restos que allí se están encontrando, y la tercera se centraría en el programa de visitas guiadas.

En este nueva tanda de excavaciones -la tercera desde 2007- se han encontrado distintos elementos que van desde cerámicas más o menos lujosas, algunas procedentes de otros países europeos.

También se han hallado restos que dan claves sobre la alimentación de los habitantes del castillo, como conchas, espinas de pez, huesos de animales como vacas, ovejas y jabalíes.
Los equipos arqueológicos ya han descubierto una parte de la muralla en su flanco sur, que se ha consolidado como un área donde también se ha constatado la existencia de un torreón de gran potencia, cuya base tendría unas dimensiones de unos 50 metros cuadrados.